OCR Interpretation


Gazeta de Puerto-Rico. [volume] ([San Juan, P.R.) 1806-19??, May 01, 1851, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/2013201074/1851-05-01/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for 2

!:: r
C0M
CliO
raí: . r d
enuedas
l .
I
I, ce- :
I -r-
,r !i r-i r :c
- i.
d
'i
1
U rt.i
i
h i Ataf H nr, a-i
t , ,! - 'i - ; 5
( ' tt. V '.:) oí 1 "
ticas toca ;ti JuÍ'"'-
de liaiti, v en el cual solo cambia el va per una pe-
qnenabalíja y algún pasajero do color.
La tercera prolongación, marcada en las tablas
con el núm. -í, corre entre Suntómas y Demerara, en
la Guayaría inglesa, con escala en varias islas ingle
sas de barlovento, y recalando algunas horas en las
francesas' le Martinica y Guadalupe, porque se hallan
ni paso. La distancia que recorre esta linca es de 911)
d
tr
i di tt '
i i
a ! .
h
tt
IL'
i e
d.l
'ta?
G
V
un n
rribie;
íL r ta
a a
.u.muu:
ndina
ruanas,
!ü que reinaba en toda la isla üe Cuba. El e tc., cambiaran
s a m cutos
sonre . u
' í
tu enjillios ne Hierro, etc.
r oro, algodón v ca
mbia:
a i . . .
. i marta nroion
" f t . r
mero 5, comprendo solamente el corto espacio de 350
millas desde las Barbadas, que es su punto de partí-
de Tabaco, tocando en la isla de
.i mercantil florecía en todas partes, y ja- rey, y como los dáñenos eran belicosos, y se mantenían
formando tribus considerables en las montañas, sallan
luego de ellas por temporadas, fieros, ó hacer la gue-r-
. . . t
h.s .... !; !o en la isla tanta eonlianza en a tuerza
y los recursos del Gobierno. El viernes publicaremos
una-carta interesante de la Habana, en que se a n un
cí. i n a brunas. medidas ntuv acertadas uel Uubiemo .ue
Cuba.
Iiiutidacton en la Luisiana. .
Los periódicos de Nueva Orleans anuncian que
una inundación del Mississippí amenazaba- á aquella
ciudad. Del 2G al28 ie Marzo último estuvieron muy :-,;..s y Méjico. Proclamada la independe
da, basta la is!
Trinidad.
La quinta y última línea secundaría déla primera
grande línea atlántica, marcadas en la tabla nú ni. 0,
es la de Santómas á Nassau, puerto de la isla de Pro
videncia y-capital 'de las Balsamas. Este vapor recor
re la distancia de 8G0 millas sin escala ninguna, y so
lo con el objeto de poner en comunicación con la me
trópoli al archipiélago improductivo y casi desierto de
las Bañamos, cuya posesión solo puede convenir á la
Inglaterra bajo e! punto de vista militar.
La segunda gran línea atlántica de esta vasta em
presa' recorre el espacio de 5,250 millas, desde Sout-
!ia rapten en Inglaterra hasta Rio de Janeiro en el
Brasil, con escala en Lisboa, uda de Madera y Te
nerife, de San Vicente, una de las del Cabo Verde,
Pcrnambuco y Babia. La duración del viaje es de 29
días, incluyendo las recaladas.- ...
La sola prolongación de esta gran línea corre des
de el Rio de Janeiro hasta Buenos Aires, con encala
en Montevideo, viaje de 1,170 millas que hace el va
por en 7 dias y medio, ó sean unos 33 días desde
Southampton, incluyendo el tiempo de mar y recala
das do la línea principa!.
En esta simple esposicion verá fácilmente el me
nos versado en la materia la sábia vijüancia con que
el gobierno ingles cuida de fomentar el comercio jene
ral de su nación. Si hubiese dejado abandonada la
empresa de la Mala Real á su propia voluntad, esta
hubiera inventado otro itinerario de mas utilidad pa
ra sos ingresos particulares, haciendo que sus vapo
res tocasen en varíes centres comerciales extranjeros,
da donde sacaría cuantioso fletes, mucha correspon
dencia y gran número de pasajeros. 'Pero el gobierno,
pensando que lo que- ganasen esos puntos extranjeros
v tina empresa nartic'ular de so nación lo nerderian
I i. i r t s "i t t t
Uo nncocínnn. hrltamme rn A rm'ri- v ! "nmoi-cin 5o- HO pUlltCSe fCSIStir SU lUCrZa. IA TIO UOjOl'UtlO PUPia
clarmardos los habitantes de la primera y tercera mu
nicipalide's por estar casi rebosando el rio. El 20 se
desmoronó una parte del malecón inmediato a la ca
lle de San Fernando, en la tercera municipalidad, y á
no ser por la prontitud con que ios vecinos de aquel
barrio acudieron á variar el curso de! agua y tapar la
abertura del malecón, se hubieran sufrido sin duda
pérdidas considerables.
Según los periódicos de Nueva Orleans, de fecha
mas reciente, .caía la -lluvia en abundancia, y se temía
mucho (pie ablandándose el malecón del rio, la fuerza
de! agua causase algún desmoronamiento. El Vij Han
te de üonalsonviíie del 2G del mes último, dice que
las aguas del lio habían alcanzado allí la elevación de
1849; que en varias partes habían rebosado, y que la
inundación hubiera podido ser terrible si no se hubie
ra traba jado inmediatamente en alzar los malecones.
En la tarde del 23, el bayou habia salido de madre en
frente del barrio mas comercial de la ciudad, pero la
mayor parte de los diques resistían bastante bien y se
trabajaba con actividad en asegurar los que no pre
sentaban bastantes garantías de solidez.
A unas ocho millas de Donaldsonville se habia
practicado una enorme abertura en la hacienda de
Mr. Dowel!, en la orilla opuesta; el agua se precipita
ba á torrentes por ella y estaban inundados los cata
pos inmediatos. Tres dias hacía que se habia efectua
do la abertura, y no se habia logrado taparla sin em
bargo de los esfuerzos que se hacia t. También esta
ban inundadas las haciendas bañadas por el rio Nuevo.
En los distritos de Saint Jucqucs y de Carroll
amenazaban también desmoronarse los diques, y en
algunas partes habia mas de 200 negros ocupados en
asegurarlos. En Ratón Rouge subía el agua del rio
con mucha fuerza, y so había abierto una brecha de
nvis de treinta pies en la hacienda del Dr. Patíick. En
Poinío-Coupée las aguas seguían también subiendo y
se-temía' miw el dique nuevo ouc n: hizo e
ra a los españoles. m se pensó ya en otra cosa por
los reyes de, España que en el sostenimiento del Daricn,
para utilizarlo con oportunidad. Pero de resultas do
la guerra entre os pueblos cristianos y los indios, el
país fué decayendo, las familias emigraron, unas á
puntos del Istmo y otras ul Perú. De este modo que
dó anulada la mas floreciente colonia española, la que
fue cuna de todas las otras, '"con excepción de las Ati
ricia di:! Lt-
mo en lb21, se hizo la paz con los: indios darienes, y
hemos. cultivado con ellos amistad y relaciones de co
mercio. Aunque sin establecimientos formales mine
ros, se ha sacado de! Darien algún oro. Ahora va á
acometerse seriamente la esplotacion de la Marca, y
no trepidamos'en asegurar al Sr. Le Bretón que será
fructuosa, muy fructuosa su empresa. Abrigamos la
idea íntima, fundada en los hechos, de que si la inmi
gración á California se hubiera dirijido ni Darien, con
menos sacrificios de vidas y fortunas, con mas facili
dades y con toas cómodos alojamientos, se habría ob
tenido el resultado apetecido. No es tarde, pues que
bajo las democráticas instituciones de la república y
bajo sus leyes liberales y francas de inmigración, pue
den los estranjeros morales y laboriosos abrirse un
campo do riqueza en las tierras auríferas de! cantón
Darien, el cual se brinda tanto a esta clase de indus
tria productiva."
año Ú!ti
ncral de Inglaterra, lo dispuso de otro modo; no coar
tando arbitrariamente la libertad de una empresa par
ticular de sus subditos, sino remunerando überalmen
te á esa empresa para que aceptase un itinerario pro
vechoso á los intereses comunes de la nación: á las
240,000 libras esterlinas, ó sea 1.200,000 pesos fuer
tes que antes daba de subvención á la línea de la Ma
la Real de las Antillas, lia agregado oO.OOO libras es
terlinas para la gran línea de Southampton a Rio de
Janeiro y su prolongación hasta el Rio de la Plata; y
asciende ahora la 'subvención que recibe la empresa
de la Mala Real á un millón trescientos y cincuenta mil
pesos fuertes anuales.
Las observaciones que liemos dispersado por esta
reseña indicarán quizá la intención del gobierno bri
tánico, al intervenir en el arreglo de las rutas de los
vapores de !a empresa de la Mala Real: favorecer
preferentemente á sus colonias y á su comercio; ser
vir puntos extranjeros de donde puedan sacar mas
ventaja la política y el comercio ingles que la política
y el comercio de aquellos puntos; y evitar en paises
capaces de obtener mucho poder y mucha riqueza
marítimas, un rentarlo de los buques de la empresa
(pie pudiese contribuir al de-arrollo de ese poder y de
esa riqueza, tai parece haber sido el pensamiento de
inspirado, también serios temores, y sin embargo de
que era bastante considerable la-inundación en Ale
jandría, se esperaba que las aguas no tardarían en
bajar.
i í i I
La Crónica Oficial de Panamá, correspondiente
ni 20 de Marzo anterior, al anunciar la concesión úl
timamente hecha á Mr. E. Le Bretón, del mineral de
oro lia toado La Marea, en la rica comarca del Darien,
nos suministra tos curiosos datos que á continuación á estractar:
Cuta), por X. Hlarniicr.
En nuestro número del 2jdel corriente, hemos da
do cuenta de una parte de un trabajo' sobre.- !a isla de
Cuba, comunicada por su autor, Mr. X. Marmier, á
la Sanaiheáo París. Vamos á ocuparnos hoy del fin
de este notable trabajo, inserto en el número del 14
de Marzo del citado periódico francés; pero digamos
desde luego que no participamos de las ideas poéticas
de Mr. Marmier con respecto ó la industria y los ferro-carriles
en la isla de Cuba, y no solo deseamos 'ni
ño (pie estamos persuadidos de que no llegará á rea
lizarse la profecía contenida en estas sus palabras:
"Si e! mundo todo debe ser entregado á la poten
cia del vapor, los Cristóbal Colon de otra era señala
rán (paizá á la cabeza, de las Antillas, entre las dos
A mél icas, una isla uniadu de Dios, en que se podrá
respirar el aroma de una flor, vírjen de todo polvo de
eaibon, y oír en el silencio de la noc h los arrullos de
la tórtola lejos de los lúgubres silbidos de una caldera..
"La isla á que deseo este porvenir lia hecho ya un
sacrificio á Baal echando en el camino de Güines y de
Matanzas sus carriles de hierro y sus locomotoras.
Ojalá no pase mas allá! Ojalá que al paso que vaya
solo mejorando sus caminos, conserve sus rápidos qui
trines y sus líjeras voluntas!"
Mr, X. Marmier se ocupa en seguida de los diver
sos ramos de esportacion de la isla de Cuba y de lo
que han producido hasta 1840; y llegando al tabaco,
hace acerca de él la interesante disertación que vamos
insertamos. ULI Darien, dice nuestro colega 4 es la tier
ra aurífera por csceleacia. Ella mereció que se llama
ra Castillo (hí oro. Es histórico (pie al conquistar los I la Habana. Por su tabaco se conoce la hermosa Isla
"El tabaco! A esta palabra veo desde aquí la in
numerable lejiott de los fumadores unir el nombre do
españoles esa porción preciosa del Istmo, los Caciques
Lemaca, tanta, boniama, 1 acorom, Locara, ronca,
Coinagre, Dovaiva, Abenamcchei, Adre iva etc., hicie-
en todo el mundo, como la Champaña por su vino y el
antiguo Peni por sus minas. Y soñando ene! indolen
te placer de ver ilutar en el aire a nube azulada, y la
ron grandes obsequios de oro, vírjen y elaborado, ú j ceniza blanca de un buen cigarro, desde las ribera
Casco Nunez de Balboa, á Francisco Pizarra, á Val- de! Sena á las del Neva y desde las costas de España
dida Colmenar) s, Almagro, Corral, Cálcalo, Pérez de á las llanuras de la América de! Norte, el poeta pen
la liiiu y otro. Es histórico que el templo de oro de sudor, el marino cansado de su cuarto, el león de West
Dovaiva era un objeto maravilloso, según los informes j End y de! boulevard italiano, vuelven la vista hácia
unánimes de los naturales, quienes por respeto y acá- j la Habana corno un fiel musulmán hacia la Meca. Y
tamiento á sus Dioses no lo entregaron jamás al es- lyo que no he podido sustraerme al contajio universal,
traujero. I,s histórico que el hijo de Comadre, viendo lo digo con pesar: el tabaco es una yerba atroz, una
gobierno británico al formar los itinerarios de la Ma- disputar á lo españoles por la partición del codiciado
meta!, los aquieto, despreciando la cosa, en razón de
la abundancia del metal que había allí y en el Perú.
Es histórico (pie del Darien se hicieron remesas cuan
tiosas de oro á España hasta robustecer con su produc
to la conquista completa del país, y formar en él las
espediciones al Perú, Ecuador, Sur de la Nueva Gra
nada. Bolivía y Chile sucesivamente. Los reyes cató
licos establecieron en el Darien !a ciudad de Santa
María de la Antigua, y las villas de Sun Stbaslian,
Chaptgnna, Molincca, Vinogana y Tucult, poblaciones
todas pie se sostenían con el laboreo de las minas y
que medraban á su sombra. Por cuenta de la Corona
se trabajaron las famosas de Cana y del Espirita
Sanio, las cuales rindieron inmensas sumas á S. M. C.
la Real. Su simple inspección lo dice. España y los
Estados unidos quedan de hecho cscltiidos de las ven
tajas que púdica a -prestar á su comercio y á sus rela
ciones en America el servicio de Sos vapores de estas
lmeas. El vapor do Canard que corre entre Nueva
York y Santómas una vez ni mes, y por medio del
cual podría corresponderse rápida y fácilmente el co
mercio angloamericano con el Brasil y el Bio de la
Plata, no admite correspondencia alguna que no sea
para las posesiones británicas; la isla de Cufia solo
cambia ni algunos pasajeros y cartas con Jamaica,
Santómas y Puerto-Rico por otos vapores; y nos
nlrevrriamos á decir que c! Gobierno le España ten
dría muchas dificultades que vencer, si quisiese tratar
de buena fe con el ingles para un arreglo de la cor-
feyponue neis Oei f o
América Mcridionií
Lisboi de lo vHpoft s de la Mala Real
Despertada la codicia en Irlanda v también en los fi
mo d ta Península roa la j li bu-tero- por nuestro Dorado, é rnvndido el Darien
a proveen indo la recalada en frecuentemente por los últimos, el gabinete de Madrid
i mutiozo as mm-is que estaban explotándose entonces,
ao se puede encarecer bastnnte la importancia do las ocultó, y puso fuertes guarniciones rn la Costa del
la e d"re mu- i Norte para tu evenir la pérdida do su importante Co
lonia. El e-tranjero burlado en sus designios, hubo de
c tos íiechus. El s.do remedio que q
cha prisa ca imitar c! grande (jcmplo de Inglaterra.
ra'tz fibrosa en (pie se eleva á cuatro ó cinco pies de
altura un tallo redondo, velludo, viscoso, con anchas
hojüs en forma de lanza y de un verde pálido. Dicen
los botánicos pie es de la famosa familia de las solá
neas, á !a cual pertenece la belladona, y á fe que ni
ver su lívida figura, puede uno atribuirle fácilmente
toda clase de vicios peligrosos. Cuanto trabajo tam
bién le ha costado para andar su camino en ei muido
desde el día en que fué introducida como una curiosi
dad en Europa por .Mr. Nieot, cuyo nombre llevó por
algún tiempo, hasta el en que reducida á fino polvo,
se derramaba en las chorreras de encaje de los hidalgo-
de Versalles y en los falbalaes de las grandes se
ñoras, y desde el día en que los ingleses venidos de
Virjinia la fumaban en pipas de barro, hasta el en que
la henos visto aparecer bajo la forma lijera de pane
telas. -
"No ha parecido á ciertos Papas inferior á sa dig
nidad el estampar su sello al pie de dos bulas especia
les pira prohibir el uso del tabaco. Un rey, Jaime I,
ha hecho uso de su real pluma para demostrar íla ac
ción funesta del tabaco. Josué Sylvester, poeta con-
i

xml | txt