OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, September 22, 1921, Image 3

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1921-09-22/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for 3

¡52SHS2SS5HSH5252S252S252S2SES2SS52525H52SHS2SH52SH5255S2525H525S5HS252SHS2S2S252S2SHS2SHSSS25252Sa52Sa5S5H^
LOS NADIES DEL CLERO MEXICANO
(Contestación a un distinguido Prelado)
5Η5ΞΏΏΞΞ5Ξ5Ζ£Έ5Ξ5Η5Η5Ξ52Ξ255Η5Η525Ζ52525ΗΚ
Ilustrisimo señcr y fino amigo:—
No tiene S. I- motivo para considerarse aludido
por mi articulo intitulado "EL 03ISP0 MONTES
OE OCA·" Yo me referí a alguno* prelados, que sin
tener la relevante personalidad del obispo de San
Luís Potosí, por circunstancias especiales de la é
poca, lo sobrepasaron. S. I. no dejó atrás a Montes
de Oca, y por lo mismo no está ni puede estar en
la condición de haber humillado a la personalidad
mas conspicua de! ciero mexicano.
Antes de seguir adelante, manifiesto a S. I. que
no es mi intonción defender a Monseñor Montes
de Oca ni acusar a la Iglesia mexicana por haberlo
relegado a un lugar secundario. La Iglesia hizo bien
al aceptar ía tregua porfiriana, después de las in
transigencias de Lerdo. En esa tregua, quedaron
sacrificados los hombres de lucha, entre los que se
destacaba el obispo de San Luis Potosí con indis
cutible relieve. También muchos liberales que du
rante la Guerra de Reforma, representaron un pa
pel prominente, al (legar la dictadura conciliadora,
tuvieron pue descender do categoría. Fue la época
quien ahogó el ímpetu formidable de estos moder
nos cruzados.
• Pero de cualquier modo, y aunque haya sido jus
tificado «I sacrificio de los hombres de acción, no
deja de ser interesante, desde un punto de vista es
tético. el fracaso de una alma, que después de una
iniciación triunfal, se quedó estacionaria en el res
to de su vida, despidiendo un resplandor opaco,
muy inferior al que habría irradiado bajo la advoca
ción grandiosa de una tempestad. Yo adivino en
los cincuenta años que vivió Montes de Oca. sin
pasar de obispo a arzobispo, un drama silencioso y
sordo, ¡leño de melancolías y do lágrimas. S. 1. di
ce que la prensa liberal lo calumnió soezmente; pe
ro eso jamas turbó él sueño det prelado potosino,
porque era hombre de lucha y le placían más que
Drocupaban las diatribas del adversario. Lo que
si debe haber torturado a Monseñor fue no haber
llegado a una arquidiócesis. porque ello significaba
una desautorización tácita de su pasado. Desde el
momento en que sus virtudes intelectuales eran
umversalmente reconocidas, claro está que lo que le
impidió llegar a primera linea, fue la ¡nadaptabi
lidad de su carácter inquieto y batallador.
¿Que no sufrió Montes de Oca con quedarse per
petuamente de Obispo? No me extrañaría que al
guien sostuviera esa tesis, y hasta me parece oir el
argumento toral: "como discípulo de Cristo tenia
que ser humilde, y siendo humilde^ tenia que des
deñar las mas altas jerarquías como vanidades
despreciables de la tierra." Pero, mi distinguido
amigo, yo no entro en laberintos de dialéctica porque
no pretendo convencer a nadie de mi manera de ver
la vida. Escribo estas impresiones sinceramente y
sin finalidad práctica· Mi crónica sobre el obispo
potosino refleja los sentimientos que experimenté
al contemplar su cadáver tendido frente al altar
mayor de la Catedral de San Patricio. Recordé la
aurora radiante de sus primeros años, su exaltación
rapidísima, sus triunfos tan brillantes como pre
maturos... y luego, una quietud semisecular que se
prolongó hasta su muerte, y que no se interrumpió
sino por los éxitos profanos de su estro. Fue el
obispo mas joven y también el mas vi«jo. Pasó_de
- Benjamin a Decano, sin moverse» mientras muchos
inferiores a él, ascendieron a la meta. En otras cir
cunstancias habría llegado con seguridad a arzo
bispo: en otro pais, habría obtenido el capelo car
denalicio; en otro siglo, quizás hubiese coñido a
su frente la tiara de San Pedro. Por eso, yo. que
disto mucho de ser divino, y comprendo las flaque
zas humanas, y veo las vanidades y los oropeles,
como cosas naturales de la vida, no puedo mirar la
personalidad de Montes de Oc3,—tjue parecía Ma
mada a ser la primera, y que sin embargo se que
dó en segunda fila,—sino como un fracaso, un
lastimero fracaso con proporciones estupendas de
tragedia.
Quizás no tenga yo razón, seguramente no la ten
£0. si como algunos han de sostener, Monte» de
Oca tuvo un espíritu moldeado en la ternura infi
nita del Santo de Asís o de Fra-Angelico- Pero a
mi juicio el obispo potosino fue humano, profunda
mente humano, y lejos de cabalgar sobre nubes de
ensueño, tuvo siempre los piés clavados sobre la
tierra que anhelaba conquistar para el cielo. Otros
clérigos pueden conformarse con el más allá;
pero no él que ambicionaba perpetuamente acrecen
tar el reinado de su Señor. ,
Y la prueba de su constante ino.uietud la en
cuentra S. I. en los sermones de Montes de Oca,
elocuentes, pero desbordantes del drama interior que
tortoraba su vida, ¿reo recueraa a. i- que en ia
consagración de un arzobispo, el prelado potosino
lo comparo con San Pedro, y luego indirectamente,
se comparó a si mismo, con el visionario sublime de
Patmo.s? En ese doble pararelo externé todo su or
gullo. Porque a! decirla, "tu eres como San Pedro."
y al insinuarle "yo soy como San Juan," le quiso
significar que la superioridad del intelecto estaba
por encima de la jerarquía
En otra ccasiicn, cuando Montes de Oca enume
raba las cualidades positivas y negativas de un
arzobispo le gritó un **no eres bastardo", que se
fue a clavar como dardo en el corazón de otro prin
cipe de la Iglesia que si lo era, y a quien el obispo
potosino deliberadamente se propuso ofender. Asi
era Mentes de Oca y asi dejaba que se desbordasen
sus sentimientos cuando veia que los quo ascendían
antes que él, no lo superaban ni en inteligencia ni
en carácter- No perdonaba a los que lo postergaban
y eso ocasionaba el drama perpetuo de su vida, un
drama oscuro, como muchos otros, en que no se
derrarra sangre ni se cruzan palabras altisonantes,
pero en ios cuales se ven las almas emocionadas
girando lúgubremente en derredor de la fatalidad
Y no puedo terminar sin referirme a los nadies
del clero mexicano. S. I. creo qua mi expresión lle
va una intención despectiva que se concreta al cle
ro mexicano. Y no: el episcopado de México, como
el de cualquiera otra parte del mundo, se compo
ne de unos cuantos que son "alguien" y una abru*
madora mayoría que son "nadie." Y no solamente
los epicopados: también los gobiernos, los ministe
rios. los parlamentos, ios consejos, las academias
ciontíficas y artísticas, todos los cuerpos colectivos,
por mas eminentes que sean, están integrados por
una minoría reducidísima de gentes de relieve y una
generalidad de individuos que pasará, sin dejar la
más leve huella. A esos que se perderán en el fu
turo. llamo yo '•nadies-"
Y encuentro nadies entre los reyes y emperado
res. y hasta en el mismo papado. Actualmente el
pontífice se llama Benedicto XV. ;.Y los otros ca
torce Benedictos? ¿Quiénes fueron? ¿Qué hicieron
en la vida? En buen aoríeto pondríamos al 99<S> de ios
sacerdotes si les pidiéramos derrepente que nos
explicasen la obra de estas santidades. Pocos po
drían hablar de todos ellos sin recurrir a la ayuda
de las bibliotecas. No pasa lo mismo con Gregorio
VII, ni con Inocencio III, η'ι con Bonifacio VIII. ni
con León XIII, que además de la magestad de su
investidura, tuvieron la magestad del genio. A! lle
gar a la muerte so acaban las jerarquías. Oíos aco
ge a los buenos, y la Historia a los grandes, es de
cir. a los que fueron algo en la vida·
Y esto no es irreverencia, ilustrísimo señor, sino
la seguridad do que la grandeza no >a dan las dig
nidades mas altas sino las cualidades intrínsecas
de cada quién. En México hemos tenido más de se
senta presidentes. De ellos, no llegan a diez los que
mereosn llamarse alguien:, los demás., con Presi
dencia y tocio, se perderán en el montón anónimo de
¡a Historia.
Dentro de nuestro medio, Montes de Oca fue un
alguien, en tanto que varios arzobispos fueron na
dies. Esto no tiene nacía de anormal, por mas que
ocasionase un drama emocionante en el alma in
quieta del obispo postergado. ¡Cuantos Pontífices
cambiarían su nombre por el de Bossuet o el de
Fenelon! Y desde el momento en qu« hay "nadies"
entre los papas—como los hay en todos los órdenes
—mal pueden lastimarse por su mediocridad algu
nos príncipes de la Iglesia.
Para concluir, manifiesto sinceramente que no
he juzgado a los miemoros respetables del episco
pado mexicano por S. I. Juzgo a cada quien, por
si mismo, por su influencia en el medio, por las
corrientes de opinión pública que desata en su de
rredor. por la sombra mas o menos grande que sa
be proyectar. Y si juzgara al clero mexicano por
S. I., con seguridad que lo favorecería, pues S. I. en
su diócesis, se destaca con mas relieve que la ma
y<^5" de sus compañeros en las suyas- Y no porque
ellos sean mas humildes, qus S. I. lo es tanto co
mo el que más: la humildad no es el vidrio enne
grecido que opaca la luz, sino la lente cristalina
que la intensifica. Muy humilde, fue el santo de
Asis, y sin embargo, su humildad tiene deslumhra
do al mundo desde hace cerca de mil años.
Suyo muy devotamente.
, EFEMERIDES MEXICANAS
S
PROCLAMA DE ITURBIDE
)0(
20 A 22 DE SEPTIEMBRE de 1S21.
—El 20 de septiembre dirigió el liber
tador el ejército que ie había hecho
corte de un gran imperio.
He aquí algunos párrafos de dicha
proclama:
"El ejército trigarante está. com
puesto en su mayor parte de soldados
que han militado al servicio del go
bierno español, el que ni ios ha. ves
tido ni pagádoles sus alcances. En los
términos en que los miráis consiguie
ron la empresa sublime que será la
admiración de los siglos. La patria
eternamente recordará que su» ν alien
tes hijos pelearon desnudos por ha- ¡
cerla independiente y feliz. Y vosotros, j
mexicanos. *no recibiréis con" los bra- i
zos abiertos, a unos hermanos valien !
tes. que en medio de las inclemencias i
pelearon por vuestro bien.· ¿No era- j
peñaréis vuestra, generosidad en vestir ¡
a los defensores de vuestras personas,
de vuestros bienes, y que os redimie
ron de la esclavitud? Es imposible
que vuestra magnanimidad permit»,
continúen en el estado deplorable de
desnudez en que se hallan. Manifes
tadas vuestro amor y vuestra grati
tud con esta acción tan loable, para
que puedan continuar como hasta aquí,
haciendo-la gloria del imperio mexica
r.o ν consolidar I» felicidad publica.
Las demás ciudades y pueblos toma
rán parte ep empresa tan patriótica
y de esta suerte todas contribuirán a
su propio beneficio."
En otra proclama que el libertador
dirigió a la tropa íes recomend-5 el
buen comportamiento en la capital y
les decía:
"No os aflija vuestra pobreza y des
nudez. La ropa no da virtud ni esfuet
sos; antes bien, así sois más aprecia
bles. porque tuvisteis más caiamida
des que vencer para conseguir la
libertad de la patria."
Para proveer en cuanto era posible,
de ropa al ejército, se mandó de la
ciudad de México el vestuario que ha
b¡a pertenecido al regimiento del Co
mercio y a otros cuerpos, y al anun
ciar en el teatro que habría tres días
de funciones extraordinarias, se dijo
que el producto de ellas se destina
ría para calzado del mismo, anuncio
que se recibido con grandes aplausos.
Para preparar la instalación del go
bierno según lo acordado en los tra
tados de Córdoba. Iturbide nombró a
los individuos que habían de compo
r.t-r la junta provisional, llamando a
ella, dice e! mismo libertador, "a ^<>ue
líos iiombres de todos los partidos, que
disfrutaban, cada uno en el suyo, del
mejor concepto, único medio, en estos
casos extraordinarios, de consultar Ja
opinión del pueblo."
El Lic. Zozova amigo de Iturbide.
le hizo ver ios inconvenientes de ese
género de elección proponiéndole que
se hiciese por las diputaciones pro
vinciales. lo cual, además de darle cier
ta sombra de popularidad, proporcio
naría la ventaja de contar con una
junta más dócil que la que resultaría
por el medio adoptado. EJ libertador
no quiso ceder y fueron nombrados
miembros de la Junta 3S individuos
de los más notables de la ciudad por
su nacimiento, instrucción y empleos
que ocupaban.
Para disponer todo lo relativo a la
instalación de la junta y tener preve
nidos algunos de los asuntos de que
deb'a tratar en sus primeras sesiones,
se tuvieron dos juntas preparatorias
en Tacubava. una el 22 y otra el 25
de septiembre.
··· ró1· , -i·; , ·· ··*>'
Muchos mensajes de felicita
ción se han enviado
a México
Teleprama Es racial para LA PRENSA
CIUDAD DE MEXICO. Sept. 19.—
Con motivo del Centenario de la
consumación de la independencia, el
Presidente de la República ha recibi
do felicitaciones de todas partes del
mando. De los Estados Unidog le han
sido enviadas muchísimas firmadas
por Gobernadores. Senadores y otros
funcionarios de aquel pals.
Los Diplomáticos fueron obsequia
dos esta noche con una función de ga
la .en el Teatro Arbeu, en la que se
cantó la hermosa Opera de Verdi, Tra
viata. La fiesta estuvo concurridísi
ma por los elementos mas connotados
de nuestra sociedad.
)oi
AMERICANO MUERTO CERCA DE
TAMPICO
Telegrama Especial para LA PRENSA
WASHINGTON, septiembre 20.—
Cari Tabb. ciudadano' americano reci
bió un balazo, del cual murió el sá
bado en la noche, de unos soldados
mexicanos, en los campos petroleros
cerca de Tampico.
Se asegura que Tabb era empleado
de la Mexican Gulf Oil Co.
.El Cónsul americano en Tampico
que fué el que comunicó la noticia de
tal muerte, da pocos detalles e indi
ca que el disparo que privó de la vida
al ciudadano americano, fué acciden
! tal.
)o<
I "LOS DÍAS DE ESCUELA. LOS
DIAS DE ESCUELA"
| Recuerda usted aquella vieja can
I ción en que se alaban los días de es
cuela de nuestra niñez? En su verso
se dice que es malo enviar niños en
fermos a la escuela, que puedan con
tagiar a los demás. Proteja su propio
niño y a los demás dándole la composi
ción de Miel y Alquitrán de Foley. Es
¡ te remedio saguro extirpa las toses y
catarros ablanda las flemas mucosas, y
refresca las membranas irritadas·
(Adv.)
i CARTAS g Iitsritt TIFRBA!
3 : ^ ':'< Correspondencias exclusivas para LA PRENSA j (¿) j [c
/J ¿Α<νννν^^<νν»^ν^<νν>ΛΛ»νν>Λι^ννι^Α<»νΜννν^ννν»ΛΛΛΛΛ^^^ΑθΛ^^ν>Λ^ΑΛΛ· > £.
?'l·· ■■ = .■■■■ . ,■,■■·,■.■ .■■■ «¿Í
SIGUEN LAS FIESTAS
)0<
CIUDAD DE MEXICO, Septiembre
I?. —No queda más remedio que se
guir hablando de las fiestas patrias,
pues es el único tópico disponible en
estos momentos en que todas las ofi
cinas públicas tienen cerradas sus
puertas y no hay otras actividades que
las que desarrollan con cívico empeño
los señores de la Comisión de Feste
jos y en general todos los funcionarios
públicos. Puede decirse que la vida
capitalina en general está paralizada
y muerta para lo que no sean las
fiestas del Centenario de la Indepen
dencia.
Estas han seguido celebrándose de
acuerdo con el Programa Oficial. Ayer
hubo dos ceremonias imponentes: la
de las ofrendas en la tumba de los
héroes de la Independencia y la en
trega de banderas a trece cuerpos, en
los terrenos del Hipódromo de la Con
desa.
A la primera asistió el Presidente do
la República acompañado d»i los al
tos funcionarios de su gobierno, del
Cuerpo Diplomático y de las Embaja
das Extraordinarias. El Jefe del Eje
cutivo llevó una corona de plata con
una leyenda que dec'a: El Presidente
de la República, C. Alvaro Obregón,
a la memoria do los héroes de la In
dependencia, en nombre de la Nación."
La distinguida concurrencia que llenó
por entero los asientos de la Catedral,
severamente impresionada por la Mar
cha de Tunhausser que ejecutó divina
mente la Orquesta Sinfónica dirigida
por el Maestro Carrillo, y entusiasma
da después por la música estruendosa
de nuestro himno patrio, hizo reso
nar por primera vez dentro de las
augustas bóvedas del templo máximo,
las utópicas estrofas de Bocanegra.
Fué realmente algo extraordinario, y
desusado; tal como si algún dia un
elocuente orador sagrado oyera que
su auditorio prorrumpía en aplausos o
como si estallara una ovación sobre
la tumba de un muerto ilustre, ensal
zado brillantemente por un panegrista
notable.
Uno de los concurrentes a la grave
ceremonia empezó a tararear el himno
cogido por la sonora melodía; el veci
no que lo oyó le hizo segunda y en
un momento se improvisó el orfeón
grandioso que dió la nota heroica en
la celebración de ayer.
¡De las improvisaciones, de los ac
tos expontáneos brotan los cantos in
mortales; Asi, o casi asi. surgió la
Marsellosa de la imaginación enarde
cida y exaltada de Rouget de L'Isle..
Por desgracia o por la natural im
previsión de los organizadores de ese
festejo, que no podían prever lo que
iba a ocurrir, so le negó el acceso al
pueblo a la Catedral, y el acto perdió .
en volumen y en popularidad. Habien- '
do dejado entrar a todos los que que- ¡
rían tener acceso, el canto guerrero se 1
habría ido extendiendo como una olea
da por sobre la muchedumbre y las es ;
trofas habrían salido en medio de un J
rumor de mar embravecido rugientes !
y amenazantes, de las cien mil bocas '
que las cantaran.
Porque como ocurre en estas gran ,
des solemnidades, de las que todo el 1
mundo quiere participar, nada les ha- [
brla importado a los que no cupieran
en la Catedral quedarse fuera de ella
y formar una cola, una cauda, un
manto del tamaño de la Plaza de la
Constitución. La intención de partici
par de la ceremonia, el impulso de
acercarse al lugar de la conmemora
ción, el hecho de formar un solo or
ganismo con la gran masa humana cu
ya cabeza hubiera logrado meterse a
la Catedral, los habría electrizado co
mo a un solo hombre, a la hora de
las emociones fuertes, y como si hu
biera existido una comunicación tele- ! ¡
gráfica y una inducción visual los li |
gara, todos habrían visto, sentido y j
oído hasta los detalles más mínimos I
de la imponente ceremonia.
Y así, cuán grandioso hubiera resul ¡
tado el canto del himno; qué dulce ¡
resonaron en los o'dos inmortales y
metafóricos de los héroes aquellas pro
mesas que tan bien hemos sabido cum
plir:
"Y si osare un extraño enemigo
profanar con su planta tu suelo j
piensa ¡oh patria querida» que el '
(.cielo ,
Un soldado en cada hijo te dió
Y un soldado en cada hijo te dió....
Pero de cualquier modo, el canto
del Himno en tan solemnes momentos, ,
tuvo una grandiosa significación, es- !
pecialmente por las bocas que lo en- j
tonaron. Había presentes muchos de l·
los que en las últimas invasiones ame j
ricanas cumplieron al pie de la letra |
la estrofa que acabamos de repetir y ¡ j
era justo que estuvieran a las duras "
y a las maduras, es decir, que se
embriagaran con la repetición de la
promesa cumplida después de haber sa
bido subrayar con su espada lo que j
sus labios habían proferido fiera y no
blemente en momentos de patriótico
entusiasmo.
La ceremonia de la tarde tuvo una
trascendencia y una significación se
mejante a la de la mañana. El señor
Presidente de la República, con el
mismo acompañamiento y a la vista
del pueblo, que en esta ocasión sí pu
(Pasa a la Púg. 7.)
I CORRIDA DE TOROS
En Piedras Negras, Méx., (Frente a Eagle Psm.)
£1 Domingo 25 de Sep.
No habrá Regulaciones de Pasaportes en Ese Día
SOUTHERN PACIFIC ¡ INES m
Precio:
Sale San Antonio, Scpt· 24. .11:00 p.m $6.42
Sale Lacbste 12:01 a.m..
Sale Hondo 1:05 a.m..
Sale D'Hanis 1:28 a.m..
Sale Sabinal 2:10 a.m..
Sale Uvalde 3:20 a-m..
Sale Spofford 6:35 ajn..
Sale Del Río 5:30 a.m..
$5.44
•Ή-50
$4.18
$3.68
$2-84
$1.26
$2.70
REGRESO:—Sale de Eagle Pass a las 9 p.m., del día 25. ~
Coches Dormitorios Standard y Turistas.
Cama Baja Stzndard, un viaje, $4.05 «Γ
Cama Baja Turista, un viaje $2-03
(Contribución Incluida) 'ifc
Servicio directo de carros dormitorios de San Antonio ""
a Torreón, a las 12 (mediodía·) £
IWWWMWA
£25HS2SBSS5HSH5ESES2SHSE5HS2S2SESH5SS2S2SS52S2SSS252S25E5HS2SH5ES2SZS3'
u
- IMPORTANTE -
j+í
Extendemos una cordial invitación a todos los Me
xicanos radicados en San Antonio, de hacer uso de núes
tro banco en todas sus operaciones» con especialidad
aquellas relacionadas con la República Mexicana.
* Recibimos depósitos a cuenta de Checks y plazo
fijo así como en Cuenta de Ahorros.
Cajas de seguridad a $2.50 anual.
, TEXAS STATE BANK & TRUST GO. ¡
Capital $300,000.00 San Antonio, Texas· Η
íj jj
ιΕ5Η5ΗΏ525Η52Ώ525Η52Η5Η5Ξ5ΗΏΏΗΏ5Ε5Η5Η5Ξ52Ώ5Η5252Ώ5Ξ5Ζ52525Η»Β!
-
(JbtMftópiff
tanto económica como socialmente, domine el idioma inglés por medio del (OMM
"Método Universal". No retroceda a los dias de Su niñex asistiendo η ctcoetas cuan
do con nuestra ayuda en So propia casa, por correspondencia Ud. pncdl* hacer lo mis.
mo. No importa que sepa Cd. macho o nada al empezar, nosotros le garantizamos
■ enseflarle _a_hablar. leer 7 escribir ingina perfectamente. aunqn» silo '·· dixit»"·'· 1*
minutos al dfa a! estudio Ningún otro método es tan fácil, práctico y aún más econrtmf I
Reribirá un Diploma al terminar Mándenos su lumbre y dirección ahora miaroo yu» «o 1
vi arle información detallada. Hágalo enseguida· (
THE UNIVERSAL INSTITUTc (Dcot. 52.)—235 West 108 St, New York
t, New York i
"Cool
as Alpine Snows "
"TAN FRESCO COMO US NIEVES ALPINAS"
"El Majestic lo Hace Olvidar que Hace
Calor Afuera"
El Majestic ofrece a sus audiencias de la noche
y de la tarde un lugar tan fresco como "las nieves al
pinas" con un aire tan fresco y tan fragante como el
que se siente en las alturas glaciales.
ι · V
Señoras—olviden los quehaceres de su casa por
una tarde, pasándola en la Matinee Baratísima del
Majestic.
(Lanes a Sábados Inclusive)
Luneta Reservada 35c
Mezzanine Reservado 25c
Galería No Reservado 25c
Niños (Galería) 10c
ι (Contribución Incidida)
Puede dejar a sus niños en nuestro departamento
especial atendido por niñeras competentes.
Venga a refrescarse cualquiera de estas noches
cálidas—y diviértase al mismo tiempo.
500 LOCALIDADES MAGNIFICAS
En las Funciones de la Nbche
A 25c., (Incluyendo la Contribución)

xml | txt