OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, February 07, 1921, Image 3

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1921-02-07/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for 3

LA INAUGURACION DEL ING. PAÑI
En esta misma página de LA PREXSA repro
ducing una regocijada nyta que bajo el título de
"Cosas Trascendentales," publica nuestro colega
metropolitano ~El Demócrata". Ella se refiere a la
inauguración del I ng. Pañi como Secretario de Iie
laciones Exteriores, inauguración que semeja una
nota digna «le Offembach.
El señor Canciller Pañi, para dar a los repor
teros de los diarios mexicanos una idea de sus ins
tintos diplomáticos, y de su •espíritu".—por no de
cir: sprit' genuinaincMe parisiense, les contestó a
las interrogaciones que le formularon, ha (dándoles
de sus zapatos de becerro bayo del país, y de las no
tas, no precisamente diplomáticas, sino de la escala
musical.
En resumen, el Sr. Pañi, quiso poner en ridícu
lo a los reporteros de los diarios metropolitanos,
pero éstos, a su turno, pusieron al flamente Canci
ller como no digan dueñas.
¡A! jkto quizá si el Sr. Pañi hubiera habla
do con reporteros extranjeros, entonces, en vez de
manifestarse como un émulo de Fígaro, habría a
sumido la olímpica seriedad de un obelisco egipcio
o de un Lord inglés poseído de una crisis aguda de
apltrn ue la mas legitima cepa londinense.
Chusca fué la inauguración del Secretario Pa
ñi, pero hablando ya en serio, como si se tratara
del mismísimo Primer Ministro de la Corona bri
tánica. o del Presidente electo, Mr. Harding, dire
mo* que el señor Secretario de Relaciones debió to- '
mar en cuenta que al hablar a los reporteros de
los diarios metropolitanos, por conducto de ellos i
bu a informar al país de cosas que Je interesan.
Si el señor Pañi rá a desplegar tanto inferió
coito el que "desdobló" con los reporteros compa
triotas nuestros, con los señores del cuerpo Diplo
mático acreditado ante nuestro gobierno, quedare
mos lucidos, y, sobre todo, a salvo quedarán los
intereses confiados a la custadia de la Secretar;a
de Κ elaciones!
Mal hn sido pues, el principio de las labores o
fieiales del Ingeniero Pañi, pero si este lamenta
ble "traspié"' le sirve de correctivo. lo deremos por
bien empleado y basta nos felicitaremos.
Por lo pronto, bueno es advertir al señor In
geniero Pañi, que el primer reconocimiento que de
be procurar, es el de la opinión pública mexicana,
porque el apoyo principal de todo gobierno, el aj>o
yo fundamental.—entiéndalo bien el señor Pañi.—
es el del pueblo, es decir el de la opinión pública, y
este apoyo no se conseguirá jamás, cuando el en
cabado de una Secretaría, llevando la voz del go
bierno. se burla, no como un hombre de ingenio si
no como un chiquillo, de los agentes de los órganos
de la voz pública.
Leamos empero indulgentes, y excusemos es»
frivolidad con la esperanza de que, para lo sucesi
vo. habrá de enseriarse el señor Pañi al posesio
narse por completo de la conciencia que debe tener
de la respetabilidad de su encumbrado cargo.
S5BSESZ5H5c5Z5HSZSH5ZSS5cSHS2SSSHSZS252SHSHSHSH5HSHSSSH5HS325H52S2SS.5
[el comentario hero!
fe2S2S2S2525EScS2S2S252S2S2SH52SSS2SesaS2SSSHS2S2S£32S2S2S25E5252S25HS2
POLONIA Y FRANCIA
)+'
Traducción del francés oara
-LA PRENSA"
Una enfermedad que parece no ser
diplomática ha retardado la llegada
a París del Mariscal Pilsoudski. Ade
má.». el retardo de este viaje resulta
muy oportuno- En un Par's completa
mente desquiciado a causa de la cri
sis ministerial, el Mariscal polaco se
habría bailado sumante desorientado.
Kn todo caso no habrá habido má.¿
que una interrupción en li·-- negociacio
ens franco-polacas, puesto que se tra
ta. en efecto, de negociaciones muy
importantes.
Negociaciones políticas, se dice ofi
cialmente, y negociaciones diplomáti
cas. pero todo el mundo sabe que se
trata también de poner las ba#es pa
ra una, cunvfci.ción militar entre Fran
cia y Polonia- Ya quedó concluida la
convencen franco-belga- Ahora sería
muy natural una convención franco
polaca y. decimos nosotros, necesaria
también. ¿Acepta Alemania el trata
do Ventalles? ¿Considera como defi
nitiva la reunión de Alsacia-Iorena a
Francia y la cesión de Posnania a Po
nitiva lü reunión de Alsasia-Lorena a
falta de Hinder.burg más prudente
y con él todos lo* generales de ¿n;<rca
prusiana, los Hoffmann y los von Se
ckt. a porfía que hay que "tener la
pólvora seca"?
En el curso de una conferencia sus
tentada» en H;UIe por el General von
der Goltz. entre otras cosas declaró
este último:
"Toda la juventud alemana tomará
voluntariamente las arma» por la vie
ja Pru>ia y pv*r el Imperio contra las
exigencias d« la Entente y contra el
gobierno revolucionario actual, trai
dor a. la Patria".
Cuando el Reichstag reanudó sus
besiones. el Presidente Loehe, socia- !
lista de la mayoría, recordó el aniver
sario de la fundación del Imperio, y
Agregó:
"Tenem'ts la seguridad de que ven-1
drán días en que los compatriotas a-,
lemanes separados de nosotros, sin su
consentimiento y contra, su voluntad,;
obtengan el derecho de libre determi;
nación, y en que ninguna fuerza ex-j
tranjera les impida ya a Jos alemanes'
de los antigu'ts territorios austríacos,
tomar el camino que hayan escogido:
libremente'.
• τΰ.η,,η ios alemanes el derecho de!
«estambrarse si sus enemigos do ayer
tienen afilada! la espada?
El "Times", al discutir la conversa
ción franco-polaca que se ha suspen
dido. declara que es cierto que le fué
aoonsejada al gcfcierno francés por los
rusos antibolshevikistas. Esta infor
mación es inexacta, probablemente.
Después de que engañaron a loí alia
dos <je tal modo acerca de la verda
dera fuerza del bolshevikismo y des
pués de las derrota de Wrangel que su
cedió a las otras, les emigrados rusos
han perdido casi todo su crédito en
Farls. El gobierno francés no ha nece
^tado de su consejo para decirse que
Polonia, arrinconada entre un bolíhe
vikisrao ruso matizado de nacionalis- i
% mo moscovita y un par.germanismo
prusiano agravado por un militarismo
que persigue el desquito. tiene nece
sidad de todo el apoyo posible por
parte de las potencias accidentados pa
ra subsist' " " " — * -··»
Naturalmente, los periódicos alema-1
ne--> anuncian en Polonia que "arro- j
jAndose en brazos de Francia·" corre
hacia su pérdida que Francia ex.gi-1
rá un pago exorbitante a cambio de su i
apoyo militar y que los Estados L'ni-!
dos le rehusarán a Polonia toda ciase ¡
de auxilios >i hace de este modo el
juego del •militari-mo y del imperia
lismo de la Entente**·
Pero el gobierno jH>laco. no parece
querer tomar en eonsideracirtn esta*
advertencias dema-.'ado interesadas
para ser sinceras. Entre dos peligros.
Se escosre ei menor. S:end». por el mo
mento el peligro má> inminente pí>ra
Polonia el oue r.>pr»senía el odio fe
roz con que la persiguen los alema
nes vencidos, el gobierno de Varso
via opta i»or la alianza coc Kr ncia
a pesar de algunos inconvenientes que j
puede presentar- El razonamiento po- j
toco parece justo.
centinela.
i
Alemania sigue sier.ao una nación
guerrera de 60 milloneé de habitantes
Ahora, bien, la oblación de Erancir
no representa más que las dos terce
ra» partas de la población alemana·
Es de "buena par", por parte de Frun
cía. concluir alianzas militares defen
sivas con aquellos a quienes Alemania
amenaza en sum fronteras. En un in
teresante folleto intitulado "Nuestras
alianza-"", un diplomático francés, e!
señor Paul La Falvre, escribe lo si
guiente: "Desde hoy, necesitamos com
prender que el pivote de nuestra po
lítica se halla en el Khin y no en o
tros teatro? adonde *e desearla atraer
la. El instrumento soberano de esta
política es el consorcio franco-belga".
El señor Paul Le Faivre dice la ver
dad. pero el día en que »I consorcio
franco-belga se extienda h;ista el con
sorcio franco-polaeo-belsra, la ιαζ en
el "statu quo" »e hallará aún mejor a
segurada.
No es dudoso que los pangermanis
tas esperan una ofensiva soviética en
la primavera próxima que hará caer
a Polonia y le permitirá a Prusia que
se apodere de lo? territorios polacos
que tuvo que entregar.
Los Generales Ludendorff y Hoff
mann preconizan o fingen preconizar
la colaboración do Alemania con la
Entente contra el militarismo boNhe
vikista. La idea que oculta'n parece
que es la de que después de una ex
pedición común de este género, se
impondrá la revisión del tratado de
VerSalies; pero lo» pangermanistas
puros esperan resultados infinitamente
mejores do la defensa de Polonial por
el ejército rojo.
El número correspondiente al lo. de
enero de la "Reich swart" publica a
este respecto un artículo· de oís m;"«s
explícitos- Se debe a la pluma del Γ·ί
rector de esa interesante revista, el
Conde Ernesto de Reventlo·*- conoci
do autor del libro Scbre "Guillermo II
ν los bizantinos", libro <iue predijo
hace diez años tantas cosas que han
acontecido.
El Conde Reventlow presenta en la
'•Reichswart" la hipótesis de una Po
lonia derrotada por los Soviets, lo que
indinaría a la República soviética a
proponerle a Alemania 1a abolición de
los acuerdos polaco-alemanes conclui
dos con detrimento para A!emaaia. El
Conde Reventlow agrega con un her
moso cinismo: "Si s* añaden a esto
las corrientes políticas interiores que
se manifiestan en Alemania, se per
cibe que para un gobierno alemán e
r.érgico y hábil pueden surgir opor
tunidades de las que se puede sanar
un gran provecho- Les recomendamos
desde ahora a los políticos infljy^ntes
de Alemania qu<> reflexionen acerca
de estas combinaciones y otras seme
jantesv.
¿No es revelador este lenguaje? ¿No
justifica la conveción militar franco
polaca quo el Mariscíi'l Pilsoudsui i
rá a discutir en breve a París. Acaso
el peligro ruso nd sea para Polonia
tan iiimediato como algunos parecen
creer: pero la attienaza alemana siem
pre es igualmente apremiante.
L. R.
¡ I EFEMERIDES i
MEXICANAS i
is i
CARIS DE POINSETT AL GO·
| BlíRNO DE WASHINGTON
I 7 DE FEERERO DE 1S2S.—En este
¡ día dirigió el Ministro americano en
j México, PoinscLit. una carta a su Go
I bicrno acompañándole el tratado do
¡ I'mites que el 12 de enero hab'a sido
firmado por él y el gobierno mexica
no.
En esa carta explica Poinsett las
ι razones por las que se vió obligado a
1 desistir de que se tuviera a Texas co
i rao perteneciente a los Estados Um
, dos. ampliando ¡as que ya habría ma
nifestado en una carta anterior.
En la de este día dijo sobro el parti
cular ;
"Este gobierno y pueblo (mexica
nos) han estado deliberadamente en
un estado de excitación continua acer
ca de este delicado ptmro. Los agen
tes de ciertas potencias europeas nos
han presentado como los enemigos
naturales de México y nuestro deseo
j de hacer alteraciones en el tratado
t de límites con España y de privarlos
de una porción de su ! «rritorio se
alega, constantemente e--mo prueba de
nuestra mala fe y de nuestra insacia
ble ambición. Me fué, por tanto, ne*
cesario hacer uso de un lenguaje muy
cauto sobre este asunto y en todas
mis conversaciones y notas sobro la
cuestión de l'mites procuré poner de
manifiesto que si se deseaba qne se
hiciera algíin cambio, debería ser por
indicación de este gobierno (el mexi
cano). para que en todo tiempo pu
diera ponerse de manifiesto la hono
rable conducta de los Estados Unidos
sobre este punto".
La administración del Presidente
j Λ danos aparentemente quedó conven
¡ cida de las razones expuestas en las
j cartas de Poinsett acerca de la inu
j tilidad de intentar adquirir a Texas.
¡ En el Senado americano tampoco se
j hizo seria oposición al tratado de Π
Ι mites.
Aunque la carta de Poinsett fué es
I crita el 7 de febrero, el mensajero que
' la llevó a Washington no salió de
' México hasta el 22 de febrero trayen
J do las copias oficiales de dicho tra
j tado de límites y del de comercio, que
I se firmó el 14 de febrero.
I En aquellos tiempos el viaje entre
¡ México y Washington se hacía en dos
! meses, por lo que hasta el 21 de abril
; contestó el Secretario de Estado ame
j ricano, Clav. a Poinsett, dictándole q'
hubia llegado el mensajero con los
dos tratados, los que inmediatamente
hab'an sido enviados al Señad? para
su estudio y aprobación. Eefebtiva
mente el mismo d!a 21 el Presidente
Adams envió al Senado el tratado do
limites y la alta Cámara lo pasó sin
dilación al comité de Relaciones Ex
teriores. Una semana después lo .de
volvió dicho comité sin ninguna ob
servación. recomendando su aproba
ción. El Senado sin demora lo puso
„ — ¡An y lo aprobó por votos
contra 3.
Ei o υ de abril el Secretario de Es
tado. Clay, escribió a Obregón, Minis
tro de México en los Estados Unidos
I que estaba pronto a proceder al cam
bio de ratificaciones del tratado, den
tro del período fijado, el cual expi
raba dentro de pocos dias.
US GRANDES BATALLAS DE LAS BACTERIAS EN LOS INTESTINOS
V
Exactamente los mismos combates
que so libran incensantemcnte en núes
tra sangre se traban también en núes
tros intestinos entre las diferentes
clases de bacterias- La cantidad y la
calidad de las bacterias intestinales
depende enteramente de la ciase de a
limentd que tomamos. Si viviéramos
científicamente y nos nutriérsanos hi
giénicamente.—lo cual no hacemos—
las bacterids benéficas prevalecerían
siempre sobre los gérmenes pernicio
sos^
Lo que comimos es de la mayor im
portaneiu para nuestra salud- El mé
rito innegable de la ciencia moderna
es el de haber demostrado que el mo
do antinatural y antihigiénico que lie
v£»nos es la causa del inmenso desa
rrollo de las bacterias no-ivas en
nuestro sistema y es lo que produce el
autoenvenenamiento crónico y la so
,
breproducción de! moco estomacal, fac
tores ambos que son causa do que en
vejezcamos antes de- tiempo, de que
contraigamos enfermedades de todas
ciases y de que machas persona? muo
ran prematuramente.
El proíesdr Metchnikoff compara
nuestra flora intestinal con 2a flora de
los bosque», donde al lado de hongos
útiles y nutritivos crecen innumera
bles inútiles y peligrosos
Aún en la boca, que es la principal
entrada del cuerpo, hay multitud de
microbios· El Dr. Miller ha· contado
veinticinco diferentes clases de bac
terias. algunas de las cuales transfor
man el almidón en azúcar. La comple
ta transformación en azúcar soluble
tiene lugar en el estómago, lo mismo
que la solución de las albúmina en el
alimento, aunque la transformación
final de fcsa« sustancias solubles se
COSAS UUfc NUWLA SUttüfcW
. Simor.clto tiene calentura; no lo despa
{' che a la escuela dudante dos esmanas ni
le dé de comer otra cosa que nieve, mu
' cha nieve, en conos.
-y
I COSAS TRASCENDENTALES,
^2SHSH5Z52SZSHSH5HS2S2SZSHS2SHS2SHSH52S2SH5Z5HSH52SZ5ZSHSHSHSHSE5E5ZS¿_'
La pipa, la gorra, los dientes, los zapatos y las ocurrencias
del nuevo Secretario de Relaciones
Ayer celebraron los reporteros su
primera entrevista con e! nuevo mi
nistro de Relaciones, señor Alberto
Pañi.
El s<*ñor ministro de Relaciones, es
un hombre trascendental, aun cuando
él, con una modestia qu·· traspasa los
límites áel Protoccío, pretenda ocultar
su trascendentalismo entre los arle
quinescos donaires do la bagatela.
En esta su primera entrevista con
los reporteros, el geiWr ministro, si
bien diC un poco de lado al Derecho
Público, demostró que todas las gra
cias de Quevedo, caben al margen de
las Notas Cancillerescas de un Encar
gado de negocios
ι E?ta modestia no fingida del señor
Ministro de Relaciones, es lo. primero
que Se echa de ver a! visitarle. El
r.uevo miembro del Gobierno Je la
I República, es, ante, todo, muy pari
sién. Y aunque él pretenda disimu
| ¡arlo, usando una pipa que parece un
j saxofón, y tocándose ccn una gorra
detectivesca, y animando su rostro con
una sonrisa que pone aj descubierto
sus dientes—¡tales dientes para pipa
tal!—en seguid:? .*'e nota en él un cier
to tufillo del Barrio Latino.
Viste así. de pronto, con su gorra,
su pipa y sus dientes, da la sensación
de qua va a desempeñar Η papel do
Térez, el del clarinete, en LA MAR
CHA DE CADIZ, poro fijándole con
rilgún detenimiento, se advierte des
de luego que este hombre es el encar
gado <>e la ardua misión de mantener
nuestras relaciones con todos los pue
blos d<.l mundo.
Nos recibió en su despacho, dando
algunas muestras de estrañeza
—Nosotros somos los repórteres, se- ¡
ñor ministro.
—¡Ah'.... ;Todos ustedes son re
pórteres ?
—señor, todos.
—; >h!—continuó gentil—, pues és
ta e» su casa, y a ella vienen uste
des con entera libertad.
—Queremos que usted nos diera
algun.m nota relacionada con su alto
encargo....
I —¡Con mucho gustd!... ¡Cómo
no' ¿Qué nota quieren ustedes?..
¿El s¡. ej dó, el re, el tu"....
El chistecito qu« se hubiera patea
do a cualquier autor do género chi-J
co, pero que dicho allí, en el austero ι
ambiente del Ministro de Relaciones
tenía muchísima gracia, desorientó un
tanto a los periodistíiK Poro se repu
sieron pronto, e insistieron en sus
pretcnsiones.
Nuestros deseo* es informar a los
lectores, señor ministro, y a estos e- j
fectos quisiéramos alguna noticia in
teresante, algún adelanto sobre su fu-j
tura gestión como ministro.
—•¡Encantado!... . ¡Encantadisi-|
mo: Oigan ustedes. ι
Los reporteros aguzan el o'do y el I
lápiz y se dispusieron a tornar su* '
notas. t
—Mi primer acto de ministro—dijo
el señor Pañi—, ha ?ido comprarme
estos zapatos.
¿Eh?—siguió mostrándonos un pié
—¿Qué Je» parece a ustedes este za
pato?..... Becerro puro, forma ame
ricana, todo suela
—Bueno, pero señor ministro
—Por cierto que ha bajado bastan
te el precio de los zapatos en Méxi- j
co. Antes, uncís como éstos, val'an |
treinta y cinco pesos; ahora sólo me ¡
han costado veinte. ¿Eh?..... ¡Una
j ganga.'
I —Bien. ^íior ministro, eso está
| muy bien pero, ¿no podría usted de- ·
cirnos algo sobre el asunto Sánchez,
Azcona? j
—¿Sánchez Azcona? ¿Qué Je j
pas&l a Sánchez Azcona?
—Pues que se dice no es persona '
grata al gobierno austríaco: ¡una l'rio- ¡¡
lera!
—¡Hombre, caray!.... ¿Con que no
les ha caído bien?.... Claro que con
realiza en los intestino?.
Cada parte de los órganos digestí-;
vos tiene una clase especial de micro
bios. En los excrementos humanos el ,
Dr. Yigr.al pudo aislar diez clases de i
bacterias, seis de las cuales se hallan
también en la garganta, y calculó que
en cada partícula do excremento hay
más de veinte millones de bacterias.
TaSnbién descubrió que la tercera par
te del excremento se compone de bac
terias y que más de cien mil millones
de bacterias se evacúan diariamente·
Si los órganos digestivo^ no funcio
nan en debido orden, aunque haya
sólo un ligero trastorno en ¿a activi
dad de las entrañas, las bacterias no
civas aumentan de una manera increi
ble. Júzguese lo que pasará en un or
ganismo que padece constipación o
estreñimiento crónico
Para libros en español, diríjase us·
led a la Casa tditonaf Lozano. ti*
N.Sta. Rosa. Av·., San Antonio, Tax.
minúscula, no son Hidalgos. co:i ma
yúscula, y, por lo taino, no pueden
gustar a todo el mundo; pero es una
lástima lo de Sánchez Azcona.
Los reporteros, un poco ESCAMA
DOS por aquella salida anti-protoco
laria, se miraron entre tí; pero aún
tuvieron humor para preguntar:
—¿Y del caso Covarrubias? -Sabe
usted algo del ca>o Covarrubias?
—¿Qué Covarrubias? ¿El histo
riador?
—No. señor ministro· nuestro re
presentante diplomático en Londres.
—¿Qué le pasa a Covarrubias? ¿No
le prueba la niebla? ¿Se ha caído al
Támesis?
—No, señor; que dicen que tampo
co es simpático.
—¿Ven ustedes-. ... Eso no me ex
traña. A lo- ingleses no les es nadie
simpático, hasta después de tratarlo
mucho. Vaya vaya, con Covarrubias·
¿con que no le es simpático a los in
gleses? Claro es que los INGLE
SES tampoco son muy ¡rimpáticos a
sus deudores
Los periodistas se quedaron locos. No
sabfdn qt;é hacer. Y optaron por reti
rarse, dando las gracias al nuevo mi-'
rustro de Relaciones, por haberlos Dl-¡
VERTIDO durante un buen rato·
Y se prometen repetir .»us visit¡is:
muy a menudo, porque están conven-¡
cidos de <iue con un ministro así, no
hay conf icto dipomático posible.
El señor Alberto Pañi hubierai si
Jo capaz de disolver con un chisíe la
"onferencia de Algeciras
"El Demócrata" de México
ATENCION.
Para ENVIAR DINERO.a sus familiares en México, no
hay otra manera más BARATA Y SEGURA que por con
ducto de un Banco que opera conforme a las Leyes del Es
tado de Texas y bajo la Vigilancia del Departamento del
Estado.
EL TEXAS STATE BANK & TRUST COMPANY
cuenta con corresponsales en todas las poblaciones de
México y por consiguiente puede Ud. estar seguro de que
sus familias recibirán su dinero pronto. Hacemos remesas
por giro telegráfico y por correo.
Correspondencia en Esnañol.
TEXAS STATE BANK AND TRUST CO
(Guaranty Fund Bank)
P. O. Box 1117 SAN ANTONIO, TEXAS
iftffif"" "' iVi ifillTWif HUB!
I
EstATez.
Blanca IX
Adorable
la puede
usted poseer
Éüll W lili II lililí lililí III III ■
¡ALERTA MEXICANOS!
Para mandar dinero a todas partes de México, la mejor Casa en
Estados Unidos es la de ,
GABINO COSTILLA
1208 AVE CONVENTO. P. O. BOX 113 LAREDO. TEXAS|
Todas sus dudas quedarán disipadas si acepta Ud. esta oferta:
envíenos su pedido por un tarro de Creme Mariet, precio
$1.00. Úsela Ud. durante algunas noches, y si este corto
experimento no le demuestra a Ud. que usando el tratamiento
por algunas semanas, obtendrá los resultados que
desea, puede Ud. devolvernos lo que le quede de
la crema y con gusto devolveremos a Ud. su dinero.
THE MARIET COMPANY
7459 South Chic«v¿o Ave. Chicho Illinois.
fabricantes de loa Productor* Mariet
No debe Ud. codiciar una piel blanca y limpia,
sino convertir la suya con este tratamiento asom
brante. Use Ud. la Creme Mariet durante
algunas noches y notará Ud. el cambio gradual
que se obtiene en la tez y la suavidad tercio
pelada que resulta.
Vara probaría haga Ud. este ensayo con
CREME MARIET
¡¡¡Pida Usted!!!
SU FONOGRAFO Y DISCOS "COLUMBIA"
AL REPERTORIO MUSICAL MEXICANO
LA UNICA CASA MEXICANA
DE MUSICA MEXICANA
PARA LOS MEXICANOS
MAURICIO CALDERON, Prop.
408 Ν. MAIN STREET LOS ANGELES, CALIF.
PIDA NUESTRO CATALOGO GENERAL GRATIS contiene
las canciones más bonitas y populares de México y un
METODO PRACTICO PARA APRENDER
— GUITARRA SIN MAESTRO —
«Τ25Ξ5Ε5'25ΞΞ25Ξ5Ξ525Η5Ζ5Ζ5Ζ5Έ5Η5Η5Η5Η51.5Ξ5Η5Ξ5Ξ5Ε5ε5Ζ5Ε5Η5Ζ52Ώ5Η5Η5Η5Ε5Ζ525Ξ525Ζ5Ξ5Ξ5£5Ξ5ΞΞίΖΏ5Ξ5Ζ5Ξ525Ξ5ΗΊ
EL RUISEÑOR MEXICANO.
Este es el título de un libro de canciones populares, antiguas y modernas, que a
caba de publicar y poner a la venta la CASA EDITORIAL LOZANO. Podemos a
segurar al público que este libro es superior, por todos conceptos, a cuantas obras
similares se han publicado hasta la fecha,, pues las canciones y tonadillas que lo
forman han sido escrupulosamente seleccionadas. He aquí el índice:
na Trinidad.—Chin.Chun.Chan.—Horas de Melancolía.—Li Cachimba. (La r»!r.a ce ios Besos/.—namua.-.—..i Li
sas Latina». (El Gondoiero·.—Si Tú Me Amaras.—Acuérdate de Mi.—Adeüta.—Hondamente.—Pisti!!u¿.—Asiros.—La Tri·
cucñlta.—Lindas Mexicanas.—Marina, (brindis.)—Los Ojo» que Tú Tienes.—El Pagaré.—Perjura. (Primera I'arte .—
Perjura. (."-efunda Parte./—Las GolomdrinaS.—¡Hiere!—Alejandra—E! Desterrado.—Mala Entraña. (Serranillo.)—No
sabes tú mi niña.—La Pajarera.—El Encanto de un Vals.—El Céfiro.—Aires Popuiares.—Cielito Lindo.—Guarda esta
Flu:·.—Musas Mexicanas.—Ojos Tapatios.—Virccn Purísima.—La Cabana.—Lñgriinas, tColombiana.i—Marina, (Corla».—
El Ciprés.—Todos dicen que nunca.—El Enterrador.—¡Pos qui'· Haeo!—Nicolás.—A la Orilla de un Palmar.—La Ma
má Carlota.—El Mantón de Manila.—Flor de Té. (Canción.)—La Duquesa del Ball Tabarin.—¡Mari! ¡Mari! i Duo .—
Cuando Escuches este VaK—La Paloma.—Todo acab .—serenata de Schubert.—Lt-jo» de Ella (Colombiana.)—Si Gui.
tarrico.—Aire* Rationales Mexicanos.—La Espina. (Colombiana. —María.—Asómate a la Ventana.—Romanza.—Aires
Populares. —íesruidiUas.—Macetita Embalsamada.—Adiós. —Agua que va Rio Abajo.—Canción del Morrongo.—Lejos de
Tí.—¡Calla Jilcueriiio ¡—Coplas.—L-. Norteña.—Es Por EUa.—Quise Amar.—La Barquilla (Serenata..—Que es imposi
ble....!—Mi deseo.—A tus Ojos, (Poíka.)—Lágrimas de Amor.—Mi Morenita, (Danza.)—Guaracha.—A Una Mulata.
—El Colibrí.—Peteneras.—LijerCs.—Por ti Mujer, (-M. Ponce).—E¡ Duo de los Patos.—La Aurora de la Mañana.—A.
Gilda.—El Vendedor de Pájaros.—Ausencia —Cuánto te Quiero.—Amoríos de Ana.—Trianerias.—Nuevos Versos de* Den
simón.—La Mestiza, vGuaracha).—Mi Amor.—Cerca de Ti, (Mi.zurka.,—Canción.— tus Ojos. (Schotisch. /—Valentina.
—La Habanera.—La Perla. (Canción.j—Pitearía.—¡Por qué me Oiv.úC»!—La Golondrina.—A una Hor.—Quejas.—Huras
de Luto.—Himno Nacional Mexicano.
"EL RUISEÑOR MEXICANO" contiene, ademas, una serie ae lecciones muy
sencillas y prácticas para
APRENDER A TOCAR LA GUITARRA
retratos de los celebradosjartistas de canto y
sin necesidad_de maestro, así como ícuaiua
baile Julia y F;iipe Llera, María Conesa, Lupe Rivas Cacho, Consuelo Mayendía,
Tórtola Valencia, Paquita Escribano y Antonia Mercé (La Argentina).
Estos datos darán idea al lector, del interés del libro que anunciamos, libro que
está llamado a popularizarse en muy poco tiempo. Forma un volumen de 123 pá
ginas, con sugestiva carátula a colores.
PRECIO DEL EJEMPLAR: 40 CENTAVOS
CASA EDITORIAL LOZANO.
San Antonio, Texas.

xml | txt