OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, March 16, 1895, Image 4

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1895-03-16/ed-1/seq-4/

What is OCR?


Thumbnail for 4

JLaSOemócráSa
4
-
m 0k jf i
ENTRE IA HABANA Y VARIOS PUERTOS DE LA ISLA
CON ESCALAS EN STO-DOMINGO T HAITÍ
de los Sres. Sobrino de Herrera
-:0:-
Reducidas á loa ta tres expedicionee mensuales que venían pratleando ans di ver
sos vaporea, laa que no ocupan harán ana salidas de la Habana el 10 y 20 de cada me3,
tocando en nuestro puerto loe días 23 h la venida y 25 y 5 enjútente k su regreso
aaín itinerario que sigue. '
La Empresa se reserva el derecho de alterar Lía fechas de salidas y u primer escala
n íos viajes, conforme tu contrata postal coü el Gobierno ajustndie nlo demás 4 sus
..adiciones genera!.
Tiirifa de uaftíties.
r v
í la HabauR, ííutvr ?,- Jibara y i'.raco
Santiaeo de í
hU vnKrv ! Bauto-Domingo.... .
ron
Apandilla
( fían Juan
l'r.v-i convenio de fletas y cualquier otro informe., se eri'flde.rsn
lv déro"" -npc?Vrfnt c lo eonoerada'. A u pteru.
1 EXPEDICION
1 2' 3'
.G5 10 aOmic
. 45 30 50 ,f
.24 12 7
. 7 5.25 3.50
. b 6 4
13 9.75 C 50
MlillA.. .. .. .....v.
ííuevitíus
(abara .
ilaraooa ..............
Patitiao de O aba ......
l'ort-ftu Prino ........
PaerW Plata
13
U
13
li
15
19
19
SO
I
u
12
13
14
Vf
lf.
19
Li
'0
Aguruiíila...
AÍRvaiíütiz..
POOK ....
Puerto-PUta
Poi t-feu-Pi inoe
SAriíiao A C'i
Katuco
(ju-i!i ---- ....
Navit......
DA.
2? EXPEDICION
Ugda j Salida m
MkIiqa. ...... .............
Nuovi tas..
'iibara
Baraooa...... .... ..........
Santiago de Cuba...........
Saiito-Domingo .... . ..
PONCE
Afayagtfev.... .... .... .. .
AuadiHa .... ......... .. .
?n Juan ...... ...... .... ..
Setiembre ! de ltf C
21
21

24
27
. 28
a
29
30
20
22
22
23
24
27
28
29
29
4
bnu Juan ...... ..
Agufulilla.... ....
itay agües...... ..
PONCE .....
Üanto-Doaiio so . . ,
SiatiAgo de Coba.
Baracoa...... ....
Gibara . ..
Jñitvítas .....
Habana...... ...
" J"
24 21
24 24
25
27 7
o - .
:íC íc
S
i 2
4
3
4 4 i
6 5
6 7
8 10
10 li
11 12
12
14
Fritzt, Luiitit efe Co
n
3aE 1
mT0 DE STEARTS
DE ACEITE DE
HIGADO DE BACALAO
y Peptonato de Hierbo.
Premiado en a Ef)0sición Universal th Chicago.
E3 la uiojor do todas laá preparaciones uuinociíla-
de ACEITE DE HIGADO DE BACALAO.
Tiene un gusto delicioso y os tolerado en el esto
mago del paciente mas delicado.
Cura la Tisis,- Bronquitis, Anemia, Debilidad Ge
neral, Escrófula y el raquitismo en los niños.
DE VENTA EN LA FARMACIA HADE A
" El (Corre de Ultramar 99
. i
Periódico político y dé noticias
Se publica en Madrid los días 8, 17 y 28 de oada mes.
Precios de suscripción en Puerto Rioo:
Año... . . . ..6 pesos
Semestre... 3 id.
Trimestre 150
Agente general en San Juan, don Bernardino Sanniurjo
Vidal. t
rf i f-aa s ejyi s f 1 1 h4- trta s 4 ara ñti i a rra
i PILDORAS lili E(5 Ld y PRUDOtl
awukOiONaa naoiut
é,t Impotencia, ! JDi&betis, JLgot amiento
JPérúldaa Seminales
roa La mnoAm acoiok os íam
PILDORAS REGEEUERADORAG PRUDON i
y urxtxto4txtlooQu.1 mloo zx ,70ST (7rnola)
Depositarlo en xO20roa : rtamon ZZ3. O
EL PROGRESO
ÜKNTRO DE PUBLICACIONES
y tallera de encuademación
DE FRANCISCO TURÜLL
Hago eaber á los constantes saperitoree
qne hoarran esta caea coa ena nombres, y
ai público en general, que desde esta feeiia
c-?a, por convenir así á los interesea y bnet
orden de la mUraa, ájente qae lo era en la
ciadad de Pon ce y en demarcación doc
íuan Menchaea y Lugo, eustitnyéadola en
sn lngar e! activo é inteligente en el rme
don Juan Bautista Rodríguez y Ramírez,
con quien podran entenderse ios señores
suscritorea, por si tienen .que Hacer alguna
reclamación, y al mismo tiempo pedir las
obras á que tengan por conveniente suscri
birse en ío sucesivo. .
Mayas üez 25 de Noviembre de 1S91.
Francisco Turull.
NOTA : La nueva agencia qneda estable
cida eu Poiica n Ja calle de Slendez-Vigo
número !22.
i
Para tener la Verdadera Ag-ua de
(FRANCIA)
Esoijane el nombre del Manantial sobre
la Etiqueta y sobre la Cápsula,
CELESTI USreotMt KaaUVpi6dr'
GRANDE-GRILLE-
H0PITAL.-Estom
Tóngasa cuidado sn especificar el Manantial.
k i tmLf' rw MJW Mil lili '
f
I
gMDi
, Ei mejor y el mas agradable de los tónicos, recetado por las
'celebridades medicas de París en la ANEMIA, la GLORÓSIS,
las FIEBRES de toda clase, las ENFERMEDADES del
ESTÓMAGO, las CONVALECENCIAS.
POR MAYOR.: P.LEBEAULT t O, 5, Rué Bourj-l'Abbó, PARIS.
SE. HALLA EN CAS PRINCIPALES FARMACIAS.
Depósitos en todas las principales f armacias
y Droguería. .
Jaqueci9t
Calambre
del estómago
t tolos ks afectos nf rriosos se curas cao el aso de las
PILDORAS ANTINEURÁLGICAS
del Doctor CRO NI ER
CkRis. FarmacíaKOBIQUET,23, callcdela Monnale
aeoótitúi en toda$la$prlnc!p'i$Frnos. -
mi
USTE ROSE
Kl mas refinado de loa perfumes. Dulce como
'I la rosa mistan. Imitado siempre, pero nunca
ATKINSOH'S
AGUA de COLONIA
Preferida ahora á las e?ecali(i;víe3 alema
nas. Alas sunve, nm? persistente y macho
maa refrescante. No emplead mas que la
de Atkiv.hx que ea la mas fina.
Se hallan en trolas parte
7. &. as. ATKHÍSOW,
24, Oíd Bond Street, Londres.
AViSG! Venia lirg solaviente con ei rótulo
aru y aaianlioesíMitio y ta mircaai
t'Of.ci, na -icos Manca
con ! direíi"ion completa
r
1 S t
ARABE FErJICADO
Tos. Uesfriados. Caárro. Bron-
rrr,: r.'. :..
UlkJS, X 1313, i uuusia, cíe
6
lu!!ÜB
Avenue Victoria, Paria, y Farmacias
V...Ú.Irf
LICO-FÉrJICO
DEL D' DÉCLAT
Antiséptico poderoso, Higiene del
1 ocador, di ta isoca, Uuracione3,e.
JProfMtracfo por ai ! Xc.1ulX Q--A-GKE32 Hlj O, Farmacéutico da Ia C2m
- PARIS - O, rué de Oronelle-Salnt-CrerrQaln. 9 - PARIS
H TRES CUARTAS PARTES SIGLO . ÉXITO
Ha demostrado que el Elixir del Dr GUILLIEha sido el mejor remedio contra las enfermedades
OBI niUIMUPVi OS IB m ñ MBil 01 nbWIMM dMI II SS4 -m
FIEORSS EPlDÉmiCAO(TRANCAZOSFI.UEEZA
contri toda li enfermedades osuasds por Is JiillS y por fat fleffttlttt
DEPOSITOS EN TOOOS LAS PRINCIPALES FARMACIAS Y DROGUERIAS
w U w -'i- -m- ar-
á los Consumidores
la
LEGRA
n
tintes) 07, ra . S&lat-Honoré
ORIZAO!LESS.OR!ZI0H!ZMACTÉCi1EMAORiZA
ORlZA-ELGUTg OIZA-TÓHiOA OSSZALEPIá JABON-ORIZA
DEBEN SU ÉXITO Y EL FAVOR DEL PUBLICO:
1 A los cuidados partioulares que rigen su fabrioaoion,
2 A la oalidad inalterable y a la suavidad del perfume.
FSRO COZ30 SE PUEDE PAL8IPICAF3 ESTOS PRODUOTOO ORISA
pura vivir con mts reputación,
adrcrtirnoi á los Co&fumidores para cjne no djea cgañar.
LOS tríOiCEíOS PP.nn:TC3 SE VEKDEX EX TODAS LES CASAS HORORAILES DE PERFOIEII Y ItMIEftU
&. en-dLat trmja.oo, de 3?a.xrts el Oa.'t&log'o Ul'U.a'txmcS.o.
JARABE LENITIVO PECTORAL
V0 "
" enaguo
Tos
Resfriados
Influenza, Catarros
TUi IRRITACIONES íIm BRONQUIOS
. In tedas farmacias j es PARIS, 2, Rae de la Tachería.
HiSaF,lll!l0a
&nti-Folioulox:
CON SULFATO DE QUININA
Tónico eficaz pr dar brillo al pelo j fomentar su salida, limpiar
el cutis cabelludo de la acción de los sudores, y conservar
la cabeza en un estado perfecto da salud.
preparada por
SU)
PERFUMISTA-QUIMICO
PARIS, 37 , Boulerará de Str&sbourg, 37 , PARIS
O
esa
uinium-
VINO FEBRIFUGO
J-4
aban
TÓNICO Y DIGESTIVO
W PROBADO POR X.A. AOATJE Tvl IA DB EDIOIN A. DES PARIH
El VINOde QUIÑI ÜM de ALFREDO L ABARRAQUE, preparad ) con Q iin i (extracto do la verdadera
Quinina) constituye un medicamento de composición determinada, rico eu principios activos, sobre el
oual pueden seguramente contar los médicos y los enfermos.
El VINO de QUINIUM LABARRAQUE les es recetado con gran éxito á las personas diluios o quelran
tadas, bien por diversas causas de debilidad, bien por antiguas enfermedidos; á los aduitos fatigados por
un crecimiento demasiado rápido; á la3 ,óvenei que tienen dificulta ! para formarse 'ó desarrollarse y á
loa viejos debilitados por la edad ó por enferme Ude En los casos de Clorósis, Aúér.xi i ó Pulid z, este vino
es un precioso auxiliar de los ferruginosos. To-nado, por ejemplo, al mismo tiempj que las .verdaderas
Pildoras de Vallet produce efectos maravillo jos por su rápida acción.
PARIS, 19, rué Jacob Casa X. 3F lí. 0E2 rt E - A. CHAMPIQNY A C Suo- 19, rus Jacob. PAÍUS
"V K IS D K KN TODAS LAS FARMACIAS DK TODOS LOS PAISES
F O L. L.
N (2
Octavio Feüillet
LA NOVELA
DE
Iíi JOVEN POBRE
(Continuación)
Fn üd, en el ordinario tren da nuestra
ca nada revelaba ni la más ligera sombra
úe puro ni estreches, y nuestra meaa se
encontraba siempre servida con exquisita y
refinada delicadeza á la que mi padre daba
mwcha importancia.
La salud de mi madre declinaba por pen
diente casi insensible, pero contíoua, llegan,
do un tiempo eu que aquel carácter angeli
cal 8e alteró. Su boca, que nunca pronunció
más que palabras dulce, al menos delante
de mi. Be hizo amarga y agresiva, y cada pa
so mío fuera do casa f ra objeto do irónico
comentario. MI padre, al que tampo o dis
pensaba, soportaba los ftques con pacien
cia, qne mo purrela muy meritoria; pero ad
quirió la costumbre de vivir fuera do ca?a
iras que nunca, porque experimentaba, fee
gún me decía, necesidad de distraerse y
aturdirse sin cesar. Invitábame siempre a
acompañarle, encontrando placer en mi ca
rino, en el impaciente ardor de mi edad, y
Eara decirlo do una vez, fácil obed "'encía en
i flojedad de mi corazón.
Un día dl nei de Septtemhfó da 1M. . . .
debían celebrarse en un punto cercano á
nuestra casa carreras de caballos, en las que
mi padre habla inscrita vanos de los nues
tros. MuydemaSana partimos, y almor
zamos en el teatro de la fiesta. Al medio
día, cuando galopaba yo por el lindero del
hipódromo para ver dé cerca las peripecias
de la lucha, me alcanzó un criado .que, se
gún me dijo, me buscaba hacía media hora,
afiadiendo que mi padre había regresado ya
A casa, porque mi madre había mandado
llamarle, y me suplicaba le siguiese inme
diatamente. Pero, en nombre del cielo! qué sncede?
Creo quo la señora so encuentra peor
contestó el criado.
Oído esto, partí como el rayo.
Al llegar vi á mi hermana jugando on el
musgo en medio del gran patio silencioso y
desierto. -Aeercóseme al apearme, y mo di
jo, dándome un beso, con cierto aire de mis
terio y casi de alegría: "El cura ha venido!"
No observaba, sin embargo, en la cnja roo
vimiento alguno extraordinario, ni .-efUl de
desorden ni de alarma. Subí apresurada
mente la escalera, y atravesaba, el gabinete
qua comunicaba con la akolm de mi madre,
cuando abrieron suavemente la puerta y se
presentó mi padre. Detúvome al verle muy
pálido y temblándolo los labios.
iltiimo me dij sin mirarme -tu raa
dr te llama.
Quise preguntarle, ro me huo lApida
mento sefia con la mano y se acercó á una i
Ventana como para mirar ai exterior. En
tr, y vi á mi madre medio tendida en una
butaca, fuera de la qne cala casi Inerte un
brazo. En sa rostro, pálido como la cera,
vi la exquisita dulzura y la gracia delicada
que el sufrimiento le arrebató en otro tiem
po, y conocíase palpablemente que el Angel
del deseando ettendfa v tj! alas sobre
aquella abatida cabeza. Cví de rodillas, y
ella, entreabriendo los ojos, alzó con esfuer
zo la marchita frente, dirigiéndome intonsa
mirada. Después, con voz que solamente era
entrecortado soplo, me dijo con lentitud es
tas palabras: ' Pobre hijo! . . . . ya ves, me
encuentro muy mal!. . , . no llore?! Al
go me has abandonado en todo este tiempo!
estaba tan enojada 1 ... . Volveremos á ver
nos, Máximo; nos explicaremos, hijo mío!..
No puedo mas!. . ; . Recuerda á tu padre lo
que rae ha prometido y (ú sé fuerte en
el combate de la vida y perdona á 1(8 débi
les!" Parecía extenuada v se detuvo un
momento; despué-, levantando un dedo
con grande esfuerzo y rair ndome fijamente:
"Tu hermana!" me dijo; y sm azulados
párpados se eeiraron, abriéndolos enseguida
y extendiendo lo.s'brazos con ademan rígido
y siniestro. Lancé un grito, acudió mi pa
dre y estrechó largo tiempo contra su pecho,
exhalando desgarradores sollozos, el pobre
cuerpo d la n krt ir.
Algunas semanas dcpué,-, .r terminante
mandato de mi padre, que, según "me dijo,
no hacía mis qne obedecer ! n'timOH d
seos de la que llorábamos, salí de Francia y
comencé por el mundo la vida nómada que
he llevado hasta hoy. Durante este año de
ausencia, y eorrfrrrrirándos el ciego aturdi
miento de la edad, más de una vez rae im
pulsó el corazón á volver,- pira adquirir
fuerzas en la fuerte de mi vida, entre la
tumba de mi madre y la cuna de mi herma
na ; pero mi mismo padre había fijado Ja
duración del viaje, y no me había educado
de manera que me permitiese tratar con li
gereza sus órdenes. En su afectuosa, ano
que breve correspondencia, no ' manifestaba
impaciencia alguna por mi rrgreso, y sto
ocasionó que me alarmase profundamente
enando al desembarcar en Munelí eneontré
varias cartas suyas, en las qneme llamaba
con febril apresuramiento.
Ed- obscura tarde del mes de Febrero vol
ví a ver hm macizas paredes de nuestra an
tigua casa, destacándose sobre ligera capa
ele nieve que cubría Jos campos. Por in
tervalos soplaba helada v puuzante brisa, y
a'gunos copos do nievo cíau como hojas se
cas de los árboles de la Avenida, posándose
en el húmedo suelo con triste y tenue rumor.
Al entrar en el patio vi libnjarse una som
bra, que me pareció la de mi padre, en las
ventanas del salón grande uel piso bajo, sa
Ion que en los tiempos de mi madre jamás
se aonó. hntre cornemio tu ti, y al verme,
lanzó mi padre sorda exclamación, abrió en
seguida lo brazos y sentí su corazón palpi
tar violentamente contra el mío
Estás helado, pobre hijo -me dijo, tu
teándome contra su costumbre. Caliéntate,
caliéntate. Este salón e frío ; pero lo pre
fiero 8hora á las otras habitaciones, porque
r - t j.
aquí ni mos pueue respirar.
i Y vuestra salud, pa Iré mío ?
Mediana, como vea.
V dejíudome jnnto á f chimenea, comen
zó de nuevo por el inmenso salón, iluminado
únicamente con das ó tres bujías, el paseo
que; al parecer, había interrumpido aii lle
gada. Tau extraño recibimiento me center
nó, y miraba á mi padre sorprendido.
Has viáto ls caballos i - m preguntó
sin pararse.
Padre I
Ah! tienes razón! Acabas de llegar!
Después de corta pausa, añadió:
Máximo, tengo que hablarte.
Os escucho, padreólo.
Creo que no me oyó, porque continuó pa
seando y repitiendo por intervalos; Tengo
que hablarte.
Al fin lanaó profundo j npiro, e píó la
mano por la frente y se sentó de pronto, se
ñalándome la silla de enfrente, y cual ai
quisiera hablar y le faltase valor, fijó sus
ojos en los míos, leyendo 30 en ellos tat ex-
. i . . . ...
prodion ue anguaua, nuraUdad y suplica,
que procediendo de un hombre tan orgullo
so como mi padre me impresionó profun
damente. Por grandes que fuesen los agra
vios de que tanto trabajo le costaba acusar
se, sentía en el fondo de mi aira i que se los
perdonaba de todo corz-m, cuando aquella
mirada qae no se apartaba de mí tomó de
pronto asombro-a fijeza, vaga y -temible:
crispóse sobre mi brazo hu mano," levantóse
de la butaca, y f dtándole las fuerzas, se
desplomó pesadamente sobre el suelo. Ha
bía muerto. "f
El corazón no raciocina, uo calcula. Es
ta es su g'oria. Hacía un momento qne lo
había adivinado todo, ba-tando un miuuto
sólo para revelarme claramente y sin uua Ho
la palabra de explicación, por medio de irre
sistible rayo de luz, aquella verdad fatal
que mil hechos repetidos diariamente delan
te de mis ojos en el espacio de veinte años
no habían podido hacerme sospechar. Ha
bía CDmprendido que allí, eu aquella casa,
suspendida sobre mi cabeza estaba ia ruina!
Pues bien! Ignoro si hablé adorne dejado
mi padre colmada de su beneficios me hu--biese
costado tcK lágrimas, y lágrimas taá
amargas; porque se unía á mi angustia, á mi
profundo ddor uua compasión que, eleván
dose del hijo al padre, tenía algodaextrañi
y punzante. Continuaba viendo aquella mi
rada suplicante, humilde, insensata, ; deses
perábame no haber podido dirigir ni una pa
labra de cousutlo á aquel corazón antes de
que estalla, y gritaba como demente i
aquel que ya no podía oírme: Te perdouoj
Te perdono! Qné momentos, ' Dioa
i

xml | txt