OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, April 25, 1893, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1893-04-25/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for 2

La Democracia
La Democracia
1'üNCi:, MARTES, ABKIL 2ó, D12 lSu:5.
CUESTION MAGNA
Seríamos verdaderamente perni
ciosos si, exagerando la nota te
rrorífica, infundiéramos la alarma en
nuestra sociedad.
Pero seríamos verdaderamente
desidiosos si no estudiásemos lo quo
ocurre en torno nuestro ; lo que á
los nombren pensadores preocupa.
Los crímenes se suceden con inu
sitada frecuencia: hoy cao un médi
co en las calles do Cabo-rojo ; ma
ñana un jurisconsulto en larj callea
de Ponce; después un ingeniero en
los campos do Guayama.
Y entro esas individualidades dis
tinguidas otras no menos útiles
ounquo mis oscuras y modestas
sucumben bajo el filo del puñal, en
la sombra, en el silencio, sm que la
opinión so conmueva, ni so agite.
Entro tanto los asesinatos quedan
impunes, copo si la justicia mima
ría so considerase impotente para
descubrirles y ecbar sobre ellos la
pesadumbre del código penal.
I No so fija en malea tan hondo.?
el poder público ?
i Carece de medios para impedir
loa con oficacia ?
Es indudable quo los funciona
ríos del orden judicial cumplen á
conciencia su deber. Nosotros los
heraoa visto trabajando hora tras
hora tras una pista, acumulando
informes, ovacuando citas, demos
trando vivísimo interés en las ac
tuaciones quo la3 leyes recomien
dan. Pero cuentan con auxiliaros ex
pertos quo cooperen á su obra rei
vindicatíva ? Disponen do olemen
tos que secunden su labor meritoria?
La opinión puedo responder á
eir.3 preguntas.
Y conste quo no dirigimos cargos
k la policía que, hasta, donde es da
ble eximírselo, llena su cometido.
La policía eá deficiente porque
mtíi formada por individuos inex
pertos, que disfrutan un haber mez
quino, que no tienen recursos para
perseguir á loa delincuentes, quo no
to formaron en ninguna escuela es
pecial, quo resultan incapaces en
ciertas circunstancias y quo no ofre
cen garantías de acierto.
No es justo pedirles más, porque
uo so les paga; porque no se les se
lecciona; porque no so imita el
ejemplo do Inglaterra, do Francia,
ile los Estados Ünidos, quo satisfa
cen sumas enormes por el servicio
policiaco y quo pueden, por tanto,
esperar quo eso servicio se presto
con oportunidad.
Qué condicionen, qué actitudes
ñ eligen á un guardia de orden pú
blico en esto país?
La. condición do quo sea incondi
cional y la aptitud de que vote á los
candidatos cuneros.
Un cuerpo quo de tal modo i?e
nutre no producirá nunca resulta
dos estimables y nos parecería cruel
atacarlo con saca.
A la altura á quo vamos llegando
urge organizar una policía numero
sa, inteligente, activa, refundiendo
en un t o lo instituto los vigilantes,
los guardias, los urbanos, invistión
doles dosuperiores facultados, crean
do cu derredor suyo una atmósfera
de absoluto moralidad y do profun
do respoto, convirtióndoles en sal
vaguardia y en escudo do orden so
cial FOL!
L.nmm brmm
EL NI SO DE EL ESCORIAL
nndit ntanCtiha n su trerpo.
E vrruid, y taailn'án lo en qrja otro día,
quo m ha.lahH yo un poro borracho, eui? Pe
;ar á Antonio, rnrquo íto acariciaba 4 mi bar
mana Core (Wrfft.
QCé OCCiMiíó "Rti 5 rs DICI-'SR-
, tío c i i rv t a : r r b I Jal.&n U irca ! j
í
Mr '
' u L't- r,rI i do D! !er.-Lroi
f ti i !' !. h r :'. ' - r jr. tnvo; í c'-
tfc 1 te torro
, . - u-rí' "I
...i -aut-ítre,
t f
lüa verdad, mucha verdad contesta Julián
y yor cU ito ckí en aquel tila, al reprender
tilia tierra tai por ! ewcArula'o qno habían d.auo
7 r.or U B'wSair?. qno con ellfli permitían
li ",..... i . . lie
WAV V 4
Anvm-o mra, y en vi ta la ix ísisoíimiiovj
d qu s! f r.p.itfian da acuerdo él y e! Chito, c.
jnes orden qn el detenido Arto;iio Hernán
ííru2 r. condue'do' Incomunicado uno
los .aí3boi3 de hi ci-rcel.
Nosotros pedimos al Gobernador
quo fijo su mirada en esto punto.
Ya se sabe quo en todos los paises
se cometen atontados tremendos,
que llenan las columnas de mil pe
riódicos; pero casi siempre los mal
hechores purgan sus delitos en el
fondo de las cárceles.
El matador de Franco no se co
noce; aún no es lícito asegurar que
está en galeras el matador de Coto
rruelo; acaso mañana no sabre
mos quién es el matador de Mac
Douell.
Esa impunidad constituyo una
amenaza que gravita sobre todos
los quo, en una ú otra esfera, lu
chamos por la vida.
Y hoy, al trazar estas líneas, ejer
cemos el derecho de la cletensa pro
pia, al par quo hablamos en nombro
de la sociedad, conturbada ó inquieta
por la repetición del asesinato ; por
eso que podríamos llamar monoma
nía del crimen.
No creemos que Puerto-Rico ten
ga en su territorio mayor número
de malvados quo Massachussets ó
Delawa.ro; pero creemos que nues
tra policía, con su organización ac
tual, con sus vicios y sus deficien
cias, es casi nula para investiga
ciones difíciles y complicadas, que
requieren estudios prácticos, golpe
do vista seguro y cerebro perspicaz.
Disminuyase el ejército, casti
gúense las partidas de gastos estéri
les, y destínense los sobrantes á
crear una policía en quo solo quepan
hombres de squisita moralidad, de
sólidos conocimientos, do experien
cia larga, do rectitud acrisolada. No
se economice en la retribución, ni
so acorte. el prestigio: que encuen
tren los aptos un estímulo en ol
sueldo y otro estímulo en la consi
deración de sus conciudadanos. Así
y solo así descansaremos tranquilos
en la confianza de que alguien vela
por nuestra hacienda y por nuestra
vida.
Tal es la cuestión magna que
traemos hay á los debates del perio
dismo. La prensa, si quiere ser digna do
la misión que ejerce, ha de conver
tirse en centinela ó en acusador.
Cnandó el mal so desata; cuando
el peligro se manifiesta ; cuando
los reptiles silban y el pantano
aborta sus mónstruos repugnantes,
la compasión y la piedad dejan su
puesto á la energía implacable que
amputa un miembro por salvar un
organismo.
Para esa labor imprescindible,
para esa labor honrada, olvidamos
por un momento la oposición en que
queremos vivir, y nos ponemos jun
to á los representantes de la vindic
ta social.
Frente á los que roban y asesinan
todos los demás formamos un par
tido : ol partido de los hombres do
bien.
SOBRE LO MISMO
Coa mayor bondad en el deseo que
confianza en el éxito, sostuvimos nos
otros, durante la pagada dominación
conservadora, viva y tenaz campaña en
pró do la reducción voluntaria de la lis
ta civil La excelencia de nuestros
propósitos so vió desconocida. Pnm
interponerse, A guisa do irr.uallai entre
las aspiraciones del país y las liberali
dades del trono, los dinásticos & la sa
zón imperan toa habieron de alegar las
más peregrinas razones. La regente
no podía renunciar los derechos de su
hijo menor. Era preferible pagar la
linta civil. No era cosa do menoscabar,
por considsracionea do sórdido interés,
la más alta expresión de nuestro pode
lío. 81 yo supiera algo di ese crimen, ya ló hu
biers, dicho.
Creo que el lia 25 da Diciembre estuviste
con vario amigo tuyo en la taberna sucuvsal
dal JYítí Fífi nos.
Sí, eí.or; e e. verd.-d. Estuvieron con
migo Leandro, Oin4s y VftqaÍue8. Comimos
nn &rrm y no recuerdo bien si también comi
mos besugo, pero me parece qae feí; pues
cuando entré Vjiqtsiquoa, qne llevaba un tam
bor, la ofrecí un pedazo de úesugo.
lijada qué hora estuviste en la taberna? -
Salimos ya muy tarde berían las once ó
las doce de la noche.
Trahajat en a'pún jitio en lo dias últi
mos leí mea de Diciembre t
Estuve á jornal cinco días en los vivero
do laa Escuelas de üíontes.
iNada xtkn pnedea decirme de la raye acu-
tpcién qua t hacen tus hermana y tu cufiado?
lo nada sé. bi alsro supiera respecto a
eeto, lo diría, pero yo soy inocente.
JNo baati. decirlo. ílay ene demostrarlo,
pue tus tren hermanas te Acusan de haber
ocultado al niño Fedtín.
3 ti hermanas son nnas . y & han em
peñado en llevarme á la' horca. Bien está; iré,
pero yo también tengo que decir mucho contra
ella..
Pero lo que La de dfeir, tiene relación
con la mnertt del niño f
No, seüor; mn otras cosas qne ellas han
hacho y qu demuestran que Ron tinas bribo-
r.aa....
Terminado el interrogatorio, Julián fa con
dnc? !o A p?i cp. labor o. .
OTRA VEZ CRI-HaNTO
Compnrftvo después Cr'aanto, el cuíjado del
Chft'f. m
El yjft aaonseja á Crí.aoto confiese de una
xtz ledo lo que sepa relacionado con el crimen.
Jjl cuñado d-íl Chato repite su anienore-
-.-Va ló hm 'Jbo. Bgúcr iue ; h iaí m alio le!
Pasé el tiempo, cayó Cánovas, sobre
vino Sagasta, y aiin no Iñen instalado
el Gabinete liberal, de las niisma3 filas
del dinastismo salieron voces clamando
por la propia reducción antes por nos
otros solicitada. No nos sorprendió la
coincidencia, E3 este asunto en que,
por excepción, tienen que concordar ios
que aman á la patria y los que idolatran
al trono. El interés del país se armo
niza en él con el prestigio de las insti
tuciones. Lo mismo que nosotros po
díamos en nombre do la pública conve
niencia, pudieron pedirlo hábiles y
avisados monárquicos en bien del lustre
y esplendor de la corona.
Hágase el milagro, y hágalo el dinás
tico, nos decíamos nosotros, llenos de
cándida esperanza. Esos clamores que
parten del propio campo, no pueden ser,
como los nuestro?, sospechosos de ene
miga y hostilidad. Ellos serán oídos.
Ya se dice por ahí que la señora que
ocupa el trono ha" indicado á Sagas ta
su deseo de consumar un acto de regio
desprendimiento.
Ya se afirma que el Gobierno liberal
no está distante de aconsejarlo. Y
cuando vimos a las capitales perjudica
das por los decretos de López Domín
guez resistir y protestar airadamente ;
cuando vimos á un miuistro de mariüa
negarse á hacer la menor reducción en
el presupuesto de su departamento,
nuestra esperanza llegó á adquirir los
caracteres de certidumbre, "persuadidos
do que era imposible que, en tales cir
cunstancias, dejara de partir de lo alto
el ejemplo de abnegación capaz de ha
cer enmudecer á todos los intereses par
ciales. - . i
Nada hay do lo dicho. Nada se ha acor
dado aún respecto á la cesión dé una
parte de la lista civil. Así lo dicen los
ministeriales, como ya hicimos constar
anoche. Y añaden que el Gobierno de
baga8ta tiene la segundad de nivelar
I03 presupuestos, rebajando' los gastos
en treinta millones y aumentando en :
otros tantos los ingresos., I De donde se
infiere que dicho Gobierno, practicada
tal nivelación, se abstendrá de aconse
jar á la corona un sacricio innecesario.
Mucho nos tememos que e3ta consi
derada resistencia de Sagasta y com
pañía k satisfacer los justos deseos de
la regente, pueda originar un conmeto
que dé al traste, no solo con este Go
bierno de altura, sino acaso, acaso, con
la situación liberal. Porque no hay al
go de irreverencia en tan persistente
oposición á un rasgo e generosidad,
según dicen reiteradamente propuesto
y ofrecido I No constituye un n tenta
do á la libertad de la corona y aun al
derecho de propiedad esa inmistión de
los consejos responsables en un acto
que es, por parte al menos del donante,
tina liberalidad privada, nacida del de
recho que á todos compete de disponer
de lo suyo I Qué dinastismo es ese
que aconseja mermar los prestigios del
trono y malograr para él una ocasión
sin igual para ganarse el general aplau
so ? $ Qué idea tienen de la misión del j
jefe del Estado los que entienden que
el caudillo debe marchar á retaguardia
y no al írente de las huestes, siempre
que se trata de avanzar por la senda del
sacrificio T
Triste cosa es, ya que sea tal la con
dición de los siervos de la púrpura, que j
aún sus movimientos de generosidad se j
hallen. supeditados á la insoportable ti
ranía del juicio ajeno. Mas, puesto que
la esclavitud del rango obligue á los so
beranos á escuchar lo malo3 consejos,
sería insoportable si además los obligara
á seguirlos. Caiga el 'Gobierno liberal,,
si persisto en oponerse á lo que deman
dan de consuno la voluntad del país y la
de las instituciones, el interés público y
las conveniencias del trono! Si el con
seno es constitucionalmente necesario,
búfquese quien lo dé. Han de faltar
en todo el campo do la monarquía ocho
hombres do corazón, capaces le com
prender y secundar uu impulso" de ge
nerosidad í
I Singular mecanismo el do la monar
quía constitucional! Sólo en ella se da
el caso de que el amo no pueda hacer
un donativo por oponerse a ello el ma
yordomo. f bien mirado, no es cosa
Julián que había matado al niño y j'o desdo
aquél dia no 1 volví á ver. ;
I Recuerda usted qué dia le dijo á usted
ego í dicen que pregunto el juez. :
No lo sé á punto fijo ; -pero fué á fines del
mes de Enero.
i Sabe usted de quién son estos pan talo
nes que se han encontrado en casa de Julián?
pregunto el juez presentando al declarante
unos pantalones de paño oscuro, manchados de
sanjrre por la parte delantera.- 1 , : ,
Eso pantalones fueron uiÍor, pero yo se
los regaló á Julián, porque él me suplicó que
se los dira.
V usted se los ha visto puestos á Julián!
Sí, señor ; muchas veces.
El sentir Estirado, conociendo la importan
cia de este detalle, y con el fin de lograr algún
rayo de inz en lo que respecta al ruisiuo, orde
nó compareciere en la sala de audiencia el Ju
lián García.
Jl'LTÁN NIEGA, ACl'SA Y SE ENFURECE
1 entrar Juliáu en la eala de declaraciones
dirije á Mt ruñado una terrible mirada de odio.
Crisanto baja la cabeza y da muestras del te
mor que le produce a presencia de Julián.
Vamos á ver, Jnhán dice el juez, Crí-
anto afirma qne tú le dijistea que habías ma-
tado n I Vdrin, y no. . . .
Eso es rué nli ra. Me quiere perder. Qué
nm te hecho para que me acuses! gritó Ju
H-iO dirigiéndose á su cuñado Di, bribón,
por rpié rué aeuas ? . .
Ya qtie lo has hecho, justo es qne ló pa- i
gue--- dijo disanto, revelándose en su voz la
indigeacicín y la cólera. ."
Yo f.oy inocente, ieñor juez; toda se jun
tan para perderle. luchas veces me han que
rido ruatar, y qne diga ese bribón sí no es ver
dfOU que hace algunos años tu 8 quinó envene
nar. '" ;
Jüllí'n trató de arrojarse sobre Cruento, pe
ro tueííernente sujetado por oh
aitruacue.
Cálice e usted i declare la verdad diío
juez dins-sóndo- ; Chai).
peregrina esa resistencia do Cánovas y
Sagasta al regio desembolso ? i No se
diría que son ellos los que van á raspar
se pelo arriba y á pagarlo de su bolsillo!
A ser las cosas tales como aparecen,
bien se puedo decir que, sin desvanecer
se, han cambiado de asiento y de lugar
los obtaculos tradicionales
A DIESTRO Y SINIESTRO
Ha oido decir La Correspondencia que
en "breve aparecerá en la Gaceta oficial
una circular interesantísima, dictando las
reglas , á que deben someterse los alcaldes
en la administración municipal. :
Esto significa quo ni el mismo go
bierao puede resistir las arbitrariedades
y las torpezas de sus delegados, es a sa
ber, de los delegados de UbarrL j
No basta la ' ley para enfrenarles y
contenerlos. Jlillos no la conocen, bon
uno3 mandarines cuya voluntad se cum
ple á todo trance. y-' v"f
í Y la circular produciría efectos mag
níficos si se observase bien y fielmente.
Pero no se observará.
Que importa á los tales funcionarios
el euojo.de su jefo si les ampara el favor
de su cacique
En donde quiera se afirma que los
Gobernadores caeu si no , se soueten al
capricho "del Conde: que no hay nadie
capaz do resistírsele y que cuando un
Greneral no lo complace, desciende de
Madrid la cesantía.
Por eso sin duda la Diputación es
suya y suyos sou los ayuntamientos, las
parroquias y otros sucursales más que
no se mencionan por prudencia.
Pese á la circular las cosas de los
municipios continuarán i?i statu quo y
los alcaldes en candelero. ?
Hay quien jura y quien responde
De que el mal irá en aumento,
A menos que el documento
Lleve la firma del Conde.
No falta quien se muestre sorprendi
do por vel hecho de que ría- Diputación
aumenta de año en año su presupuesto.
Bah!. . v
Un cuerpo aristocrático, que se com
pone de tan altas y prestigiosas figuras;
que cuenta en su seno á tantas lumbre
ras del arte y de la banca; nn cuerpo
que cifra su renombre éa las bolsas - re
pletas de sus individuos, no debe hacer
economías de ninguna especie.
Sería confundirse con nosotros, los
plebeyos humildes, que, electos en Juana-Díaz
y en Caguas, no cabemos en los
salones del centro provincial.
Los diputados sin condiciones no
sienten la necesidad del ahoiro. Al fin
no han de pagar lo que se tire y se des
pilfarre. El país, este país que se empeña en
llamarse autonomista y republicano ;
este país que sueña con vivir libre y rico;
este país ha de trabajar mientras comen
sus amos á dos carrillos las maduras
brevas. - '
Bien merecido.
I Para qué no rechaza los cuneros co
mo rechazó las tarifas f
Baje la derrama sobro los infelices
contribuyentes liberales: los otros, los
ultramontanos, ya poseen recursos que
les permiten banquetear con los señores
y alcanzar la rebaja de sus contribucio
nes. "
El monopolio les pertenece por ente
ro y lo aprovechan hasta esprimir la
sangro.
Eso, en jíbaro, se llama
Echar sacos d ía muía z
; ; Toda resistencia es nula : )
Ya crecerá la derrama.
Van poniéndose, graciosísimos los
asuntos de Ooruero.
Varios amigos - del señor r Na varrete
salen de Ponce, llegan á Yauco, buscan
al tránsfuga," le encuentran tras el ba
luarte de unos guardias, le apostrofan,
le invitan á" combate sinirular. le lla
man, se convencen de que no responde
y regresan con una carta en que se
aconseia al señor Navarrate mía no sa
ocupe más de Cordero ni de sus des
pbintes. v
Ahora vendrá la réplica, porqué á la
Julián procura dominarse, y encarándose
con Cnsanto le dice :
Tú estuviste en mi casa varías roces
el moa de . Diciembre y en el mes de Euero,
cómo 'comprende que te hubiera dicho lo del
niño en medio de la ealle y uo en casa, que era
mas seguro y mas natural i
Mientes ; yo no fui á tu casa esas veces
qne dices replicó Crisanto ctm gran frialdad.
EI-"C7a&, acometido de un fuerte acceso de
furor, quiso golpear & su cuñado, prorrumpíen
do en gritos horribles. "
Infame, canalla, di la verdad y no seas tan
embustero.
, ? , ' ) - . . '
' 'i DE QUIÉN SON LOS P A N TOLO NES ?
El -eñor Estirado. -?ru1í mía A) .
- j " - V- UltlCU íl
losraba sacar datalln nnov A,-, ínf--.;
sobre el tapete Ies pantalones encontrados en
casa de Julián, y dijo á éste:
Dice Crisanto que estos pantalones te los
regaló á tí, es verdad?
No, señor. Esos pantalones los llevó Cri
santo el dia que se casó con mi hermana, y tie
ne también ' una americana v nn rhn! 5,.,n.
v- - . o
--Pero se los regaló después, porque usted
se los nidio.
- No es verdad. A mí nía "?trr
- W J í t Ll t tX iC
ues esos estando en la csírcel, y me dijeron que
me los mandaba mi hermana María para que me
los 'pusiera debajo d estos azules.
i i estaoaa ya n-sans nados de sangre cuan
do se los nerón a nstelf
Sí, señor; estaban como estin ahora.
x us tea, unsanto, que dice a todo esto t
Q Me es mentira. Hace ya mucho tiempo
qu h. di los pantalones, y se los ha puesto
mu che.., antes de.enírar en la c;j-ccL
P.sro esa hombre e? nn derH-nio esubrr-í1
ro -grito el Chato ínera de sí
-H a es la verdad,
Al .legar á e.sí punto hnbo j
el car io por alguno? : t , r
,V í-
le? d ' íV.ivr, fpt 1 - "
pluma sí que pelea largo Cordero, y es
seguro que se divertirán las gentes con
uu espectáculo gratuito.
Parece imposible que se llegue á tan
hondos abismos.
Injuriar con frases inadmisibles ; sol
tar la lejigua endicterios inauditos;
escandalizar á las personas timoratas ;
hacer alarde do un valor á prueba, y
escudarse .después con una pareja de
polizontes," resulta de tal guisa ridículo
y bufo, que solo queda el recurso de reir
de los quo así se conducen.
Pobre Cordero si no alcanza á des
truir lo que afirman sus adversarios !
Más U valiera estar duermes y no me
terse en libros de caballerías si no sabe
acudir á procedimientos dignos de su
inmortal renombre í -
Antes fué un apótol.
Después un apóstata.
Hoy es un cadáver.
Jlequicscat.
EL CRIMEN DE LAS MINAS
Ayer tarde recibimos el despacho que
sigue
Guayama, Abril 24. DEMOCRACIA.
Ponce. En la noche del sábado fué
muerto Mr. Tomás Mac Don -11. en
cargado de las minas del señor I'orrata,
en esta jurisdicción, r v
Su cadáver presenta veintiuna heridas,
muchas de ellas mortales de necesidad
Ignórase hasta ahora quién sea el
autor del crimen ; pero hay ya veinti
dós sujetos detenidos.
Juzgado activísimo en sus diligencias.
En este dia se llevará á cabo la autop
sia.- -Corresponsal.
OTEOS TELEGRAMAS
Al mismo tiempo que nosotros, reci
bían avisos telegráficos el Iltmo. Sr. Fis
cal de la Audiencia y el señor don Mi
guel Porrata.
El primero dispuso que partiera in
mediatamente hacia el sitio del crimen
el abogado fiscal don Víctor Salgado.
El segundo se manifestaba indeciso
entre marchar, al momento ó aguardar
aquí noticias de las investigaciones ju
diciales.
Accediendo á nuestra amistosa solici
tud nos comunicó el señor Porrata al
gunos datos. ;
" MAC DONELL "
Era uri ciudadano yankee, joven, de
treinta y dos años, de formas casi atle
ticas y de indudable valor personal. De
aquí se deduce que ha debido morir á
manos de la aievos'a y la traición, v ren
te á frente la lucha cou el resultaba di
fícil.
Tena un carácter tranquilo y dulce
y al tratar con los obreros no empleó
nunca palabras que pudieran herirles.
Su educación y su temperamento no le
inclinaban a la violencia.
Poseía rra ndes conocimientos - en mi
neralogía y en diversos ramos de la n
geniatura como lo demuestran los tra
bajos que realizó en estos últimos meses.
DEDUCCIONES "
Hay quien opina que no debieron dar
impulso al puñal asesino resentimientos
personales que Mac Donell no provocó
jamas.
Acaso el móvil sea distinto.
El señor Porrata estuvo el viernes 27
en sus.poseciones mineras, y las gentes
supusieron tal vez que había entregado á
Mac Donell' los fondos necesarios para
una quincena.
esta suposición si existe es ine
xacta. La quincena venció el sábado
22 y Mac Douell, que estuvo en esta
ciudad antes, llevó dinero para 'pagar
jornales h.-tsta dicho día, y además trein-
ta duros que pidió á cuenta de su sueldo.
Cuandu, el señor Porrata fue el 21 á
las minas preguntó á Mac Donell si
tenía necesidad de fondos, obteniendo
respuesta negativa.
EN MARCHA
Al recibir nosotios el telegrama de
nuestro corresponsal, creyendo que ese
crimen reviste verdadera importancia y
deseando ofrecer a nuestros lectores in-
formes directamente recogidos en el lur
cites que lo 8ii jetaban paia arrojarse sobre su
UU.IUU.
JULIÁN ACUSA Á CRISANTO
Continúa el eareo.
. - v.vw..t j niuuitiiííi tt
Cnsanto. Lste se enfurece también y trata de
uíwo se exalta r.mi fnw.iianAia a
uvguruu un griuo ia voz uel (Juxto.
Tú te has pnoto de aeuerúo con mía her-
uauH jnira ruorrae y toUos declaráis eu córi-
wrs uii. -
Cnsanto insnlf. 1 .Tnüín V, ,'. .. 1
. . . . ij.j a Kimmvn vo
cea exclama:
Vosotros, sí, vosotros; tú y mU hermaniu
"uio !o uiimit-a uní p.r mpn r íiu ...... i. i
. " J wimo WUIliHU.ID
....nv.,,,, (i10 fctJ voinuau en mi
k ii ine tu 8abias y 103 tapabas también.
Aoue-Ua caisa era una rna. A. l.,i,;:
Crwanto insulta al Chato y é.ste intenta pear
convicción ele ano l nsartn r,. 1 1
tactou útil nmo. .
CAREO 'TEIIIIIBLK. JULIÁN Y SUS HERMA vi
Anta la E?rav.lk.,í Aa 1 ..,.-,;,'v j t i?
, . u".-vv.hjií u unan.
f, u'"i'v'.,c Crtre non sus normanas.
iimn un la saa LoncLa, Francisca y Juana
hil nifz inviLa ú .Tullir, .. .
acusación heelia anleriormfln tf.
Kl Chata hf'.ft nn;i )
" 'wowuu ue ios aou
eos cometi.'.os por sus hermanas con algunos ve-
U1i"s u pueoo, cuanüo nombres y fochas.
Las tres hermanas nifm.0.n i
, T -nuw ux acu
sación de Julián, y prorrumpen eu imprope
rios contra éste. 1
í.1 Cacito exclama enfurecido ;
Os habt-is emr-eñuli n nn m , .i
r . vjv.w ovii au
tor. V lo (síífrtl lit'ro riiíia mf.ívvd ..
ra suponer qno o li,.ynis s1 sotras y Cii-
g.")TiIv. , , , m m.
- r
ÍJ
Mente ante
ante
1
'V
'til-'
gar del suceso, dispusimos que se tras
ladase á Guayama, sin pérdida de tiem
po, nuestro compañero el señor Abril.
Pronto daremos las noticias telegrá
ficas que nos envíe.
MAS DETALLES
Durante la visita oficial del Gober
nador á Ponce estuvo aquí Mac Donell,
llamado por su jefe el señor Porrata, pa
ra el lavado de algunas tierras auríferas.
El feñor Porrata le entregó treinta
pesos á cuenta de su sueldo y llevó ade
más recursos para pagar la quincena,
que, según hemos dicho, vencía el 22.
Antes de vmr á Puerto-Rico Mac
Donell había trabajado en varias minas
de California y de Venezuela.
EL SUSTITUTO DE MAC DONELL
Como es urgentísimo constituir en las
minas una vigilancia eficaz, el señor Po
rrata telegrafió á Salinas con ese objeto.
Todos se excusaban de aceptar ti
cargo de vigilantes ; pero al fin lo ocu
pó José Tornas Diaz, quien lleva una
orden á fiu de que le reconozca por tal
vigilante el comisario rural, é instruc
ciones para levantar inventario de las
herramientas y artefactos que allí se
encuentren.
' vox rÓPULi
El rumor público en Salinas atribuye
al asesinato á una cuadrilla de facinero
sos, guiada por el deseo de robar á Mac
Donell.
Este rumor nace deque que se ha
lló el baúl del interfecto á alguna dis
tancia, descerrajado.
Mac Donell debió ser agredido en
su casa, y es probable que hiciese resis
tencia, armándose, de un revolver, que
pareció junto á su cadáver.
Parece que vaga por aquellas comar
cas un prófugo sobre el cual recaen sos
pechas vehementísimas.
POR TELÉGRAFO
Guayama, Abril 25. r-30 m. tarde.
En la noche del sábado, barrio del
Carmen, sitio de las Minas, cometióse el
asesinato de Mr. Tomás Mac Donell,
cuyo cadáver no fue descubierto hasta
el domingo. Apareció á pocas varas de
la casa en que Mac Donell residía, cu
bierto con las ropas blancas que se acos
tumbran para dormir. A corta distancia
encontróse un baúl descerrajado.
El cadáver presentaba veinte y ocho
heridas, de distintas armas, como ma
chete y puñal, lo que demuestra que
fueron varios los asesinos. De ellas solo
una era mortal.
Supónese que es el robo el móvil del
0 '. . t
crimen.
Por el hecho de hallarse el cadáver
fuera de la casa y en traje de dormir, se
deduce que los malhechores penetraron
en la habitación, por un agujero produ
cido al arrancar algunas tablas ; y que
al verse asaltado Mac Donell salió, sien
do perseguido por los asesinos, queá po
cos pasos le alcanzaron dándole muerte.
Los asesinos no han dejado rastro ni
vestigio alguno Como sucede casi
siempre en estos casos, nadie vió ni oyó
nada, a pesar de qne en el sitio donde
vivía la víctima existe un poblado de
mas de cuarenta casas, con una ermita.
Hasta ahora no hay quien puédanse-
ra pista de los criiniualea. Mariano
Abril.
Gua ama, Abril 252-25 tarde.
A pesar do los escasos indicios oue
se conocen, están" detenidos v mocesa-
dos los individuos siguientes :
Fraucisco Navarro, Francisco Po
níalos, Pedro Vázquez, José Ortíz, Fe
derico Ortíz, Santiago Navarro, Flo
rencio IS'avHrnV Maximino Poníales,
Fermín ltiveva, Manuel Esperden,
rivangeiio JNavarro, Julio Vázquez,
Luis Hadok. Telesforo Vázquez, Gui
llermo Hadok, Tomás de Ascención,
Alejandro Lebrón. Oofnrinn. l?,aina. Ju
lio Navarro. Damián Pnm:ila. fírísanti
Rivera V Ulia . nuiW llamada CAaii.
Colón. : "
Entre dichos oresos nVuran dos pro
fesores de dicho barrio del Cármen.
A-u upi uioii puDiica esta verdadera-
T f, , . 1
Francisca tenía un niño en la cama y vi otro
-i . 1 1i 1
uí 1Uq ie uaná la comer.
, eseinño Pedro Bravo tf
No lo t,é.
KI tila ' J. . " 1 . ..tln .1
niño en tu casa, tú lo hubieras sabido y tn ti
oer era coimiTiíiái.uly i .. .1 rtf.
eviv ai JUitUU UKJ va
suponer que cometiesen esa barbaridad I
JLas hei-miii4(i lc .r..Ki.. l.,., ... umiÍ.1o
desgarradores.
--Yo. señor Íiipt cr,t ii'..r..v.... r ...i-, 'a vr
aad me ahorcarán, pero antes deben paar é
tas todo lo que han hecho.
b rancÍKt-a. v r!mlia r..... ... míí.-his
insultos, que parecen alando.
--íres un miserable, un vil, un criwiual.
Junan, matmi
lanüo desesperadamente :
Es verdad, es verdad. Vosotras, vosotras
y Cnsanto sois los crimínales.-.
Al HfiíVllF fil .ii r. . .1 . i 1.. loa
. . c-j a. cowj punto, x y cubhwv -
revelac.ones cometiznbau á adquit-ir extraorJi
nana srravedad. fuÁ -1 hs.t ....... An .! uu
nuevo fuertísimo ataque epiléptico.
.Los alguaciles le llevan á su prisión y el
aico forense le vtwítn - . .:.ír.;iÁi?-
tica.
AUMENTA KL INTERES
A las ocho di .- i,'.ul, j: t, '11
t&rea el iu7-i í,..
, Jt man ucwjr.
Julián al ar-ur a sus hermauss, en U l
Yf .Tjy U'ul;' eonocimientu de la ocult;
e r-
Al interrogar el jaei á CrisanW re-dij:
lo he t'y:La lo que éiiue dga. j Oj-dá uo
Met dicho nadaP 4-.
h-v-. SS cr,, t.Jüwn con.

xml | txt