OCR Interpretation


Diario las Américas. [volume] (Miami, Fla.) 1953-current, March 26, 1954, Image 2

Image and text provided by University of Florida

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn82001257/1954-03-26/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for Página 2

Página 2

Editado por THE AMERICA.S PUBLISIWNG COMPAN Y
G. A. SAN ROMAN S. SMITH
Presidente Vice Presidente
FRANCISCO AGUIRRE HORACIO AGUIRRE
Vice Presidente y Editor Director y Gerente
Rafael Maldonado Sánchez
Jefe de Redacción
Ralph B. Ross William H. Scharrer
Jefe del Dept. de Anuncios Jefe del Dept. de Circulación
PARA SUSCRIPCIONES EN WASHINGTON, D. C., LLAMAR A LAS OFICI
NAS DEL “DIARIO LAS AMERICAS’ . TELEFONO: RE-7-7415 SUITE 910, 1001
CONNECTICUT AVE. WASHINGTON 6. D. C.
Servicios United Press y Editor Press. Departamento de Anuncios para los
Estados Unidos y el extranjero a cargo de Joshua B. Powers, Inc., Miami Office:
Bobert C. Bevis & Co.. 514-515 Chamber os Commerce Bldg., Teléfono 3-3174.
SUSCRIPCIONES por correo ordinario, Anual $12.00. Semestral, $6.50. Tri
mestral. $3.90, Mensual $1.30. Por correo aéreo para los Estados Unidos. México
y Canadá, $3.60 adicionales por mes. Ejemplar suelto 5 cts. Ejemplar domini
cal 10 cts. Fuera de Miami y sus alrededores 10 y 15 centavos.
4349 36th STREET MIAMI SPRINGS. FLA. TELEFONO: 88-7521
MIAMI, FLA., VIERNES, 26 DE MARZO DE 1954.
LAS COMISIONES DE ESTUDIO Y LOS APLA
ZAMIENTOS INDEFINIDOS DENTRO DE LA
PEA
En la historia del sistema interamericano se en
cuentran muchísimas lagunas en el campo de las rea
lizaciones prácticas, las cuales tienen su origen, fun
damentalmente, en lo que podría llamarse las tácti
cas dilatorias de que se valen quienes tienen interés,
total o parcial, en aplazar el debate de asuntos im
portantes que han sido planteados a la consideración
de los diversos organismos del sistema interameri
cano.
Generalmente, estos aplazamientos se deben a
maniol*ras políticas o gestiones intencionadas. Sin
HkMÉp>, no debe creerse que todo obedece a esto, sino
ha} iFawralarmaute multitud de casos en
que los proyectos sometidos a estudio se desvanecen
con el tiempo en los archivos de las respectivas comi
siones.
Para que la doctrina panamericanista pueda pro
gresar activamente es preciso que todos y cada uno
de los organismos que componen la OEA trabajen
con eficacia y rapidez, a fin de que la marcha ascen
dente no sufra alteración alguna, con lo cual se atra
sa y perjudica el sistema interamericano.
Es conveniente que en el seno de las asambleas
continentales se fijen términos precisos a las comi
siones de estudio para que rindan los informes res
pectivos. Y dentro del funcionamiento permanente de
la Organización de los Estados Americanos debe ha
ber siempre una actitud vigilante para velar por el
cumplimiento de la labor que corresponde a las co
misiones consultivas que, en diferentes aspectos, tie
ne la OEA. Naturalmente, no debe faltar tampoco el
empeño porque los temas aludidos se incluyan rigu
rosamente en la agenda de la conferencia próxima
dentro de la cual pueda tener cabida, técnicamente,
la materia de que se trate.
Si se enumeraran todos los proyectos y resolucio
nes que no han logrado su adecuado desarrollo den
tro de nuestro sistema continental, debido a las in
tencionadas tácticas dilatorias, o a la indiferencia
con que se les ha tratado en las comisiones de estudio,
se llegaría a la conclusión de que algo muy grave
complica el eficiente funcionamiento del sistema in
teramericano. Es urgente, pues, formar conciencia
colectiva en todos los pueblos y gobiernos de América,
para que estén alertas en el sentido de no permitir
atrasos dentro de la maquinaria de la institución,
i motivados por las conocidas maniobras de los apla
camientos indefinidos o de las indiferencias que aho
gan la efectividad y dinámica que debe alentar al pa
[namericanismo funcional.
I En todo momento debe tenerse presente la im
periosa necesidad de rodear de prestigio y seriedad a
la OEA, y para lograrlo se requiere, entre otras cosas,
«ue los temas que son objeto de las deliberaciones de
los organismos creados por el sistema sean estudía
nos y resueltos con decisión serena, análisis profun
do y prontitud razonable.
Subscríbase al
"Diario
Las Américas"
i Para entregas a domicilio, llamar al
L Teléfono: 88-7521. Extensión 16
uUd. Recibirá su periódico en su propia casa
F momentos después de que éste entra
L DESARROLLO
IBEROAMERICANO
EL o"rÓ NEGRO EN AUSTRALIA
Por FERNANDO VELAZQUEZ
Redactor comercial de Globe Press
Las noticias del descubrimlen- ;
to de una nueva fuente de “oro
negro” —no importa donde fuere
—es tan emocionante hoy como I
en el siglo XIX, cuando su usol
principal era el de luz brillante I
para el alumbrado.
Por consiguiente no resulta unal
sorpresa que la prensa de la mal
yoría de los países de la tierra
concediera espacio especial al desß
cubrimiento de petróleo en canti-B
dades comerciales en Australia. I
Para tener una opinión experta!
de cuan importante es el último!
“hallazgo” entrevistamos a un in- ]
geniero consultor norteamericano
que se ha especializado desde ha- ]
ce mucho en el desarrollo de cam
pos petrolíferos y nos enteramos
por él, de que la existencia de
petróleo en Australia era conoci
da desde hace mucho tiempo, y
que su localización resulta espe
cialmente afortunada porque ha
llándose muy cerca del mar, pre
senta pocos problemas de trans
porte.
Y por otro amigo que se halla
muy lejos de las exploraciones de
petróleo y sin embargo sigue ávi
damente cualquier nuevo desarro
llo, supe un poco más acerca de
los primeros proyectos que se ade
lantan en Australia. Se trata de
Richard Keough, Gerente de Ex
portación de la División Ozalid de I
la General Aniline y Film Corpo- |
ration. Se comprende su interés
al saber que muchas compañías .
de petróleo usan la Ozalid —má
quina de duplicación internacio
nalmente conocida— para copiar
exactamente y con grande econo
mía de tiempo mapas, especifica
ciones, planos y material similar
que constituye la guía en el desa
rrollo y producción eficiente del
“oro negro”.
Nos enteramos por el señor
Keough de la primera compañía
en el campo australiano —la Pe
troleum y Chemical Corporation
(Australia) Ltd., se concentrará
inicialmente en la producción de
benzeno, tolueno y zyleno crudos,
más fuel oil que contiene alqui
tranes altamente aromáticos de pe
tróleo y gases residuales.
El señor Keough, quién frecuen
temente viaja a la América Lati
na, nos recordó también que en el
Desierto de Sechira, en el Perú,
continúa las exploraciones en
busca de petróleo. Cuando llegue
a encontrarse allí petróleo en can
tidades comerciales —dijo— la
economía del Perú habrá de forta
lecerse extraordinariamente. Una
ISM (lancha de desembarco de la
Marina de los EE.UU.) de 88 me
tros de longitud convertida, que
salió de Vicksburg, Mississippi a
comienzo de diciembre último,
llegó a su destino en el Río Pa
chitea en el PdMa Di>es del mes
basado. Llc'inrSlffun. caigamento
por valor de $600,000 consistente
en maquinarias pesadas y vehícu
los —primer embarque del equipo
para Tournavista, nombre de la
nueva colonia que será desarrolla
da por Robert G. LeToumeau a
través de la compañía LeTourneau
del Perú, Inc.
Este proyecto sobre el cual in
formamos a nuestros lectores hace
algunos meses, cuando sólo tenía
el carácter de una oferta del señor
LeTourneau, es único. Porque den
tro de él se incluye la coloniza
ción de medio millón de hectáreas
de las selvas peruanas. La princi
cipal tarea consiste en reconstruir
56 kilómetros de carretera para li
gar la colonia con la carretera que
va de Lima a Pucalipa. Más tarde
posiblemente se prolongará la ca
rretera a Oxmoampa, donde habrá
de conectarse con el proyectado
ferrocarril de Tambo del Sol.
La construcción de caminos se
adelanta con grande ímpetu en
hispanoamérica. He aquí una rese
ña de dicho adelanto, país por
país:
El Perú concedió un crédito de
22 millones de dólares a contra
tistas privados para construcción
de caminos, poniendo especial én
fasis en una carretera al puerto
fluvial de Pucalipa. El gobierno
ha hecho arreglos para cambiar
una concesión de tierras a R. G.
LeTourneau, uno de los más
prominentes manufactureros de gi
gantescas maquinarias de construc
ción en los Estados Unidos— por
construcción de caminos.
Bolivia ha señalado que en bre
ve terminará su carretera Cocha
bamba-Santa Cruz.
Venezuela ha destinado S9O mi
llones para construcción de carre
teras y puentes en 1953-54 y com
pletará la construcción del trozo
de Carretera Panamericana que le
corresponde a fines Esta
vía reducirá el tiempo requerido
para llegar a sus estados andinos
desde la capital, Caracas, de más
de 37 horas a 15. (El puente de
acero más largo de Sur América
se construirá para salvar el río
Chama). Entre tanto, la fabulosa
autopista Caracas-La Guaira que
dará terminada el año entrante
a un costo de S6O millones.
Haití acaba de completar un
proyecto de reconstrucción de 7
millones de dólares que ligara sus
dos principales ciudades Cap Hai
tien y Fort au Prince y otras de
menor importancia con una carre
tera asfaltada.
El Salvador terminará este año
el único segmento que falta de
la Carretera Panamericana en
aquel país.
Honduras ha destinado $6.4 mi
llones para construcción y mejora
miento de carreteras en 1953-54.
Costa Rica está ligando a San
José, su capital, con la Carretera
Panamericana por medio de una
nueva vía que se construye hacia
el Norte.
Nicaragua adelanta un progra
ma de caminos de los centros agrí
colas a los mercados por valor de
6 millones de dólares. ___
CARLOS E. SIMONS
LOS PROGRESOS DEL PARTIDCÍ
A través de 106 varios años que llevan de cons
tante labor, los comunistas guatemaltecos, asesora
dos por agentes de otras nacionalidades expertos
en estas clases de luchas, han logrado la coopera
ción de no pocos elementos entre las distintas es
feras sociales de la ciudadanía guatemalteca. Así
vemos que el gabinete actual del Coronel Arbenz
abriga en su seno a varios representativos de las
clases que los comunistas llaman “explotadoras
del pueblo”.
No es nada nuevo ver que én un régimen bajo
dominación roja exista esta íntima relación entre
quienes representan las teorías tan combatidas por
la dialéctica comunista y los agentes de esta úl
tima, y si hacemos mención de esta circunstancia
en la presente nota, no es sino para demostrar que
un régimen puede estar perfectamente bajo el
control y dominio del Comunismo Internacional,
aunque “los miembros de su gabinete no sean
aparentemente miembros destacados del Partido
Comunista”.
Precisamente uno de los afanes principales del
Comunismo Internacional, en el período de infil
tración o fortalecimiento que precede a la toma
total del poder por su parte, en cualquier país, es
hacer uso de todos aquellos que les ayuden a pre
sentir un panorama de relativa normalidad que les
p4ri.iita trabajar bajo su sombra. ,Desde el mo-
de entrar esas personas a trabajar para
elius, quedan sometidos a un proceso de asimila
ción que conduce eventualmente a la aceptación
total y a la obediencia ciega de las teorías comu
nistas, ya sea por propia conveniencia o por mé
todos tal vez más persuasivos.
Por eso es que los comunistas dicen: “El que
siempre es elemento de gran valor, es el gran se
ñor arruinado tel caso del actual Ministro de Eco
nomía, Roberto Fanjul, que aceptó el cargo en
1952 para evitar una segura quiebra y a princi
pios de este mes representó al gobierno en una
reunión comunista efectuada en el teatro Iris de
México); la dama o el hombre que proceden de
las altas esferas sociales y que han venido a me
nos; el que en un tiempo alternó con los altos
círculos y que ha perdido sus posiciones, cayendo
en lo que él estima un abismo (el caso- de los her
manos Jorge y Guillermo Toriello). Si nos acerca
mos a él para darle la mano, para encumbrarlo
aunque sea ligeramente, pues nos servirá encan
tado. Hará lo que se le pida; será auxiliar precio
H. W. TYLER
Perspectivas Económicas de América
El Presidente Eisenhower presentará pronto al
Gobierno su proyecto de liberalización de las nor
mas que rigen el intercambio comercial con el ex
terior.
La fecha en que presente sus reformas no se
ha decidido aún y se fijará de común acuerdo con
los dirigentes del Congreso la semana entrante;
pero se anticipa que el paso que de Eisenhower en
esta importante cuestión tendrá en lo político re
percusiones tan grandes como, en lo militar, las
tuvo la invasión de Normandía, que él mismo diri
gió durante la guerra.
Los partidarios de Eisenhower dudan que el
Presidente pueda lograr sus objetivos principales
en 1954, pero tienen más confianza en que la lucha
será menos enconada en el Congreso en 1955.
Para triunfar, Eisenhower tendrá que impo
nerse a la obstinada oposición de un bloque pode
roso de elementos proteccionistas en las dos Cá
maras del Congreso y, al mismo tiempo, tendrá
que conquistarse el apoyo de los sectores demócra
tas de ambas Cámaras.
Los demócratas, por tradición, han sido siem
pre librecambistas, pero tratándose de un año de
en noviembre, una nueva Cámara de Representan
refriega política, en que se elegirá por completo,
tes y la tercera parte del Senado, es posible que
no estén dispuestos, por razones políticas, a con
tribuir al triunfo de un Presidente republicano.
El proyecto que presentará el presidente Eisen
Crecimiento Demográfico de Iberoamérica
LA AMERICA HISPANOLUSA
HABRA TRIPLICADO PARA EL
ANO 2000 SU ACTUAL POBLA
CION, que ya es de 173 millones
de habitantes, según los técnicos
de una fundación privada que
acaba de publicar en los Estados
Unidos un folleto titulado Amé
rica latina: zona de explosiones
demográficas. Sus autores se
muestran muy preocupados por
este hecho; sin embargo, los his
pánicos centramos nuestras es
peranzas en la fortaleza futura
de nuestras naciones, tal como
lo hicieron en su momento, ha
ce medio siglo, los antepasados
de los norteamericanos de hoy.
En este estudio, redactado con
pretensiones científicas, se des
so; entregará lo que sea muy difícil de alcanzar.
Eso sí, dentro del partido habrá que tratarle siem
pre como a un gran señor.”
La influencia de los comunistas en Guatema
la, se ha extendido hasta los circuios profesiona
les también. Los grupos directores de las más im
portantes organizaciones de profesionales, espe
cialmente en la rama legal, han sido tan inteligen
temente minados, que han privado de toda efecti
vidad a estas entidades en la defensa de sus pos
tulados que se basan en el pleno ejercicio de la
justicia.
Es así como en febrero de 1953, el Congreso Na
cional pudo destituir —en un acto instigado por
los diputados comunistas— a todos los Magistra
dos de la Corte Suprema de Justicia porque éstos,
en defensa de los preceptos constitucionales que
viola la actual Ley de Reforma Agraria, decla
raron con lugar un recurso de amparo interpues
to por un particular contra el Presidente de la Re
pública como máxima autoridad agraria.
Por más que los grupos colegiados de aboga
dos y otros profesionales, quisieron rebelarse con
tra ese "golpe de Estado” (del Poder Legislativo
contra el Poder Judicial), se encontraron incapa
citados para hacerlo, como puede encontrarse tam
bién en un momento dado un oficial del ejército
ante la inobediencia de sus soldados. La labor de
las “minorías” comunistas en su seno, el temor de
otros y la dejadez de los más, permitieron sin ma
yor resistencia, la suplantación de los abogados
que defendían la justicia, por otros que fueran fá
ciles instrumentos para los comunistas.
En circunstancias análogas, se encuentran sec
tores industriales, comerciantes y demás. De na
da ha servido la formación de asociaciones ten
dientes a crear una defensa contra los extremis
mos y los constantes avances de las prédicas co
munistas en fábricas, talleres y lugares de traba
jo, porque ellas se han visto imposibilitadas a la
hora de adoptar medidas trascendentales, de lo
grar ni siquiera una opinión unánime entre sus
miembros. Han surgido más bien grupos de “pro
gresistas” que han debilitado las organizaciones
con subdivisiones y se han prestado a servir la
causa comunista, algunos de ellos ingenuamente y
otros porque "son hombres, con todas las fortale
zas y las debilidades de los hombres. Con sus vir
tudes, con sus vicios, con sus egoísmos y sus anhe
los” condiciones tan bien explotadas siempre por
el Comunismo Internacional.
hower indudablemente se basará en las recomen
daciones de la Comisión de Política Económica
Exterior (Comisión Randall), que se organizó a
petición del mismo Eisenhower; en las recomenda
ciones que hizo su hermano, el Dr. Milton Eisen
hower, durante el viaje que hizo a varios países de
la América Latina; y en las del más reciente in
forme de la comisión bancada y monetaria del
Senado (Comisión Capehart) que hizo un extenso
estudio de las economías de los países sudameri
canos.
Los observadores políticos opinan que el Pre
sidente Eisenhower no presentará un proyecto
global de legislación, que tropezaría inmediata
mente con serias dificultades en el Congreso, en
vista de que el aspecto complejo de la cuestión
requerirá de la colaboración en sus respectivos te
rrenos de numerosas comisiones, como la de agri
cultura, la de medios y arbitrios, la bancada y mo
netaria, etc., las cuales se muestran siempre celo
sas de sus propias prerrogativas.
Es por ello que los observadores predicen que,
tratándose de un año de elecciones, el Congreso
seguirá el curso menos comprometedor prorrogan
do por uno o dos años los convenios de reciproci
dad comercial y dejando que el nuevo Congreso,
que será elegido en noviembre y que entrará en
funciones en enero del año entrante, sea el que
entre a conocer de lleno el programa de Eisen
hower.
cubre el temor de ciertos sec
tores de los Estados Unidos an
te la pujanza vital de sua veci
nos del Sur. Como motivo apa
rente de esto* temores se da el
hecho de que Hispanoamérica no
podrá alimentar su población
futura, afirmación inexacta y
gratuita, pues los expertos de
nuestros países saben bien que
inmensos espacios vacíos y te
rritorios cuyas riquezas aún no
se han comenzado a explotar es
peran la mano y la inteligencia
que lo* haga fructificar y rendir
al hombre su tributo de obligado
vasallaje. Este folleto encuentra
la razón de este crecimiento en
el desarrollo vegetativo de la po
blación, que alcanza los más ele
vados índices de natalidad del
mundo: Guatemala, 51,3 naci
mientos por millar de habitan
tes: Costa Rica, 45,1, y otros
países en proporción análoga,
en tanto que los Estados Unidos
sólo llegan a 27.3 por 1.000. Ta
les porcentajes están detenidos
por la todavía elevada mortali
dad infantil; pero dicho informe
no oculta su temor de que las
nuevas medicinas llegarán pron
to a tales tonas y eliminarán es
te freno a su crecimiento. Por
ello, se duelen de que Hispano
américa no acepte de grado el
birth-control, que hasta ahora
sólo han podido introducir por
la fuerza en Puerto Rico y que,
(rnntinúa en la Página 6 Col. D
Miami, Fia., Viernes, 26 de Marzo de 1954.
EL ANGLICISMO EN EL ESPAÑOL
CONTEMPORANEO
Con el propósito de contribuir al mantenimiento de la pureza
de nuestro idioma, diariamente publicaremos en esta página un
artículo del interesante y novedoso Diccionario de Anglicismo del
eminente internacionalista y filólogo panameño Dr. Ricardo J. Aliara.
Cólin y Colín
Mucha aceptación han tenido siempre en los países de la Amé
rica española, los cuchillos y machetes de la fábrica- Collins de los
Estados Unidos. En muchas partes han sido si no los únicos conocidos,
los mejores. De allí han nacido las voces eólin y colín con que se
designan corrientemente los productos de esa fábrica, y en general
los utensilios o armas de diseño y calidad similares.
FRENTE
’RAMALSAN- —
“Tiempo de angustia” se titu
laba una de las obras del gran
Ostaroff que ibás impacto produ
jo hace algún tiempo en mi en
tonces hipersensible emotividad.
Describía el objetivo escritor ru
so en las alucinantes páginas del
pequeño volumen, la impresión
sobrecogedora de que había sido
víctima la humanidad europea
anterior a la Segunda Guerra
Mundial, ante los preparativos ,
que poco a poco veía realizar co
mo prolegómenos de la gran ma
tanza injustificable que vino des
pués.
Se refería, desde luego, a aque
lla clase social compuesta por in
telectuales, por periodistas y
hombres de pensamiento puro,
que por razón misma de su oficio,
podían palpar día a día la cele
ridad siempre creciente con que
latía el pulso del mundo enfebre
cido, que marchaba por sus pa
sos contados hacia la destrucción
v la muerte.
Creo que también ahora esta
ñas entrando en un “tiempo de
•igustia”. No pueden ser más
oQínosos los síntomas. Por do
lerá se extienda la mirada del
observador, tropezará con la ate
nazante realidad de que las
genGg que gobiernan andan afa
nada, tomando posiciones milita
res } psicológicas, para la que
resultar la última aventu
ra gierrera de la especie. Ayer
no m¡ S| e i cable daba cuenta de
cómo el ejecutivo de Washington
toma «pedidas tendientes a hacer
menot. «vulnerable” el gobierno,
y más “dispersa” la industria de
ios Estados Unidos, construyendo
segur* refugio subterráneo para
el P r *mero y adelantando dispo
sicionwg para que las factorías y
centrog de producción de este
gran j> a ís se diseminen alo lar
go y a icho del inmenso territorio
continental, a efectos de hacer
más qifícil su aniquilamiento re
lámpago Z base ne cualquier ata
que sorpresivo.
Todavía está conmovido el Ja
pón con lo ocurrido en el último
experimento atómico d# Eniwe
tok. Una isla entera desapareció
bajo el impacto de la pavorosa
explosión hidrogena o atómica
(aún se ignora la totalidad dé
la verdad). Barcos situados a
cientos de millas o de kilómetros
del sitio del experimento, vieron
a sus marineros quemados por
las cenizas radioactivas. Millares
de toneladas de pescado conteni
das en los pesqueros que andaban
ejercitando su pacifica industria,
tuvieron que ser incineradas pa
ra evitar que al ingerirlas los
consumidores fueran víctimas de
quién sabe qué espantosos males.
Del otro lado, el Kremlin guar
da como siempre un silencio su
gestivo y cargado de malos augu
rios para la supervivencia del gé
nero humano sobre este planeta.
Noche sombría de silencio que
sólo de vez en vez ve interrum
pida su oscuridad con el resta
llar de las noticias condensadas,
y no por ello menos atemorizado
ras: “se ha registrado un nuevo
estallido atómico en territorio
ruso por los aparatos detectores
norteamericanos”. “Tenemos
también la bomba de hidrógeno,
dice Malenkof ante el Supremo
Soviet”, y así por el estilo hasta
la infinitud del cansancio
Tiempo de angustia, sí; tiem
po en el que el hombre —toman
do la palabra como símbolo de
pensamiento vivo— debe medi
tar hacia donde marcha y por
qué marcha. La hora suprema de
un nuevo y ácaso inenarrable sa
crificio cruento parece irse acer
cando inexorablemente. Eleve
mos a Dios los corazones y ya
casi con desesperación, pero con
fe todavia, repitamos la exhorta
ción inmortal: “paz. paz en la
tierra a los hombres de buena
voluntad ”
* ¥
En mi país, Colombia, tuvimos
también hasta hace poco tiempo
nuestro McCarthy criollo. Aquel
furibundo sujeto de inolvidable
memoria para los que debieron
sufrir sus constantes arremeti
das contra todo lo divino y lo
humano, se las pintaba solo para
ver pecado por doquier y en con
secuencia, fulminar inmediata
mente con sus rayos olímpicos a
la victima de turno. Como éste
que ahora soportan los Estados
Unidos nuestro perpetuo “inves
tigador” se liaba en descomuna
lea batallas contra el régimen,
contra la Iglesia Católica, contra
el ejército, contra el Congreso,
contra los funcionarios .
A base de aquella acometivi
dad llegó hasta culminar una tor
mentosa carrera política. Ahora
anda, victima de su propio in
vento de sembrador de violencias
y desafueros, arrastrando su in
útil iracundia por el Viejo
Mundo.
La reminiscencia del sombrío
personaje colombiano la he traí
do a estas lineas porque estoy en-
coptrando cierta similitud entre
actitudes suyas y la que ahora
adopta, ante sus investigadores el
“investigador” McCarthy. Tam
bién como el norteamericano, el
nuestro, que fue alguna vez obje
to de una sonada averiguación
sobre manejos suyos en la orga
nización de la pasada Conferen
cia Interamericana, quiso —pre
valido de su posición— ser juez
y parte. ,
Muy de capa caída andaba ya
para entonces el concepto de de
mocracia y de justicia en mi pa
tria y el monstruoso atentado se
consumó. La investigación, natu
ralmente, quedó en tablas. Creo
que acá no habrá lugar a cosa
semejante. El Presidente Eisen
hower, cabeza natural y suprema
del partido republicano dijo, en
su última entrevista de prensa,
que “su idea es que una persona
envuelta en un pleito no debe ser
juez en su propia causa” ... .y
agrega la United Press cuyas
comillas he copiado: “. . . dijo
que no cree que la directiva re
publicana pueda orillar la res
ponsabilidad de mantener la tra
dición de que ningún hombre,
que sea parte directa o indirecta
en un pleito, podrá ser juez en su
propia causa”.
Como admirador de algunas de
las cosas de este gran país, en
cuentro nuevo asidero para aquel
sentimiento. "Hay jueces en
Berlín ..” dice un conocido ada
gio.
* *
El “caso” de Rubirosa sigue
constituyendo material para la
primera plana de los diarios.
Ahora el flamante don Juan dor
minicano anuncia que su próxi
ma esposa no será rica porque
le “aburren” las mujeres de esa
clase. Y refiriéndose por primera
vez a su última (?) aventura ma
trimonial, explica que se divorció
de la millonaria Hutton porque
a ella le encanta estar todo el
tiempo en cama y a él, por el
contrario le agrada la vida al
aíre libre. .
Mucho más libre Va a sentirse
ahora, seguramente, con el avion
cito que a un costo de doscientos
mil dólares le obsequió su ex-es
posa, según informan las agen
cias noticiosas. Y cabalgando o '
jugando con el equipo de caba
llos que por la otra "friolera” de
ochocientos mil dólares más, re
cibió también como regalo de la
mujer que le “aburrió”...
* *
Es con asombro como quiero
registrar en esta columna lo ocu
rrido en una de las escuelas de
Miami. No puedo, en realidad,
menos de sentirme asombrado,
repito, porque aún contra la dura
realidad que golpea con sonido de
escándalo la sensibilidad de todo
amante de la democracia, la im
presión recibida es de aquellas
que difícilmente pueden ser des
critas.
El hecho escueto: se ha esta
blecido en la escuela aludida, ofi
cialmente, la discriminación ra
cial. Y la discriminación racial no
contra gentes de color—que tam
poco seria en manera alguna jus-,
tificable en una país como éste,
galardón de quienes aman la li
bertad y la igualdad en el mun-,
do—sino, contra niños blancos,
pero que no son nativos de loa
Estados Unidos. Tienen la “ta-,
cha” de ser puertorriqueños y
mexicanos. Por eso y nada más
que por eso—en el fondo—algu-,
nos padres de familia considera
ron que sqs hijos no podían mez
clarse con los chiquillos ibero
americanos y decretaron un hoi-,
coteo de hecho que dió como re
sultado el que durante algunos
cot de hecho que dió como re
días muchos de los muchachos
Para “solucionar” el proble
ma, los directores de la educa
ción resolvieron segregar al gru
po de chicos puertorriqueños y
mexicanos del cuerpo de alumnos
de la tantas veces aludida escue
la y establecer para ellos una es :
pecial.
La solución—para llamarla de
algún modo—no me parece en
modo alguno adecuada. Y, según
los entendidos, muchísimo menos
constitucional. Dicen esos enten
didos, que la Carta Fundamental
. de los Estados Unidos no acepta
discriminación por razones de
credo, raza o color y que ante la
ley norteamericana, todos los
hombres son iguales.
Seguramente los orgullosos sa
boteadores de la normal concu
rrencia infantil a la mencionada
escuela y quienes de manera tan
curiosa los respaldaron, ignoran
aquel mandato de la Constitución.
E ignoran también—¡quién 1»
creyera!—que por la igualdad ra
cial lucharon, derramaron torren
tes de sangre y hasta ofrendaron
sus propias vidas, históricas f¡:
guras de este país.

xml | txt