OCR Interpretation


Gazeta de Puerto-Rico. [volume] ([San Juan, P.R.) 1806-19??, March 30, 1841, Image 3

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/2013201074/1841-03-30/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for

y contralto (le la precitada Ipermestra, cantado por las scüoritas
González y Cordoniu, que apenas cuentan 17 años, con una afinación
y un aplomo raros en tan corta edad.
La concurrencia íalió muy satisfecha de todo, sin exceptuar á
Ja orquesta de socios, y particularmente del Sr, Iradier, a cuyo ce
lo y actividad debió su brillantez la academia. Confiamos en que otro
tanto sucederá en las sucesivas, y que el salón déla calle de Toledo
será como hasta aqui el punto de reunión de la hermosura y de la
elegancia madrileñas. (G.íIgJI.)
M ADAME LAFFARGE. .
CAUSA CELEBRE SEGUIDA EN FRANCIA EN LA AUDIENCIA TERRITO
RIAL DEL DEPARTAMENTO 1E t-A. conunaa, aouoaoion uk ENVE
NENAMIENTO DE UNA MUGliR A SU MARIDO.
Audiencia del 10 de Setiembre, (1)
Antes de empezar la sesión circula entre la numerosa con
currencia el rumor de que el tribunal ha decidido se proceda á
nuevo análisis verificado por los químicos de París MM. Orfila,
Chevalier y Duverge; con cuyo objeto se ha enviado á la capital
un despacho telegráfico. Al comunicar esta decisión á Mr. Paillet,
respondió al Presidente estas breves palabras; "Sea en buen
hora; pero con tantas dilaciones en lugar de un cadáver habrá
dos."
A las ocho y media se abre la sesión.
Fiscal: Mi posición me impone el deber de fijar el estado del
debate, que, lo confieso, ha recibido una gran modificación. Lo
he dicho desde el principio, y lo repito ahora, porque es confor
me á la dignidad del carácter que represento; cuando vine á sos
tener esta acusación, á sondear los abismos de este proceso, no
me habían preocupado solamente los cargos; había pesado tam
bién los medios de defensa; y si por un cambio de papeles me hu
biera tocado defender á la acusada, aunque lo habría hecho con
menos talento que su abogado, habría encontrado razones en su
abono. Asi, después de considerado escrupulosamente todo, me
convencí de que era imposible que esa muger dejase de ser cul
pable; y al Presidente de este tribunal dije cuando me invitó á
que viniese á sostener la acusación: t'ara que? Esa acusación
casi no necesita ser defendida.
iué ha sucedido desde que empezaron los debates judi
ciale? Acaso se han desvanecido todas las pruebas morales?
No. Sin embargo r parece un hecho grave; se han buscado en las
entrañas de la erra los restos de LaíTarge, y examinados por
hombres honrados e inteligentes, han respondido negativamente
á las preguntas de la acusación.
Señores, todos conocéis lo delicado de semejante situación;
nr?rw p.l.imn nfnpirnrlns rlí ns mímn spnt imionfne nnn cnnN
restituir á María Cappelle, si no es culpable, n i solo la libertad,
sino todo lo que ha perdido, y.c!-..:'posiü"ifcuvt ?hasta-el ülu
mo vestigio de este proceso.
Mis opiniones se han modificado profundamente. He pasado
la noche jen largas medicaciones, y me he dicho: en presencia
Je. esa declaración de los hombres del arte, le queda algo que
hacer al ministerio público? Deverán llevarse mas adelante las
investigaciones de la ciencia?....
El jurado está cansado, pero yo también me he dedicado
con alma y cuerpo á este asunto durante siete dias, procurando
la verdad, y que mi conducta fuese noble é imparcial. No creí
que se me rehusase una nueva petición. Ciertamente las ope
raciones hechas merecen toda nuestra confianza por el talento
y probidad de los que las han ejecutado; sin embargo, no va
cilo cuando se trata de iluminar la marcha de la justicia, por
que en este proceso donde tod? es solemne, es preciso quo la
inocencia de esa muger sea proclamada también solemnemente.
En el fondo de, este asunto ha habido algo que honra, y como
mi misión no es perseguir exclusivamente á Mme. Cappelle, que
sus defensores me indiquen en otra parte algunos indicios del
crimen, y tenso bastante valor para sondear ese horrible miste
rio, satisfaciendo asi una necesidad social. Es innegable que lia
habido veneno, y en abundancia, y tal ves este es un nuevo cri
men destinado á preparar la acusación de envenenamiento. A mí
me toca buscar los odiosos autores de semejante maldad; ai ju
rado el castigarlo.
... . ' 1
He aqoi la disposición en qoe rae encuentro; mi deber es
averiguar si María Cappelle es culpable, o bien si existen otros
que lo sean. Los abogados que me escuchadme ayudaran en es
ías mitigaciones, y todo el mundo verá eu semejante tarca el
- jcoro y la dignidad de la magistratura.
Jictl!fb Pailkt: Q-Mó" he de responder á las palabras del
bt. iMscalMor una parte el ministerio publico acaba de pronun
ciar la oración fúnebre de la acusación; por otra parece como
que hace un esfuerzo para seguir con perseverancia una misión
desesperada, puesto que ya se ha resuelto lo que la autoridad
del tribunal pleno terna solu derecho a resolver.
Asi pues, va á verificarse una nueva operación después de
otras dos, de las cuales la última ha sido un gran jurado cien
tífico, compuesto de los elementos antiguos y de las personas
que se han agregado. Pero, dónde vamos á parar con semejante
sistema? Quien puede asegurar dónde. se detendrán las exigen
cias de h acusación, y si después de estas investigaciones he
chas hasta lo infinito, hechas por sabios franceses, no se recur
rirá a los químicos extranjeros O sera necesarioidécir que -l
ministerio público tan solo encuentra buenas las operación
que apoyan sus asertos? Si la última investigación hubiese si
do contraria a la acusada, se habría acaso accedido a una
nueva prueba? Sin embargo, aceptemos, puesto que asi se
desea, una dilación mas. Ojalá que las fuerzas físicas de la acu
bada, ojalá que las mias puedan resistir!....
Después de llevarse los químicos una caja no analizada to
davía, que contenia en redomas agua de goma, caldo de gallina,
agua azucarada, y ademas los polvos encontrados en el jardín,
un pedazo de franela &c &c. , se procede al interrogatorio do
algunos testigos; pero ni sus revelaciones son importantes; y en
el estado en que se encuentra el proceso,. no pende ya su reso
ucion de cansar a nuestros lectores por la repetición de tanto
hecho conocido.
' Mr. Saint-Pasoaur, veterinario de Pompadour, declara que
el día 13 asistió Mr. LaíTarge,' creyendo que tenia una castro
enteritis; después de escribir los síntomas que observóle pre
gunta el Presidente:
j síntomas se padecen en la enferdad de que V. habla?
Í-Pasoaur. Entrelos animales se observan síntomas de
i .
ouceaeria lo misnw con los
V
Saint-
meteorismo.
racionales. (Risas.)
Presidente: Creo haber oído decir que las enfermedades de
los caballos guardar analogía con las de los hombres, sobre
todo en las gastroenteritis.
R. Sí si r ,r,
Licenciad Puillct: Haré una observación Hinque no conos
co las eníern.w des del caballo, ni del hombre1. Los caballos no
vomitan... ,Zmmt
Zcsfe- tComo que no! Los caballos vomitan: no lo nar.pn
ñor la boca.,.,, es cierto... (Risa universal.) Por lo demás en las
,asiro-enterius no vomitan.
I Fiscal: Valdría mas hacer esas preguntas á un medico que
á un veterinario. ,
Testigo: Tenso enfermos (Risas) y necesito retirarme.
I Licenciado Paillct: No me opongo en un interés de casi hu
manidad. (Risas.)
Mlle. Brun, muy cortada, c interrumpiéndose á cada paso,
declara que vio x María echar polvos en el caldo de gallina, re
firiendo los demás hechos que con relación a ella se contienen
t en la acusación.
A las siete concluye la audiencia.
(Se continuará)
PUERTO-RICO 30 DE MARZO DE 1811.
Eelacic? de las vtultas que han impuesto varios rflcald.es en el mes de Enero
próximo lasado, cr las causas que á continuación se expresan.
Ps. (
(I) Véanse las Gacetas de los dias 5, 14, 16, 19, 21,26 y 30
del mes de Enero, 4 y 9 de Febrero próximos pasados y 18 del
corrc
Qucbradi'las
D. Gregorio Diaz, por una bestia suelta,
D. Antonio Avila, por uua res dem. , ,
(Julo-rojo
Facundo Bonilla, por un animal suelto.
Isidoro Crespo, por idem ideoi . . .
Ncpomucetio Cegarra, por idem ídem.
D. Andrés Meaendez, por ídem ídem.
i
l
1
1
O
o
o
o
0
o

xml | txt