OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, October 06, 1922, Image 3

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1922-10-06/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for

PRECIO DE SUSCRIPCION
EDICION DIARIA
En la Ciudad.
A domicilio, 60 centavos al mes.
Pop correo. 90 centavos al mes.
En el resto ¿el pa's; Tres meses 51.75; Seis meses.
$3.50; Un año, $6.50.
Fuera de los Estados Unidos: Tres meses. $2.50: Seis
meses, $5.00: Un año $10.00.
LA
Entered as &ecor-class matter! DIARIO POPULAR INDEPENDIENTE
February 1913. at tie Posl ¡ —
0;í:c« San Antonio. 7ezM, j Dirija toda la Correspondencia relativa al periódico, al Director,
: under the Act. oí March 6. 1876.1 SR. IGNACIO Ε. LOZANO,
- 120 Ν. SANTA ROSA AVE. — SAX "ANTONIO, TENAS.
residencia, deben darnos tanto la
nuera como la anticua dirección,
a fin de anotar propiamente
el cambio en nuestros libro·.
EDICION SEMANARIA
Miércoles.
En los Estados Unidoss Seis meses jfl.00; UnTaño $1.50.
Fuera de los Estados Unidos. Un año, $3.00.
H
Los pagos deben hacerse por adelantado en giro posta!
Lo» ,^Γρίο™ Tí | « Λ express, carta certificada o letra sobre Nueva
York. Los precios de la suscripción son en dinero ame·
ricano o su equivalencia en moneda del pais de donde
se solicite el periódico.
i
AuCCiON Ubi i UWiAL
La quinta Conferencia Panamericana
Se La señalado ya el próximo mes de marzo
para que tenga lugar la Quinta Conferencia Pan
americana que se reunirá en Santiago de Chile,
después de que entre esta Asamblea y la de Buenos
Aires lia mediado el lapso de doce años y que en
el programa, para la Quinta Conferencia figuran
temas interesantísimos tanto más, cuanto que se
necesita uua acción ]»olitica intensa de america
nismo para poner fin a la desorientación que pre
valece en los cireídos latino-americanos con mo
tivo de las consecuencias de la gran guerra euro
pea.
!."no %!e los puntas más interesantes es el re
lativo a la presencia de México en esa Asamblea.
El hecho de que nuestro pais no haya sido recono
cido !*>r ios Estados Unidos se estima como su
ficiente causa en Washington para que so cometa
este desaire a la Et pública, porque aunque es ver
dad que México no está representado en el Consejo
Directivo do 1-v Unión Panamericana y»orque con
forme λ los reglamentos de esa Institución sólo
tienen cabida en ella los países que estén acredi
tados en Washington, sin embargo, el hecho es de
gran trascendencia porque se violan algunos pre
cedentes.
Uno de e>ios precedentes es que en la Conferencia
P;tnamericana que se reunió en Buenos Aires en
Pin el gobierno argentino no timbeó un sólo ins
tante en invitar a Nicaragua, país que en aquella
época había cortado sus relaciones diplomáticas
con Washington: y sin embargo, el gobierno ar
gentino que si tenía relaciones con Nicaragua no
creyó ofender en los más mínimo a los Estados
Unidos con invitar a la Conferencia Panameri
cana a una Nación que era parte integrante de
América. i
Por esa razón no puede sentirse herida la de
licadeza de .Mr. Hughes si se invita a nuestro país
a la Quinta Conferencia, porque sólo tendría la
Cancillería de Washington el derecho de desairar
a un gobierno con el que tío cultivaba relaciones
diplomáticas; pero Chile no puede de ninguna ma
nera sin hacer a nuestra patria un marcadísimo
desaire, abstenerse de invitarla a una reunión de
países americanos.
Recordamos con pena las frases del General
Obregón, cuando fué condecorado por el gobierno
de Chile. En aquella ocasión el Presidente se de*
dicó a un pequeño juego diplomático reconociendo
la alteza de miras de países que no obran en su
política plegándose a las exigencias o a los deseos
de potencias poderosas: y >;¡ en este caso Chile
a pesar de las condecoraciones prendidas al pecho
del Presidente de Méxio». desaira ostensiblemen
te a nuestra patria a pesar de los precedentes sen
tados por el gobierno argentino en €-1 año de 1010.
contradirá con ello «le la manera más clara y ter
minante la asentado por el fí ene ral Obregón, al
recibir la condecoración referida.
Si México para los listados Unidos en estos
momentos no tiene representación :ilguna, obrando
en consecuencia con esa política no existe en la
actualidad un Embajador de este país acreditado
en la Ciudad de los Palacios; pero si Chile tiene
actualmente un Ministro cu la capital de nuestra
patria ν sostiene con ési.i relaciones diplomáticas
normales, sería como hemos dicho antes un de
saire ostensible e imperdonable que por compla
cencias a la Casa Planea dejase de invitar a nues
tro país a la Quinta Conferencia Panamericana.
— — ~ —
Los peces avadan eficaz
mente para controlar la
fiebre amarilla
φ líl centro ue operaciones de -a fie
bre amarilla en las costas sudameri
ranas del Pacifico Jurante 19-1 f
l'crfi. don le una epidemia que había
sido controlada en 19-0 apareció» de
nuevo con más luerza q' !a anterior, y
se pi\>paffó coa increíble rapidez. Do
<iué manera íiii dominada por medio
uo peces se relata susciatamente
los siguientes pimíos traducidos de
un boletín publicado por el servicio
<' i·, Itndo Rockefeller.
'•Ka febrero de 1921 el gobierno
• :u:s:ou·'· al Dr. Htnry Hanson para
• .iv con ret· ra libertad se encargara
• i· la campaña, contra la fiebre ama
... t. ^·; pidió t.1 auxilio de la lnter
. itio-:a! Üoarl oí Health para que
ayudise con Vs fondos necesarios
para tal empresa: muchos doctores
;·· ; ι . i os :'ue:oa inscritos en la obra;
ι número limitado de inspectores
;■·.··■. experiencia fueron mauciados d»-s
• 1" l'anaína y tan pronto como fué
S'vs-ible se Organizaron operaciones
stemáticas se organizados para cu
brir no solamente el área infectada,
*¡:v> también una considerable zona
s--\lr'a como de barrera a la
• «Idem: i. Todos ¡os esfuerzos fueron
i'onceatr ι-los >r. impedir la multipli
cación d·. m· ««quito 11.uñad o ilste
yoinyia.
•'.Vqui, -j io que en Guayaquil.
pudi» ;tl i::; oV. -r>"·; t: co:iuvt %t\.
dicho mosquito. j*.·»· ios especies <le
pescado <iue abü;-..ia:i ta estas regio
nes. y a los cuales so dió el trabajt)
ie devo:ar todos huevos y larvas
i'je los moscos ;1 e >ositaban en el
.tgaa estancada. Un esfuerzo que se
hizo al principio de Ια campaña pa
: a enseñar a los nativos a evitar la
multipffración de! Estegomyüi rcsul
K' ·. · inút;l. lo mismo que el que se h;zb
para qur^ los receptáculos de agua
permaneciesen siempre tapados
*-La filtración del agua (en ese país
• >ue casi es un desierto el agua es ¡
:n¿y valiosa para ser arrojada a la
calle) era casi impracticable por el
^ excesivo trabajo» en una región tan
vasta. A2 £in ¿e comprobó que dis
tribuyendo pescados, de dos a cua
tro pececillos en caia pescadera cuya
rapacidad fuera de diez a quince ga
lones, el proclama se simplificó un
73 por ciento, con ei resultado de que
la gestación de los mosquitos fué la
^ mis baja que 'a que había sido po
sible obtener por todos los demás mi·
todos. Los "0.000 peces distribuidos
t-a la campaña hicieron la maravilla
tfe conquistar la epidemia. El último
taso de que se tuvo noticia se dio
vn Libertad el 16 d-> julio de 19-1.
Pero es tan vasta la región cubier
ta por la epidemia y la infección ha ¡
permanecido tan larso tiempo deseo- i
nocida en lugares remotos, que no
pu«?de declararse firmemente que el
país esté ¡ libre para siempre de tan.
terrible mal. po.- lo que la obra, como
medida de precaución contra la rea
paricita del dosquito Estegbmyia, va
β ser eoa:.r.ua(io en Per->1 .
"■Para t-l control de la malaria, lo
anismo que en las operaciones con
tra la fiebre amarilla, los peces están
representando un papel imj?ortantísi
V niA.
Λ
D
lV«ww
Un artículo del diario (le "El Siglo XIX"
β DE OCTUBRE DS ISj3.—En este
día publico "I diario libera! mexi
cano "El Siglo XIX" un articulo que
en parte decía lo siguiente:
"Tristes y calamitosas son las cir
cunstancias en quo se encuentra la
Kepública Mexicana. y cuanto más
desgraciadas son las ocurrencias ge
nerales. tanto más resaltan las vir
tudes y excelentes cualidades de sus
habitantes.
"Desde el año de 1S2S ha estado ca
si continuamente México en revolu
ciones. en las cue nunca ha ganado, y
por lo regular ha perdido. Ciertamen
te que cualquier observador admirará
después de treinta y cuatro años de
libertad, que ia nación se encuentre
tan estacionaria en todos los ramos
coreo lo estaba en tiempo en que era
coíbnia. y bajo cierto aspecto, peor
que antes.
'•El movimiento la población ha
sido ninguna Siete millones y medio
de habitantes tenia antes de hacerse
independiente, y siete millones y me
dio tiene ahora, y puede ser que no
los tenga. porgue con motivo de las
guerras, de las pestes y cbn la esci
sión do Texas. Nuevo México, etc..
se ha de haber disminuido bastante
su población.
•■Si nos contraemos a! terri no, es
evidente ijue b ι perdido la mitad del
que tenia Si echamos la vista al ra
mo de industria, a excepción de unas
cuantas fábricas, casi todas de teji
dos ordinarios, no sft hallan otras. La
minería, si ha producidb algo, nada
o muy poco ha sido para nosotros,
porque su utilidad ha refluido en fa
vor da los extranjeros. ¿Qué es lo
que la República ha adelantado con
la consecución de su independencia?
'"Bien pudiera decirse que* hoy se
halla pe'or que ames de haberla lopra
Jo. Algún aparato de mejoras se ob
servan en algunas ciudades, y prin
cipalmente en "¡a ciudad de México;
las fábricas urbanas y sus fachadas,
los cochos. ¡03 vestidos, son mucho
más elegantes o.ue antes. Los hoteles
son magníficos y biea servidos, y ca
si en ésto consiste fodo el adelanto
de la República.; y ¿qué es eso para
un observador mexicano amante de
su país? Cuando busca las mejbras
positivas, se nulla con que no hay
cada.
'••Pregúntese a si mismo un ciuda
dano ¿cuáles son las fuentes do ri
queza en que Cotá mejorada nuestra
Tiación? ¿Cuáles son las nuevas, cuá
les las anticuas explotadas? Ningu
na: respuesta deseo r.stolado.a; pero
evidente." ν
Con efecto. i;s continuas revueltas
políticas en qu i se había agitado el
país desde su emancipación de Es
paña, fueron la rérnora terrible que
se opuso al desenvolvimiento do to
dos los bienes, que de- otra manera
se hubiera operado con maravillosa
rapidez en aquella nación privilegia
da. en temperatura y riqueza por el
Hacedor Supremo, El l'rcsidente Al
varez que había empuñado el timón
de! Estado, se hallaba en p'.ena liber
tad para dirigir ya la nave por e!
rujnbo.de donds la habían a.Iejudo ¡os
anteriores pilotos políticos. Con sus
sabias previdencias podía testificar a
la nación que nabian permanecido en
un lamentable error las personas que
entre la revolución y Santa Anna ha
bían creído que los males de la dic
tadura eran preferibles al triunfo do
aquella.
Mi tristeza es como un rosal florido
00
Mi tristeza es como Cn rosal florido.
Si helado cierzo o ráfaga ardorosa
lo sacuden, <?1 pétalo caído
so trueca <_n savia y sí convierte tn rosa. ...
.Mi tristeza es como ua rosal florido.
En mi djlce penumbra sin ruido,
a propia vida con raí llanto riego.
■ las horas dolientes que he vivido
mpregnan de perfume mi sosiego ^
Hi tristeza. es como un rosal llorido.
Tú que colgaste en mi dolor tu nido.
sabes ijue a cada mal brota una yema
y revienta un botón a cada olvido.
; Perenne floración y eterno emblema: ^
Mi tristeza es como un rosa: florido- í
¿giSL;
Enrique GONZALEZ MARTINEZ.
t-Mexicano).
COSAS QUE NUNCA SUCEDEN
Me Yoy para mi tje
rra, a pie porque las
pizcas no me dieron a.
/jranar nada. Carmnan
_ do, caminando llegaré a
j Laredo.
^ ^
;Xo faltaba mas! Yo
no !o conozco ni sé
quién serfi, pero le
ofrezco mi auto nuevo
I>ara que viaje en él!
EL COMENTARIO EXTRANIERO|
EL EJERCITO FRANCES
Personal de Oficiales
Trad, del francés
Ε! número de jóvenes admitidos en
las escuelas militaras en 19.1 fué de
C97 para ios alumnbs oficiales de ca
rrera de las diferentes armas y de
144 para los d-*l servicio de sanidad.
De esta suerte lo* enganches espe
ciales previstos por los artlcuois 30
y 23 de la ley de reclutamiento «e eic
varón a la cifra de 841. En principio,
los jóvenes recibidos en las escuelas
militaros y que aseguran el recluta
miento de los oficiales de cabrera con
traen antes de su entrada a dichas
escuelas un compromiso cuya dura
ción es igual al tiempo que deba
transcurrir hasta su salida más se:s
r.ños. Los que salen aprobado.·: en 'os
exámenes reciben el grado de subte
nientes en e! ejercito activp: '.os -·ιjo
duran:» los estudios abandonan ía
escuela por cualquier causa, quedan
desligados de ese compromiso i»ero
tienen quo estar bajo las banderas en
calidad de soldados o de suboficiales
los IS meses que constituyen la du
ración íi-sul del servicio actual, sin
que su permanencia en el ejército,
después de su salida de ".a escuela:
«puedan ser inferior a! año Los alum
nos que al fin de! año. tío resultan
aprbbados en los exámenes de salida,
reciben el nombra miento de subofi
ciales y quedan obligados a prestar
un año de servicio, o·.· esta jerar
quía. en lr>s cuerpos de trojn. Lo«s jó
venes que habiendo sido aprobados
en los exámenes d« salida son clasi
ficados ι·η un ."orvici'o civil d"l lis
tado quedarán autorizados para pre
sentar su dim;sión como oficiales
del ejército activo, a la expiración
del año de servicio cumplido en cali
dad de oficiales, parte en la escuela
de aplicación y parte en un cuerpo
de UOpa: en seguida pasarán al cua
dro d*> oficiales de complemento. Los
quo abandonan el servicio civil del
Estadbs antes de que expiren los seis
años contados a partir de su salida
de ¡a escuela, estarán obligados a
completarlos como oficiales de com
plemento en el ejército activo.
El acceso al grado "de oficial de
reserva" se ha rodeado de nuevas
garantías iguales para todos. Fuera
del reclutamiento por medio de las
escuelas militares, del que acabo «le
hablar, para ser nombrado oficial de
complemento hay que llenar ^na de
las condiciones siguientes: 1. haber
servido en el ejércit'o activo como
oficial; haber servido 5 años co
mo suboficial· en el ejército activo;
3. haber scsuwo durante 6 meses los
cursos do una de las escuelas de
alumnos oficiales de reserva organ i-~
zadas en un cierto r.úmer'o de ciuda
des de guarnición y haber tenido
éxito en el concurso de oficiales de
complemento. Las condiciones que de
boa llenar los oficiales de servicio de
sanidad, médicos, farmacéuticos \ ci
rujanos dentistas y% los 'oficiales del
servicio veterinario están determina
das por ¡os artículos 33 y 3T do la
ley.
Los establecimientos de enseñanza:
escuelas civiles, facultades, universi
dades. institutos, etc.. se hallan cla
sificados en dos categorías desde el
punto de vista de los 'oficiales de com
plemento: 1. aquellos en los que se
ha Ha organizada y en que es obliga
toria una preparación militar '"supe
rior*·: -. aquellos en los que esta pre
paración militar, facultativa, no pue
de dárseles más que a los alumnos
que llenen ya determinadas condicio
nes de escolaridad, m!nima, determi
nadas pbr los reglamentos ministe
riales. Todos los jóvenes de esas es
cuelas que, al fin de sus estudios,
obtuvieron el certificado de prepara
ción militar superior o un diploma
equivalente son admitidos por dere
cho. a demanda suya, en una escuela
de alumnos oficiales de reserva; des
pués de st-is meses de cursos pueden
presentarse al ctoncurso de ofieiales
de reserva. Ta sea que se ¡es nombre
oficiales de reserva o suboficiales, de
acuerdo con el resultado de este con
curso, en esa categoría terminan un
año de servicio· activo; si no obtie
nen e¡ término medio de las nbtas
.exigido para que se Ies nombre sub
oficiales por lo menos, entran en la
regla común y terminan sus IS meses
en e! de servicio activo
Fuera de las dos categorías de es
cuelas antes citadas cuyo acceso pue
de estar abierto para ellos si llenan
las condiciones requeridas, todos los
jóvenes franceses de más de 1S años
de edad pueden presentarse, antes de
incorporación, al concurso de
alumnos oficiales de reserva; en ca
so de que sean recibidos en ese con
curso se hallarán en las mismas cor
diciones que lo? que proviene de las
escuelas de alumnos oficiales de re
serva y gbzará'i de las misma/ ven
tajas. Finalmente, los enganchados
voluntariamente y los reenganchados
pueden también presentarse al con
curso de admisión de una escuela de
alumnos oficiales de reserva que pre
ceda en un año a la fecha de la ex
piración de su contrato. Los que sean
llamados y los que sean enganchados
por haberse anticipado su llamamien
to serán admitidos también al con
curso de admisión de una escuela de
alumnos de oficiales de reserva a]
finalizar el primer semestre de ser
vicit) activo.
parante la discusión, el coronel
Fabry, que fué el que rindió el in
forme genorarde la ley a la Cámara
de Diputados, expuso en los térmi
nos siguientes la importancia de to
das estas medidas; '«Una experien
cia llevada a cabo desde hace dos
años, en tanto que se votaba el pro
yecte» de ley, permite afirmar que
estamos en vísperas de crear, al lado
«le la carrera de oficial do ejército ac
livo, una carrera do oficial de com
plemento que atraerá a lo más esco
gido de la juventud del país tomán
dolo de todas las fuentes do reclu
tamiento·" En efecto, en el estado
actual los resultados son ya muy in
teresantes. Se presentó-también un
proyecto de enmienda cuyo objeto
era ed de obligar a todos los jóvenes
de valer a entrar al concurso para
el grado de oficial de complemento.
'La ley se limitó a multiplicar l'os
medios de obtenerl'o, antes o des
pués de la incorporación, para los
titulares del certificado de prepara
ción militar superior o del diploma
equivalente. Por otro laelo, los que
formen parto del e-bncurso y estén
clasificados a la cabeza de la lista
no pueden ser nombrados subtenien
tes de reserva o asimilados (artículo
31) sino hasta que haya concurso de
plazas disponibles en los cuerpos o
servicios del ejército. Por i'o tanto,
asi se les deja, solamente a los jó
venes que se sientan suficientemente
preparados, la facultad de tomar par
te en un concurso que les permitirá
tener en el ejercito un lugar asimi
liable o adecuado a la situación que
deben ocupar en la vida civil.
El reglamento de oficial de com
plemento, minuciosamente estudiado,
rodeado de las mejores garantías y
completado por la obligación de seis
meses de práctica de mando en el
ejército activo, no puede menos que
asegurarle al ejercito los cuadros de
valer que le son indispensables To
mismo en tiempo de paz que en tiem
po de guerra.
General de LACROIX.
Por el Lie. V. SALADO ALVAREZ
-:iocí
"Dos años contaba este siglo" aunque no pasara lo demás que en la o
de Víctor Hugo se contiene, cuando tuvo la ocurrencia do escribir (hombre
pobre todo e-s trazas) una serie de novelas relatando nuestras luchas int
tinas y contra los franceses. Me encontré un editor inteligente y entusia—
que acogió gustoso la idea—mi queridísimo amigo don Santiago Ballascá.
• ' * ■
(q. s. g. h.)—y puse manos a la obra con todo el entusiasmo quo he puesto
siempre aun en empresas que no me tocan muy de cerca: siete abultado·
tomos fueron el resultado de mi labor.
Mi obra, a falta de otros méritos, tiene el de ser una sprie ds entrevista»
con soldados viejos a quienes conocí y traté muy do cerca debido a
bondad de mi nob'.e amigo el Gral. Lalanne, quien me puso en contacto ci
todos los vieux de la vieille que restaban aunque eran no pocos ni reticent·
ni faltos de memoria. Uno de los que me encontré quo no deseaba ostenta
sus méritos, ni aparentar, ni hacerse propaganda fué el Gral. D. Pedro Yépeie
el jefe de Supremos Poderes durante la mayor parte de la campaña contra·
la Intervención. Era el tipo del soldado mejicano de otros tiempos: ni pyr
goplírticos ni grognard, ni relator de hazañas viejas ni quejoso d<?l Gobierno
q' no lo había recompensado como merecía. Pobre y modestamente vivía,
en su casita me recibió muchas veces hablándome con su vocecilla un poco
velada y un poco tristona y cansina. Si, se la habían dado de capitancíto
en un batallón ligero de Guanajuato y había concurrido a la'acción do Cal»
pulálpam—por cierto que cuando recorría el terreno en su penco se encontró
con un oficial tirado en el suelo y herido de mala manera; lo cchú en la
silla y lo entregó en.el cuartel general, donde un mediquillo diagnosticó en
breves palabras: "lo que este tiene es miedo más que lesión". X el aludido
se miso en nie con srandes tra.b>ios o insultó duríáimamente al doctor... one
años desj.'iés había de ser su favorito. El oficjjjl se llamaba Manuel G011.7
zález, y el doctor Ramón Fernández. x&Efóf
Su batallón, convertido en primer ligero de Guanajuato, se batió bien
en muchos encuentros, asistió al sitio de Puebla, y el Tejiente Coronel, q-ue
era Yépez cayó prisionero en unión de ¡os demás oficiales. A punto estuvo
de comprometerse cando vió que un francés maltrataba a un soldado me
jicano; pero lo detuvo una seña! oportuna de un desconocido de los que acom^
pañaban al parecer solo por un movimiento de curiosidad a la tropa de cau-.c
ti vos hambrientos, casi desnudas y mal heridos.
yigfl
El de la seña era el asistente de Yépez. que le suministró un sombrero
ancho para disfrazarse y un zarape para cubrir sus carnes.
Desde entonces fué teniente coronel del Batallón de Supremos Poderes,
que había de ser escolta personal de Juárez desde San Luis hasta el Paso,
Supo defenderse de Vidaurri; tomó parte en el asalto del Parral, en que
murió Joaquín Μ ¡ramón. y nunca. Meoqui; recibió la orden para fusilar a,'
pobre Joaquín Miramvn, y nunca sintió flaquear su fe republicana no obstante
todos los reveses. Cuando volvió a Méjico no había alcanzado el grado de.
general ni recibido mercedes en dinero o tierras; era solamente el coronel
del cuerpo de que se había hecho cargo por la muerte del jefe.
Leal a don Benito, estuvo al lado de Rocha cuando el pronunciamiento
de la Ciudadela y también se batió en Lo de Ovejo, la Bufa y otras jornadas."
Al recibir el grado superior ver transformado sa batallón en Batallóñ
número uno, conforme a la clasificación que introdujo Tuxtepec triunfante.
Yépez se metió en baraja y siguió leal al gobierno constituido, al cual había
sido uno de los últimos en rendirse.
Pero en tiempo de don Sebastián o de Juárez, que esto 110 lo recuerdo
bien, ejecutó algo que no creo se repir.1. ei. muchos años. Se le encomendó
la entrega de una conducta de platas cuyo imoorte montaba a varios cientos
de miles de pesos, en ios llanos de Apam se encontró con el eterno pronun
ciado, don Miguel Negrete. que le propuso una cómoda partición del importe
de la conducta, su elevación al grado inmediato y no sé si algún ministerio-,
grado y empleo que no estaban choteados como ahora. La respuesta de Yépez
íué tan ciara como segura: "Siento mucho decírselo, mi general, pero si
usted insiste en sus proposiciones me veré obligado a fusilarlo. Y otro tanto
haré con sus subordinados si deja usted entre mi tropa algunos para sobor
Después de pasar innumerables riesgo* y enormes dificultades llegó por
fin a Areraerur·, donde la Lonja ofreció un banquete al coronel a sus ofi
ciales y tropa. De la comida salió la idea de obsequiar a Yépez con una
gran suma—veinte o treinta mi! pesos eran entonces una gran suma—pero
ti coronel rehusó. Insistieron l«.s pretendidos donantes y Yepez siguió re
sistiendo,' pero las instancias fueron tantas que una mañana declaró reci
biría el obsequio. Fueron a entregárselo los que habían organizado la com
binación y !o hallaron en el cuartel donde se les había citado. La trop*
estaba sobre las armas y formado el batallón sin faltar^ una sola plaza.
Yépez ordenó al Pagador del cuerpo que leyera ¡a distribución que le había
mandado hacer, en que entraban según sus ciases y categorías cuantos in
dividuos foimaban el cuerpo, "supuesto que por los esfuerzos de todos se
había salvando aquella riqueza." y sin tocar un solo real sino entregando
todo al oficial respective mandó hacer la distribución y cumplió de ese modo
con el deseo del comercio que tan agi.viecido se mostraba. Quisiera yo que
en los días que corren se m© señalara un ejemplo semejante y gustoso re
tiraría cuanto he dicho del actual ejército y sus componentes.
Los hombres como Yépez no eran raros sino moneda corriente en los
tiempos pasados. Ahora son más que garbanzos de a libr»; son scres^r
fantásticos e inverosímiles como las hadas y las peris, y C^n pasados dá
moda como los ictiosauros o los plesiosauros.
m
San Francisco. Cal., a 26 de septiembre de 1822. · --
Tercera edición del mejor y más completo for
mulario para toda clase de correspondencia.
CONTIENE: Preceptos y modelos para escribir toda
clase de cartas en sociedad y en familia así co
mo todas aquellas que iratan de asuntos comer
ciales.—Notas y documentos oficiales.—Corres
pondencia amorosa.—Pensamientos en prosa y
verso, para tarjetas posta lfes.—Tratado comple
to de reglas prácticas para escribir con propie
dad y para puntuar con corrección.—Lenguaje
de las flores y de las plantas, del- abanico y del
pañuelo y cartas de pedim-ento para matrimonio,
etc. etc.
Un tomo grande con carátula a colores ..... .$0.50
PIDALO A LA
Casa Editorial Lozano
118 N. Santa Rosa Ave. San Antonio. Texas.
-
' .r^;'OÉ

xml | txt