OCR Interpretation


El Imparcial. (San Juan, P.R.) 1918-197?, January 09, 1922, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn88073003/1922-01-09/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for Página Dos

Página Dos
»» ELIMPARCIAL .
_ , DIARIODELATARDE “** ,
- - NO SE PUBLICA LOS DOMING(ZS ..
Entered as second-class matter at the Post Office at San Juan, P. R.
W
ADMINISTRADOR: PEDRO HARDOUIN.
TELÉFONO No. 909. PO. BOX No. 346.

- PRECIO DE SUSCRIPCION: ;
- EN LA ISLA Y EE, UU, EN EL EXTRANJERO -
€MEdeee as 00 200 P OIBEL MN a eee eo ee _$ 1.00
D OTO: .. u o 204 7. . ZEe . 0 .. -E
1 némestie .. .. .. .. .. .. 420 | 1 NOMBORIEO” ,-+ s -.0 aec 6.00
Ean eenaia a ON TA aRO eoe ea au oric aaa O
.., TEMAS ACTUALES
El Arbitraje de Harding
El asunto político que ápasionó tan
to los ánimos y llegó a constituir el
tema de todos los discursos, va per
diendo gradualmente interés. ;
¿Será porque los principales acto
res están lejos? ¿Será porque el de
senlace se hace esperar demasiado?
¿Será porque se alarga, se alarga es
te penoso entreacto durante el cual
pasan cosas menudas qué después se-
Yán objéto del comentario? ” Será por
únña cosa o por la otra 0 por todas
éllas juntas y por algó que no hemos
apuntado, sin echar en olvido nues
tro temperamento que no se adapta
demasiado a las situaciones manteni
das, 'pero es lo cierto que 'en el públi
eo sé va observando un leve -cansan-!
cio. Yzeso que ahora interviené o es
tá “próximo a intervenir en el drama
un personaje nuevo que puede tener
una importancia extraordinaria: _el
Presidehite Harding a quien'la Comi
sión uniónista que fué a Washington
a mantener la querella contra el Go
bernador Reily, ha confiado“los pode-]
res del árbitro, a juzgar por las ver:
siones que nos llegan. f
¿No 5e nos ha dicho como anticipo!
de la nóticia del regreso de varios de
los “comisionados unionistas que la
Comisión había dejado en manos del
Presidente Harding el asunto y que
por tanto estaba obligada a guardar
ua reserva disereta? -
Las conjetúuras inevitables en derre
dor de todo litigio” que trasciende al
público y le 'interesa, hablan del re
lévo del Sr Reily, ál que no se podía,
sin embargo, destituir de manera que
parezca francamente caido ' bajo 'el
ataque de la oposición, por aquello de
que es preciso dejar a salvo el prin
cipio de autoridad. No es esta una
interprétación “ correcta, pero 'es la
acostúmbrada. El prineipio de auto
ridad se salva mejor, se defieride nie
jor, dándole a cada pueblo el gobier
no que reclama por medio de sus ma
yorías, y cuanto ante_s'se satisfagan
los públicos anhelos, más habilmente
habrá sido restelto el conflicto.
Pero la administración én Washing
ton tiene ese sistema: No sustituir a
un funcionario mientras está bajo el
fuego de la censura, sobre todo cuan
do el funcionario es de nombramien
to presidencial. ,
Se pretende, por lo visto, para el
Presidente, una especie: de infalibili
dad que no está ciertamente en las-fa
cultades humanas. Pero'así es, y no
es cosa de que en estas épocas en que
todas las rutinas se refuerzan, vaya |
a surgir la excepción por dar gusto a
Puerto Rico. * .
. ¿Es debido a esto, que los comi
sionados han interrumpido su gestión
apenas comenzada y han entregado
sus cargos al Presidente Harding, de
jando a la decisión de éste, al arbi
trage de éste la satisfacción que de-'
manda?
Un prestigioso General Español
en Puerto Rico. |
Desde haec algunas semanas se ha-
Jla entre nosotros una figura prestigio
sa del Ejército español: el General de
División don Joaquín Pacheco Yan
vias,
EI General Pacheco estuvo <siendo
muy joven en Puerto KRico. Aquí en
San Juan, fné jefe de Orden Público.
siendo capitán del Ejército y organizó
el Teresro Provisional. cuya estupen
da banda de música recuerdan toda
vía los aticionados, k
| De aguí ftué trasladado a Filipinas
el señor Pacheco. nomirado Gobernas
dor Civil de Tayabas, donde 1s sór
prendió la guerra dei 98 en la qqu
BANCO TERRITORIAL Y AGRICOLA
d DE PUERTO RICO. Í
178 54 : í San Juan, P.R.
Capital aut0rizad0............. $2.400,000.
“Capital emitid 0.............; -1.200,000.
Capital realizado y reserva. ... 1.298,600.
“Beneficios a di5tribuir...........291.671.95
WVenta de cédulas hipotecarias 6% -
y Solo que aquí la decisión no puede
ser sino tina, para que los reclaman
tes queden satisfechos * La- decisión
de Harding ha de ser favorable a la
tendencia mantenida por el partido de
la mayoría en Puerto Rico; ó la cri
sis política actual entraría, desde lue
go, en un período de agudización que
ahora no tiene. Porque entonces la
reclamación habría de ser hecha no
contra un gobernador como se hace,
sino contra el Presidente de los Esta
dos Unidos.
Esto es . sin duda una complicación
en el nudo, en lá trama de esta tra
gedia cuyo acto segundo se desénvuel
ve en Washington con una lentitud y
una técnica un tanto desmayáda que
no satisface al espectador, peró nó
cabe dudar de que se avecina un nue
vo acto de supremo interés, -dado que
en él interviene, ha de intervenir un
personaje tan alto y de tan reconoci
da importancia como el Presidénte de
los Estados Unidos. U
l ¿Haá sido una torpeza, o una habili
dad de los Comisionados el confiar tan
importante papel al Presidente Har
ding? r E
La respuesta a esta pregunta no es
sencilla ni es fácil. Porque el Presi
dente Harding podrá no hacer cáso de
los argumentos, de los cargos, de las
quejas reunidos en el alegato que han
dejado en sus manos los Comisionados
unionistas, y en ese caso el conflicto
será mayor de lo que es ahora, porque
el rival que tendrán delante los unio
nistas no será un gobernador de una
isla que ha estado hasta ahora un tan
to olvidada; el adversario no será un
funcionario de relativa importañcia,l
sino el primer Magistrado de la Na'…—l
ción, el-jefe del Estado. e
¡Oh! La figura creee mucho, la lu
cha entonces, si a ella fuese preciso
ir, cambiaría también de aspecto. Ne
€es lo mismo un gobernador que el Pre
sidenté de los Estados Unidos. .. ':
Pero después de todo, la -Comisión
'Unionista, no ha creado de nuevo esta
complicación, sino que, por el contra
rio, la aplaza, la condiciona a una: de-
Cisión del Presidente que puede s'erí
“satisfactoria.
En el programa de la actual cam-.,
paña se consignó deesde el primer mo- |
mento, que en la apelación se llegaría |
en Washington hasta la última ins—¡
tancia. La última instancia no es la |
Casa Blanca sino el Capitolio. |
Y para llegar al Capitolio, había que |
pasar primero por todas las etapas
del pleito lamentable. |
Así, pues, lo que a primera vista
parece una complicación no es sino
un tecnicismo, un resorte puesto en
juego para prolongar lo que sea pre
ciso, el desarrollo lógico que debe te
ner un pleito en que se juegan para
Puerto Rico, valores tan altos como
los que están en conflicto. a
se cubrió de gloria. Estuvo sitiadó
setenta y tres días, haciendo una lHe
róica resistencia. Baste con decir
que allí ganó la Cruz Laureada de
San Fernado. para que 'se comprenda
cómo luchó-el héroe de Tayabas.
Pero !a faja de general no se la
puso el ?minente soldado sino después
de otras muchas proezas. - Fué en Me
lilla durente los años - 1911 y 1912
cuando ebtuvo el ascerso y otros al
tos honores - DS
Para tener una íden de cómo ha
sido la carrera militar* del - general
Pachéco, baste-decir que en-la-gnerra
carlista ecraalferez y desde entonces
CRISTO, LIDER
| "=t.:pocom en' *EI Múndo” 1a
de una” fiesta celebrada e San
'| Juan por 1a 'institución g-u&¡:;£
Escolar, inictando una” serie” de co
rencias.> Hanló e Hon, - señor - dor
.|-Emilio del Toro Cuevas. Eseogió un
tema interesante: Cristo, lider, “Dice
1a reseña : “¿Enicaréctó - el oradot “a
“necesidad de practicarel-tristimismo,
no en: la ridícula y- tonmo€ope%
-| que 18 reduce a un"cario 'Exterio; Y
¡ una-cuestión” de -rormntas” hipocritas:
-| Simo a su noble acepción, tal como lo
$ pfedlc6 aquel pobre soñador de Gali
.| le. . Descubrió - la personalidad: de
|Oristo, :recordó algúñas de sus Dara
búlas, y le hizo destile únte fmestra
imaginación, ya dulce - predicando el
amor a-los enmigos, —ya indignado
echando del templo a +es mércaderes
que prefanában su religiosidad.” —.
» Hay disparidad” etitie <el propósito
“del” orador $ sus «Ceustrás.” No la
"| blaba él a un público desconocedor
|de la figura de Jesús. Se dirigía a
! | escolares “eristiatios. ; Cuántos de
' | éllos se habrán acercado a la* Eucaris-
Mía! ¡Dónde aún más palpitante de
"| amor que en la redención - se- nos
' |ofrece Cristo! Asfí eonocerán la fuer
'!za de los sacramentos,” de los que
| dijo Rubén: -Darfo;* con 'su peculiar
'| Manera- de expresarse, que la…
| dias exW en su vida fué
| cuando alejara - de éllos. +¿Pa
ra qué llevar lac antipátia a prácticas
'| piadosas - tendentes” a -cumplir con lo
“| que el orador: encarecía? -- 2
| De ese mode no se demuestra la fuer.
za de un líder, El poderío de éstos
| consiste, además de la boridad de sus
| doctrinas, en “hacerlas a'm'a.i" y Trespe
tar. - Pero- si-después. de tantos siglos,
|esa legión inmensa -de crístianos, -que
'|por .comprender la di&¡yi(_lggl¿¿ de Ae
-| sús trataron de seguirle por los me
|dios que él mismo les dejó a sus al
| émices, “hubierah terminudo por- redu
'lcir su sé 'a-mezquinas prácticas; sée
vería que había seguido a un flojo
,lider. :
| Se dirá que no' vieron -clara la ruta
por recorrer, Se juzga más-acertado
que úalgura persona-enseñe que debe
nyos ser- ertstianos porque ella en
cuentra grandiosa la deetrina de Je
|sús. No es aregnmento de peso, por
más-alteza de miras dhé tenga quién
tal proclame. N C
La moral, sólo estétritamicilté* Cont
siderada, —es -casi - iNÚtil piédicaria:
Se estuaian reglas- estéticas para h
nes artísticos: esas -regús sé dmordan;
tpur su fndole, a-todo -el- mundio *y
¿quién pensaría que “alguier “quistera,
l_ajustar su _ vida a esos métodos, si
razonablemente nadaJarabliga?:r:, a..
Tal persont-tiéne pureza de líneas ;
-pero” a muchos utrac ja feay a' v'eueis-,
por la mismu fealdad,?por erí 14 :bE
lleza- relativa.— Este paidrje”as"có
pléndido:. y al -árido sejyvaz los 9jO
Esas desafecciones a lo bello a nadie.
interesa “instigar. 'Conterendanie cuán
S , y E SUEAEiad
fácilmente se ilésñiru…m
moral, nús-ciffcit porTo abstragta de
Í ser entendida; y 2on eldhél€áº'&€t?&'—
_i ¿Aboliz-las prácrticas PONglonas. qué
| N0 son- tarpes y rld!culas¿fgiñá%pi¿n—f
Htes y poétiens? Pues- ¿qué…*dibe
! ... MISA DE REQUIEM
' Mañana martes, 10 del corriente se
celebrará una Misa de “Requiem por
|ol desconso del alma de la-señora do
Íña Serafina Carmona de Mascaró, en
la Capilla de Las Ciervas de María,
a las 7:30 de :la mañana.
- Su esposo don- Lorenzo Mascaró, y
sus hijos doña María - Agustina, don
José. Ramón, dorí Augusto y -doña Pi
lar, invitan a todas sus amigas, y
deudos para este piadoso acto. .. --
QEI. “CAMPO RICO", NO EMBARCO
El caballo *Campo lt*l:o". no -embar
e6 parrar- Venezuela en el -*Philadel
phia”, como digimos en nuestra edi
ción . del viernes. :
basta ahora ha ido cubriendo su pe
cho con todas las eondecoraciones más
p le España, y ha tomado
- pa…p& en..todas las lu
chás armadas de la hidalga M
| El general” Pachecó que viéne a
Puerto Rico a un asunto de familia,
J está cisado con nna-distinguida dama
portorríusiña, perteneciente a las pres
| tigiosas familias Sanhiña “y ' Cebolle
¡ r, de Manatí, en la que ha tenido
dos hijos que sfguen la brillante ca:
Trera - del padre? dos:bizarros- Enpita;
|nes-que se ha signitiCado mucho en
la 'actuar eampaña-Marróqut: -- **
:- El dlustre general Paheco se siente:
|encantade “derHabervénido otra vez:
la esta tíerrá que :siempre recoraó él
nostálgicamente. _ Aquí pasó los mejo
res años de su juventud, aquí ligó suj
vida a la de una dañía del país, ny_
el país en que 'se ama va siempre
'unido a- nuestXa Vida "más que “<':'t_)mí
fun recuerdo” dúlce, como ha Sénsaz
ción inerfinguible. .
| EE IMPARCIAL saluda con todá
'afecto al ilustre jefe del Ejército esi
pañol, y le desea una grata estancia.
|le“|:vre ll(l$?…. ANE 2 = íj
=LaºP¿£cq_la que Ud. nunca olvidará
ae7 +IZ DI - Y MO , O 7 I7 AR r
“ A Ara .E :Avs._
EF AL - Lun Enero de 1922.
1a parábola Cel templo y 108 mércade-
Tes? "S1 Cristy quiso qué respetaran
da rd&_l-.i!du£,du 'ese sitib demolitro
la neresidád del ctíito externo. Muy
sabia se muestra lá iglesia con lo que
sus p;_'acgge:'¡u.ue relacionan con nues
tro módo dé ser: Cou lo ¿laro que
semilan miestro ernee por la- vidar,
| Rtos u 21ias, 1a señal de la Cruz
“enseñanco In-terevidad del- dolor,-Ha-
Mmadas al aríe para que aynde a en-
HMervorizar : recónocimientos son de lo
que influye en nosotros lo que nos ro
dea y los hábitos adquiridos. Cam
panillazos dados a las puertas del al
'ma': los” séntidos ecrporales” De elfa
|se aducñan desde el riente villancico
de Navidad hasta la [vof(—nte misa y
el sobrecogedor Dios i «e; las suaves
Vírgenes y los trágicos Cristos; se
dantes capilias y emocionadoras ca
tedrales. v
“ No es justo que se culpe a la iglesia
“por emplear prácticas y fórmulas pa
ra- fines- esp:rtifuales: cuando ' la cien
' c_-ia. usa esos medios para sus finalida
¡ des. La psicología, psiquiatria y pe
. dagosía, especialmentc ,
¡ - Si fuéramos a ser tan abstaractos su
158234 /tzeive! y ';.íí uu,¡n=..¡¡a;'3
MAUL HA7
. E
e T
<
Presentada por
Bruno 6r Vazquez
San Juan, P. R.
PROGRAMA “RHODIA”
Egt;eno…Enero 12
“TRES BANDERAS”
: Y —“LUNA”
Emero 14
EN “RIALTO”
primiriamos las banderas, * las esta
tuas de hombres Tustres, y hasta los
retratos del sér querido. ;
Bueno es predícar a Cristo como él
es: un Dies compensador de buenos
y ca.s;.l¡mfor del que infringe sus le
yes, Bien está que ante sus altares
se pohngan ¿ñerpo' y alina, según AMÍ
se- pone la sor junto con el búcaro.
que-la contisne. TPero si alguieil, por
«carecer de ciertas_ideas religiosas, no
lo mira así,- y -al- mismo tiempo-en
cantado del ctitianismo “ quisiera ga
har adeptos para Jesús, no lo presentf
3 los oyentes cual a un pobre soñador
medio fracasedo, a juzgdi” por' Sus se-1
guidores, sino como al señorendor d¡é'f
voluntades. Subyugando la del Poet£;
el zahorí que desde su atalaya no ve
torpes las practicas reliziosas, axmquel
a veces ho- parezca creyente. Dicho
se está que él no es f.ntástico. 'Quc(
cuando nos lo párece, €es porque 10 co
lumbramos lo que él palpa. Vesmos
algunas de sus más intensas palpita
ciones cristiamas: las (-'pope_v'us _d(-l
Dante y Milton; las visiones de Santa
Teresa de Jesús; las del Kempis, que
escribió en lo que solemos llamar pro
sa ; mas ¿á qué ir tan lejos? A nues
tro lado—nos parece que fué ayer—
cuario Ambás Darío y. Amado Nervo,
con muy corta diferencia de tiempo,
sé rindieron a la mal llamada Intru
sa— más bien- Acreedora—dieron, con
la crístiana entrega de su sér, el m(»%
! jor canto 4 sts ereencias. Y eso, que
£según eminentes eríticos, la sé católicu?
¡insufló <asi teda la obra artística de
(Ínmbo:<. ! e
¡¡ .¡ Qué n éllos a encontrar rídícu
¿las a las devociones!. El mismo cru
| cifijo que acegió el espritu de Rubén,
recibió los” últimos hesos de Nervo.
gEn los miembros de éste, un sayal
ífrancist—.um precedió al sudario,
| Ta historia es campo ancho para el
proselitismo cristiano.” Dice el Evan
gelio retirién:tese a sus segnidores:
“Por- sus frutos los, conoceréis.” - Pnes
6n la historia hay exhnberancia deí
eses- frutos. Demostrándose que no
Es posibir realizar tan nobles hechos
al inffujo de-utras ereencias enyos |m-*
secdores las reduzcian + fórmaras men |
tirostis. y
¡Ver janzada esa ecuasación en el
ontinánté cuyo descnbrimiento =e de
"Di les Tr imavor parte a qué las mÁs
',-il]lilsí sientas de la epopeya. que eran
E—pr:'l'(*til&is'—'<'royvnh-s. anhelaron ilevar
SUFÉ Por aliende tierras!.... 7Y qué el
'¡í W¡vivwíl“o venga -de una persona en
P envas Poterosa espiritualidad tijaron
|4l - CiMiento dos: misioneros “que nos
eristianiZafon !.....
,No estarían tan acostumbradas a
Et_'órºifn'l)fíi£l'lil¡(r(-rims__lus manos .qué sol
;'tá-'rñn”'>ºl'x!<"'|'n¿¿-='(»':l.—'.' Ni las del nescu
|b_riihf¡º'ííñ'qº por aquí pasearon la Cruz.
PN |:ls'í'.'l.?('r'fl'llll('l.<('illlí) que exhortó
“aPfiáveginte. Lo que, esas persoñas
MaNifesfaron es a lo q. debe alcanzar
EP AMO Cristo, rectamente encauza-
Ad 7 ÓN enrazones llenos del pan úutri-
Ed Aimas. Y por tanto libres de las
Cácedías de que nos habló el poeta
“Qqué supo encaramarse a todas las
eimat; - S ¡
| Teofila Mariana. .
VIDASOCIAL
EL BAILE DE REYES EN EL '
| CASINO ESPAÑOL 1
Resultó, como estaba previsto, un:
acto bellísimo el baile de anoche en
el Casino Español, donde se dió cita
lo más brillante de nuestra. buena so- '
ciedad. *
“A las nueve y media en punto, dió
comienzo el acto, que se prolongó den-'
tro del mayor entusiasmo, hasta cer-"
ca de las dos de la mañana, hora en '
que todavía quedaban los entusiastas,
los irreductibles, en número suficiente'
para que el baile hubiese continuado'
dos o tres horas más. ] i
« El bujffet servido en la terraza, fué
como siempre, espléndido.
No eitaremos nombres, porque sería
hacer el censo. de nuestro mundo ele
gante, y una omisión donde tanto nom- '
bre prestigioso había, sería doblemente
lamentable. E
. Hiciero? OTU E? la Casa, el|
primer vVicepresidente, don Enrique
Zorrilla, el segundo Vicepresídente, don
Pedro Bolívar, el presidente de la Co
misión de Festejos, don” Mannel E.
Navas, con los señores Antonio Ke
yes, José Comás, Diego- Agiieros, Ma
nuel -Madera, Arsenio - León, Don An
selmo Soroeta, Don José Zubillaga,
Don Franeiseo Casas y otros valiosos
elementos de la Directiva. * 2
.La fiesta fué digna de la tradición
del Casino, que goza de tan genera
lizadas simpatías entre nuestro mun
do social: S E
JaCalitoy;
FRANCIA i
NIÑOS DEL NORTE
CSegún el *Fígnro”, r mayor parte
de-los sintéstrados del Norte de I-*rnu-¡
cía está dispuesta a- aceptar la, mrano
de obra alcmana. Muchos de estos
obreros que acaso vengan de Alema
a a frábajar en el suelo' de Frañnicia,
fueron “<“cldaos y contribuyeron 2 de
vastar esas mismas cincades que “aho
ra vali 4 ser reconstruídas por ¡'-1105.4
Contrástes de la-vida. |
+
Han sufrido y sufren infinitamente
todavía estas regiones del Norts. En
uña revista de Clément” Nautel hay
una' escena' pátética. Es una familia
del Norte que Se guarec: en su barra
cón de tablas mal unidas, a merced
del frío y de 1a Muvia. El padre, la
madre y los hijos miran con espanto
la desgracia que les rodea y “confidn
en el anxilio que tieñe que llegarles
de un momento a otro. Sí, sí, allá
en París los políticos y el pueblo en
mása deben vivir yensanao de coniimuo
,en tanta desventura, y aguardan con
anhelo el periódico de la capital, la
hoja impresa que no habla de otra
cosa, que viene, “toda entera, consa
grada a elles, a los sinietsrados, a
los que perdieron su easa y su ajuar
en la guerra..... Y el periódico llega,
y se lo arrebatan, se lo disputan, y
lo recorren, lo devoran con los 0j05....
¡Pero nada! ¡Teatros! ¡ Concier
tos? ¡Módast ¡Salones de -pintura!
“¡Artistas que pierden sus collares- de
ip¿erlus que cuestan millones! ¡Nada!
¡De éllos no dice nada! ¡A éllos los
ítíencn olvidados! Y el periódico e les
14;-ae de las manos.....
- . ;
) .N_lns hno es que los tengan elvidados.
Es que faltan los medios, es que la
Asuntos Políticos
En mi artículo del sábado nueva
mente se, destizaron pegiteñitas: erra
tas y una omisión de monta, Anarecí
diciendo en un párrafe lo que sigue:
“Pero entre el abogaco Tous Svie
huy. una insalvable diferencia, eran
do el primero no marcha de acuerdo
con el:segundo eh ajusrarse a la -polí
tica “acordada por el Partido Repu
blikaño, -ete”
Lo que yo escribí decía:
“Pero entre el abogn:io Tous Suio
y el presidente del Pzrtido - Reprmbl
cano Mñor Tous Soto hay m irsal
vable Miterencia, etc”
Hec la anterior saivedad sigo
adelagge : ¿ ;
“El Gobrenador Huyke ha sido ob
jeto de crítica injusta por algunos
periódicos coñ motivo del -nombra
miento «el nuevo jefe del Negociado
del sl'.l'.3ujo. Digo injusta. porque to
do el mundo sabe que el señor Huyke
desempeña la gobernación del país in
“termamerte y por volantad del Go
bernador propietario, cnya política es
tá obligndo a seguir, Además en el
"nnevo orden de cosas establecito en
nuestro gob'erno con la sincera coo
¡poru(-ión del señor Huyke, entró el
reparto de los emipeos del Négociado
del "Trabajo entré los socialistas; y
efró como base princip:lísima del en
tendido republicosocialista con Mr.
Reily. Tal seriedad revistió el acuer
do por el cnal los socialistas se re
partirían el botín del Trabajo en las
primeras- de cambio, que don Carlos
Toro apremiado por algunas o mu
'chas recomendacisnes de prominentes
republicanos ” para ver de colocar al
gunos correlirionarios ae fuerza po
lítica, entenlió que los republicanos
podían y debían esperur un segundo
turno; y pasó incontinenti que pudo
hacerlo a entregarles a los socialistas
- el Trabajo <n primer turno, Esa fué
la palabra de Mr. Reily y de los se-
. j ? =0 s A
Jura, Mujer Amada....
Jura, mujer amada, que cuando yo me muera :
Llenos de tu' espíritu, los sentidos y el alma, S
Llevándome por siempre a la perpetua noche -
En mi pupila inerte, tu imgaen' adorada; _ '
- Y de mi corazón, tierno y feroz y altivo,
Todo el pasado triste y doloroso salga, ;
Divino y sin rival entre los grandes goces
De mi vida voraz, tempestuosa y volcánica;_ _
A -veces tu recuerdo se- posará- en la tumba: -.-
Del hombre que un esclavo fué siempre ante tus plantas,
Del que :adorarte supo-cón todassus potencias, y A
Y que tu amor llevaba dentro de las entrañas; u
S De un-'ser hecho exprofeso tan sólo para amarte;
Para servirte sólo, y vivir por tu causa, - a
Y morir en tí sola. Sí; cuando abuela seas GR L
_ Guárdate de exclamar con amor y con saña ¿e
+ Mis arrebatos locos*de furor y de'celos, í -
- Las noches dq mis iras, fieras y atrabiliarias; dey
Evoca, dueño míó, más bien el abandono * ' - E
De mi ser, por entero entre tus manos blancas, ,
Siempre al dúlee 'presente del 'tódo consagrado; é v_' "
A' los'claros futtiros, a-las' bellas máñanas, E
Y que de tu memoria la bendición.me absuelva;- _ ' *
Y me guíe en la senda obscura y solitaria. T
| pc T
s 6 i - EN
Subscríbase a “EL IMPARCIAL.” * _
magnitua de la obra'es 'tal que va
haciéndose con una lentitud desespe
rante. No, olvidados no, . -Ved::se
acerea Navidad y- ya están abiertas
las suscripciones par múndar jugne
tes al Norte: En 168 colegiós, mi to
das lassescuelas: los-maestros recogen:
las minúsculas dádivas de los niños.
de -estos otrós niños que ño: vieron
su -hogar convertido-ei. un mentón- de
escombros. Y, como en -años. anterio
res, el padre Noel irá dejando entre
las piedras desoladas de las ruinas.
caballitos de cartón, muñecas de por
celana, cujas de soldados....
. ;
Un poco de asombro en los ojos de
esos hniños que no acaban de imaginar
se este otró mundo de que oyexn; ha
blar a sus padres y de daónde viénen
“los jugnetes.. Sí, 'sí, hay otro mundo,
con casas altas y alineadas, con tien
das suntuosas,; con grandes y ruido
ssas masas dé tranvías y automóviles.
Pero éllos no acaban de comprenderlo.
La mayoría lia nacido en plena gúe
“a o después de ella y. muchos no
tienen otra visión de la vida -que es
tas, míseras ciudades de tablas que
)sv alzan entre ruinas. - Ellos, como
'los niños de una raza casi primitiva,
rno han visto otra -cosa.... Es decir, .sí,e
han visto otra cosa: han vis;o,…tnl_
vez, una tromba soltaria en el cam
po, con una.cruz tosca de .madiera,
con un caseo mohoso cue oscila tris
temente cuando arrecia el viento. . Y
han vist», un día, pasar un arado y
desviars> en torno de vste niontón de
tierra con respecto...... .
-- Luis- Diaz Caneja.
París, diciembre de 1921. : í
| sores Tovs Soto, Iglesias yy'.£ofo y ha
| quedado cumplida. -SÉ lós* repnbilea
! 108 alcanzaran 6 ho eí seguñdo thirno
¡.—u Agricultura depencería de'Ml_'.
¡ Keily y de les eñores TousSoto, Igle
Í¡ sias y Toro. si ;
| -El Gohornador: Huyke no- puede” en
| -nánera algund intervextr”en'un asun
| o de la facultad exclusiva del Comi
¡ ionado Toro- De acuéxtdocon la ley
éste tenía la facultad: G anspender: de
; mplco y sueldo” al-señor Honeré, de
¡ cermarle - cargos - y..por último. desti
! tufrlo, si así” lo”juzgabu: Coiveniente
>después de 'haberle ofdo- en su-defen
l sá. :Mas- dentos: por: admitido “que-el
Gobernador Huyke pudiera Haber to
madc -cualquier "¡utervé¡_¡éió¡i “inc¿rec
ta tendeste al -favorecimienrto del -s=-
ñor Honcré, después qre la -Comisión
Ídol Servicio Civil-.a quien -él - tenía
que recurrir, le dijera que nada le
lcompetíu en su caso-resuelto bien
resuelto por- el Comisionado eon-la
destitución, justo es que poniéndonos
len el lugar del Gobernador Huyke,
consideremos Su imposibilidad de:hu
cer nada. ni poco ni mueho, ni: di
recto -ni 'indircctf)¡ en contra del
acuerdo republicosocialista. a que ya
antes me referf. Al Gobernador Huy
ke, por el cóntrario, de corresponderle
algo en el ecaso Honoré, 1e cerrespon
dería acelerir el momento de satis
¡facor un acuerdo político aprobado
por Mfr. Reiíy, a quién le debe ser
Comisionado de Educación y la gober
nación frterina, para que lós socia
listas dispuestos por el señor Igle
sias y aprobados por los seficres Tous
Soto y Toro ocupen tudos los carges
del Negociado del Trabajo.
No se pida, pues.U:'|l“G¿)b(xtuadm'
Huyke - una intervención que Jegal
mente no puede concederla, y moral
meñte f:mpoco,”
S. Rosario Ortiz.

xml | txt