OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, February 13, 1913, Image 3

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1913-02-13/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for 3

OBRAS DE VENTA
En la Librería de Ignacio E. Lozano
LA CASA MAS ACREDITADA, LA MAS SEGl RA, LA QLE TIENE MEJOR
CURTIDO Y LA QUE V ENDE MAS BARATO.
Los pedidos se despachan I*>r correo, con los gastos pagados, el
\ mismo día que se recibe la orden.
Gramática Castellana $ 0.15
Aritmética Comercial "0.15
Silabarios " 0.05
Manti'Ia No. 1 " 0.15
Mantilla No. 2 44 0.30
Mantil a No. 3 " 0.45 I
Lector Mexicano. Libro lo. 44 0.30
Lector Mexicano. Libro 2o. 44 0.35
Enseñanza Simultánea " 0.15
Manuel ele Urbanidad 44 0.15 Í
de México 44 0.75
<, .;r ¡aUniversal Pintoresca" 2.00
Elem« ítos de Geografía " 0.15
i - -.dio de Geografria
(i- México " 0.20
N-m es de Geografía
Uni ersal " 0.25
Div-c.' íario popular de la Ien
g ¡a 'astellana " 1.00
1) . íario enciclopédico de
I igua castellana " 1.75
D i" 'ario inglés-español y
ñol inglés, de bolsillo "
4o centavos y 44 0.60
fi ci< íario ingiés-español y
español-inglés, por Ange
lí y Me Laughlin. El me
jor y más completo 44 3.0*3
Novísimo y completo Método
de Butlín para aprender in
glés. con pronunciación fi
gurada 44 2.50
Tablas de contar 44 0.05
¿Quiere Ud. aprender inglés?
Libro muy útil. Con pro
nunciación figurada "0.25
¿Quiere usted saber inglés en
diez días? Con pronuncia
ción figurada " 0.20
Libro primero de inglés y es
pañol " "0.50
Compendio de Gramática Cas
tellana 44 0.45
Gramática Castellana, según
la Academia Española 44 1.50
Ei inglés sin maestro en 2o lecciones
con pronunciación figurada " 0.75
El Sol de Mayo 4* 1.00
Ei Cerro de !as Campanas " 1.00
Sacerdote y Caudillo 44 0.75
Los Insurgentes "0.75
Memorias de un guerrillero " 0.75
La Majestad Caída 44 0.50
Historia Universal, por César
Cantu. Un tomo tela 44 2.25
Epopeyas tie mi Patria: Benito
Juarez. Hermoso Libro de
Juan de Dios Peza. Edición
de gran lujo 44 2.00
H>toria de México. por Zarate" 0.45
Episodios Militares Mexicanos*
Independencia é Invasión ;
Americana. 2 tomos
tela 44 2.50
Historia del Pueblo Mexicano.
2 tomos pasta teia " 2.00
Hi storia de México, por Ver
día. Un lujoso tomo, tela
flexible 44 3. 00
Historia Patria, por Justo
Sierra. Completa 44 0.50
Historia de Maximiliano 44 2.50
Juárez, la Intervención y el
Imperio. Un tomo pasta tela" 2.50
Catecismo de Ripalda 44 0.10
Lavalle Mexicano 41 0.60
Ancora de Salvación 44 0.60
El devoto Josefino 44 1.00
Aureola del Patriarca San
José 44 2.00
La Azucena. — Devocionario
para las Hijas de María 44 0.60
Comulgador General 44 0.75
Lavalle de la Juventud 44 0.20
1¡f El San'., Sacrificio de la Misa" o.S5
fW Curso de filosofía elemental.
por Balmes " 1.25
La Imitación de Cristo 44 0.60
Devocionario Guadalupano 44 0.26
i
Poesía;; de Antonio Plaza "
Pasionaria, de M. M. Flores '
Poesías «le Manuel Acuña
l.us Trovadores de México *
i -i:1.- .!»■ Manuel Carpió
Poemas, de Amado Ñervo
Po*~ia- iic Peón del Valle
De Juan de Dios Peza
Poesías escojidas
Hoias de Margarita "
El Arpa 'le! Amor
Flores del A -na
Hogar y Patria
Recuerdos y V ranzas
Las Glorias d- M«'xL*o
Cantos del Ho*r;.r
Novelas de Ibo Alfaro, a 35 cts.
cada UNA.
Malditas sean las mujeres
Malditos sean los hombres.
Malditas sean las suegras.
Arte de buscar marido
Las Evas modernas.
El novio prestado.
La hija de las flores.
El purgatorio de las solteras.
El paraíso de las mujeres.
El infierno de los hombres.
¡Viva mi novia!
El hada de los mares.
Su Majestad el Amor.
Maldito sea el Amor.
La P-incesa del Dollar.
Ame r y Martirio.
La hija de Venus.
Porqué se casan los hombres.
Porqué pecan las mujeres.
Porqué murmuran las viejas
Porqué reinciden las viudas.
El collar de esmeraldas
Las hijas del champagne.
El nido de ruiseñores.
~as obreras del amor.
Marina o 1a hija de las olas
Pasionarias de amor.
El si de las niñas.
La viuda alegre.
La niña de los jazmines.
Las ruinas de Palmira
Abelardo y Eioisa
Romeo y Julieta
F! Sitio de la Rochela
Un hijo natural
La dama de las camelias
F;or de un día
Espinas de una flor
El Mor de los amores. 4 to
mos empastados en tela " 3.25
El infierno de los celos. 4 to
mos empastados en tela " 3.25
La mujer adúltera. 4 tomos
empastados en tela " 3.25
Ei conde de Montecristo, con
su continuación "La Mano
del Muerto," 3 tomos gran
des. con ilustraciones •' 2.25
El Periquillo Sarniento. Fa
mosa novela mexicana " 0.75
Oscar y Amanda 2 tomos " 1.25
La hija del Cardenal " 0.65
Los Tres Mosqueteros, con su
continuación "Veinte Años
Después" y "El Vizconde
de Bragelonne " 2.75
Expiación, o el martirio de
una madre " 0.50
El manuscrito de mi madre " o.40
Desde la honradez al crimen " 0.40
Genoveva de Brabante " 0.25
María, por Jorge Isaacs " 0.40
Pablo y Virginia " 0.30
El Cunt de Aldea " 0.40
Escenas de la vida bohemia " 0.40
Amor sublime. Novela mexica
na " 0.65
Los misterios de la Inquisición" 0.65
El Judío Errante " 0.75
La juventud de Enrique IV " 0.85
Florde Pasión. Novelade amor" 0.50
Benditas sean las suegras "0.35
Di: Víctor Higo.
Ei hombre que ríe " 0.65
Cartas a la novia " 0.65
La leyenda de los siglos " 0.65
Nuestra Señora de París " 0.65
Han de Islandia o el hombre
fiera " 0.65
El Año Terrible. Dios. " 0.^5
Magia blanca " 0.25
Magia roja " 0.25
Magia negra " 0.25
El Libro Inferna! " 0.65
El Libro Negro o la Magia.
Verdadero tesoro de las cien
cias ocultas " 1.00
La Clavícula del Hechicero ó
sea el libro de San Cipriano" 0.60
El verdadero Dragón Rojo. Pac
tos infernales, modo de ha
cerse invisible, etc.. " 5.00
Secretos de la prestidigitaron
y de la magia " 1.00
Secretos de Alberto ei Grande" 0.25
Secretos de los (¡aritos. Arte
de gar.ar á todos los juegos " 1.00
Libro Magno de San Cipriano.
Tesoro del hechicero. Unica
edición auténtica del famo
so Grimorio " 8,00
Ei Diccionario Infernal. Con
tiene magia blanca, roja y
ne|rra. comercio del infierno
ciencias secretas, adivinacio
nes etc. " 1.00
Dogma y ritual de la alta ma
gia. Contiene el triángulo de
Salomón, la irradiación má
gica, la cábala. la nigroman
cia y otros muchos secretos.
Dos tomos " 8.00
Magia blanca y negra o la cien
cia de la vicia finita é infini
ta con sugestiones prácticas
para los estudiantes del ocul
tismo " 2.50
Secretos del infierno " 0.30
Manual de fotografía 44 0.75
Diccionario del amor 44 0.30
Manual de carpintería 44 l.uo
La medicina casera. Tra
tamientos sencillos y
fáciles para toda clase
de accidentes v enfer
medades v 44 0.C0
El libro de las madres.
obra de gran utilidad
para las madres de fa
milia " 0.5<¡
Libro de los sueños 44 0.35
Arte de tocar la guitarra
sin maestro 44 0.50
| Oráculo o libro de los
¡ destinos 44 0.25
> Arte de echar las cartas" 0.30
[ Historia de Bertoldo " 0.25
, Código del amor " 0.30
> Secretario de los aman
tes. Libro indispensa
ble para escribir car
tas amorosas "0.35
Secretario español para
cartas " 0.40
Secretario general mexi
cano "'0.65
Libro de discursos para
todas las circunstan
cios de la vida " 0.75
El Ruiseñor Yucateco.
Colección de canciones
modernas, con méto
do para tocar la guita
rra. 2 tomos 41 0.75
i J uegos de manos o arte
de hacer diabluras 44 0.60
Gramática del amor 44 0.30
Secretos de la naturaleza " 0.90
Las mil y una noches 44 0.65
Los mil y un días 44 0.65
Los doce pares de Francia " 0.25
Verdadero horóscopo pa
raadivinar el porvenir" 0.50
Libro de los chistes 44 0.35
El consejero de los ena
} morados 44 0.60
1500 secretos para el ho
gar. Recetas para el
tocador, vestidos, sa
lud. etc. 44 0.50
Guía del matrimonio 44 0.35
i El cocinero perfecto 44 0.75
Hayanse los pedidos acompañados de su importe en giro postal, de
Express o en carta certificada a
Ignacio E. Lozano,
. ST. SAN ANTONIC.
PAGINA SELECTA.
Amor de Pobre.
Vn pobre diablo, enamorado,
de una hermosa actriz, había »u-.
primido durante un « N
de su desayuno, vendido su tía
i e negro, vendidos sus pocos -
bros empeñado en el Monte de
Piedad el único colchón de su ca
*T renunciado el postre de
Tus "comidas, para comprar unos
i soberbios ramos de flores con que,
deseaba obsequiar a la señora de
sus pensamientos.
Delgado ya por naturaleza, ha
bía llegado, a causa del insom
nio y de la sencillez de alimento,
láser más enjuto de carnes quej
deordinario.
•Pero no importa. El míe
hnhía logrado comprar el ramo
i ¡un ramo de ciento cincuenta
fra!C£¡ es posible hacer nada
mejorl-le había dicho la teísta
•Y hacer llegar a su defino, ai
í cuarto de la actriz Por un° delos
empleados del teatro, colaba
otros diez francos!
! Las hermosas f'.ores-pensaba
él—debían adornar en aquellos
instantes el cuarto de su amada.
Durante tres días consecutnos
se presentó en el teatro, con ob
; jeto de averiguar si haba tenido
una contestación.
Porque es de advertir que el
enamorado galán no se limito a
i enviar flores frescas, sino que
había ocultado entre e.las una
I carta sincera y fogosa: una carta
llena de pasión en la que t'oma
i de manifiesto su ardiente es .
en la que sollozaban todas sus
tristezas. , ...
El primer día cuando le dijeron.
, "No hav contestación." no le
'causó sopesa alguna la respues
ta hermosa actriz no había te
nido tiempo de escribir ur.a sola
i^Atetarde siguiente y a la otra
tampoco hubo contestación.
El pobre enamorado se alejo
con la cabeza inclinada y como
¡ si sintiese deseo de llorar.
¡Como era posible lo que le
ocurría! ¿No se había emocio
nado aquella mujer cor, el relato
de sufrimientos y tantos do ore*-.
Por otra parte, ;era tan poco
lo que le exigía: _ f'na frase n,','
más- "Le tengo a uste.l la. tima
ó "no se mate usted," ó algo por
el estilo. _
;Qué crueldad tan injustificada.
Mientras el desventurado jo
ven recorría la calle de los Mar
tirez. pensaba en su desmantela
do albergue y en las terribles
privaciones que se había impues
to.
—Si no ha contestado hoy—de
cía para sus adentros—contesta
rá mañana. Es indudable que,
I tarde ó temprano, acabará por
i escribirme.
Estaba seguro de que no podía
dejar de recibir dos ó tres líneas
i misericordiosas.
¡Con cuánta gratitud cubriría
| de besos la perfumada carta!
—Sí, sí, mañana—repetía—No
i es cosa de perder la esperanza
así sin más ni menos.
No sentía haber vendido sus
¡ropas ni haber tenido hambre,
i ni ser pobre, puesto que. gracias
; á sus flores, tenair al fin y al
i cabo la incomparable dicha re
j ser consolado por ella.
De pronto vio salir de una cer
¡ vecería á "na florista, una de
lesas mujeres que venden en las
| mesas de los cafés y junto á las
portezuelas de los coches los ra
mos comprados á cualquier pre
; cío á los porteros y a las modistas
de los teatros.
El desdichado lanzó un grito
de terror al reconocer su ramo,
ya mustio, triste y deslucido.
Comprólo inmediatamente, dan
; do por él el último franco que le
< quedaba.
Con las manos temblorosas y
(i los ojos inundados de lágrimas.
: I acercóse á un farol y encontró la
carta que la ingrata no había leí
do; sepultad*: todavía entre las
flores, cuyo perfume no había lle
gado ni siquiera á aspirar.
Catulle Mendez.
f —
LA SONRISA DEL RETRATO.
Pintaba un gran artista la figura
De una mujer; pero en la boca había
Un rasgo que á su genio se escondía,
Que escapaba al pincel y ala pintura:
Una sonrisa de ideal belleza,
Que era como un destello de ternura.
Perdido en una sombra de tristeza,
D > repente el pintor, en la ansia loca
Dei genio que al crear se inmortaliza,
En un golpe de luz trazó en la boca
La secreta expresión de la sonrisa.
Miró su obra el artista largo rato
Con 'a muda ansiedad del embeleso;
Y después, en un intimo arrebato
Acercóse frenético ei retrato,
Y borró la sonrisa con un beso.
Isaías Gamboa.
El Inri de un Patriota.
La herida es tan reciente, que
no tiene tiempo de cicatrizar aún.
Seward quiso curarla, pero no
pudo. En vano las plumas arran
cadas al águila mexicana nan su
bida al cielo de la Unión para
convertirse en estrellas: las pa
trias de Juárez y de Lincoln pue
den ser hermanas, pero la prime
ra no puede olvidar á Scott, á
Grant, á la invasión, al despojo.
E! pueblo siente el odio, el pen
sasador lo explica, aún qusiera
extinguirlo. Y no es la inva
sión. Y no es !a violencia, no la
invasión ni el despojo: es la in
justicia lo que indigna: es la in
juria el escarnio, que resisten al
perdón.
Estaba yo en Tlálpan admiran
do jardines, visitando huertas,
cuando una anciana me habló de
Churu busco, de Chapultepec.
¿Qué podía enseñarmepue no su
piera yo? Vais á saberlo.
Corrían los días de un armisti
cio: una tregua de paz, los diplo
máticos políticos, los políticos lo
sabían, pero el pueblo no; apenas
se daba cuenta de que su sangre
hervía y necesitaba matar inva
sores. Allí en Tlálpan, mi na
rradora Guadalupe, entonces jo
ven y bella, uivíaen el idilio. To
das las noches escalando las ta
pias de la huerta, iba Juan á ver
la. á hablarla. Fué su primero
su único amor. Y cuando las
tropas aameri janasJ'asediaron á
México, sus entrevistas no ce
saron sólo que en vez de hablar
del porvenir, comentaban el pre
sente. y en vez de pensar en su
cariño, meditaban en la patria, á
la que la virgen de Guadalupe no
quería ver desmembrada, venci
da y humillada.
Y una noche, ya al concluir su
entrevista, Guadalupe dijoá Juan
Quiero pue seas soldado. Lo se
ré. —P^ro quiero que seas luego,
porque pronto seguirá ía guerra
—No esperé tanto. ¿Pues desde
cuando empezarás?—Desde ahora
mismo.
Juan cumplió su palabra. No
j tenía armas, pero pronto se las
proporcionó. Cogió un pedazo
de espada, fué al cuartel ameri
¡ cano, mató a un centinela y le to
mó el fusil y el parque. Mas no
aprovechó mucho su golpe de au
dacia: soldados invasores salie
ron luego a persegdiro y se- baui
tió con ellos; y después de un
: combate heroico, matando yan
puis, cayó agonizante, herido y
glorioso junto a una acequia,
siendo prisionero.
Fué curado, alimentado, aten
dido... para fusilarlo a los dos
días, allí en presencia de Gua
dalupe. Su muerte fué llorada,
porque erá amado; su cuerpo re
cocido y honrosamente sepultado.
De su temeridad guardó la no
via"viuda un despojo: EL INRI
BEL PATRIOTA. Era una ta
• bla o blonga con dos palab: as en
inglés, que a guisa de sentencia
le habían prendido en el pecho;
los vencedores daban a los ven
cidos un diploma de héroes.
Y ¡qué diploma! Mncho tiem
po Guadalupe tuvo esta tabla sin
comprenderla. Creía que aque
llas palabras certificaban el he
roísmo, y como nadie se las tra
ducía conservaba su ilusión. De
joven la señalaba con orgullo, de
anciana la acariciaba con resig
nación. Era la historia de un
amor desgraciado; pero era la
promesa también de no sé qué
futuras compensaciones. Aver
el martirio: tras la tumba el cie
lo.
—¿Verdad? señor, me dijo que
mi Juan murió por valiente? \vd.
sabe inglés, ? v puede traducirme
esas palabras. ¿Acaso dicen que
fue fué un héroe?
!Oh! Yo no tuve valor para
traducir el INRI del patriota.
Traduje héroe; pero qué modo
de héroe!
¡Valeroso Juan, que expusiste
tu vida por la patria, que te^sa
crificaste por ella. ?ya sabes por
pue moriste? Anciana, pue ha
tiempo te uniste con el prometi
do de tu alma, ?sabes cómo cali
ficaron a tu amado mártir?
Así calificaron los invasores a
los patriotas: el imperio con la
ley de 3 de Octubre, los ameri
canos con una tabla. La ley de
Maximiliano decía que eran ban
didos. la tabla decía: FOR THIEF
(POR LADRON)
¿Fué una humorada de los sa
crificadores o era costumbre de
los americanos? Creo lo prime
ro, mas no por eso la injuria de
ja de serlo. Y amante de la li
bertad. y.admirador de la Gran
República, perdono a la patria
de Washington y de Lincoln pe
ro no la amo. ¡Es tan reciente
la herida, tan honda, tan cruel,
que aún no tiene tiempo de cica
trizar!
Bohemia.
EL CUARTO PODER
La Prensa tiene la augusta ma
jestad de las cosas grandes, la
excelsitud de las cosas divinas y
la realeza de las cosas gloriosas.
El verbo encarnado, las ideas y
los pensamientos de la inteligen
cia: eso es la prensa.
La Prensa es tribuna, lira,
j trompeta, máquina, fuerza y po
der. Hecha tribuna, vibra con
. los acentos del verbo supremo,
verdad que inunda de luz los ám
¡ bitos del Universo.
Lira, canta las glorias de la
Patria y de la Humanidad. Trom
peta, despierta indiferentismos,
enciende ánimos anuncia los
Hunfos y las conquistas de la
C iencia y el Arte. Máquina
cbedece á la inteligencia y á los
designios del hombre. Fuerza y
p: 1er. conmueve corazones, mue
\ 1 voluntades; levanta, engran
ere, glorifica, vela por el pue
blo, por su grandeza y libertad,
per su justicia.
Con el poder qpe dá la ley, la
■ prensa coadyuva á la obra social.
; Por eso constituye un cuarto
. Poder en los Estados.
Ramiro Jan.
: i
El Patriotismo.
Todos los que, de una ú otra
manera, toman parte en la vida
pública, se creen patriotas, pe
ro no todos saben á lo que obli
ga el amor á la patria. La pa
tria no es solo el territorio en
que hemos visto la luz; hay algo
mas, que unido al territorio,
constituye lo que debemos amar
como patria.
El conjunto de todos los que
han nacido en una localidad, las
costumbres, el idioma, las creen
cias religiosas y las tradiciones,
también integran la patria.
La patria está constituida, así
mismo, por la historia y las le
yendas que desde nuestra niñez
oimos relatar y que levantan un
altar inconmovible. La poesía y
las artes todas, son la patria.
El patriotismo es una virtud
que no pueden practicar los cri
minales, los viciosos y los dege
nerados.
Ser patriota quiere decir ser
abnegado.
Cuando se ama á la patria no
se siente'el acicate del interés.
Es el patriotismo un amor de sa
crificio. No se concibe el patrio
tismo que dá para recibir, ó que
calcula el^. tanto por ciento que
se le debe por su sacrificio.
El utilitarismo actual ha dado
muerte al patriotismo ideal.
Los llamodos positivistas no
pueden ser patriotas, porque el
á si mismo les hace olvidar por
completo á la patria.
Es también incompatible el pa
triotismo con los vicios, por que
éstos borran del corazón todos
los altos sentimientos,
Un vicioso solo tiene por pa
¡ tria' el fango, y el ambiente que
le rodea lo asfixia.
El patriota se sacrifica en de
fensa de la patria, ó se ofrenda
en bien de sus compatriotas.
Nadie tratará de investigar la
historia del patriota; murió de
fendiendo á su patria y eso bas
ta.
No confundamos el valor, la te
meridad y el desprecio de la vi
da con el verdadero patriotismo.
No creamos que la bandera lo
es todo: ella es un símbolo que
agrupa bajo su sombra á los pa
triotas: sin patriotas no hay ban
dera. El patriotismo levanta su
bandera: pero la arrían los vi
cios, los crímenes y las ambicio
nes perversas.
El patriotismo desaparece
cuando dominan las ambiciones
personales.
Sin ambición y sin desinterés,
no hay patria posible.
No creáis que á la patria solo
se honra con vivas, müsicas y
aplausos: el mejor aplauso, la
música más armoniosa y el him
no más sonoro, es el que levan
tamos con nuestro corazón, si as
piramos al bien de todos, traba
jando por él.
UNA LAGRIMA.
DE PETER ALTEMBERG
I
Un vestido verde mate
de extraña fosforescencia
como piel de escarabajo,
llevaba la niña esbelta.
Daba a un mancebo en la boca
pétalos de rosas frescas,
Y—¡Ambrosia!—murmuraba
el galan postrado en tierra, —
a la vez que en los arrietes
reia la primavera.
II -
Por el jardín, solitario,
mas tarde, la niña esbelta,
con su traje verde mate
de extraña fosforescencia,
arrancaba lentamente
pétalos de rosas frescas, —
que el galan no recogía
como en las tardes serenas .
en que, triunfando el amor,
reia la primavera.
Cayó una lagrima al traje
pero nadie dijo—¡néctar!
Manuel S. Picha rdí

xml | txt