OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, March 10, 1894, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1894-03-10/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for 2

LA XEMOCCIA
La Democracia
DIRECTOR: LUIS MUÑOZ RIVERA
Ponce, Marzo 10 de 1894
EL CONFLICTO MONETARIO
UNICA SOLUCION
Si las enseñanzas que en todos loe
tonos hemos prodigado á este país,
desde el malhadado dia en que se co
metió el disparate económico de dar
acceso a la moneda mejicana, como
término de comparanión en los servi
cios, Lubierau tomado forma corpó
rea, ora porque nosotros mismos es
tampáramos.todas nuestras ideas en
el papel, ó porque el taquígrafo hu
biera recogido en notas nuestro pen
Sarniento, seguramente que podría
mos hoy presentar á esta sociedad,
grueso volumen, de sana y coherente
doctrina, donde quedaban señalados
todos los peligros a que aquel impre
meditado ac.fo.fle gobierno nos expo
nía, ó indicadas también las solucio
Des para el conflicto, que, desde el
primer instante previmos, y que pu
do ser entonces la conversión de la
moneda mejicana por la -nacional, to
mando por base el. patrón de oro, co
mo lo pedimos con insistencia varias
veces, y ya,'má3 tarde, cuando nuevas
complicaciones han surgido, la sus
titución de. la citada moneda por la
de igual clase nacional, única solu
ción que se impone hoy, lo mismo por
las condiciones económicas de la pro ,
vincia, que por las generales de la
patria.
Y bien pudiéramos, con la autori
dad qtre nos prestan esos anteceden
tes, decir á las clases comerciales y
agrícolas del país: " Habéis demos
trado una completa ignorancia de lo
más elementales conocimientos que
son necesarios para ejercer vuestra
profesión, que tanto se rczmXJon las
demás manifestaciones de Ja vida so
cial, cuando eolicitásteis del Gobier
no la admisión del peso mejicano co
mo moneda circulante; v la resistencia
que el mayor número ha opuesto
siempre á las solucionas que para el
conflicto creado se han propuesto, es
reveladora, ó de un bajo nivel de civi
lización, ó de una decadencia mora
que, llevando al olvido las leyes de
solidaridad que imperan siempre en
el estado social, aespierta los apeti
tos y las concupiscencias, y hace po
sible la expoliación de unas clases
contra otras.
Y podríamos decir también á los
gobiernos todos que desde el año 79
se nan sucedido en nuestra patria y
á sus representaciones en la provin
cia r ' No pudisteis ni debisteis vio
lar nuestra legislación monetaria y
dar acceso, como término de compa
ración en nuestros cambios, á una
moneda extraniera de especie depre
ciada, que tenía la agravante de no
llevar la responsabilidad del gobierno
del país en que se emite."
"Nuestras leyes constitucionales
os conceden la tutela en ese ramo de
gobierno ó administración, y esa tu
tela tiene por único objeto vigilar
que el término de comparación en los
contratos, no se altere en su valor,
ni por una aleación en ella, más baja
que la que las leyes establecen, ni
por una emisión de moneda que esté
en desproporción con las necesidades
del agregado político á que ee sirve.
'El problema monecario no es de
ninguna manera parcial : está plan
teado desde hace tiempo en . todo el
mundo civilizado, y su primera causa
determinante es el desequilibrio en
í
P7
f Las novedades pa
í ra este año en corba-
tas para caballeros,
$ formas preciosas y de
S gusto, las acaban de
i
l
K
i
K
recibir los senores
Calle del Comercio.
En camisas blancas
á y de colores, camise-
7 í
tas, casimires, merinos
$ negros, sargas y cal
í cetines de gusto pari-
sien, vale la pena de
ít visitar este estableci-
miento.
l Gran variedad en tirantes
franceses y americanos
ti
?!
v
í
a relación legal de valor, establecida
4k -
entre los dos metales qae han servi
do para su acuñación: desequilibrio
ocasionado, no-solo por el aumento
considerable en la producción del me
tal blanco, sino también por el uso
cada dia menor que se hace de la mo
neda en las altas esferas de los negoj
cios.
"Cuando se ocupan esos altos pues
tos, desde donde se dispone de la
suerte de los individuos y de los pue
blos, si no se poseen todos los conoci
mientos científicos que demanda la
solución de los problemas, cada vez
más complejos, que nacen en el seno
de las sociedades, no debe ignorarse,
por lo ménos, lo más rudimentario; y
rudimentario es conocer cuales son
ias funciones de la moneda en el me
canismo de los cambios.
" Si esos conocimientos hubiesen
Existido ó no se hubieran dado al ol
vido, jamás, y por grandes que fue
ran ls solicitudes de las clases,- el
gobierno hubiera accedido á conside
rar como moheda corriente en nues
tras transacciones, la mejicana, que
ninguna necesidad irrponía y nmgu
na conveniencia aconsejaba.
' Por aquel acto, pues, contrario á
la legislación monetaria nacional y
por la debilidad mostrada después
para dar solución al conflicto que de
él ha resultado, sois vos, gobierno, el
IT t I 1 1 1
verdadero responsaDle de los males
que aflijen á esta sociedad actualmen
te, y de los mayores que no tardarán
en producirse."
Y nada exageraríamos la verdad
de los acontecimientos al usar tal
lenguaje. Jfin efecto, nosotros fui
mos de los primeros en decir, con
sorpresa y protesta de los que nos
oian, que la admisión de la moneda
mejicana como especie circulante en
la ífla, desnivelaría los cambios, en
proporción íuinosa, con el exterior,
produciendo dificultades y dolores en
el interior y, que, por el hechoconoci-
do en economía política por la ley-
de Gresham, inexorable en sus efec
tos, esa moneda se enseñorearía d
nuestro mercado, expulsaudo de él á
todas las que constituían nuestra cir
culación monetaria, entonces repre
mentada en más de dos terceras par
tes, eu especies decoro
Dijimos más : dijimos que por la
adopción de prácticas comerciales
más sabias, y determinantes de ma
yores facilidades en los negocios, y
por la excesiva producción del meta
blanco, que lo llevaba á continuo des
censo en su valor, la moneda de pía
ta había concluido su misión en la
historia, como instrumento ó vehículo
principal para los cambios.
Y en la Memoria que, en nuestra
calidad de comisionados de la Unión
Mercantil Industrial de Ponc, escri
bimos el año de 1882, en colabora
ción con nuestro bien querido é inol
vidable amigo Baldorioty de Castro
r 1.1 f 1
comisión nomürada para rormular
dictámen acerca del proyecto propues
to por el ilustrado comerciante don
in T:' 1 II a
Ejnnque v ijanuw yaru . ne va.r a ca.
11 11 T
bo el carne de la moneda, y en
la asamblea de Aibouito y en los de
más actos públicos provocados por el
Círculo Mercantil do San Juan y por
la Cámara de Comercio de Pon ce, pe
dimos la couversión de esa moneda,
cuyo dominio en nuestro mercado,
da como resultante, hoy, la pérdida
de la mitad del capital circuíante
amonedado y la mayor que nos es
pera, si seguimos en las mismas con
dicions de circulación monetaria que
hasta el presente
En otro artículo señalaremos, cua
les son esos nuevos perjuicios ; la so:
lución que se impone, y los medios
COMPAÑIA DE VAPORES ITALIANOS
El vapor RIO JANEIRO llegará á este puerto del 8. al 10
del entrante, á tomar carga para San Thomas, Genova, Ñapóles,
Veneeia, Livorno y Trieste; y paageros únicamente para San
Thomas, Genova, Nápoles y Palma de Canarias.
Para informes generales, dirigirse áus consignatarios en esta
plaza,
Ponce, Febrero 20 de 1894.
SACA LA M BO
Este preparado indio, de grnu fan.a en el
paíá, cura radíchlrunte loa catarros gripa
leu, dolores de oeza, rteara'g'a, reuma,
i-3acuacioce3 y deiiiáa feceioaes cutánea,
etc. , etc.
h fórmnla de cs.d& lotd!a indica la ma
nera de narse. .A pear dt-i gran ronsarao
de este p-eparado. precio erá fijo como
gi : Cj de 24 rnedUn botella-, 8 pfcO.
TJt.icog depositarios del legítimo Saca
lambó, L Citar xión y C
Ponce, Fbr-ro 19 de lSíM- 3jra. p.
A LOS HACENDADOS DE CAÑA
Don Florencio Hantwgo, de Coanio, tienr
de venta .novillos íinod propio para yugo.
fVmn, XoViTpr 1 d P.
más eficaces para llevarla á la prác-
ica.
Lucas Amadeo.
CRONICA
IDILIO EN UN PORTAL
Una lluvia menudita, caída de
improviso, obligóme á buscar refugio
en el portal más próximo al sitio
por donde vagaba yo en aquellos ins
tantes. El "portal pertenecía á un fotógra
fo, y á un lado y otro, veíanse las
paredes cubiertas de retratos de ni
ños, mujeres y hombres.
Eu un cuadro, colocado en el cen
tro de una de las paredes, hallábanse
varios bustos de muier. Mi vista
vagaba por aquellas cartulinas, dan '
do tiempo á que la lluvia cesase, sin
trópezar con una cara conocida. JDe
pronto mis ojos quedaron como cía-
vados en una de aquellas hguras, y
mi alma sintióse presa de la más dul
ce contemplación.
El caso no era para menos.. Del
centro del cuadro destacábase el Tsus
to de una joven divina. Qaé fac
ciones tan hermosas ! Sus ojos ne
gros yr brillantes, al ser trasladados
á la cartulina, habían conservado todo
su fuego, pues al través del cristal
que cubría el cuadro sentía yo todo
el poder de aquella mirada pasional
La sonrisa de sus labios estaba allí
tan bien impresa, que al contemplar
la no nodía uno dejar también de
corresponder á ella, con otra sonrisa
igual. El descote del Iraje presenta
ba á las miradas de los extraños el
nacimiento de un pecho y unos hom
bros tan bien modelados que no cabía
dudar de la hermosura de aquel cuerpo-Más
de dos horas estuve sin mo
verme, sin separar la vista del retra
to, juzgándome feliz al imaginar que
en aquellos instantes solo yo podía
-1 . ... i
eozar do su sonrisa, que si en aqnei
momento el retrato sonreía era por
mí-
Por espacio de tres meses, todas las
tardes, sin interrupción, iba al portal
del fotógrafo á visitar á mi desconocí
ua novia Amaba aquel retrato con to
do el fuego de la verdadera pasión, y
para mí no existían 'momentos más
felices que aquellos eu que sentía pe
netrar hasta el fondo de mi alma, sus
miradas y sus sonrisas Todas las
mujeres con quiene tropezaba en las
calles, en los paseos o en los teatros
eran cuerpos sin almas para los que
no tenía sino miradas de mdiferen
cia. La verdadera mujer, la que yo
atnnba, la que unía á todas las per
facciones del arte todos los apetito:
dé la carne, era aquella, la que ewce
rrada en una estrecha cartulina, me
esperaba todas las tardes, siemqre
complaciente, siempre enamorada, con
la misma sonrisa con que me saludó
1 primer día que nos conocimos.
En su alma no podí abrigarse la in
gratitud ni la perfidia.
Uua tarde al llegar, como de eos
lumbre, frente al retrato, sentí por
primera vez la mordedura terrible de
los celos. Junto al de la bella desco
nocida, el fotógrafo había colocado
el de un joven, guapo y arrogante,
que la miraba apasionadamente. Mi
primer impu'so fué romper el cuadro,
arrancar de allí á aquel atrevido y
estrujarle entre mis manos hasta ha
cerle pedazos. Pero la idea de pro
mover un eicándalo me contuvo.
Después reflexionó con caima, y ha
llando entre la fisonomía de elia y la
del joven un gran parecido, deduje
que sería su hermano, y que de uu
hermano no se debe tener c-dos.
Se realizan
á precios sumamente baratos los efectos si
guientes: Saco vacíos para café y azúcar Arado?
americano núra. 1, 2 y 4--Puntad de Pa
ríñ de 1 4 6 pnlffadaR R'jxnanns de plata
fca de 4G0 Kilog. HKsrTO galvanizado,
lizo, con una canal á cada lado de 3 pié, y
acanalado 4. 5. G, 7, 8 y 9 p'é clavotes de
6 pies v el acreditado Tino de O porto mar
ca Andreseu: así como también el riquísimo
aceita refinado marca March en litros y
medios litros, del que gomo únicos impor
tadores. Pedid los fectog ennmerados tn la caa
de G. B-mnin y C?. Playa.
PoncM, Enero Io de 1S04. 3im.-V
Esta idea m consoló, y continuó
sin interrupción mis visitas,- si bien
no dejaba de mortificarme la presen
cia de aquel tipo. Quién sabe si la
familia se habrá enterado de núes
tros amores, y lo ha puesto en es
sitio para que nos vigile!
Pasaron los meses sin que en mi
alma se apagase el fuego de aquella
pasión y sin qne faltase un solo dia á
la misteriosa cita.
Pero una tarde, todas mis ilusiones
vinieron al suelo con estrépito. Pe
netró en el portal buscando con la
mirada á -mi bella desconocida y po
co faltó para que me desplomase en
el suelo.
Las dos cartulinas habian desapa
recido, y en su lugar hallábase ana de
grandes dimenciones formando un
grupo bastante significativo: en dos
sillas, muy jnntitas, estaban él y ella,
sonriéodose él uno al otro, y sobre
sus rodillas, un niño de tres ó cuatro
meses, que levantaba los bracitos co
mo queriendo acariciar las fisono
mías de ambos
El cuadro no dejaba lugar á du
das ; estaban casados.
Sentí que el corazón me daba un
vuelco tremendo y que las lágrimas
querían brotar de mis ojos, y antes
de que algún curioso se fijase en mi
emoción, abandonó aquel sitio, llevan
do en el alma nna tristeza infinita y
en los labios el juramento de no
volver á detenerme en el portal de
ningún fotógrafo.
Makiano Abril.
A DIESTRO Y SINIESTRO
Llegaban á nosotros, hace hoy uu
mes, dia por dia, los más raros infor
mes. Qae en la Asamblea de Sao
Juan moriría el partido autonomis
ta ; que la disolución era cosa positi
vamente acordada en cámara de maes
tros; que al Gobernador se prometía
el licénciamiento de las huestes libe
rales ; que iban acentuándose de un
modo sório tendencias de reformis
mo, cuya bandera fcon los proyectos
de Maura ; que no habría poder hu
mano capaz de impedir el último, el
definit'vo desastre de la idea bautiza
da en Ponce y confirmada en Maya
gruez
Bajo esas impresiones acudimos á
la asamblea, . para impedir con
nuestra palabra y con nuestro voto
la consumación de aquel suicidio in
creible Y en la asamblea escucha
mos el discurso glacial de un director
jurídico autonomista; que, deempe
ñando entonces la j-fatura de la co
lectividad, declaraba no haber sido
nunca autonomista, lo cual constitu
ya el más absurdo de todos los ab
surdos con q'e puede soñar la fanta
sía. Y en la asamblea vimos dibujarse
lo4 espectros del cisma, cuando un
director político se negaba á asistir
á los debates y conservaba, sin embar
go, á outrance, su condición de jfe.
Si tales actitudes no Constituían
una burla sangrienta ó no respondían
á un oculto propófito, confesamos
que resultan verdaderamente paradó
gicas ; pero resueltos nosotros, y co
mo nosotros los representantes de los
comités ó de los pueblos, á levantar
el corazón y á no provocar rencillas
nuevas, dejamos que pasase la ota de
nieve, reemplazamos á la Delegación
dimitente y suspendimos los traba
jos para una época más lejana ; para
la época en que el partido, por la pro
paganda y por el sacrificio, cobre el
vigor de que circunstancias fatales
le privaron.
Ahora se dice que nacerá un par
tido reformista, con igual credo que
A
sirven á la Isla los pedidos que se le hagan de ppel, sobres, libros
en blanco y toda clase de artículos de escritorio. " Se remiten
muestras á solicitud."
G m s.
San Juan,
Jaime Pagés
CIUDAD Y PLAYA
COMERCIANTE
En este eritalilecimifento tanto en 1a ciudad c
en la miiaa, existe un constante sartido de
con ervan alininti ia. de todas clases y de loa
mejores y iná acreditados vinos, q je e impar
tan de Barcelona. Jerez. & Se, figurando entre
estos por ei m.vJieo prsn. á que e venden y por
sabor y pureza loa sin rivales ," Üiooney
Navarro el delicioso Siboi,e,y" b'anco, así
como infinidad de urículoa difi dl de enumerar
Del renombrado Ron marca extra í'agén. "
t-av constante existencia así como también del
' ' l 'i ni ta que tanto gusta por sos condicione
tó"ieas-
Tambsén ofrezco al público ea general un ser
virlo d boWa n la marina, loa cualr-s. por -u
folidez, irapi-za y ooio-iid-ul, le colocan k la
altura de oualoui ra otra empresa de eu dase.
Vista Lace í4
Ponce. -br-ro 5 d 3m. 3 v. p ,
MAGNIFICAS MULAS
y hermosos novillos para carne,
para yugo y desbragados. -Dirigirse
á don Vicente tisera,
su homónimo el de Cuba, y que nace
rá restando fuerzas al partido autono
mista. No lo creemos. En nuestras filas
no quedan tránsfugas. X sería pre
ciso que nuestros hombres olvidaran
u historia y traicionaran su concien
cia, para que se resolviesen á realizar
una evolución reaccionaria, confun
diéndose ellos, los patriotas de abo
lengo brillante, con Ledesma, con
Brusi, con Mendizábal. con Valdés
y con el grupo que dirigen'á la sor
dina esos caballeros, que ocupan la
vanguardia ae la aisidencia conser
vadora.
En Puerto-Rico tiene, sin duda,
razón de ser un partido que, nacien
do del incondicionalismo, busqde más
amplios horizontes para su programa;
ese. partido, si surge, surgirá simpá-
neo. vigoroso, lleno de juventudy de
energía, capaz de atraer, con el pres
tigio de una lógica extricta, á .los
elementos sanos del incondiciona
lismo. Venga en buen hora al palenque ;
agite su bandera ; busque prosélitos ;
organícese y luche ; pero no inten
te invadir nuestro terreno, porque '
aquí estamos, firmes en los prin
cipios de la constitución orgánica y
apercibidos á cuantas emergencias
traiga el combate por los principios.
Nosotros aceptamos también las
reformas de Maura como un paso de
avance hacia las soluciones que per
seguimos, y, por más que esas refor
mas no alcanzan á satisfacer nuestra
aspiración política, las daremos apo
yo firme y las veremos con gusto en
el país.
Si el neo refornrsmo limita sa
trabajo no mÁs que á ese fin, excuse
enarbolar su estandarte ; si avanza
más todavía, bien llegado á las fron
teras autonomistas, que traspasará
cuando menos lo espere, al impulso
irresistible de la razón, que es la
reina del mundo contemporáneo.
Alerta, los autonomistas puertorriqueños-
Alerta, contra ios qas
pretenden engañarles con vanos es
pejismos. Hoy que los poderes na
cionales se acercan á .nosotros y en
tran de lleno en el régimen que sirve
de base á nuestra labor patriótica,
hoy menos que nunca debemos retro
ceder ni vacilar.
Con la autonomía estuvimos siem
pre dispuestos á salvarnos ó á sucum
bir. .
Pero hoy e seguro, es evidente
que la victoria nos pertonece y que
solo exige de nosotros abnegación y
perseverancia.
Dos virtudes que jamás nos falta
ron. LITERATURA
LA ESTATUA DE BARRO
Julia ten'a entonces ocho añoí.
Era lista, bulliciosa y traviesa. 5;..'
padres la mi.naban tanto que no se
la podía contrariar sin que se prov
case su enojo
Y qué enoj !
Pataleaba, se descomponía sus
citos rubios, lanzando estridentes cii
llidos, sin que ni una lágrima asomar
a sus grandes ojos azules, que la ra
bieta hacía mis luminosos.
Es verdad que esto solía ocurrir
fnuy pocas veces.
Su estado habitual era la alegría,
semejándose á esos rayos de sol q ic
rtfleja un espejo en las manos de los
niños que lo llevan de un lado á otro
sin detenerse en alguno.
Graciosa y o :urrenté en sus zalame-
P. R, Febrero 23 de 1894.
Consultorio Médico
OPERATORIO
f Procedente de E iropa, ha llegado i esta
j ciudad donde fija- au residencia el conoci
do doctor e-ñr f Uhter.
S'endo d todos sabido au buen acierto
en el sin número le enfermos que tiene tra
tados en toda Ja i-!a, no dudarnos acudirán
ft ebtA consultorio todo aquellos enfermos
que crean útil? u aerticioa. Responda el
dortfr Fuftér de! éxito de toda operación
qne practique.
Hái'a-e instalado dicho consultorio ea la
aHe de la M?na r ú'nerj) 17.
Corsuhaa Ti 8 4 11 de !a mañana, j d
2 á G de la tarde.
, Ponce, Mrzo 7 de 1SD4.
.iluL público
i
Hago constar por el presente anun
cio que no reconozco cuenta alguna,
sí no ha sido autorizada por mi es
posa, ó el que suscribe
José Vila y SoUr.
.T I tí
ff'T

xml | txt