OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, January 18, 1898, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1898-01-18/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for

La Democracia
f
-
.. i,;
J
1
I I
.
nr I
' - i
'f
t
t
-!
A DEMOCHACIA
Ponce, 1S de Enkbo de 1893
CRONICA
En 1 capital se ha recibido un caVe.
grama anunciando el nombramiento del
general don Manuel Maclas y Casado
para bs altas funciones de Gobernador
General de eta isla, y su embarque en
el vapcr correo del veinte del actual.
El general Maclas es uno de loa mili
tares mas luetrados, mas rectos y mas
valientes del Ejército espafiol.
Ysu hoja de servicios tan fecunda
como honrosa.
He aquí la biografía del nuevo Go
bernador :
Nació el día 3 de Noviembre de
1844, ó ingresó en el colegio de Infan
tería el 5 de Enero de 1859, siendo
promovido a subteniente el lo de Julio
1861.
En Enero de 1664, fué destinado, con
el empleo de teniente, al ejército de la
Isla de Coba, y en Diciembre del mis
mo año pasó a la de Santo DomiDgo,
donde se halló en las operaciones prac
ticadas hasta Juuiode 1 865. concurrien
do a diferentes hecho de armas y
siendo agraciado, en Marzo de 1664,
con el grado de capitán.
Continuó en el ejército de Cuba, y
en Diciembre de 1S63 entró en opera
ciones de campaña, permaneciendo in
cesantemente en ellas hasta Abril de
18G5, que regresó a li Península. En
dicho tiempo isietiú a numerosos hechos
de arma distinguiéndole muy espe
cialmente en los combates librados el
20 de Febrero de 1809, en ei paso del
Río líuey, donde se le concedió, en
vacante de sangre, el empleo de capi
tán; en las operaciones llevadas a cabo
en Enero de 16 73, y accione de Jobo
y Sábana de Lázaro, donde fué herido
y recompensado con el empleo de te
nieute coronei, v en las acciones babi
das en las Guásima de Machado, en
Marzo de 1674, por las que le fué otor
gado el grado de coronel.
En Julio de 1875 pasó 1 ejército
del Norte como ayuudante de campo
del Comandante goneral de la segunda
división osl tercer cuerpo, y asistió a
las acciones de Uorttdo y Caladillá y a
las de Villaverde y Sierra Escrita.
Asistió en Enero de 1876 a los cora
bates de Arzuza y Montes de Oricain;
a las operaciones que dieron por resui
tadp el paso del Puerto de Veíate y a
las acciones de Vera y Peñaplata, sien
do reemplazado con el empleo de coro
nel por ei mérito que contrajo el día
1 de Febrero.
Terminada la campaña carlista, que
dó en situación de reemplazo hasta
agosto de 1876, que fué nombrado jefe
de la líaea del Ebrc, cargo que desem
peñó hasta Octubre siguiente que pasó
al ejército dt Cuba, donde se le confi
rió el mando de la media brigada del
Sur de la Trocha.
Tuvo varios encuentros con el ene
migo en Trillderos, Santa Teresa,
Itefor é inmediaciones de Rio Grande,
fórmen lo parte de la brigada del Cai
raar, con los batallones Isabel II y
Cortés; sostuvo varios combates en
Antón, Guásima, Cachar y Montes tic
San Ignacio, y mandó interinamente la
brigada hasta la pacificación del De
partamento Central.
En Abril de 1878 pasó z mandar in
terinameote la brigada de Mayarí
Abajo, situándose con los batallones
de Isabel II y Vergara en Tacaja y
Bijarú, donde, entre otros hecho de
armas, dirigió los encuentros habido
con el enemigo en la Lomas do Alcalá,
Arroyo, La Vaca y Fray Benito, que
dieron por resultado el presentársele
en Mayo siguiente la partida del titu
lado biigadier Limbano Sánchez, con
500 lombres armados y sus familias.
Por el distinguido mérito que con
trajo en dichas operaciones fue promo
vido á brigadier por real decreto de 17
de junio de 1878, y en el mes siguiente
pasó a mandar la brigada de Holguín
y las Tunas.
En enero de 1879, por disposición
del Capitán general de la Isla, se en
cargó del mando de la brigada de San
HERIANOS
PONCE, 10AT0CHA-10
Kecientemente ban lecibico: Eíc egida vatie3ad Je Tela3 de
faLtífcía, de teda y de Jat; Crporfs negros y de colores; Gra
nadinas negra; Gasas, Pluches y Surahs de colores: Encajes de
algodón, de hilo y de seda; Guantes ti? cabritilla y de seda; Coro
nas y velo, para novias; Cintas desuda, anchas y estrechas ; Al
fombras, ciato superior, do todo3 tarntñs; Pasamanería seda.
Sara adornos; calzado fino de formas elegantes; Meidias de seda ó
ilo de Escocia, &. &.
Ciíraii surtido cíe Xeríinucría.: los últimos pro
ductos de los ni ej ores y más m?r editados fabrican
tes de l'arís.
PARA CABALLEROS: Un 'oxrplgto airtido de Telas in
glesas, tales como casimires de co.ottt, en coríex y de pieza; Meii
nos acordonados, lisos y diagonales, clases extra, y recomendables
todos por sus calidades hupur ores.
Extenso surtido do Corbatas y Chalinas, negra-f y de co'oie.
errr diversidad de f oí mas tn lazes y nudos, donde podiá encon
trar su gusto la persona más caprichosa.
Pañuelos de sedablar eos y ce colora; CueÜos y Puños
Guantes de Cabritilla Camisetas y Calcetines finos, & fc.
Camisas, camieitas y calzoncillos de lana, camisas
de seda, Paraguas y Sombrillas de seda. j
Gran surtido
ti Spiritus, con la; cual organizó una
activa. persecución contri las partidas
insurrectas que determinó la presenta
ción del cabecilla Borrachea con su
partida, compuesta de unos cien
hombres armados, dándose las gracias
de real orden a este oficial general por
tan señalado servicio.
Regresó a la península, en Mayo de
1S79, y en Agosto siguiente fué nom
brado Gobernador militar de la Plaza
de Melilla, cargo que desempeñó hasta
Marzo de 1880 que cesó en él por mo
tivos de salud. En igu?d raes de 1831,
se le nombró nuevamente Gobernador
militar de Melilla, permaneciendo en
este destino hasta Agosto de 18S6, que
pasó con ignal cometido a la provincia
de Albacete. En Febrero de 1887 se le
confirió el cargo de Gobernador mili
tar de la provincia de Santander y
Santoña.
En 10 de Enero de 1894, teniéndose
en cuenta que su servicios y muy espe
cialmente las meritorias operaciones
llevadas a cabo en Melilla, se le promo
vió ai empleo de Teniente General, con
la antigüedad de 30 de Noviembre
próximo pasado.
Se halla en posesión de las condeco
raciones siguientes: Cruz blanca de
primera cla?e del Mérito Militar. Una
ernz de primera clase, 2 de segunda y
1 de tercera de la misma Orden, con
distintivo rojo. Cruz de Isabel la Ca
tólica. Gran Cruz de San Hermene,
gillo. Gran Cruz del Mérito Militar,
ecn distintivo blanco. Medalla de Cuba.
En suma, la elección del general
Maclas ha sido acertadísima.
Y por ella merece plácemes del Gobierno.
B5BE
Anteayer ocurrió en Ponce un hecho
digno de figurar en las páginas de nues
tra antigua historia colonial.
Do? señores capitanes un capitán
de buque y un capitán de puerto han
eido los actores principales.
Para mejor comprensión de los lecto
res, se necesitan antecedentes. Y los
damos.
El día 5 del presente mes nuestro
querido compañero señor Rivera Colón
fué comisionado por el Ayuntamiento
de Juana -Díaz para embarcar, con des
tino á la Habana, á varios individuos
mordidos por un perro rabioso. Iban
á recibir, en el Instituto Bacteriológi
co, la inoculación preventiva de la ra
bia. Vapor que los había de conducir:
el cMaría de Herrera.
El capitán del buque, en fermas au
toritarias, se negó rotundamente a. lle
var los pasajeros. No consintió en
que permanecieran palabras suyas
ni un minuto a bordo. E, invocan
do su autoridad suprema en el buque,
obligó a nuestro compa.ñero a conducir
a tierra a las personas citadas. (La
conducta posterior del capitán nos
obliga a suprimir detalles que citar pu
diéramos.) Llegaron ios pasajeros a tierra. El
señor Rivera Colón dio cuenta, por te
léfono, de lo ocurrido, al señor Gober
nador Regional. Ei tenor Gobernador
respondió a nuestro compañero, que
marchara inmediatamente, en nombra
suyo, a la Capitanía de puerto. Fué
Rivera Colón a la capitanía. Estaba
allí el capitán del María de Herrera.
Y el señor capitán de puerto, en nom
bre de la justicia y en nombre de la ca
ridad, contribuyó eficazmente á que no
se embarcaran los individuos.
Hablóle por el teléfono el señor Go
bernador Regional. El capitán, desde su
butaca, respondía, dictando, palabra
per palabra, a un escribiente, que las
gritaba en el teléfono. Resumen de la
reapuesta: que el capitán del buque
tenia razón en impedir el embarque
por razones de sanidad. En pocas
palabras: ayudó a que 1h individuos
no fueran a la Habana. Y, natural
mente, de esta manera, por teléfono,
fué imposible entenderse
..... ,i ,
de abrigos
Llama la atención lo que ocurre con
los infelices campesinos procesados y
presos por los llamados sucesos de
Arroyo.
Los primeros en el castigo, por la
organización de ociedades secretas no
bien definidas aún, serán Ion últimos en
respirar las auras benéficas de la liber
tad. Todavía sufren prisión en las cárceles
de Cádiz sin que hasta la fpeha se les
haya notificado el indulto, a pesar de
que fué concedido hace tiempo por la
Regia prerrogativa, y publicado en la
cGaceta de esta isla con fecha 22 de
Noviembre último.
No obstante, los presos de Yauco,
Camuy, Quebradillas y Utuado, que
recibieron la gracia del indulto después
que aquellos, se encuentran ya en sus
respectivos hogares, tranquilos, gozo
zos, libres.
Cúmplenos llamar la atención sobre
este hecho anómalo.
No podemos, no debemos creer, que
en el fondo de esa dilación palpite algo
incorrecto é injusto, dadas las genero
sas intenciones que animan a nuestro
gobierno; tal vez haya olvido, acaso
exista alguna dificultad que ignoremos
más, si esto es así, precisa que ese ol
vido se remedie, ó que esa dificultad
se obvie, aun cnando no comprendemos
ué obstáculo puede oponerse esa hu
manitaria y amplísima disposición, que
tanto enaltece los sentimientos de la
Reina y del Gabinete liberal.
Muy pronto será una verdad en el
hecho, como ya es verdad en la ley, el
régimen bienhechor de la autonomía.
Y ante esa realidad espléndida, no
deben de haber desgraciados ni vícti
mas, que nos recuerden las viejas tra
diciones del colonismo.
Nuestro compañero cumplió con su
deber. Sostuvo sus derechos los de
rechos de aquella gente infeliz hasta el
último instante.
El jefe de a bordo le comprendió.
El jefe de tierra accedió. La razón y
la justicia tuvieron satisfacción cum
plida, y aquellos desgraciados, puestos,
como correspondía, por el señor Rive
ra Colón, a la custodia de un indivi
duo sano y fuerte, responsable de la
vigilancia de ellos, marcharon a la Ha
baua. El capitán del vapor accedió genero
samente, a última hora, a trasladarles a
cámara de segunda, a pesar de hab.er to
mado pasaje de tercera por no .dispo
ner de recursos para más el Ayunta
miento de Juana Díaz.
Debemos agregar el deialie siguien
te: Una pobre negra, de avanzada edad,
mordida también por un perro rabioso
y enviada a la Habana por el Ayunta
miento de Ponce, fué también arrroiada
a tierra con los otros. El señor Ri
vera Colón la recogió, la condujo de
nuevo a bordo, obtuvo del capitán
, iguales favores para ella que para los
enviados de Juana-Díaz, y la puso tam
bién bajo la vigilancia del encargado
para los de aquella población.
Esto, por lo que toca álos anteceden
tes que prometimos. En cuanto a lo
de ayer hemos de eer muy beuig
: nos," muy tolerantes, y habremos de
'disponernos a conllevar debilidades
humanas y agresiones contra el dere
cho. . .. por ser benignos y tolerante.
Ocurrió case semejante al anterior.
Una mujer de 18 años y una niña de
7 fueron mordidas por un perro rabio
so, también en Juana Díaz. Acce
diendo a la súplica del alcalde de aquel
pueblo, nuestro compañero Rivera Co
lón se encargó del embarque ,de las per
nonas mordidas. A las cinco y media
de la mañana,desdc el Coto del Laurel,
habló por teléfono con el Gobernador
Regional, pidiendo pasaportes y auxi.
lios que pudieran eer necesarios por si
be repitiesen escenas iguales a las de la
vez anterior.
El Gobernador cumplió como bueno.
íí
GRN FUiRlOA. DE CIGARRILLOS
e iIIeii IFranicisc (DMimcDnSMa
Para la elaboraboración de este cigarrillo especial, se emplean papel supe
rior y trbaco de las mejores vegas de Juana-Díaz.
El consumo hecho durante el corlo tiempo que lleva establecida esta fábri
ca, es la mejor ejecutoria que podemosrofrecer al público.
PRECIOS: .
Por cajas de 600, cajetillas, con quince cigarrillos cada una. . . $19.20
Por 32 cajetillas. 1
Juana Díaz 25 de Octubre de 1897. í 3 m. a.
TU CASA
DE ... .
CASASNOVAS Y COMP.
(S. K2Í C.)
COMERCIANTES OIPCRTADORES I ,
Este nuevo y acreditado estableci
miento acaba de recibir de. los, princi
pales y más acreditados mercados de
Europa un extenso y variado surtMode
calzado de tedas clases, última novedad
en formas para señoras y caballeros.
Difícil es que el consumidor halle
otro surtido tan completo como el que
ofrecemos. - - '
CSgT: Precios 8n competencia
Nota -Ventas al por raapr y . a
detál. lt Atocha.
A las siete y media de. la mañesa, es-
t aban en la Playa las personas mordi
das, con un individuo encargado ci su
custodia, llevando nuestro compañero
los pasaportes y recomendaciones del
caso. ' . . tl .
Y aqní empieza lo inconcebible.
Fueron todos a bordo.
El capitán se negó al traslado de
tercera a segunda. Oficialmente, estaba
en su derecho. Caritativamente. . . .
no queremos decir. Nuestro compañero
regresó a tierra y tomó pasajes de se
gunda. .
Vuelta a bordo. El capitán esta al
morzando. No puede recibir. Prohi
bido que se le moleste. Dos horas de
espera.
Tras las dos horas de espera, una
conferencia con el capitán. Por orden
de éste, el sobrecargo recibe el pasaje
y los pasaportes. Pero, por orden tam
bién del capitán, es preciso también
otra conferencia con el médico. El
médico, amabilísimo joven, dice ama
blemente vcosas. .. .amabilísimas. Hi
pócrates y Galeno, y todos los legisla
dores de todos los países posibles, tcm
blaron. Oh legislación! Oh ciencia! . .
Y. . . . conferencia nueva. El capitán
pone c&t& feroce. El médico se sublima
y ee capitaniza.
Nueva orden.
clnforme usted. Conforme manifes
tación suya y voluntad mía, no, no y
no!
El médico baja a la cámara.
Sigue discusión arriba. (Formas muy
amables: en preciso decirlo.)
Pero el capitán, que tieue ímpetus,
se asoma al escotillón y dice al médico,
que discute con no sabemos quien:
cjNada, nada! Déjese usted de
conversación y ponga informe, Que se
vayan a tierra!
Pícele Rivera Colón que irá a dar
parte al Gobernador para tomar medi
das oportunas, y el capitán responde:
Si no vuelve usted pronto a recoger
los, los echo a tierra.
Vuelve a tierra nuestro compañero.
Quédanse a bordo las dos personas
mordidas y el individuo encargado de
su custodia. Y a bordo se les niega,
por el repostero, la oraida.
Condensaremos lo más rápida y be
névolamente que nos sea posible, lo que
subsiguió.
Advertida telefónicamente-' la Dele
gación Regional por nuestro compañe-
j ro, llegó éste poco después a la Dele
! gacióji.
I El señor Méndez de Areaya se con
dujo como acostumbra: como hombre
digno, y gobernante que sabe cumplir.
Rápidamente un oficio, expedido por
el Gobernador, fué llevado al capitán
de puerto. Eran portadores de él el
señor Jefe de Orden Público y el señor
Rivera Colón, llegaron ambos a la
Capitanía de puerto. El señor capitán
dormía. Hízosele llamar, advirti' ndole
que se iba allí de parte del gobernador,
para asunto urgentísimo, y que uno de
los que llamaban era el jefe de Policía
Respuesta traída dos veces consecuti
vas por los sirvientes: que el capitán
no podía reoibir porque estaba echando
la siesta.
Entraron los citados señores, sin
embargo. Una señora les recibió, re
pitiéndoles poco más ó menos lo mismo
que ya se les había dicho por los eir
vientes. Como insistieran, asomóse el
capitán a una puerta. Y debemos hacer
constar que los informes no mentían,
porque apareció en traje de cama.
Leyó el orieio. Contestó que ñola
era posibe, dar respuesta poreicrito,
pero que verbalmente lo hacía, ncf-
. gándose a cumplir la orden del Go-
"eruítiiui, ucgftuuuíi: a irsMuiiuiü ai
capitán del buque, y negándose, por
último, a hacer al capitán la menor re
comendación en favor de las personas
conaabidas, porque él no se prestaba a
cometer uu crimen. El crimen consis
tís, según dijo, en llevar a bordo per
sonas atacadas de enfermedades infec
ciosas. Hízole notar nuestro compañe
ro que no siendo la rabia enfermedad
do trasmisión miasmática y no pudien-
do comunicarse, en general, ni por los
alimentos, ni ior las aguas,, ni por el
aire, ino directamente por la morde
dura ó ñor cualquier otro me lie de
inoculación del virus, la única precau
ción posible consistía en el aislamiento
5?
orvn o r
i i
HOTEL " CMMi "
SZj&N HIJEE- BBAV
CALLE DEL OOSCEIROIO
. , Utuado Pto. Rico
Eete acreditado establecimiento co
nocido ya del público, ofrece á los se
ñores pasajeros que se sirvan visitarlo
comidas especiales y habitaciones ven,
tillad as, con todas las comodidas que e
deseen tanto para familias como para
una sola persona. v
ir PRECIOS MODICOS í!
JAQUECAS
Unui iBmdii.ti
AKTf-mVfUUSICASdMD'CHONlER I
' m nt pm nnn 5
a r lw "ti
del sujeto sometido a observación. El
capitán hizo, aquí un discurso sobre las
enfermedades trasmisinies y las leyes
de sanidad y los reglamentos de a bor
do y los estatuto? de las compañías de
buques y la técnica pseudo-médica de
precaución con los presuntos atacados
de rabia. Y en nombre de la caridad y
de la humanidad (!) condenó irrevoca
blemente, a las personas mordidas, a
morir rabiando. Tan ajerio de qus
no habrían de ser ellas, sinootro,quien
rabiaría!
Volvió á Ponce nuestro compañero.
Habló mi Gobernador regional. Y el
Gobernador suspendió la sallida del bu
que hasta resolución del Gobernador
General, á quien dió parte telegráfico
urgente,de lo ocurrido.
Antes de tomar esta resolución, lla
mó el Gobernador, por teléfono, al ca
pitán de puerto. Respondió un marino.
El capitán estaba ocupado. No podía
atender.
Siguió llamando el Gobernador. Y
por mas que hacía sonar fepetidas veces
los timbres, comunicado con la Capita
uía de puerto, nadie respondía.
Fué testigo preeencial el que esto es
cribe. A la misma hora, sucedía la eseena
siguiente :
- El empleado de servicio de la Central
telefónica, llamaba al jefe de Orden
Público que estaba en Ja Playa dí
ciéndole :
- Por Dios, haga pasar usted reca
do á la Capitanía de puerto. Está lla
mando el Gobernador regional v no le
contestan.
El señor jefe envió á un guardia. Se
le contestó que el capitán había dado
orden de qae por nadie ni para ningún
asunto se ie molestase. Volvió otra
vez el guardia, de orden del jefe. Se
le contestó que la orden del capitán
era terminante.
Pasó mas tarde el jefe á la Capitanía,
á comunicar la orden de nspeusión de
salida del Villaverde que había sido
trasmitida ya por conducto de la casa
consignataria. La misma , señora de
antes le contestó que ei capitán estaba
en el baño y no íecibía.
A pesar de ello, fué ei jefe al cuarto
de baño. Manifestóle el capitán enton
ces que no había necesidad de trasmitir
la orden porque ya el capitán del bu
que llevaba á los mordidos. (Efecto
de la orden trasmitida por la casa con
signataria.) Conste que antes de que esto ocurrie
ra había, ido inútilmente 4 bordo el jefe
de Orden Público.
Inmediatamente después del telegra
ma al Gobernador General, dirigió nues
tro compañero Rivera Colón, en ñora
bre de La Democracia porque La
Demockacia hace suya siempre la causa
del pueblo el telegrama siguiente al
señor Muños Rivera :
Urge vea usted inmediatamente Go
bernador Generala propósito un tale
grama acaba de enviarle Delegado aquí
sobre personas mordidas por un perro
rabioso. Acuda usted, defender dere
chos pueblo. Ese puesto de honor co
rresponde a usted
cia.
LTranaisima urgen-
Resultados :
Que el capitán del buque llevó á los
mordidos.
Onp nrnn doctiní'a ilo lo c al ir? i Aa
buque, el señor Méndez de Arcaya re
! eibió telegrama urgentísimo del Gober
nador Geaeral, ordenando el embarque
de dichas personas, y, en caso de nega
tiva por el capitán, suspensión de la
salida del vapor hasta resolución de la
Junta de Sanidad, convocada por dicho
Excmo. señor.
El derecho del pueblo triunfó y las
pretensiones de los capitanes sucum
bieron.
Hemos recibido del señor Muñoz Ri
vera el siguiente telegrama. :
Ví inmediatamente General Ortega.
Este, inspirándose deseos Ponce y sen
timientos humanitarios íuyos, había
dado ya órdenes oportunas.
Así se hace.
El 6cñor Muñoz Rivera, como los
hombres de La Democracia, como los
hombres del partido liberal todos, sirve
los intereses del pueblo.
Tomen nota los hombres' del pueblo,
I iü ca f ti Jn I
jj ,3 -fe a. 53 J1 !
n E5 oí fi s -j
3 " i.- ' '
y reciban esta lección los que se atreven
. f jf
& lanzarnos acusaciones indignas..
I Así es como se sirve al jpuebllo : no
palabreando, con los ojos en; blanco, di
rigidos al cielo, hablando en nombre
de una libertad, la libertad rabiosa,
y concitando las masas contra nosotros
con procacidades que no merecen nom
bre. El Gobernador General, señor Orti
ga, ha merecido bien del país.
Ha merecido bien del p&i's el Gober
nador region?l, señor Méndez de Area
ya, que ha pasado ei día entero y parte
de la noche ocupándose activamente
noblemente, sin descanso y en lucha
contra voluntades eñoriales y capitmet
armipotentes, para servir los intereset
públicos. ' -
El jefe de Orden Público, señor Car
bó, ha trabajado con afán, cpn empeño
con impulsos de nobleza, sin tregua de
un ínstame, en este asunto. Merece
bien del país.
La casa consignataria neñores Feli
c, Costa y Co que intervino activa
mente en el asunto y defendió los inte
reses del pueblo,es acreedora á gratitud.
Salud para ella!
Nuestro compaSero señor Rivera Co.
lón, sobre cuya cooperación personal
no quereremos dar detalle, se confor
ma con una satisfacción que por nin
guna otra puede cambiar: la de batt r
cumplido con su deber.
AI)IBSTKIH'SI.IBSTK()
La mano negra
Continúa lando juego.
Mas nadie que tenga
tranquila debe protestar,
la coocienci i
r, mucho me
nos, date? por algdido.
La mano negra es la que dirije i sa
propaganda eorda y taimada que ie des
liza en la sombra con rastreos y morde
duras de víbora.
La que trocando el torneo caballero
so de los taños principios en pugilato
de plazuela, s la primera' qué lanza en
el seno de la gran familia puertorri
queña la piedra d el eicándalo y la mau
zana de la discordia.
- Es la que, a falta de razoneíi y le ar
gumentos, enarbola el cocomacaco con
tra sus hermanos de siempre, para apli
cárselos entre ceja y ceja.
Es la que avivit el fuego de loe enco
nos, revolviendo la ceñirá de las mise
rias humanas.
Es la que blande la tea de Is.s dilec
ciones, en vez de agitar el ramo de olivo
ó la bandera blanca, símbolos de
de perdón y de ollvido.
paz,
Es la que lleva a las luchas del pe
riodisruo la diatriba y la injuria, el
rumor calumnioso, la especie falsa; y
moja su pluma en el líquido corroviro
do las procacidades.
Es la mano soez que oaa zaherir con
chistes rufianescos y chocarrerías ver
gonzosas ei buen nombre de las damas
puertorriqueñas que muestran simp?,tías
por determinado partido.
Es la mano del caja que responde de
los insultos y desahogos que otros es
criben. Es la mano ocnlta que esparce la ci
zaña, y se ensucia en los pozos negros
de las bajezas morales, para arrojar
lodo contra los entandartes j Us heral
dos de las ideas ajenas. '
Se ha empleado alguna vez vuestra
mano en tan ingratas empresas ó en tan
bajos menesteres?
Está limpia de toda mancha, de to
da culpa?
Entonces leed con detención reflexi
va y serenidad de espíritu el artículo
La Jfano Negra.
Y uniréis la mano derecha y la mauo
izquierda para aplaudirle y "festejarle.
y ib a
, (De El Liberal de Madrid.)
A medida que desaparecen lesjobstá
culos y que se acerca el momento da
constituir el primer gobierno local de
Cuba, crece el sobresalto de los adver-
U redi i ntuoii c oadsa '

xml | txt