OCR Interpretation


El Pelayo. (Nueva-Orleans [i.e. New Orleans, La.) 1851-1852, December 21, 1851, Image 3

Image and text provided by Louisiana State University; Baton Rouge, LA

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn88064368/1851-12-21/ed-1/seq-3/

What is OCR?


Thumbnail for

DE ESPAÑA.
Los periódicos que recibimos ayer de Nueva
York y Boston, traen algunas noticias telegrá
fcas de las que trajo el vapor Niagara llegado
A Halifax el día 10, pero lo único que contie
ren de Espnfa son los siguientes renglones:
"El dia 22 de Noviembre tomó su tnaiento en
el Senado el General Narvaez, y esplicó los
motivos que habia tenido para separarse del Go
bierno de Sn Magestad."
Mañana 6 pasado, deben llegarnos los pe
riódicos de la Peninsula que haya traido el Nia
gara, y en nuestro pr6ximo número podremos
dar los lectores del Pelayo los detalles mas
interesantes que contengan.
(OZ Ademas de las noticias de España
que dimos en nuestros dos últimos núme.
ros, estractadas de los,periódicos que reci.
bimos por el Pacifc, hemos hallado lo si
guiente en la "Crónica" de Nueva York:
- Segun un parte telegráfico recibido por
el gobierno, á las ocho de la mañana del 18,
fonde6 por fin en Cádiz el vapor Femando el
Católico, procedente de la Habana, y que tan
serios temores empezaba á inspirar. La tar
danza del vapor ha sido ocasionada por los tem
porales que ha sufrido en la travesía y que le
obligaron k arribar á las islas de San Miguel y
la Madera para hacer carbon.
A las doce del dia 19 y en celebridad de los
dias de la Reina, debia botarse al agua en el
arsenal de Cartagena la goleta Cartagena, cons
truida en la grada en que lo fueron los bergan
tines Scipion y Gravina. Este último buque
esperaba recibir la arttilleria que ha de montar,
para dar á la vela, segun se decía, con destino
4 Cádis y á la Habana."
uY El párrafo que dimos en nuestro an
terior número y el cual tomamos del Heralde
de Madrid y que hablaba de la llegada t la córte
de la Sra. Bennett, esposa del redactor del Ile
rald de Nueva York, corregimos en las pruebas
loque decía con respecto a que dicho periódice
etuveen contra de los proyectos de los anec.
alonistas; pues nos habian parecido imposible
que los redactores del Heraldo pudieran ignoram
que el Herald de Nueva York fu6 uno de los
mas adictos á la invasion de Cuba. Por esta
razon nos apresuramos, bien a pesar nuestro, á
rectificar la correccion legal que creímos ha.
cer. A cada uno lo que es suyo.
OMNIUM.
VAPOR Do LA HABANA.-Hata la hora de
entrar en prensa este número no hemos recibide
noticiade que el vapor Empire City haya lle
gado a la boca del Rio. Ayer cumplieron once
dias de su salida de Nueva York, y esta es una
demora poco comun en los vapores de esta li.
nea. Es de esperar que llegue hoy sin falta el
citado vapor, pues suponemos que se habrá vis
to detenido en la Habana á causa de los Nortes
un fuertes que han reinado en estos dias.
EL VAPOR Dt EUBOPA.-Parece que el ru
mor circulado el jueves en la noche, acerca de
que el vapor de Europa con fechas de Liver
pool hasta el 6 del corriente habia llegado 4
Nueva York, carecia de fundamento, puos nos
han llegado partes telegráficos de Nueva York
fechados el viernes 19 y no hacen mencion de
la llegada de dicho vapor. A esta fecha no so
Lamente el del dia 6, sino el del dia 10 deben
hab.r llegado á Nueva York, y para el miérco
les pr6xi mo nos llegaran prebablemente lus no
tiilas que traigan, cuyas fechas de Madrid y
Barcelona deben alcanzar al 3 del actual. Con
tamos que por uno de dichos vapores se reci
birí la noticia del alumbramiento de 8. M. la
Reina doña Isabel Segunda.
Los "americanos" en la isla de Cuba.-Bajo
este epígrafe ha estado publicándose durante
la iltima semana us parrafillo en el cual se di
ce que por una carta de Santiago de Cuba, fe
chada el 2Y de noviembre último, se sabe que la
causa de Mr. John Thrasher habia creado una
gran sensacion en aquel pueblo, y que !os ame
ricanos (es decir ciudadanos de los Estados.
Unidos) que habia allí, á pesar de ser muy vi
gilados por la policía, celebraban sus meelings
todas las noches á bordo del bergantin Fabars
su capitan Fontaino, de Filadelfia, ol cual habia
estado en aquel puerto algunos dias.
ASUNTO DEL"PROMETHF.US ".-Un COrrospon.1
sal de Pensacola nos dice con fecha 17 del ac
tual, que al dia siguiente (el jueves pasado)
debia salir para San Juan de Nicaragua el va
por de los Estados Unidos Saranac, cuyo co
mandante lleva instrucciones del Gobierno Fe
deral para tomar posesion de aquel punto de
un modo que pueda ser eficaz la proteccion de
los buques y los ciudadanos de los Estados U
nidos.
Sea 6 no cierto esto, debemos suponer que
las instrucciones que se han dado al coman
dante del Saranac deben ser algo sérias, pues
toque el Presidente ha enviado al Congreso
un mensage relativamente al asunto del Pro
metheus, en el cual dice que no esplica las me
didas que se han adoptado hasta ahora para ob
tener una reparacion del insulto, porque podria
impedir el curso de sus disposiciones si se hicie
ran públicos ahora loe pormenores.
Verémos si es cierto esto y si habrá algun
nuevo embrollo con la Gran Bretaña,
BUQUES ESPAÑOLES EN EL PUERTO.-Ayer
quedaban en este puerto diez y ocho buques es
nioles: 2 fragatas, 7 corbetas y 9 bergantines.
Todoe ellos aguardando cargamentos de algo
Mb tabao y duelas para la Peninsula.
I-MR. HENRY CLAY, Senador al Congreso
por el Estado de Kentucky, ha hecho renuncia
del puesto que ha estado desempeñando por
espacio de tantos añio en el Senado. Parece
que esta renuncia la hn motivado el estado de
salud en que se encuentra" el Sabio de Ash
land," pues de algun tiembo á esta parto Mr.
Clay ha sufrido física y moralmente mas de lo
que pudieran sufrir muchos hombres con la re
signacion que él ha manifestado. El Conigreso
federal tiene que lamentar la perdida de uno
de los hombres mas instruidoo de su seno, y
quizas el talento mas gigante.
KD Un parto telegráfico de Washington del
dia 17 nos anuncia que el Presidente Fillmore
habia dirigido al Congreso un mensape relati
vamente a los asuntos de Mr. John Thrasher.
No sabemos aun el tenor del tal mensage; pero
es de esperar que el Presidente y el Congreso
no se pondrán en ridículo, como lo han heeho
ya algunos "respetable ciudadanos" de Nueva
Orleans, dando al asunto del conspirador Thra
sher un carácter que no le corresponde, y que
han tratado de obtener con sus virulentos escri
tos el Picayune y sus cólegas filibusteros.
En verdad, se hacen cosas en los Estados
Unidos, que si pudieran verse bien esplicadas
en las "semi-barbaras naciones europeas," bas
taría para desacreditar el nombre anglo-ameri.
cano, y hacer ruborizar á todos los hombres sen
satos y honrados de eRte pais que residen en
las capitales do esas naciones que aqui apellida
el populacho "semi-bárbaras.'
[i"El Senador FOOTE, del Estad: de Missis
sippi ha sido electo Gobernador de aquel Esta
do, y á consecuencia de esto ha anunciado en
el Congreso que hará renuncia de su silla co
rno Senador para ir a tomar la de Gobernador
dé nuestro vecino Estado. El Gen. H. S. Feote
era el candidato del partido unionista, opuesto
al revoltoso General John A. Quitman, y su e
!eccion en Mississippi di á entender claramen
te que las doctrinas "desunionistas" no tiezen
la acojida que se creian los partidarios de es
pediciones y confederacion meridional.
MERCADO DE ALGODONES.- En la semana
que terminó ayer se ha esportado mayor canti
dad de algodones de este puerto que en ningu
na semana de la presente estacion, incluyendo
la semana anterior. El número de pacas ven
didas hasta el viérnes en la noche, ascendió &
46,5000. En la semana anterior se vendieron
40.000 pacas. Parece que la suspension de
pagos de la casa de Hill, Mac Lean y Compa
ñia, una de las de "tactores" mas acreditados
de esta plaza, ha contribuido á que los vendedo
res se mostraran menos adustos, y ha facilitado
las ventas considerablemente. Estamos incli
nados á creer que sea asi en vista de que se han
despachado durante la última semana, tres de
los buques espiañoles que vinieron en busca de
algodones y que se han visto demorados á cau.
sa de los precios tau subidos del mercado.
Desde el lo. de setiembre hasta el 19 del ac
tual inclusives, so han esportado ya de este
puerto 361,393 pacas de algodon, ó sean
163,567 pacas mas que en igual época del año
anterior; de las cuales han sido esportadas para
Inglaterra solamente 27,021 pacas mas que du
rante el mismo tiempo el año antepasado.
PERIÓDICOS EN LOS ESTADOS UNIDos.-Este
es el verdadero "pais de los periódicos," y pue
de decirse que aun esto se lleva al esceso y se
exagera en los Estados Unidos como todas las
cosas que en otros paises son buenas porque
son escasas. El numero de periódicos que se
publican actualmente en los Estados Unidos
pasa de dos mil ocho cientos (2800). Los datos
recopilados para el último censo, á principios
del corriente año, han dado los siguientes in
formes acercade los periódicos publicados en
esta República.
350 diar., p. junto 235,000,000de ejemp. al año.
150 tres v. p. s." 11,700.000 " " " "
125 dos v. p. s." 8,320,000 " " " "
2000 semanal. " 149,500,000 " " " '
50 dos v. al m. '* 7,300,000 " " " "
100 mensuales " 10,800,000 " .' "
25 cada tres m." 80,000 " " " "
Esto da un total do 2,800 periódicos con una
circulacion anual de 422,000,000 de ejemplares
6 sea á razon de 18 ejemplares anuales para
cada habitante de la Union. Distribuidos los
2,800 periódicos proporcionalmente entre los
habitantes libres do esta República, resultan á
razon de una publicacion para cada 7161 habi
tantes.
Los 2.800 periódices que so publican en la
Union estin distribuidos en la manera siguien
te: en los Estados de la Nueva Inglaterra, ó
del Norte, 424; en los Estados centrales, 876;
en los meridionales, 716; y en los occidentales,
784.
TEATRO DE ORLEANS.- Esta noche la com.
pañia de Vaudville di una brillante y variada
funcion segun se puedo ver en el anuncio que
vá en la 4a. pajina.
Volvemos á recordar que maiñana se pone en
escena la magnítica ópera el PROFETA y que
Mrmo WIDEBMAN y la señorita PAOLA desempe
flan los principales papeles.
¿J MOVIMIENTO MARITIMOA t
ENTRADAS.
Viernes 19 de Diciembre.
-No hubo de importancia.
Sábado 20
-No hubo de importancia.
DE.SPACHADOS.
Viernes 19de Dicirmbre,
.No bubo de importancia.
Sábado 20.
-Para Tampico, gol. am. Oregon, cap. Trenis,
por O. Wickham.
-Para Rio Janeiro. frag. am. Bunshee, cap.
Wingate, por J. II. Ashbridge y Comp.
-Para San Juan de Nicaragua, berg. aim. I¡u
cy, cap. Brewer, por W. J. Dewey.
MEJICO.
Hace algunos dias vimos en varios nú.
meros del Siglo Diez y Nueve, periódico
que se publica en Méjico, algunos remi.
tidos, que tendian & hacer una comparacion
entre la invasion do Cuba y la del Rio
Bravo, y en particular un párrafo en que se
trataba de zaherir á nuestro apreciable có.
lega la Prensa de la Habana, por haber
asentado en su periódico algo que demos.
traba el triste estado en que se encuentra
la República Mejicana con respecto 6 in.
seguridad en las vias publicas, y nos dis.
poníamos á contestarle, cuando se nos ha
venido el articulo que va á continuacion to.
mado del Porvenir de Veracruz, el cual se
dedica & consignar en parte lo que nosotros
íbamos á probar.
Diremos, sin embargo, que creemos que
los redactores del Siglo XIX se habran
despreocupado sobre la opinion que habian
formado de los periódicos españoles, sobre
todo despues de lo sucedido en Matamoros;
pues nuestro mas vivo deseo es que las ra.
mificaciones de la gran familia española
formen un haz que las haga invencibles 6
los enemigos mortales de nuestra raza. Es.
peramos que nuestros hermanos los meji.
canos refleccionaran sobre lo que acaba.
mos de apuntar. El artículo del Porvenir
dice así :
EL S1BLO
Y ALGUNOS REMITIDOS.
Hemos manifestado no ha muchos dias que
pensábamos contestar á las especies del Siglo,
vertidas sia duda con una ligereza que ya sien
te, porque no es el sesudo peri6dico de que ha
cemos mencion, el que en semejantes casos se
propasa.
Conforme lo prometimos, vamos á cumplir
nuestro deber. No se nos oculta que se trata
de hacer de esta cuestion de simple raciocinio
y frio cálculo una cuestion de alta rivalidad,
mas no obstante el riesgo que embebe ya, nues
tro deber de escritores nos impone la obligacion
de contestar inesactitudes y no dejaremos de
llenar este deber.
Conocemos bien la índole de los escritores
de nuestro cólega el Siglo, porque hace tiem.
po que nos hallamos en posicion de juzgarlos,
y no ha podido menos de llamarnos la atencion
el tono poco comedido al par que ecsagerado al
principio y despreciativo despues, de que ha
echado mano el Siglo para defender, como era
su deber, una opinion que á haber tenido otros
defensores 6 á haber sido otro el carácter de la
defensa, hubiera quedado en buen lugar, en
gracia siquiera al derecho que por mejicanos
les correspondia.
Al leer el Siglo, hemos recordado esas o
lémicas que suelen ocurrir entre los partidos,
los cuales para defenderse 6 sincerarse de cier
tos cargos, recurren al triste argumento de
lanzar otras acusaciones contra sus adversa
rios, 6 como si aun habidas, bastaran eltas á
sincerar de las faltas cometidas.
Puede el despecho, puede la irritacion dar lu
gar á estas recriminaciones contra los partidos;
pueden los partidos contrarios, pero ninguna
razon autoriza á nadie para que se falte á la
verdad, ni motivo alguno es bastante poderoso
para que se falte al decoro de una nacion.
Dijo el Universal en su número del dia 7,
cuando aun no era sabido el resultado de la
constancia de las tropas de Matamoros; cuando
se discutía acerca de la defensa de Camargo;
cuando todos deploraban el triste resultado que
un suceso desfavorable podria dar para la na
cionalidad mejicana; cuando ansiaban todos que
ese escándalo do la frontera terminase de una
manera satisfactoria para el pueblo y honrosa
para la república; cuando ninguno era dueño
de sí mismo por el gran deseo que le dominaba
de que se hiciese un severo escarmiento en los
amotinados y sobre todo en los yankees que
habian repasado el rio; cuando era natural ee
sasperacion y hasta la ecsageracion; el Univer
sal, repetimos, dijo que los españoles en Cuba
aniquilaron como un soplo las hordas de infames
aventureros, que osaron pisar el hermoso suelo
de Cuba, y que apenas asomara su mortífera
cabeza la hidra revoluciodaria en el centro de
la preciosa isla, la actividad y la energía de los
gefes militares supieron aplastarla la cabeza
aun antes de dejar entrever su loco intento: y
estas palabras dichas sencillamente, con la in
tencion mas sincera por el dolor de ver prolon
gar un estado de cosas sobradamente ruinoso,
sublevan los ánimos asaz quisquillosos, hacen
renacer antiguas pasiones y saltando por enci
ma de la verdad y de la moderacion, menospre
ciando el valor de las palabras y de los hechos,
ponen la pluma en manos de apasionados escri
t>res para arrancarles espresiones poco medi.
tadas y para hacerles decir, que nada ha valido,
ni mérito alguno ha podido tener un hecho que
primero por sus consecuencias, luego por su
singularidad, y despues por su carácter es de
una importancia, que en el viejo mundo se sabe
estimar y valorizar con mengua de nuestro buen
juicio.
Si solo tuviésemos que contestar al Siglo po
co habríamos de estendernos, porque la verdad
no necesita de preámbulos para resaltar, pero
como que conocemos la existencia de un ocult
sentimiento que sordamente reglit ptIMil
festarse cual es á la primera ocasion, preciso es
hace desvanecer toda duda, 6 protestar A lo
monos contra aseveraciones pooo co anferi
con la debida apreciacsion de los suceseo.
Precisamente al siguiente dia de publitado el
articulo del Universal, se supo con relsaioan
Matamoros que Carvajal habia levanrdo el al.
do, desistiendo de su temeraria empMy ai
no habia conformidad de parte de Ioai i
de Mejico con lo espresado por el pei-fl
conservador ¿cabia defens 6 contes taci.é a
natural y concluyente que hacer resatr ' im
portancia, el valor y el mérito de e deiu
cuya gloria nadie pd disputar pol ue
gloria cara y satisfactoria? He aqut el m;
no ponerse i discutir, como se ha h eeb, s
si en Cuba han recogido 6 no laureles ls two
pas espafolas, pues tal podría evidenciar l db
cusion que aclara nuevas dudas.
Disputar la gloria agena no e monV de
la propia: la gloria no es tan relativa co so
imagina, pues la gloria no se recibe, Waee.qua
ta; se alcanza por los hechos, no por la Tla .
ciones; así ningun interes ha podido @bahli s
esa discusion intentada, como no sea el Is¡
de que hablamos.
Si el Universal ha faltado la verdd, prué
bese; mas no se descienda i un tereno reat
ladizo, en el que, si mucho, pueden demostraU
dos nulidades. Sin embargo, aun podeme dea
cir algunas palabras acera de las aeveMeto
del Siglo, de la Esperanza y de salgnoa.nai
tentes.
Es cierto que no puede la invasilodeLpea
ponerse en paralelo con el pronunciamhleu de
Canales, no por los mil invasores y cuani* mi
defensores, si no por el.carácter eaenailaeate
diverso.
Detras de los mil invasores habla la: andl
lica opinion del pueblo de loa Estadoa*Ulidoe;
de manera que al esterminar á s pimas a
solo se acabó con un determinado adisro de
malvados, sino que se cort6 el vuelo al adas 6
infatuado espíritu norteamericano, deatmys
do para siempre las vandilicas intenteaa: y
detras del pronunciamiento de Canale esetal
la derrota de los yankees. El mayor biea que
ha podido hacer Carvajal I Méjico en s pro
nunciamiento ha sido el haber admitiudoyn
porque estan muy recientes los seceaes de
Cuba, y porque obra ya de una manera my
poderosa el anatema pronunciado conta *m
clase de intentonas americanas.
Hé aquí porque no es posible el parleo de
que quiere hacerse mérito.
Por lo demas, sabido es el grado de erdito
que merece esa especie de los cuarenta il
hombres, pues la posicion ni las cirunstaneiau
de Cuba consienten una fuerza meoar, ai q
se distraiga esa fuerza de su principal bjet.
Nosotros hemos publicado el parte o a da ha
tropas que operaron contra los yankaees e las
Pozas, Bahia Honda, la Candelar1n eac., y ma
bido es que en ningun encuentro lu igualare
en número. Por lo mismo, los que al ooma ha
disputado, lo han hecho por un espiritu algo re.
prochable sin duda.
El Siglo, sin cuidarse mucho del efecto qu
pudieran producir sus palabras, y dando rienda
suelta á un resentimiento inmotivado y adeas
injusto, despues de publicado el articulo q.
hemos tratado de contestar, estamp una uioj
ria pretendiendo replicar una notiei de la
Prensa de la Habana.
Si creyésemos en la buena fé; si tuvi4tsmeo
confianza en que habria de rectificarae1 error,
nosotros contestaríamos y harfamos yer al Si
glo que los cubanos no son colonos, sino espa
ñoles, y que si puede ser cierto que atoredae.
tores del mencionado peri6dico en nada envidia
á los hijos de Cuba, mas cierto es que los ha
bitantes de la Isla no tienen porque envidiar &
nadie. Mas francos los redactores de la Prma;
menos enconosos, hé aquí de qué manera e~.
presan al hablar de los sucesos de la frntera.
" Nuestros lectores han podido ver lahe OUd
cias importantes de Matamoros que dede
Brownsville escriben A El Pelayo, de Nueva
Orleans, con fecha 29 del pasado ootubie, este
cuadro terrible de saqueo, de incendio y de
asesinato que es la deshonra de la humnildad,
que es el baldon eterno, empapado en sangre y
en llamas, que arrojan sobre sí mismos losque
tan espantosos crímenes cometen.
" Los mejicanos, sean hoy repdbliea indepea
diente, fueran ayer provincias opulentas y feUl
ces de la gran nacion espafola, sofi siempe
nuestros hermanos, son nuestra aangre en dis
tinto vaso, son los hijos de nuestros padres, li
gados á nosotros por los vínculos del carito, de
la religion, de las costumbres, miembros de la
gran familia española en el mas lato bentido,a
el sentido de la raza, de la sangre, del carácter
y aun podemos decir que en el valor, despuea
de las horribles escenas de Matamoros.
" Los mejicanos, como los habilantes todoa
de todas las repúblicas hispano-americanas, son
nuestres hermanos, son los hijos de nuestrao
padres, lo repetimos, son los que naturalmente
han de figurar i nuestra lado en todas las gran
des cuestiones de raza en el nuevo mundo; son
los que han de estrecharse con nosotros par
combatir en todos los terrenos al enemigo co*
mun, á esas hordas de bandidos, que arrebasts
ban primero á Tejas, que robaban despues á
California, que asaltan de noche 4 Cárdenas,
que huyen villanamente en el Creole para volver
luegoen el Pampero, tambien de noche y para
su eterna desgracia y mengua.
" La causa de Méjico es nuestra misma cau
sa, y por eso al leer esos horrores de Matamo
ro», sin causa, sin motivo, sin pretesto, la sangre

xml | txt