OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, September 01, 1897, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1897-09-01/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for 2

r
5 -
tt ir
LA DEMOCRACIA
Ponce, lo de Setiemijre de 1897
AL PÚBLICO
El conocido establecimiento
de mercancía LA HORTENSIA
realiza á precios nunca vistos
sus existencias.
Aproveche el público esta
ocasión única.
MLOF
Un periódico incondicional se
revuelve airado contra nosotros,
Íorque anunciamos como posible
a disolución de su partido en la
próxima Junta magna.
Huelga tanto ruido.
Sólo nos hemos limitado á co
mentar una idea lanzada por
otro órgano de su propia comu
nión po ítica.
Y la hemos comentado en un
sentido más amplio, con una as
piración más elevada que el co
lega no ha querido entender,
atribuyéndonos mezquinas am
biciones y menguados persona
lísimos. Todos ganan, nadie pierde,
una yez disuelto el partido in
condicional. Ganarían los conservadoras de
buena f ó, levantando una nueva
colectividad donde no reinasen
el espíritu de clase, ni las formas
del egoismo, ni los antiguos mol
des patriótico.
Ganaría el partido liberal en
lucha ab erta y franca con un
adversario más sincero y menos
dado á utilizar resortes punibles,
que la justicia y la moral recha
zan. Ganaría e.te país con la des
aparición de un elemento que ha
labrado su desgracia y su dsca
dencia y labrará, seguramente, su
ruina; si las circunstancias no lo
hubiesen condenado á desapare
cer por complete; á volver para
siempre á los abismos de la na
da, de donde nunca debiera ha
ber salido.
Ganaría por último, la ma
dre patria en sus intereses mora
les y materiales y en su presti
gio como nación co oniz idora.
Alguien perdería, sinembargo
Y ese alguien, es el pequeño
grupo hostil á toda reforja, á
toda transacción, á toda conve
niencia que pueda afectar ó dis
minuir sus privilegios
El grupo de los su-plcaces, de
los exclusivistas, de los intran
sigentes. El grupo que fomenta y patro
ciña las tendencias iel acá y del
allá manteniendo diferencias de
espe ñolkmo que no caban en
pechos verdaderamente hidalgo?,
y, como hida'gos, españoles
Si el incondicionalismo des
apareciera por efecto de las dis
cordias en él reinantes y muchos
de tus adeptos se hiciesen fusio
nistas, no cabe suponer que sem
br&ran entre nosotros el peligro
so bagaje de sus disensiones,
RME
nnirinmmix
nenrann
PONCE, -10- AT0CHA--10
Reciente mente han recibido: Escogida varie dad Je Telas de
fantasía, de eda y de Jam ; Crespones negros y de colores; Gra
nadinas negra; Gra as, Peluchet y
algedón, de hilo y de eeda; (iuantes de cabritilla y de seda; Coro
ñas y velos, para novias; Cintas de seda, anchas y eatreclus ; Al
fombras, clase superior, de todos
para adornos; calzado fino de formas elegantes; Medias de seda ój
hilo de Üscocia, ce. te
Gran .suriiilo de l'eríuiiierísi: los últimos pro
ductos de los mejores y mas
tes de i'ans.
PARA CABALLEROS: Un
cries as, tales como casimires de colores, en cortes v de n'eza; Meri
nos acordonado, lisos y diagonales,
toaos por sus calidades superiores.
Extenso surtido de Corbatas y
gran diversidad ae roí mas en Jazos
. i. i
irar fcu gumu ia persuua mas capnenoaa.
Pañuelos de sedf, parces y j?e colom; Cuelks y Puño;
Guantes de Ctbritiila Camisetas y Calcetines fino?, & &.
Camisas, camisitas y calzoncillcs de lana, camisas
ae seda, x-araguas y
Gran surtido
porque en nuestro partido no
ínbría motivos para formularlas.
En nuestras huestes no hay
cacique, ni privilegiados; no se
establecen diferencias de origen,
ni se quebrantan las leyes demo
cráticas, ni se rinde culto á los
serviles procedimientos que con
vierte á la inmensa mayoría de
los incondicic nales en muñecos
de resorte.
Sería, pues, imposible todo
antagonismo.
Desengáñese la prensa incon
dicional. Hy que transformarse ó des
aparecer. La transformación, ó la diso
lución. E :e es el dilema.
Entre ambos extremos, los in
condicionales no debieran vacilar
en acogerse al que les da la vida,
porque es el más racional, el más
práctico y el más satisfactorio
para su orgullo,.
EDe París
once
Caacdo conté que yo había tema
do un cheque de Panamá, me dijo
uno de mi3 amigo :
Es usted uno de los pocos pe
riodistas quc pueden permitirse 88
mojantes bromas sin temor de que
les lleven a la cárcel.
No es éta la úiica satisfacción
que me ha valido aquella noticia.
Varias columnas de La DEMOCRAOrA
podrían llenarse con los nombres de
la? personas que quieren relacionarse
conm'go desde que dieron por buena
ia noticia de que tuve amistad con
Artón y tomó uu cheque de tres mil
francos. No es para tanto la canti
dad, verdaderamente exigua ; pero
dichas personas juzgan, á lo que en
tiendo, que el que hizo un cesto pne
de hacer un ciento, ó temar un che
que de trcEcifntos mil francos el que
lo tomó de tres mil.
Lo cierto es que me han pedido
reconciliación personas que me odia
ban cordialmente, y que un pariente
que no podía verme ni pintado
naegurabi que yo no valía para nada
bueno, me ha escrito una carta elo
giá8tica.
La vardad es, querido Luisito
me dice, que siempre tuve un alto
concepto de tí, y creí que harías ca
rrera, a pesar de todo, en cnanto
sentaras ia cabrza. Porque como
listo, vaya silo eres. Sigue por ese
camino y te hirá3 hombre de prove
cho.
Y el aludido pariente, que piensa
venir á París, me pide que lo presen
te á Artón, cosa que haté en cuanto
me lleven á la cárcel.
Por este incidente pueden ustedes
calcular la imDortancia europea del
llamado moribundo de B jurnemouth
Si á mí, por haber tomado un cheque
de tres mil francos, rae ovacionan pío
píos y Vstraños, figúrense ustedes qué
no se hará con Herz, el cual no sólo
arrambló co i varios misiones de duros,
y comprometió las Cámaras y los Co
bíernos, y se hurló dt la justicia, y
de los Chírcot y B;ouardel, - y puso
en berlina á medio mundo, sino que
se petmitíó u.timamente el lujo de
escribir á Mr. Faure pira reclamar
del Gobierno francés una indemniza
c ót de cinco millones de duros, y
después de hab;r puestJ en jaque á
la comis:ó.i d' etiquete ese tiende
en el inacabíb e asunto de Panamá,
impuso condiciones para avistarse
cen ella, alegando que si ella está en
cargada de velar por el honor de
burahs de colores: Üncajes de
tamñs; Pasamanería efe seda.
acreditados íabri can
completo surtido de Telas in-
clases extra, y recomendables
Chalinas, negras v de colores-
y nudor, donde podía encon
i
bombrilla? de eeda.
de abrigos
Francia, él está encargado de velar
por el honor de Comalias Herz.
Los hombres, al oír el relato de
las aventuras de Herz, le proclaman
genio. Las mojares, asiduas devo
tas del dios éxito, soniían voluptuo
sámente ; y el insigne timador ha al
canzado en París una popularidad
envidiada. Lo único que le falta, para
complemento de la apotetsis, es .
uno ó dos asesinatos por el estilo de
loa de Prado y Prancini.
Y lo cierto es, reb -jando el heróa á
su verdadera talla, qua Cornelina
Harz no es más que yack je ; un yan
loe que compró, vendió y trafisó con
todo, aprovechando las necesidades
de una plaza donde los comerciantes
estaban mal de fondos y los géneros
podridos.
Ni 63 un genio, como quieren los
papanatas, ni uq hombre vu'gar, co
mo pretende Rchtfort, olvidando
que no se puede llamar vu'gar al
homb e que se ha reído de muchas
inteligencias y ha hecho en Francia
un Sedán po'ítico.
Cornelina H- z es sencillamente un
yatk99. Y ya es bastante ser.
i.üts BOXAFOUX.
A DIESTRO Y MITRO
Desde qne nuestros amigos inicia
ron sus trabajos de propaganda, re
corriendo varios pueblos de la isla
entre inequívocas muestras de entu
stasmo, el espíritu de imitación se ha
desarrollado de manera pasmosa en
tre los conservadores, que no han
querido ser menos que los liberales.
Han tomado como pauta los aga
s&jos que se prodigaban á nuestros
prohombres, y que entre otros méri
tos ofrecían el de la originalidad, y
en cnanto un integrista, de la clase
de conspicuos, se deja var por esos
andurriales de Dios, acto seguido se
alborota el cotarro y se dispone la
misse en scene. á fia de recibirle con
la istuosidad que por clasificación
le corresponda.
Arcos de foll j con letreros alu
sivos ó abusivos música callejera
Vi-via Es pa-ña ! banqueteo, co
misiones de señoreas coa sus co
rreepondientes b)uquetst y como fin
do fiesta, guateque por todo lo alto.
Este programa se cumple escrupu
losamente en todas sus partes.
Se empeñan, caros lectores,
en plagiarnos de ese modo;
pues estos conservadores
han de aprovecharlo todo.
Ahora le hi tocado el turno al se
ñor Egozcue.
El cual h hecho su entrada en
Manatí, con todo el aparato que re
quiere tan Interesante argumento.
Mal s ño para el señor Villar, á
quien jfe y todo aun no le han
ovacionad) en ninguna parte!
Y al paso qus vamos no le ovacio
narán en su vida, á no ser que para
ello aguarden sus. correligionarios á
que dejí la jefatura, que tan á gusto
de Villa mil desempeña.
Pruebe fortuna el ilustre procer
decídase á correrse en scursiói ve
ranifga hasta cualquier pueblo cir
cu n vecino, y quizá entonces le hagan
objno de grandes manifestaciones.
Aprcvcchí esta época, para que
laa manifestaciones resulten caluro
sas.
De gfguro que en vez de recibirle
con la marcha de Cádiz le cantarán
los suyos algo parecido á esto:
"Venid, vayamos todos,
de frente y de tr&vó?,
con flores á Villar
que jefe nuestro es.
Con júbilo Infiaito
alcémosle despeé ,
G . TlN'AUD
PUERTO Ríe O
PLAZA ALFONZO XII
'i-
GARANTIZADA
CONSTRUCCION
MARCA oe FABRICA
LCDO. ROSENDO MATIEHZfl
y eran
XOTARTO Y ABOGADO
Ofrece al túblico bus servicios pro-
ftfioDales, ' ,
Calle Mayor, erqnina i la del Amor.
Ponce, Marzo 7 de 1897. ,
con cartas 6 sin ellas,
sobre el pavé?. "
No es él ningú mequetrefe.
Uillize la ocasión,
pues si d ji de ser jef -
entonces no hibá ovación.
Ah!
Y á Villamil qua le prepare, según
fórmula acreditada, todos los discur
sitos que tenga que Ir soltando por el
camino.
Ei caso de apuro puede echar ma
no de las epístolas ad eesios
Cuántos aplausos se está perdiendo!
DOS ÁNÉCDOTASJE CÁNOVAS
El galano escritor cubano Aniceto
Valdivia refiere lo que sigue en una
de sus crónicas de El País de la Ha
bana. Un político, vivo todavía y por es
to cal'o el nombre, había recibido
favores innumerables del Presidente
del Cónsejo. Pero cada favor lo
pagaba con una villanía. El vaso
estaba colmado.
Cánovas no quiso verle más y el
otro no poQÍa verle ni en su casa, ni
en el Ateneo, ni en el ministerio.
Una tarde hallábanse juntos en el
Pado, Cánovas, Romero Robledo,
Campoamor, Valera y Rodríguez
Correa.
D: pronto el ioibante de la Ingra
titud aparece por detrás de la esta
toa de Neptuno y se acerca á Cáno
vas, extendiéndole la mano. Cáno
vas siguió impasible sin hacer un
movimiento.
Y el otro sonriendo como un mo-nc-
No va usted que le doy la ma
no. smor anovasr
Ya lo veo dijo el entonces di
putado, retrocediendo unos cuantos
pasos; pero perdone, hermano; no
traigo menudo.
En cambio la segunda anécdota
mostrará su indulgencia y su manse
dumbre aun con los ingratos.
Uipiano Segarra Balmaseda fué
durante aleda tiempo protegido de
Cánovas, quien escribía entonce3 La
Campana de Huesca ,U iplano quería
vender un volumen de chascarrillos
hechos aquí y al í en el café, en los
toros, etc. Gispar Koig, el edito
de modfa en aquella época (hace más
de cuarenta año), no se acababa de
decidir á comprar el tomito. Uipia
no acudió á Cánovas y convinieron
en ir al día siguiente los dos á casa
de Gispar J&iig para que é;te, ya
que no le compraba el hbr? le ade
lantara una suma á cuenta de los
versos aquellos U piano confiaba
en la elocuencia de Cánovas del Cas
tillo para decidir al escritor.
A los pocos minutos de irse Sega-
rra supo Cánovas algunas de las ma
las acciones de su incorrecto amigo.
entre otras una carta pérfida enviada
contra Cánovas á un gran editor fran
céi que se había comprometido á
traducir en París La Campana de
Huesca, una vez terminad a. Cánovas
se indignó. Era urgente desenmas
carar al traidor, á riesgo de ganarse
alún libelo icj irioso, y los amigos
del gran eseritor, violentando sus in
duigencias desdeñosas, obtuvieron de
él que acabaría de una vez con squel
animal venenoso y malenco.
Y cuando al dia siguiente Uipiano
Ssgarra entró en la casa de la calle
del Colmillo, obaeq-iioso, algo Iróni
co y muy satisfecho de ti, pregun
tándole á que hora iiín á casa de
Gispar Roig, Cánovas, conten:óndo-
se al principio, se animó al sonido de
su propia voz y en cuatro palabras
ajustó las cuentas al triste difamador
Segarra, su sombrero co'gando de
la punta de los dedos, se habí apo
COJr
Fstos nuevos Relojes Eos-
kopf erjtrcionados, toa su
ptíiioiea 4 todos -os üemái
ae igual recio y de una
duración iiiauta.ua, oaaé
las piezas del Tía AüD FA-
PERFECCIONADOS
Tfc.iNT.fc son intercambiables,
lo qa permite componer
cuaiq ier rotura, en meno
de u Minutos y por menos
de la iuitaa ae precio que
8j Cvbrapor rciojea de otras
marcas.
X tos verdadeioa Clonó
me tro.?, se vendan girauií
.,dos por los años y se
eoincixuran pr muanuenu
pierio ca cualquier época
ue se descompongan os
pues de dicho plazo.
ivt tenemo ú. Oro, Pla
ta y Juke.i, perú c,n espe
cialidad de JC'ii70 qua
vendernos á dock PE.buci
precio verdaderamente po-
pular, teiiieiido en cueta
la cridad del ite.oj. j
2NOT.A : A toda ersjna
que uva envíe el importe en
i.i .rúa n uIlrHt rf. r rr. !
INDESTRUCTIBLE
queo, le remitiremos uu pre
cioso TLNAUD 1aTxNT
Vtl AcrJKU, teienuo el
cerex.no de dt-volverlo en
caso de no gustarle.
DEPOSITADA
Julio 20 íí? 1897 v .
BONITA PROPIEDAD
La de don Jaime Segura, constituida
por dos casas con un amplio solar con
magnífica hortaliza, situada en Yauco
á la salida para Guánica, ée vende,
Dirijirse al señor Segura que la ocupa
o al que fcuscribe.
Ponce, Julio 3 de 1897. Antonio
Mayoral. 1 ta alt.
yado contra la chimenea, y bajada
la nariz contemplaba la punta de sus
zapatos. Impasible, Inmóvil oyó la
fi íp'ca, sonriendo amargamente
Cánovas se calmó, desarmado por
la actitud pasiva y el silencio de U!
pí&no Y entonces éste, alzando la
cabeza y balanceando en sus dedos
el raido sombrero, apartó las piernas
y con su voz gangosa, dijo, traoqui
lamente, estas palabras:
Y bien á que hora vamos á "ca
sa de Gispar RoigT
El Lmparcial. de Madrid, trae nc-
ticias interesantes trasmitidas por
eu corre ponsal en Cayo-hueso, que
anmplian detalles de tuceaos cono
cidos muy sucintamente aquí.
En la noch? del 29 de Julio, una
fuerte detonación alarmó a los vael
nos de Sinta Clara.
Produjo esta alarma la fxplosión
de una lomba de dinamita que los
reb3lde3 hstbían colocado en una al
cantarilla de la línea íé'rea, situaba
a dos k"ótnetro3 de la capital. Lo
rebeldes cortaron el te órafo elé -trico,
y fué preciso apelar ai hslió
grafo para pedir á Cienfopgoa que
saliera un tren de anxí'io. La línea
férrea quedó interrumpida, y los
viajaros tuvieron que trasbordar en
el lrgar del suceso.
A las dose de la nocln del 25, una
numerosa partida entró en el impor
tante pueblo de Esperanza, situado
carca de Sinta Clara.
TJna patrulla de cinco hombres
mandados por el capitán don Ma
nuel Groozalez, recorrí a dich hora
la población
Al llegar a la calle Rsal encontró
se de improviso con fuerz armada.
Diósele la voz de alto, contestando
con una descarga cerrada, y con el
grito de Cuba libre. La patrulla
hizo fuego, y viendo la inmensa su
perioridad del enem?g:, se bitió en
retirada hasta que pudo guarecerse
en el interior de una casa.
El ruido de las descargas y las vo
ce3 que daban los insurrectos causa
ron gran alarma en el pueblo. Et
comandante de armas y varios cñ
cíales acudieron al local que ocupa
el destacamento de cazadores de las
Nj.va?, organizándose allí lápida
mente una pequeña faerzi con vo
luntarios de caballería, al frente de
la cual &e pusieron el comandante
señor Lesta y el teniente señor Al-
varez Corral. También salió el se
gando teniente don Antolín Gruioria
con tres soldados de cszdores de las
Navas.
Todo el p3S0 del combate lo lleva
ron principalmente 16 soldados.
El enemigo abandonó el pneb'.o,
siendo atacado y disperso por la gaar
nición del fuerte Aidave, situado en
la línea férrea, cerca de Esperanza.
JR asaltaron muertos el soldado San
tos Blanco y Imidos gravjs el co
mandante Lssta y el primer teniente
Castillo, éite en lucha personal con
un insurrecto Tainb én resultaron
hsridos el capellán don Hermenegildo
Vidaurreta, un cabo y un so' dado.
Hubo además varios contueo3. Se
aé i que los rebeldes retiraron veinte
heridos.
La partida que entró en E peran-
za es la que manda el cabecilla Mon
teagudo, y la componen unos cien
himbres. En el tiempo que los insu
rrectos estuvieron en la población
saquearon a ganas tiendas. Nadie se
txpiica cómo pudieron entrar en e
pu bio sin ser vistos por el fuerte
que ocupa la guerrilla local, cerca de
cuyo fuerte tuvieron que pasar.
Üí. genera VVeyler ha ordenado el
abandono de las casas y el cierre de
CUBA
I - ... TT ti
C 9- r'n i' T "T ;
DiD 8 h SsP
azzn p. -
las tiendas situadas en el fZl.remo do
la calle por donde entraron los insu
rrectos. Además ha dispuesto el des
arme de la guerrilla local y que se
instruya sumaria.
La prensa de la Habana pub ica
telegramas de Tampa annuciando la
creación de comités españoles p&ra
fomentar el desarrollo de la marina
de guerra. '
Él general Weyler ha sido nom
brado presidente honorano de estos
comité i.
El escultor cubano Hoguet ha so
licitado permiso para colocar una lá
pida en la tumba del héroe de CaV co
no. E'oy Gonzalo García
Hn sido indultados dos reo? que
esti-bin condenados á muerte
Han sido reducidos á prisión el di
rector y el administrador del Hospital
Militar, á quienes se ácuea de falta
de celo enel desempeñ de sus cargos.
FILIPINAS
Escriba á El lmparcial, de Madri 1
su corresponsal en Manila .
'"Las presentaciones á indo'to en
las provincias de Cavite, Laguna y
Bitangas son numerosas, facilitán
dose á los insurrectos un pase espe
cial para circular libremente por el
territorio, sin que nadie Ies moleste.
Con tan b3téfíco sistema, se ha con
seguido qne los indultados ayuden
cuando les conviene, á los que toda
vía permanecen rebeldes, y luego ba
jan al llano, en el que son admitidos
con f 6 o la presentación del psp)
lito. Pacificadas relativamente dichas
tres provincias, solo hay en ellas'va
rias patlüas diseminadas que, ' sin
embargo, darán much qae hacer á
nuestras fuerzas. Ya hn ocurrido
ataques parciales en algunos putb os
conquistados.
La situación actual de a provincia
de Bulacán es grava, habiendo sido
preciso aumentar fuerzas á la román.'
dancia del cantro de Luzón, al obj?
to de reforzar varios destacamentoi
y crear algunos nuevos L'anera. el
principal agitador de esta comarca,
tiene distribuidas sus fuerzas en gue
rrillas parciales, que ora en un punto,
ora en otro, no pasa día sin que la
chan con nuestros soldados que por
allí trabajan sin darse punto de re-
poso Tamb'óa es cierto que L'an e-j
ra ha enviado refuerzos á sus compa-V
ñeros de Zimbiles y Bitaan.
Asegúrase que un destacamento de
interior, cerca del S.bul y compuesto
de 40 cazadores, fué copado el día 28
de Mayo, pereciendo 25 soldados cu
yas armas cayeron en poder del ene
migo. Los rebdides se lítv.roa caa
tiroa dos sargentos.
Da Bitaan y Zimbales tambláj
comunican que los insurrectos andan
inquietos y que nuestras f ucrzae loa
baten con resultado; y en Angeles
(Pampang ) hace pocas ro has los
secuaces de Llanera intentaron ata
car el pueblo, matando & un eoldaco
é hiriendo á varías p3reonaa que te
defendían.
A es to hay que añadir otros varios
encuentros de menos importancia,' to
do lo cual indica que la insurrección
está latente y no lleva trazas de conr.
cluirse.
Ea Naic, el pueblo hace poca '
reconquistado, ha sido sorprendir
un katipunan que funcionaba tran
quilamente. Parece que h sido descubierto un
nuevo complot de sublevación que
pensaban llevar á cabo varios indivi
duos del regimiento número 70 ek
unión de fuerzas de carabineros y ve
terana ,
También se confirma la noticia
de htbsr desertado ai enemigo nn
Pone, 15 de Mayo de 1897.
1 a. 3 v. 8.
JX

xml | txt