OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, November 25, 1914, Image 6

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1914-11-25/ed-1/seq-6/

What is OCR?


Thumbnail for 6

E: encono Angle-a?emáii
Toda la intensidad de que a
capaz nuestra facultad intui
tiva para abrirse paso a trá
vés de las ineserutaoies regio
nes del porvenir: íoiío? ios es
fuerzos que realiza la imagi-;
nación para adelantarse en su ¡
raudo vuelo a los aconiecimien j
tos, se estrellan ante las múl-i
tlipes alternativa^, las forzosas!
alta< y bajas que re verifican
en el desarrollo de ia presen-i
te guerra. Por eso. para que a,
la ilusión 110 suceda ei uesen
canto y con el fin de que como
consecuencia de los incidentes
de la contienda, no nos vea
mos precisados a aborrecer,
hoy lo que adorábamos ayer
de modo ferviente, convendrá
encerrar herméticamente en
nuestro interior, los sentimien
tos desimpatía o animadversión
las preocupaciones de sectaj
o de paitido de dejar sola-i
mente a la crítica moderna j
que intervenga, analizando Ioí
antecedentes y a.-pec:os que;
pueden sernos de utilidad y
de aprendizaje, poniendo pa
ra elio a contribución la inte-'
ligcncia que es la función del
esDÍritu que menos puede en
gañarnos. el foco íuminoso cu
yos destellos nos guían con
más seguridad en e¿ camino a
recorrer.
La serena, amplia observa
ción. nos dice que en esta lu
cha infernal que sostienen las
naciones entre tórrenles de
sangre y oleadas de fuego, por
encima del choque de tantas
pasiones y antagonismos an-j
cestrales, sobresalen como as
tros de primera magnitud, In
glaterra y Alemania, giran
do en rrededor suyo en cali-i
dad de sentélites de mas o me
nos importancia, las demás
potencias, y aún que c-slas pe
lean por la consecución de
ideales largo tiempo desea
dos, no son, ni con muelle, |
tan extensos y transcedenta
ies com > los de aquéiias. Ger
mania y el Reino Unido gue
rrean por la supremacía en
Europa y quizá en e: mundo, j
sin que los otros Estados sean
otra cosa, que instrumentos de j
colaboración para la prepon-;
derancia de la que salga ven-1
cedora. Es curioso que traten
de abrogarse la una y la otra
el papel de víctimas, echando
sobre la contraria la responsa
bilidad de la catástrofe y pro
curando convencer ai orbe de
la rectitud de sus intenciones
y justicia de su causa. Los qu?
hayan seguido las fluctuacio
nes de la política internado-]
nal, de sobra han podido apre !
ciar la hegemonía que Ingla->
terra a e jercido durante tantos ;
años, y como Alemania, celo- ¡
sa de su poderío y ávida de j
substituirlo, se lo ha disputa
do en los últimos lustros, lo
que ha ocasionado una rivali-1
dad irreconciliable entre
ellas.
Se nos dirá tal vez, que sien
do !:i rival de Prusia—porque!
"Vu>ia es la inspiradora de Im
n¡crio—la Gran Bretaña ¿có-,
rno no se lanzó desde yuyo so
bre ella, .-¡no que trató pri- j
mero tie luchar con Francia y
Rusia? A nuestro parecer la I
razón es obvia. Asi como en ei ¡
siglo anterior, Austria y Fran-1
cia eran los Estados que sej
oponían al engrandecimiento
de Prusia. y para el iogro de
sus fines, descompuso ia acción :
en dos partes, imponiendo su ■
voluntad a la primera en Sa-,
dowa y dictando la ley a la j
segunda en París, teniendo co-|
mo brillante resultado la for
mación del Imperio, ahora pre
tendía obrar de modo parecido I
para proseguir la marcha aseen 1
dente de su dominación, aplas
tando antes a su* enemigas
fronterizas, para más tarde di- j
rigirse contra Inglaterra. I
Bien recientes están sus reite- ¡
radas gestiones cerca del Go- ¡
bierno de esta potencia, al
estallar la guerra, para consevl
guir a todo trance que se abs-¡
tuviera de intervenir.
¿Singificaba esto que 110 la!
tuviese por su verdadera ad- j
versaría? No. Para confirmar
nuestra opinión, basta recor-1
dar la decisión con que en los
últimos años ha fomentado y
acrecentado sus armamentos
navales, los que no tenían otroj'
objeto—como es bien sabido—1
que debatir a Inglaterra el
dominio del mar.
Lo que que ha ocurrido en
el momento presente, es que a.
pesar de que Alemania esta-i
ba mucho mejor preparada
militarmente que la centuria
pasada, no ha sabido o no há
podido llevar la actuación po-.'
lítica paralelamente de mane- J1
ra favorable a sus destgnos. La •
ha faltado un Bismarck. Si és- ¡
te hubiese dirigido aüora la di |'
plomacia alemana, es muy po .
sible que el Imperio no se nu- ¡ <
bie.se visto rodeado de tantos ]
enemigos a la vez. Bien supo j 1
el sagoz estadista valerse de j (
artificios para dejar aislada a j 1
Francia en el 70, dancío opor
tunamente a la publicidad
cierto documento—auténtico o
apócrifo, no ol sabemos—, qué
demostraba que el emperador |
Napoleón III, abrigaba propó-i
sitos de extender sus domi
nios por territorio belga, lo ■
cual determinó que Inglaterra
formase con las demás gran
des potencias la Liga de los!
neutrales.
Otra prueba de la clarivide?;
cia del gran canciller, está en
la cesión que obtuvo ei Gabi
nete británico on 1890. de la
isla de Heligoland, con motivo
del trabajo que zanjó ¡as di- ■
ferencias surgidas por las po- ¡
sesiones de Africa. Dicha isla ]
que los ingleses hablan arre- ¡
batado a Dinamarca en 1807, j
para hacer de ella un centro
de contrabando v atenuar las
consecuencias del bloqueo con
tinental decretado por Napo
león I, fué cedida a Alemania
en la fecha arriba indicada,
por una torpe complacencia de
Lord Salisbury, el político que
subrayó la pérdida de nues
tras colonias con aquellas des-j
pectivas palabras que debie
ron producir efectos de revul
sivo en nuestra nación, y la*
cuales decían que "España po
día contarse en el número de
las naciones moribundas". Pues
bien; conocido es de todos el
papel preponderante que está
jugando Heligoland en estos
instantes. El pequeño islote
que los alemanes han fortifi
cado sólidamente, es un vigía
avanzado a 40 kilómetros pró
ximamente de la cosía y casi
equidistante de las desemboca
duras del Elba, del Wesser,
del Eider y del golfo de Jade
y es de influenciaban capital,
que los ingleses le llaman th
german sentinel of t?ie North
sea, el centinela germano del
mar del Norte.
Sin mencionar otras habili
dades de Bismarck, justo será
consignar, que en las orienta
ciones de la política germáni
ca, desde su época, frecuente
mente se han olvidado las pa
labras que él pronunció un día:
"Los armamentos no bastarán
en el porvenir. Será preciso en
Política el golpe de vis ¿a pers- '
picaz para dirigir al navio de
Alemania a través de todas las J
corrientes de las coalicione^, '
a las cuales nuestra situación '
geográfica y nuestro origen '
histórico nos exponen." .Se ha *
creído preferible forjarse una 1
¡dea y perseguirlo rectamente, (
;m sortear los peligros, sin re- 5
parar en los obstáculos que po- *
Irían impedir su realización. *
Al revés que Francia que des- s
;uidó su preparación armada, *
p>ero vigorizó sus alianzas, Ale
nania intesificó en sumo gra- *
io sus aprestos guerreros te- 1
•restres y marítimos, no afir- 1
mó fuertemente su unión con .
Italia—la cual bien se ha vis
to con qué facilidad se ha de-',
clarado neutrai—y í.frontó de-^
cididamente la odiosidad in
glesa. i (
En los términos que e¡ con-T
flicto está planteado, puede 1
asegurarse que presenciamos ¡1
jn duelo a muerté entre las i*
Jos grandes naciones, sobre-1'
;odo desde que la Gran Breta- r
ia a firmado con sus aliadas í
il pacto de no hacer la paz1 j
separadamente. Y aunque nin
guna de ambas ha sufrido has-1 ,r
I I
a ahora graves contratiempos, !
;e han distanciado tanto yjr
ia llegado a tal extremo su!£
mccno, que, independiente del '
firo que tomen la3 operacio
les en los distintos teatros de h
a guerra, ésta no cesara pro- r
«jvvtfuvu r *jp wwv -j
TEATRO ZARAGOZA S^!E
Gran Compañía de Opereta. Zarzuela y Drama RICARDO
de la VEGA.
Hoy Miércoles 25 de Noviembre, a tos 8V2 p. m.
(írar. Foncicn a Beneficie deles $
HUERFANOS Y P03RES DE MEXICO
La niagniñca Opereta Vienesa
SANGRE - DE ■ ARTISTA
En tresacfí>9. c
El Teatro Zaragoza e3 sin disputa el preferido de las 5
familia? mexicanas de San Antonio. 5
NO FALTE USTED A LA FUNCION DE ESTA NOCHE f
805 West Commerce Street. Teléfono Travis 1593. 5
Necesitarlo? socio con cinco mil pesos de capital, para una ne
gociadón de magníficos resultados. Figurará como Secretario de
nuestra Compañía. Debe conocer la correspondencia en español y
todo trabajo d^ escritorio
Esta e* una ••oorcjniuad inmejorab'e para una persona qi:eteñ
era cinco mil pes oj los cuales le pueden asegura.- un buen negocio.
Dirijirsc a
P. 0. BOX 963, - San Antonio, Texas.
p^efcí'!^ sj
nílíJ.i.i^J. . ÍUIRÍH-Ií íiL Lví&InjU.
rj-tn'ío o-tfed n^cc^ite lo* servicios de umA£ín;i» d= Inhurnac iones,
ie cor.vj-rir para su» intereses ¡os dw la
4*Pearce Robirson Undertaking Company,"
pa s «u» negocios son •-.rréjf üfio? ♦ xtri* taire nt* ALCONTADO Bajo
ti» ta 1> _ n» -•* v>-:i a tii.] .-j '.a <">bi i pación de pag.ir un prseij excesivo
por ua fun--ra!. F.n otr-s palar.ra»;
N J iLSEilOS CUENTAS PENDIENTES
y no3 content*.coa uoa ¡jananci-i raronsbi-1 sirviendo a! Contado. Por
ejeiaolo: ust«*d puede obtener un funeral qae, bajo'a base 'Crédito 'coi
la- a í! 0 ) > ia s:i¡tail an-í.xi-üi-.Id^ect». recibiendo el mismi servi
cio y la misma clase ce ataúd.
Se ^rres'laii funerales k-sde $10.00 basta SI.000.00.
PEARCE-RGBINSON CO.
4:>4 MAIN AVE. —Teléfono?: Nuevo 2323.—Crockett 2323.
«i
m ijlss^ar
NECESITAMOS AGENTES
La conocida Casa de Cambio-—
If ?. M
fFP
.w
Mayo' s Money fcxcfoang
323 E. Houston St. San Anísalo, Tex.
necesita un apetite en cada un?, de la^ poblaciones del Sur de
los EE. UU. y a las primera* personas que nos escriban,
dándonos buenas referencias !íb enviaremos las condiciones
que son muy favorables.
Escriba hay mismo. • Mañana ta! ni será tarde
\ Desea Dinero Mexicano? i
Envíenos el dinero Americano que desee Ud. cambiar,
por express o Giro postal dirijido a
M M A Y
fcatí'sáaS atarse ¿a ¿a
323 East Houston Street
SAN ANTONIO, TEXAS
y a vuelta de correo le mandaremos el equivalente garanti
zando dar el mejor tipo del dia.
Desea usted cambiar dinero
Mexicano por Americano....?
Envíenoslo per correo o express y el mismo día ¡e situaremos ^
su equivalente en giro postal o por express.
Vasto proyecto de colonizacion de la Baja
California por labradores suizos
A'título de sensacional re-i
producimos de nuestro colega
"Examiner" de los Angeles Ca
lifornia, el artículo siguiente:
"Un millón de acres, re- j
presentados por una faja del
terreno de catorce millas de j
frente, sobre la bahía Magda
lena, Baja California, por 140!
millas q' dan frente al Océano
Pacífico van a ser colonizadas
por 10.000 labradores suizos,
según anuncio hecho ayer por
los dueños y empleados de la
"Magdalena Bay Improvemen
te Company."
Hace varios meses que esta-!
propiedad fué adquirida por
los hermanos Arnold, capita
listas de Lucerna, Suiza, por
el precio estipulado de seis
millones de dólares. No fué
sino hasta ayer, sin embargo,
y cuando ya alguno de los coló
nizadores se preparaban para
embarcarse en este país rum
bo a Italia, que los detalles se
hicieron públicos.
Esta propiedad representa
aproximadamente una cuarta
parte de los intereses pertene
cientes a la "Chartered Com
pany of Lower California," de
la que la Magdalena Bay Im
provemente Company, es en la
actualidad sucesora. Los due
ños principales de-estas dos em
presas son J. H. Henry de Pasa
dena v John E. Blackman y el
juez Hass, quienes a su vez re
presentan a capitalistas de
Nueva York. La operación fué
llevada a cabo por W. E. Ho
lland, de esta ciudad, después
de que hubieron hecho un cui
dadoso estudio de los terrenos
! los peritos agrícolas enviados
por los capitalistas suizos.
La terminación de este con
| trato, es el último capítulo en
la variada sucesión de tran
I sacciop.es de que en ios últimos
I años han sido objeto ios terre
i nos a que se refiere la conce
Isión mencionada. En 1911, el
I "Examiner" hizo públicos ¡os
: arreglos que se estaban efec
tuando por la Chatered Com
pany para traspasar sus inte
reses a negociantes japoneses,
al parecer, v las negociaciones
se i nterru m piero n. N u eva m en
¡ to, en 1912, otra tentativa pa
ra vender esas propiedades a
un .sindicato japones, lueron
reveladas por el "Examiner",
el quo ,envió una expedición a
la Bahía Magdalena con el fin
de adquirir todos los datos. In
mediata mente después, esta
proyectada venta asumió un
carácter internacional y fué
motivo de serias consideracio
nes para el gobierno y el Sena
do americanos.
Según cablegramas recibi
dos aquí ayer, el primer grupo
de labradores suizos, llegará a
New York en el término de
dos semanas. Por la via de Pa
namá, irán directamente a
Bahía Magdalena, de donde
serán distribuidos e instalados
en la vasta concesión. W. L.
Holland dijo ayer, que el pri
mer paso en la obra de colo
nización. será el localizar y de
sarrollar las corrientes subte
rráneas de agua, Iíace cuatro
meses que se perforaron algu
nos pozos experimentales en i
distintos puntos de la penínsu
la, con el resultado de que se
encontrara el agua a una ra
zonable profundidad. No po
drá establecerse ninguna obra
de irrigación, sin embargo,
hasta que se hayan instalado
las bombas necesarias.
Tan rápidamente como sea
posible se procederá al tras
porte del resto de los colonos.
Según explicaciones de \V. L. j
Holland, la tierra se subdivirfl,
en ranchos de 10 a 20 acres yj
serán vendidos o rentados a!
los colonos suizos. Los colonos,
esperan dedicarse al cultivo.
de la naranja v frutos análo-i
gos. Bajo el plan ideado, los
principales mercados para es
tos productos serán ios sitúa-1
dos sobre el Atlántico, a donde
' vablemente, mientras una de
[ellas no esté a merced de la
■ otra.
se llevarán por el Canal de Pa
namá.
Coincidente con el anuncio
de este importante proyecto
de colonización, los empleados
de la Magdalena Bay Impro
vement Company contrataron
al Ingeniero Charles R. Cass
para que haga una mensura
de los terrenos vendidos. Se
gún Holland, el Ingeniero Cass
enviará un cuerpo de ingenie
ros para q' haga la subdivisión
por cuenta de los capitalistas
y colonizadores de Suiza.
Creo que no menos que
$3,000.000 serán invertidos en
California, por los colonizado
res suizos, dijo anoche W. L.
Holland. Es aquí en donde de
berán de obtener inicialmente,
ganados y no dudo que se es
tablecerá un importante comer
ció entre Los Angeles y Bahía
Magdalena y otros puertos. El
terreno allí es igual al de aquí
y podremos cultivar muchas
frutas y vegetales que se pro
ducen en este Estado.
Llevé a cabo directamente
la transacción con Kenrick Ar
nold, el socio mayor de la fir
ma Arnold Brothers, capitalis
tas de Lucerna, Suiza, quien
I ha invertido largo tiempo en
busca de un gran cuerpo de te
rreno en donde establecer a
sus colonos agrícolas. Cuando
él vino a este lugar, fuimos
presentados y desde luego le
describí nuestra propiedad en
la Baja California, en la que
:e interesó vivamente y em
prendió un viaje para exami
narla, permaneciendo allí dos
semanas.
Mientras estaba allá, hizo
que se cavaran algunos pocos
experimentales y quedó satis
! fecho del futuro de la propie
dad. Cuando regresé a Europa
¡ hice el viaje con él y concluí
j mos la operación. No quiero
¡ expresar el precio exacto rio
i la venta, pero si diré que se in
vertirán más de $10.000,000
en pagar su valor y hacerle
todas las mejoras proyectadas.
Después de su vuelta a Euro
pa, el señor Arnold rindió un
informe de su adquisición y se
¡dio principio a los trabajos pa-1
ra interesar el programa a los
labradores suizos.
La guerra europea, que es
talló después de que la venta i
se había consumado, no ha
alterado los planes de coloni
zación. El cablegrama que re
cibí del señor Arnold, dice que
él y su comitiva de colonos sa
len hoy de su país a bordo del
vapor Kroonland. La vasta
propiedad adquirida es apro
ximadamente una décima par-;
te del area total de Suiza.
La transacción no es igno
rada en la Ciudad de México. |
por supuesto: pero no quiero,
entrar en detalles de esta par
te de la operación. No he teni
do noticia de ninguna objeción
a la venta y ciertamente que
es de gran significación para
Los Angeles y para California.
Las relaciones de intercambio
llegarán a revestir grande im- |
portancia para los manufactu-1
reros industriales con que con
tamos aquí.
John H. Henry, de Pasade- |
na, quien es el principal accio
nista de la Chartered Compa-i
ny of Lower California, y con-j
;ecuentemente de la Magdale
la, Hay Improvement Compa-j
iy, declinó hacer ninguna de-,
ílaración concerniente a los
jroyectos de los colonizadores!
suizos, limitándose a confir
nar la noticia de la venta.
Aproximadamente un mí
lón de acres se han compro- j j
netido a comprarnos, agregó,
íabiendo sido ya hecho el pri
ner pago y ocupándose en la
ictualidad el señor Arnold de
os proyectos de colonización. ¡
Ni John E. Blackman, ni su
lijo A. B. Blackman, quisie
on discutir los detalles de la;
venta. Dijeron, sin embargo,
que su agente W. L. Hoiiand,
estaba autorizado para hacer
una declaración oficial acerca
de dicha transacción. Fué en
vista de esta autorización, que
Holland reveló los proyectos
de colonización v la compra
efectuada por los capitalistas
i suizos."
"LA PRENSA" publica to
das las noticias tal como son,
sin "hacerle la barba a nadie"
%
*¡LLG BROS. I
221-223 Main Ave. g»
5 TIENDA DE ABARROTES
pjEfecíosImportados
Q y del País Q
§Por Mayor y MenorO
i 2| Servicio local y foráneo
j 5¡j_ —
!*• La Mejor en San Antonio m:
g -
<5 Se habla español. 2
Teléfono: 130. ^
EI Dr. J. K. FOSTER
DENTISTA
Ka cambiado su cficina, BlCunrto Na.
£08 del Edificio Gibbs, esq. Houston y
Pinza del Alamo. Frente al Correo.
Guerra Undertaking Co.
Directores de Fu
nerales y embaí
samadores.
Carrozas: blanca, gris y negra.
CARROZA AUTOMOVIL.
Abierto Día y Noche.
ESMERO Y PRONTITUD.
716 Dolores aStreet.
Teléfonos:
Crcckett 19S3. Nuevo 1396.
i LIBROS DE AVENTURAS
A 40 centavos cada tomo.
Aventuras de Sherlock Hol
mes, el terror de los crimina
les:
El vendedor de cadáveres.
El robo del diamante azul.
La hija del usurero.
Blackwell, el pirata del Támesis.
Jack el destripador.
Los monederos falsos de Londres.
La maleta sangrienta.
Un médico criminal.
El testamento del director.
Sherlock Holmes y el contraban
dista de opio.
En la escuela del crimen de Pitts
burg.
A las puertas de la muerte.
La viuda roja de Paria.
La bestia humana.
Una noche de terror.
El robo del collar de perlas.
La infame posada del Cairo.
E! naufragio de Corfú.
El rey de los bandidos.
Aventuras de John C. Raffles,
el rey de los ladrones moder
nos:
El incógnito misterioso.
Un robo en el Palacio Real.
El principe jugador.
El asalto en el Sleeping.
El amo rojo.
El heredero de Eaglestone.
El secreto del anillo.
El Presidente de las Colonias.
El falso salteador.
La doncella raptada.
El fusil del negro.
El tesoro del Eoghi.
Un viaje de bodas.
El tesoro de Estado.
El sacerdote del Sol.
En 1a ratonera.
El secreto del tesoro.
Hágjnse los pedidos acompañados
de su importe a
• IGNACIO E. LOZANO.
G07 Dolorosa St — San Aotooio, Tex
USCRIBASE A LA PRENSA.
-£■' t ... • t.
i
i

xml | txt