OCR Interpretation


La prensa. [volume] (San Antonio, Tex.) 1913-1962, October 24, 1922, Image 3

Image and text provided by University of North Texas; Denton, TX

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn83045395/1922-10-24/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for

PRECIO DE SUSCRIPCION
EDICION DIARIA
En la Ciudad.
A domicilio, 60 centavos al mes.
Por correo, 90 centavos al mes.
En el resto ¿el pa»s: Tres meses $1.75; Seis meses.
S3^0; Un año, $6.50.
ruera de !os Estados Unidos: Tres meses, $2.50: Seis
meses, >5.00: Un año $10.00.
LA PRENSA
| Entered as ¿econ-clai» matter 1 ,
DIARIO POPULAR INDEPENDIENTE
I February ¿7. 1913. at the FOil ¡i . ,
• Oiíice at Üaa Antonio Tex«. i Dirija toda la Correspondencia relativa al periódico, al Director.
under th* Act. oí March 6. 1S76.!| S !?* ' Q^ AAC,L2, E"0 L ° Z A Ν O.
!-— ■ Ί 120 Is. SANTA ROSA AVE, — SAX ANTONIO. TEXAS.
Lo· rascriptares al cambiar d« ¡
residencia, deben darnos tanto la j
nueva como la antirua dirección. ·
a fin de anotar propiamente
el cambio en nuestro· libro·.
EDICION SEMANARIA
* Miércoles.
En ios Estados Unidoss Seis meses $1.C0; ün año $1.5%
Fuera de ios Estados Unidos. Un año, $3.00.
Los pagos deben hacerse por adelantado en giro postal
o cíe express, carta certificada o letra sobro Nueva
York. Los precios de la suscripción son en dinero ame
ricano o su equivalencia en moneda del país do donde
se solicito el periódico.
λΛ
JURISPRUDENCIA DE AQUI Y
JURISPRUDENCIA DE ALLA
Por d Lic. V. SALADO ALVAREZ
■ -oOo
Cuando las gentes que solicitan el reconocimiento (áureo e inagotable
fiY"i> vienen a I03 Estados Unidos, no dejan de traer en la maleta decla
raciones muy sustanciosas, asombrándose de que haya elementos disiden
tes que traton de aparrar a países que por su historia, sus antecedentes, sa
organización política y sus instituciones. se parecen como dos gotas de agua.
Lo de las "repúblicas hermanas" y lo de las "-"águilas paralelas" no faJta
nunca.
Cada di a que el observador pasa en !os Estados Unidos se convence
más de que 1 » hay tales aproximaciones ni tales semejanzas; por el con
trario. hay que hacer verdaderos esf uerzos de entendimiento y alardes de
ingenio para conseguir conciliar '.o irreconciliable. Ya he hecho notar en
otra ocasión las diferencias de vida y costumbres, de opiniones y tenden
cias. de ocupaciones y preocupaciones que existen entre los dos p:iJses co
lindantes. Ahora quiero solamente recalcar a'.go que se refiere a la orga
nización judicial.
El abogado mejicano se encuentra en los Estados Unidos tan destan
teado como podría encontrarse en Constantinople, un habitante de la luna:
todo es tan contrario, todo es tan enrevesado, todo es tan diferente de lo
conocido que ni c-on la mejor voluntad se puede hacer brotar las concor
dancias que son materia do discursos de los diplomáticos y de aseveracio
nes de los políticos.
Empezando por el tecnicismo jurídico, n^s encontramos con que el
nurtstro proviene «le Rom?, mientras el aquf viente trajo su origen de L's
selvas geri%tni.-as. de las costumbres medioevales, de inil cosáis que poco
influyeron en el nuestro.
En días pasados y a propósito de la huelga ferrocarrilera, hacía r.otar
que *1 injunction americana no tiene equivalent-» ep, castellano, pue«= no la
traducen ni apercibimiento, ni orden, ni prevención: y no existe tampoco τι
nuestras instituciones y costumbres el hecho mismo que se trata de im
plantar. K.uen provecno nos na.ri:i ul i.m inJUnt..vi·. ».■» .... ..... ..
hay que conformarnos con ello.
ΚΙ juicio de amparo tiene párentelo ··■>" Λ'. Writ ef Habeas Corpus:
p«ro ya el Presidente Vallarte, demostró que nuestro re<urso e« más nm·
puesto que τν» sólo afianza la inmunidad personal, sino todas las ca
ra «tías qw* la constitución condigna. Sin embarco. el Habeas Corous es
tan estimado en la jurisprudencia sajón.), quo se llama el Writ of liberty.
Stfsriin recuerdo. Vallarta compara, el amparo nuestro con el privilegio
de manifestación del fuero aragonés: pero trao su origen apenas de la cons
titución de Cádiz y do la mejicana le 1S24. Sin embargo el Habeas Curpus
tiene diversos matices que podr'an hacerlo coincidir con el fondo de nuestro
juicio peculiar. Hiy Habeas Corpus ad Deliberandum, ad Faciendum et
Recipiendum, ad Prosequendum, ad Satisfaciendum, ad Subjiciendum, ad
Testificandum .-·_·<■> comprenden muchas modalidades üe nuestra vernácula
jurisprudencia. Yo r"> conozco las deliberaciones d"l Congreso constitu
yente del 2 i: ρτο me ocurro que Zavala. q<:e tanta parle tomó en la obra
y que era yaivpti desde la planta al cabello, quizás haya aderezado nuestro
recurso tcm¿;.-iolo en buena parte del manantial americano.
11:. este país—cosa curiosa—existe en jurisprudencia 1.x palabra amparo,
• >ue nv parece . sr '; iholi-in hasta en nuestro tecnicismo minero, y se aplica
a la posesión provision.il de inmuebles. Nuestro juicio de amparo 'o tra
ducen aquí reouirement;
ill impeachment e- más y es menos que nuestro desafuero. En Ingla
terra está abolido ha. e ciento y pico .i" años y aquí sí» aplica, aunque muy
contadas veces. a todos 'os funcionarios. sobr« todo a 'es judiciales.
Aquí se usa. poo.ulsimo la hipoteca y ro ^s como entre nosotros der«
cho real sobre cos;i mueble, sino «Γ s e desnaturaliza aplicándola a la pren
da í pledge) quo permanece <>γ. ροΊ°Γ de) deudor.
En cambio «s ·!·· uso general'sii»"» el mortgage, usado en muchísimos
λ.·»λ nocf,;mc ri sinuiera imt'ííinamo* To no distinguir la hipo
teca ti? Ι.ι rfie *.!;»ηι:>η equitable mortgage, ν los autores y las jurispruden
ias adelgazan tanto ·■! asunto <; .·■*· ll^sra r> quebrarse de sutil.
K-j cosj. dici'.i ile mem-ión <¡i?e un T'.m: k"o cotí los Estados Τ"τ·»ϊ·Ι«»^ o»"
<ee h ill ι en vigen· i a hace veintitantos años. e! de extradición de 2'2 de fe.
1·!·τη «¡κ· iS?'4. contenjra un error d» traducción como «I de llamar 'artículo
II. frac. rapto rape ou« dice el texto insiés. El rape es lo «iu·· nues
jr,.s iej>s ¡meltitlan vie'actón. pues se pjwut.i siempre mediante fuerza y
rir <onsentimento »ift "λ víctima Π! rapto es li abduction en el tecni
cismo forense, y ι-ρπό entre !'.o?ot:'t«s se ejecuta mediante "la seducción y
el ensrü'"<> para alcanzar el ernsen-timiento de la robada"—nn raptada. Kn
'.enst: ¡j·· ordirario abduction sólo e« separación íab-ducere'l y »n e! mismo
«erttide se t niplea en franc'-s e italiano.
E· piu :· .'·. «1·! m;«mo artículo contiene una eurio^t especialidad. ?·■
dice C|t>e < η <·1 cas·» de robo d ? caballo». :rar.;:<io. dinero y efectos sólo e<
susceptibi·' il» «■?::.tMící·*η el reo si el valer de '.o robado asciende a más
i'je veinticlr ·<» «j '-lur—Como sotjfin nuestra lev oí dólar equivalente a
dos p»sos mej:·' ■· -1 irrulpado que robaba hasta S4?.?? de nuestra, no·
neda. sosío? .i tu·» γ·-» >>-bfa juzgársele en Méjico. El tratado se lit inter
pretado en f senti'bi ■ .··* que habla de la mor.nda de cada noción y no
sólo de los Estados los.
lia d·» haber ·"><-» a-i.-r.Te ei la« universidades americanas alsrunos _1Λ
v «nes mejicanos oye η derecho d^ est·· pais íque combinado con e*
conocirruento de', nuestro s~- la profesión más lucrativa del futuro)· De
bían aplicarse ro <·'»1ο a · .id :■■:·· los términos sino a acomoAir las direc
tivas de ambas legisla •u-nes. V <i ■ ;·ι . materia el trabajo no sólo para di
s -naciones má« o menos bridante?, *;;:o parí obras de verdadera aproxima
ción.
Y como la aproximación i>! in "it "ih'e por cireunstar»c¡as eco~ '-mica ■» y
geográficas que nadie desconocí In;· qi>e ,r a! encuentro de la difictwcad
con preparación ν estudio.
San Francisco. Cal-, a 17 de octub-e ce *922.
1 Palabras de Oro!
"i?S25tíT2S2S2Sa,^Sa5HSa52SH5H5ES25HSH5H5S5H525S5csci5ZS2SZ5HSHSH5Z32Sc.j2/
Μ UJER
La mujer vive, so ««tve. oxis:e
pan; asm ciar a !os do- I
n.ás. S, viste para a;r.ier las mira- ]
*l ν - M>Srvcar^:t <"!·· atlorni'S par·! ι
pode.· encontrar un marido·
Smiles. I
Toda mujer merece >(■ le tr:« ¡
Ι'·ι'( homenaje: muy pocas son disrnas j
d(- qu'> se s.enta s¡j separación.
BeaumarcHais.
Es necesario qup Jas mujeres se vis
tan de una manera sencilla y decente,
y >·:ue sas mejores adornos sean el pu
dor y la modestia.
San Pablo
La puerta tic! ditblo. la ira lie la
Iniquidad. la percusión tic! cscorpiór
y to«lo daño es lu mujer. cuando s<
aproxima, estimula, enardece. hierí
mn fuego ardiente :a conciencia de'
hombre y abrasa los fundamentas d»;
ros montes.
San Ambrosio.
¿Qué otra cosa es la mujer sino la
enemiga de la amistad, pena intermi
nable. calamidad apetecible, pelijrri
domestico deleitante detrimento, na
turaleza del mal pintada con el coloi
del bien.
San Crisóstemo.
La mujer es un hombre imperfecto.
Averroes.
EFEMERIDES
MEXICANAS \
Carta del Gral. Sheridan al
Brigadier Gral. Sedgwich
^4 DE OCTUERE DE 1S66— En
este día ¿1 general Sheridan, mayor
general comandante del Departamen
to del Golfo, del ejército de los Es
tados Unidos, dirigió al brigadier ge
neral T. L». Sedgwicli. comandante
del sabdistrito de Rio Grande, la si
gtncr.re carta·
C cartel General del Departamen
to del Golfo—Xucva Orleans, 24 do
O·.·tubre ·
General: creo η tie sólo hay un
medio de mejorar los asuntos en Río
Grande, y ts d»ndo el más cordial a.
povo al único gobierno de México,
reconocido por el nuestro: al único
que nos nrofesa verdadera amistad.
Kn tal concepto notificará I'd. a
todos "o.s secuaces de cualquier par
tido. i· pretendido Gobierno de Mé
xi ·ο o del Estado de Tamaulipas. qua
no se les permitirá violar ¡as leyes
de netunüdad entjv el Gobierno li
beral de .México y ios Estados Uni
do?. y que tampoco se les p.ernúiirá
permanec · r en nuestro territorio, ni
recibir la protección de nuestra l>an
de:a pava ·ιtiι· «ompleten sus maqui
naciones·. ;t fin de violar Jas leyes
de neutralidad. Estas instrucciones
serán puestas en vigor contra los pur
tldurios 0·· los aventureros imperia
les ti te representan al sedicioso Go
bierno Imperial de México y también
v ' M"l,i Λ,·ί»«ι ,» i'iuia lutuu
nvs. 1·!! Presidente Juárez es el je
te reconocí· ¡o del Gobierno Liberal de
México
"'Suyo Afoctisimo—P. II. Sheridan
Mayor general comandante"·
Ksa circular iba directamente con
tra ¡os proyectos d? los generales D.
Jtsús. de η ΙΎ*1;χ Ortega y don Anto
nio López do Santa-Auna, cada uno
de los cu.¡les estaba haciendo prepa
rativos para dirigirse al territorio me
χ ira η o. GonzáJe;: Ortega con el fin
I do combatir, unido a las fuerzas re
publicanas <|U;> operaban en diver
sas K.- tajos de México, al partido im
penalista y al Imperio, una vez de
rrocado el trono de Maximiliano, de
mostrar o.ue era el llamado por la
Constitución a ocupar la Presidencia
de México, en su calidad de Presiden
de ·:·. Suprema Corte de Justicia
d»; la Nación, por haber expirado el
¡ per'odo presidencial de don lienito
Juárez. (González Ortega logró reu
nir alguna e<Mit^ y elementos de gue
! rrrt y so preparó para penetrar en la
Kepúblka Mexicana.
Kn. cuanto η Santa-Anna hizo una
propaganda activa e inteligente en
los Estados Unidos. Decía pública -
mente <¡' no estaba en relaciones con
ninguno de los partidos militantes d?
México y rjne sólo las repetidas ins
tancias i:··* los hombres más nota
bles de su país, entre los o υ o y· en
contraban no pocos de los r,uc en
o;ro ti-.mpo fueron sus adversarios,
le hablan obligado a resolverse a le
vantar un ejercito y entrar en Mé
xico. movido por o! más puro y acen
drado patriotismo. Santa-Anna lo
!)fs»ci.ir un empréstito de ......
*-.00ι·.ίΜΐΛ con varias casas de comer
ció de Nueva Yoik. y a principios do
octubre contaba ya con un ejército
iiv -.000 horr.br-s. perfectamente ar
mad.is y equipados, y que sólo espe
raonn la orden do marcha para diri
girse hacia un puerto del Golfo.
La circular d ¡ genera' Sheridan
destruía también una de las combina
clones del gobierno francés, en las
instrucciones dadas por Napoleón a
su enviado el general Castelnati, una
de < uvas instrucciones era que si so
locrraba olio Maximiliano se resolvie
ra a abdicar la corona, se reunite un
Congreso. se estimulase la ambición
de los jefes republicanos, y se hi
ciera que '·* Presidencia de la Repú
blica recayese on el que diera, más
ventajas a Francia respecto a la dou
da exceptuando a don Uenito Jua
rez. V el Gabinete de las "^uPfT'as
juzgaba que el individuo más i pro
pósito para ello era don Jesús Gon
zález Ortega.
*****
|COSAS"QUE NUNCA SUCEDEN;
ι» N'x'»¥vyMvy%«Mv» ■■ iw<
—Vengo a participarle se
ñor, -que tengo un desfalco
en la ca'ja y quo me voy
porque no quiero sufrir el
bochorno de que la policía
venga por ml a la oficina.
C.*N"|1*. 7r7.f lKTt»fAr^KV. Cartcon Co h. v. ·!
TRIUNFAL
A mi bueno y fino amigo, el Sr. Ignacio E. Lozano,
en sus nupcias.
)0(
¡Disrno coronamiento de una vi fia
toda honor, toda fe. toda ardimientos.
auto el furor de los contrarios vientos
ni tuvo dudas, ni cayó vencida!
Es ley ^uc tras la brusca sacudida,
de las pasiones o los elementos.
esplenda el iris sus arrobamientos,
y vuelva al corazón la paz perdida,
Y hoy el iris esplende en tu camino
a tu carro de triunfo va e¡ Destino
uncido mansamente: y e! anhelo
«le tus ensueños, la vitgron hechicera,
la huliis-re.—como bendición del cielo.—
en -.1: e-tstn y hermosa compañera.
Vicente VERGARA.
MI l\¿s<> T< xas. octubre 5 de 19i!2.
L"^SZSHSHSH5Z5ZSZSH5HS2S2Sa5ZSHS2S2SHSZS2SHS2S25ESES£SZSHSHSHSH5E5HSZij?5
i LECTURAS POPULARES |
i^525^T?^^?.í^5a5?S252SZ52£B5Z5?.5cSZSHSH5Z5HSH52S25ZSHSE5Z5HSHS?.[':
Altura de que puede caer un hombre sin matarse
Τ"η sabio q'ie no toní.t en qué ocu
parse so d»-d¡cO a estudiar el proble
ma de l:i altura de que pod'a caer
un ser humano sin matarse.
El sabio se ha quedado tan igrno
rante como an tos y mus perplejo
aún. pu-es encontró <iue algunos in
dividuos se han matado al resbalar
en el piso y en cambio otros que han
caklo desde el campanario de una
iglesia no han sufrido nada.
Y son muchos los hombres que úl
timamente han caído de grandes al
turas. ya de aeroplanos, ya de puen
fes o bien de altos edificios y que
solo han sacado liseros golpes a la
ca'da o tal vez nada.
De todo esto el sabio ha llegado a la
conclusión <!e qi:e el hombre tiene
más vidas que el gato al cual se atri
buyen nada menos que siete.
Nuestro hombre refiere que hace
peno encontró en la ca'le a un hom
bre que había caído desde una gran
altura, pero como hacía años que no
ίο visto y jo encontro un lan
ío delgado y pálido. le preguntó:
—-.Qué pasa con usted? usted ha
cambiado mucho. ¿Ha tenido usted
fiebre?
—Xo tal. replicó et! caído, con voz
fina y débil. Lo que pasa es que
2»?rdí el pie en una tabla que se lia
Haba a 123 pies y caí al suelo.
al decir esto se quitó el som
brero e inclinó su cabeza para; que
el sabio pudiera ver una profunda
depresión en el cerebro, y que se ex
tendía desde una pulgada arriba del
párpado hasta cerca del cerebro. Y
luego prosiguió así:
—Otros dos hombres cayeron tam
bién conmigo: uno cayó -esi el ledo y
murió cuando mi cuf-rpo chocó con
tra e' suyo. Yo pegué con mi cabe
za contra un pedazo de madera, cuya
esquina me produjo la fractura del
cerebro. qu<?dando privado enteramen
te de mis sentidos, pero como aun
respiraba mis compañeros me lleva -
ron a la entrada de una casa veci
na y me depositaron ahí mientras lie
gaba el doctor que vivía a tres mi
llas de distancia. El -doctor me co
sió el cráneo, pronto recobré la sa
lud y ahora he vuelto a mi trabajo·
Y e' sabio midió la aítura desde
la cual había cívído su amigo y vió
que no había exageración en decir
que era de 125 pies. El lodo blando
pud'o haber sido un cojín suave pa
ra la cabeza del otro hombre que
se mató al caer ahí. y no obstante
el que pegó en el pedazo de made
ra siguió viviendo.
Hace veinte años se refería como
un hecho cierto el caso de un hom
bre que cayó desde una altura de
12') pies ai estar trabajando en el
puvnte sobre el Niágara. Aquel horn
bre quiso arreglar con sus manos la
colocación de un poste que pesaba
500 libras, pero hombre y poste vi
nieron abajp. Las cuerdas que sos
tenían al poste se rompieron, el hom
bre resultó con pocas lesiones, pues
no se le quebró ni un hueso, ni su
frió ninguna lesión interna, y pudo
volver a su trabajo antes de que lle
gara el poste, que se había quebrado
con la calda y ;iue había sido envia
do a soldar.
En cambio un obrero que trabaja
ba en un puente en California cayó
de una altura de 11 pies sobre la
arena soca y suelta, y se mató inme
diatamente
SECCION DE CONSULTAS
Verde, Blanco y Rojo.—San Anío
| rúo.—Ivn Piedra.* Xejrras hay varias
' boticas pe υ no podernos decir cual
es la principal ·
D. G C.—Ba:iamichi. Son.. México.
' No .'••abemos que existan acrop&ainos
I de vela, por !b que no podemos darle
¡ usía explicación acerca de la manera
de construirlos, Hay st "vuelos a la
vela." que se hacen con aeroplanos
sin motor.
Un suscritor.—Elgin. Texas-—No
sabemos quien sea el jefe de los ku
klux klans <.!« San Antonio. Texas, ni
conocemos a ninguno de sus miem
bros. puest'o oue esa asociación es
secreta y se i ititala *'el imperio in
visible." y sólo los ni i o: nb rus de é!la
se conocen ent.e s'.
Casi analfabeto, Long- Key.—Por
¡ cano." que "surameneanb."
Los suelods de los artesanos en Mé
xico varían se^rán.la localidad, lo mis
so que e! costo de la vida.
El mejor procedimiento para que
se mantenga siompre sin oxi<lar una
i herramiento de acero es el asco. Lim
ι pianaoia y
después de hacer use Je ¿Ha. se .pue
do conservar por mucho tiempo en
buen estado y si ha de quedar mu
cho tiempo sin usarse, lo mejor es po
nerle una capí do grasi.
.Los passes fuertes intervienen -en los
asuntbs interiores de los débiles, por
eso mismo, porque son fuertes y pue
den hacerlo impunemente, con el pre
texto de humanitarismo, libertad, re
doncMn d-M S5 pr-r ciento, mandato, de
acabar con la anarquía en un país,
etc. Pretextos sunca faltan.
Josefina, Douc;as. Arizona—Xo sa
bernos .<i las hc-jas del nogal son bue
T.as para corregir el defecto a que
usted alude. La aconsejamos que se
dirija a un especialista en la materia·
Pisio. ¡LareJo. TVxas—Las .pala
bras "Ibero, hostil, disenteria y neu
¡raiigüa" se* pronuncian cargando el
acento en la segunda silaba en la pri
mera palabra: en la última, en la se
gunda. y en la penúliina en las dos
últimas.
EL ACODENTE DE D'ANNUNZIO
Son igualmente misteriosos la cansa y la curación
. λ Gabriel Dlfcvjwnyo.
i
(Trad. Jcl franc-is pnra 'La Prensa')
CAKDOXA, JO de septiembre.—Ig
noro si la prensa extranjera hizo
correr tantas versiones novelescas a
cc-rea del accidente de Gabriel d'A
nnunzio como la prensa italiana: a
qu', todos ¡os periodistas creyeron le
gitimo darnos cada uno su explica
ción: uno insinuó que ei poeta se
hallaba « n estado de ebriedad y otro
que estaba bajo la influencia do la
morfina; el tercero lanzó la hipó
tesis de un suicidio y el cuarto ¡a de
un asesinato; y esto sin hablar de di
vagaciones menores: epilepsia, alter
cado. ceguedad repentina, apuesta,
ets. Causa extrañeza el ver que la
imaginación humana, tan pobre cuan
do se trata de los misterios reales
de' la existencia, sea presa de una
especie de fiebre cuando la r¿aUJ.¿d
es perfectamente sencilla.
EL DIA FATAL
El día fatal del 1 Sde agosto, Ga
briel d'Annunzio.—que no era más
afecto a la morfina, que al opio o a la
cocaína—estaba en excelente estado
de salud y gozaba de un humor tam
bién excelente. Se hallaba ocupado
en los trabajos que se llevaban a ca
bo en su herniosa residencia de "Car
gnaceo", que había adquirido recién
tímente, habla recibido a algunos a
migo* hasta la hora de comer y des
pués había comido con el mejor ape
tito.* departiendo alegremente «on sus
comensales la música Luisa Haccara
y su hermaníta. Tiaras veces, me de
cían ellas, se encontraba en tan bue
nas condiciones tanto f's:cas como
morales es-e a quien se llann el "Co
mandante" desdo que llevó a térmi
no la expedición de Fiume.
EL NUMERO 13
Ptro el número 13. ese numero que
siempre le inspiró temor a d'Annun
zio. hasta el extremo de que escribía
en sus manuscritos 1- más 1, vela
ba. Después de la comida la reunión
se dividió en el salón cuyas dos ven
tanas dan al lago de Garde ( a una
altura de 3.S0 metros sobre el jar
dín): las jóvenes permanecieron cer
ca del piano y Gabriel d'Annunzio se
fué a respirar el aire embalsamado
del jardín a una de las ventanas sin
reja en que tenía la costumbre de
sentarse. Unas pesadas cortinas do
terciopelo lo aislaban de la pieza.
Apenas habla transcurrido un mi
nuto cuando las hermanas oyeron un
ruido regular, una especie de ron
quido. que en un principio tomaron
por una broma de su huésped que
había, estado muy de vena aquella
noche. L:< mayor se aproximó a Jas
cortinas, las apartó y no vió a na
die; sorprendida, buscó en la som-·
bra, pero sin pensar en mirar hacia
el jardín, pues ni por un momento
pasó por su mente la idea de un ac
cidente "inin^iginable" ciertamente.
Sin embargo, el ronquido seguía o
yéndose y como quo subía. Entonce·
bajó la mirada y distinguió un cuer
po extendido en medio do la calíecl
ll.*i, entre las sombras do la noches
TODO PARECIA PERDIDO
Loca de angustia y llamando a los
criados a su paso, corrió a" levantar
al "Comandante"· Debió caer do ca
beza, debido a un desvanecimiento*
repentino, puesto que no lanzó un
grito y ya que ni siquiera trató de
protegerse ron las manos como se
desprendía del hecho de que no moa
traran la menor huella de araño».
Pero !:i cara estiba cubierta de san- ·
gre. Una vez que se le levantó y
se le llevó a su lecho, parecía ha
llarse moribundo y tenía heladas la»
extremidades. Durante la hora a
troz que siguió (ni teléfono ni au-'
tornóvil, pues era la noche del do
mingo y so estabulen el campo), una
hemorragia, interior hizo que se hin
chara espantosamente el ojo ya he
rido d<l poeta. Por lo tanto, cuando
llegó el médico, su diagnóstico daba
lucar a pocas esperanzas: la base del
cráneo fracturada, lesiones ciertas
en el cerebro y sin duda la ceguera.
Todo parecía perdido.
Y comenzó e! milagro.
Durante muchos días en que Ga
briel d'Annuiizio estuvo inconsciente
e inerte, tuvo a las personas que lo
rodoabnη eon "la muerte -en la gargan
ta". según la expresión italiana, y
a la comarca entera presa de la de-:
«dación.
Después, abrió los ojos, recobró el
conocimiento poco a poco, quiso has
ta levantarse sintiéndose fuerte pa
ra e'lo. y "caminó", lo que lindaba
ya c -n el prodigio dados los centros
nerviirsos que se hallaban lesiona
dos. . ι
IV:·!» hasta el 2(5 de agosto (doble
de 13 ) se hizo normal el pulso,
respiraron ¡os médicos y s« atrevie
ron u creer que se hab'a salvado.
Al día siguiente. 27. se orientó, pre
guutó por Jas personas que lo ro
deaban habh-ualmente, notó algunos
cambios ligeros en los pequeños ob
jetos de arte que hub'a en su casa
y habló nuevamente de una bander
ra que le llevó uno de ais legiona
rios pofas horas antes de su caído-.
Su memoria se detenía on este ins
tante sin conservar el menor recuer
do di accidente que se le ocultó pa
ra no impresiónjrio; por lo tanto,
so admiraba de la o precauciones de
que se le rodeabá. "¿Qué significa^
pues, esta enfermedad misteriosa?"
repetía. Sintiéndose firme sobre las
piernas y con buen apetito, deseaba
reanudar su vida activa con cierto
impaciencia. f'ntor.ces, por temor a
una imprudencia irreparable—la raí
dlnscopia i^velaba una lesión frontal
en el cerebro—se decidió revelarle lá
gravedad de! peligro que hab'a corri
do. Cuando se le dijo de su caíáá,
Gabriel d'Annunzio permaneció sir'
ler.cioso y visiblemente sorprendido,
pero no decía nada. Después decla
ró que abedeccria de buena voluntad
a loa dos médicos que se turnaba»
con gran asiduidad en la cabecera de
su cama, pero que s'e sentía ya due»·
fio de su razón y esperaba reanudad
a ¡a mayor brevedad su existencia!
habitual: <.st.-j acontecía el 29 de
agosto. es decir quince d'as después
del accidente que lo puso a ¡as puer
tas «ie la muerte Y el 10 de sep
tiembre. el poeta reanudó sus activi
dades físicas y mentales y sus ocu
paciones sintiéndose con fuerzas pa
ja ello. Los mismos raédseos se que
daron estupefactos.
UN MILAGRO
Si se piensa en que Gabriel d'A
nnunzio va a entrar el mes de mar
Pasa a la quinta.
ΙΕΧΙ
Tercera edición del mejor y más completo for
mulario para toda clase de correspondencia.
CONTIENE: Preceptos y modelos para escribir toda
clase de cartas en soc.Wad y en familia así co
mo todas aquellas que tratan de asuntos comer
ciales.—Notas y documentos oficiales.—Corres
pondencia amorosa.—Pensamientos en prosa y
verso, para tarjetas postales.—Tratado comple
to de reglas prácticas para escribir con propie
dad y para puntuar con corrección.—Lenguaje
de las flores y de las plantas, del abanico y del
pañuelo y cartas de pedim-ento para matrimonio,
etc. etc.
Un tomo grande con carátula a colores ...... $0.50
PIDALO A LA
Casa Editorial Lozano
*
118 N. Santa Rosa Ave. San Antonio. Texas.
I

xml | txt