OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, December 19, 1900, Image 1

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1900-12-19/ed-1/seq-1/

What is OCR?


Thumbnail for

: v
C3
l i " íl- H! '
n -
1'. fm
C-3
DIARIO POLI TIO O 3F1 TX 3ST DAD O 33 1 S SO
EHTERED AT THE FOST-ÜFFICE AT CAGÜA1, P. R. AS SECOND CLA03 MATTER OCTOBER 25, 1901-
AÑO XI
XI st ysard
OFICINAS: PLAZA. PRINCIPAL
Office: Plaza Principal
Caguán. Tlicrcolcs LO Diciembre de tOOO
Published daüy axcept Sunday
SUSCRIPCION 60 cts. mensual
Monthiy suscriptian 60 ct
PRECIO 2 ct3
Pnce 2 ct
NÜM 27tíl
Nnmber 2761
l '
eLj lo
r i
PliS
í y 1
0 10
t ÜS TIROS DE LA CALLE DE LA FORTALEZA. JUICIO ORAL-in
CIDEflTES.-EL. QEÍÍOFI RAHOS DESCO MPUE3TO.-EL SEtlOfl
LOPEZ LAriDROri COHIBIDO.
Ayer se abrió el juicio á las dos definida la escena del 14 de Setiem-
y media de la tarue. Asisten ios bre, con sus vanos pormenores. Lo
111 A - ( .
mismos acusados üe la sesión ame- que paso es esto:
ñor. iNo asiste iiaseca. se pasa
llta y el Fiscal propone :
1? Que se comisione á dos mé
dicos para reconocer al acusado ausente.
ií? Que se le reduzca á prisión.
'3? Que se constituya el Tribu
nal en sesión permanente hasta que
-e obtenga la presentación de .Yi-
,:scca.
Kl defensor, López Landrón, en
tra en esc instante y entreg-a al se-rretarió'-
dus certificaciones médicas,
suscritas por los docfores Ordoñez v
Paniaguada el día do hoy. Ambos
linimentos conhrman, con detalles
t Tilicos, la enfermedad á que se
niude.
A pesar do todo, los jueces, des
pués de una corta deliberación, acuer
dan: 1? Que el Tribunal se constituya
:n sesión permanente.
2'.' Que el' juicio oral empiece
iie 'do luego, tomándose declaración á
les demás acusados.
tt? Que, al declarar el último do
estos, el Tribunal se trasladara en
pleno á la casa de Vilaseca, para exa
minarle, en presencia de dos médicos,
y resolver. Pero la multa de sesen-t;-
dollars y la prisión quedanre-
FA Fiscal en su declaración afir
mi que está probada la falsedad de
l is dolencias que alegaron los proce
didos para no concurrir en la cita
ción anterior.
Do suerte que ese señor funcio
i. rio niega la capacidad científica
dr ios médicos . certificantes y les
arroja la imputación de falsedad.
Nunca habíamos visto cosas tan gra
ves dichas con tanta frescura. No
nos sorprenden, porque vivimos en los
tiempos más raros y ahora lo correc
to uo sucede jamás.
El señor Landrón quiso protestar.
Se lo impidió el señor Ramos." Pero
di ') algunas lecciones al señor Toro,
'!.:e las aprovechará -de seguro en
alelante.
Futramos de lleno en el juicio.
AI
Veinte ó treinta a micos, al ver
la hoja suelta amenazadora, firmada
por el pueblo soberano, se reúnen en
la casa de Muñoz y aguardan el ata
que. A las ocho y media de la no
che se oyen gritos y cada cual ocu
pa su puesto. Era que don Abino
Pérez había sufrido un asalto en el
zaguán y subía clamando auxilio.
Muñoz Rivera, Larrinaga y tres ó
cuatro más, bajan y ven grupos que
se alejan nacía las dos esquinas,
Cruz y San José.
Entonces empieza el tiroteo , des
de ambos puntos, nutrido y vigoro
so. Pero nadie da el cuerpo, se dis
para en el antemural de los edificios.
Muñoz Rivera y los suyos se reple
gan á las habitaciones altas y ahí
termina el corábate sin heridos y -sin
muertos.
Eso, más 6 menos, declaran La
rrinaga, García Salgado, Aldea, Pa
lacios y Labrador. Pero hay un in
dividuo que se coló esa noche, Dios
sabe si como espía ó como instru
mento de muerte, en ia casa amena
zada." Este es un tal Pérez, alias
muerto parao. Y el muerto parao
declara una porción de mentiras, que
perjudican á ios procesados, mientras
el fiscal se solaba y ríe con aquel
honorable caballero que llevaba, no
un revolver, sino un puñal, un pu-
ñalito, en la cintura.
El muerto declara que fué á
comprar un periódico el día 14, por
hacer un tavor á un transeúnte: que
no le dejaron bajar do la redacción
del Diario; que permaneció allí; que
al subir Abino Pérez vio que baja
ron, revolveren mano, Muñoz Rive
ra, Larrinaga, Labrador y otros; que
enseguida que cayeron al zaguán
empezaron á disparar, y que ellos
sotos dispararon, porque el no oyó
tiros en las esquinas, ni en parte al
guna fuera de la casa.
López Landrón repregunta á es
ta buena pieza y demuestra palpa
blemente que está mintiendo. El
defensor, sutil y certero, desnuda al
declarante de sus torpes artificios. El
muerto parao es uno de los de la
célebre escuadra de la calle del Sol,
El Presidente llama al señor que el año "último daba tantos dis-
uñoz Rivera. La expectación es ex- gustos á la policía con sus malas pa
so
oirín volar una
tr '.ordinaria.
musca.
Preguntas: edad, estado, profe
sión. Presidente. Ha . sido, usted
piocesado alguna vez
Muñoz Rivera. Cuarenta y
los veces. Y todas por hacer una
patria donde otros hacían una .colo
nia; por defender al dábil contra el j
luirte; por estar incondicionalmente.
con el pueblo, mientras otros estaban
'Coudicionalmente r.on el robierno.
0
labras y peores hechos
Terminada la declaración, el
Presidente dispone que el tribunal
pase á la residencia del señor Yilase-
. -. i
ca, bol oí., be suspende el juicio
hasta mañana.
Y allí van jueces, defensores,
repórter s y público curioso. El se
ñor v ilaseca Ies recibe en ei iecno,
'donde sufre hace tres días una afec
ción nerviosa terrible.
Declara en el propio sentido que
sus compañeros. Y el tribunal se re-
.. i 1 lie t i - 1 .. J.
tira, (leianao aui dos cenxmeias uo
7 J
1' mismo nnn nliorn. spifior Presidente.
-j " - 7 " I ,
l'rojirlivifft Roclo fQ Viíl S-UYlSta
.,.... Esta núes, nreso. por no asistir
V alarga el brazo hacia la cam
panilla. El señor Muñoz Rivera sigue
respondiendo á las preguntas del
liM-aJ.
Kelata los hechos, tales y como
i's conoce el público; dice que bajó
á lu calle para defender á un hom
hre que pedía auxilio; añade que lie
"vaha su rewólver.
El Fiscal procura envolverle, re--iicirle
á la contradicción. Muñoz
Rivera se defiende. Habla con el
t'-uo viril de una sinceridad perfec
a y destruye una por una las há
biles maniobras del ministerio pú
Lluv. Luego contesta á su propio abo
fcudo; al señor Landrón. Y queda
á la vista, un hombre enfermo, cuan
do han testificado su enfermedad dos
médicos de prestigio y cuando per
manece en cama, privado de cual-
ouier movimiento.
Juzgue el país al tribunal. No
sotros no comentamos. Pero es pre
ciso decir que esto no se ha hecho
con nadie; que es ilegal; que es ar
bitrario; que es absurdo, y que no
honra á los meces que asi se conducen.
Solo hay un precedente, el que
se cometió en Ponce con nuestro
compañero Mariano Abril, á quien
se pusieron también centinelas de
vista; pero aquel atropello no lo rea
lizó un tribunal civil, celoso de la
toga; lo realizó un tribunal militar,
despótico y aroitrano.
IPOIsYCj
Noticias directas
Drfi Andrea Gómez, madre del pro
fesor de müioa nuestro querido amigo don
DomÍDgo Cruz, f illeoió el lunes.
El entierro tuvo tf oto el martes, con
curriendo entre muchoi amigos, los profe-
s ores de ornaesta. amenes eucataron una
-j---., m
sentida melodía á la puerta del cementen
Enviamos nuestro pésame á todos su
deudos y especialmente al amigo Cocolía
ausente hoy de isla. :
La sesión extraordinaria anunciada
para las ouatro de la tarde del martes
tampoco se llevó á efecto.
Ya esto es asunto de risa.
Pocas veces se ha vítto el puerto tan
aLimado como el martes. Habían anclados
ocho vapores, y diversos buques de vela.
i illeoido en Venezuela don Juan
Gualberto Blanco, padre político de núes
tro amigo don redro fi.stor. íLl señor
Blanco residió b'ttante tiempo en esta
ciudad, donde supo captarse las general s
simpatías.
Nuestra condolencia & sus deudos.
También falleció el martes don Fran
cÍ8ce CVsis, Práctico de puerto, apreoiable
caballero que vivió bien relaoionadoen la
Marina de esta ciudad.
Unimos nuestro dolor, al de sa sÜ'gi
da tamilia.
El distinguido miembro de la colonia
española don Dimas de Kimery, embarcó
con rumbo á España.
Lleve buen viaje el señor .liamery, y
que regrese pronto al seno del hogar.
Continú in los cacos haciendo de las
suyas en la ciudad y en la marina.
Very well
Ya están almacenándose los 400 emi
grant'sque con sus fimilias respectivas
serán embarcados en el ArJcadia con ruca
bo & las islas ilawaii.
Los hemos contemplado largos instan.
tes, y dudamos que puedan resistir muchos
de ellos el viaje que emprenderán, y el I
rabal o á que serán sometidos, pnes todos
eon del centro de la isla y habituados á
las faenas do la agricultura, de índole dia
inta a las que erige el cultivo de la oaña.
Vayan esos icfelicr s compatru ts oon
Dios, y qus él les proteja, mientras acá en
a patria que no volverán á ver, cguardan
sus pobres coterráneos la protección an
siada del paternal gobierno.
XJ2T ESCALDALO
Nos dicen que anoche eDtre onc8 y
doce tocaron á las puets del establecí
miento mercantil de don Jnaa Jiménez
Delgado un cabo y un número de la policía
insular dettiosda en esta ciudad.
Cuando ya h ibían tomado varias co
pas por valor de un peso tres centavos,
pidieron otras: el dependí nte e negó
á servirlas al observar, por sus signos
exteriores, que no estiban en au stado
normal aquellas gentes ll.ntónces el po
licía de apellido Sárrag, sa sirvió' ron
por so propia cuenta.
En esta situación los de la pulpería
les invitiron á que les a itisfi3iern lo
tomvio. Luego de reiteradas negativ.a
y soeces insultos, el sos micho Sarraga
sacó un revólver amenazando á sus acree
dores con leoantarles la tapa de lo sesos.
Juan Méndez Hojas que los acompa
fiaba, dejó en depósito su paraguas como
garantía, quedando en pasar á recogerlo
hoy.
De squl el triunvirato se dirijo, ai
kioík ) de Boaia, donde éste leía en alta
voz el ú t;mo núm'ri de La Dkmocba.
cía. Una vez allí, S rraga provocó una
cuestión con el señor Boada, hioiendo
uso de su revólv r en seitido amenazante.
Tenemos noticia de que tales heohos
serán oV j to de una denuncia.
No los comentamos.
Ya hemos dicho mucho sobre el con
cepto que nos mereoe ese cuerpo de po
licía en manos de les incondicionales que
oapitanean Barbosa y Egozcue.
A cada cual tooa defender sus inte
rests y su decoro.
.......... Cosas del general!
Ya Mr. Davis entre nosotros había
perdido sa mando.
A él si SE LE ORDENABA que de
jara el comed ro. '
Que abandonase su vida plácida.
Q te fuese á levantar sus tíendfs bé
licas en los cím'prs de s mgre.
Pero el d s'ate no importa.
Lo que urge que r ictitiqaemos, es la
sut3nciabilidad de la elucubración mons
truosa.
Concedemos la palabra al general:
En t"d s les casos anteriores en que
se ha confiado al ejército -el gobierno de
terntorio oonquift ido ó oedido, la pobla
ción era escasa y diseminada y la dirección
de dicho gobierno prc s ntaba pooas difi
eultade s Of m paradas con las-qua hubie
ron de oonfrontatsi en Puerto Rico -
Por i s , porque la población no era
escasa y diseminada, sino números y con
junta, del i 5 irspirar mis respeto á les
mandarinas nuestra exoe'si personalidad.
Y hs dificultades no surgieron por la
fa'ta de cultura de la isla, sí por las tor
pezas de 1 s que se encargaron del mando
supremo y absoluto de la is'a.
Para prueba, ahí vá un p rtofo del
dooumeut que rtfutamo:
Existía aquí un organismo o iuoIíO
de gobierno, implautado por una de las
grandes naciones colonizadoras del mun
do
Y ese organismo se mixtificó.
Nos inteirinieron:
Lsa aduame;
El oorreo;
El telégrafo ;
La inspección de las escuelas úbli
oas; y
La del presidio depaitamental.
Vulneraron los dtrechos del profeso
rido nativo;
Ls sargentos del ejército invadieron
hs atribuciones de los alcaldes;
Estos como los concejales eran
nombrados de oficio por el gobernador;
Al honorable presidente de una Corte
de Justicia, si le sacó de una vista públi
ca, trasportándosele, entre bayonetas, á
presenoia de una autoridad incivil;
La acción penal sa burlaba oon un
indulto sin trámites;
So limitó la expresión del pensamien
to.' '
Se crearon nuevos empleos oon explén-
didas retribuciones para los continentales;
mientrás se alejaba á los puertorriqueño i
dejos deatinoa do la colonia.
Se introdujo en nuestro código el tra
bajo forzado para los delicuentes.
Se instauró una Corte proviiional,
arbitraria en-sus fallo.
En aria palabra; se nos arrebató la
autonomía española, para centralizar nues
tras funciones cívicas con los fusiles y loa
cañones enviados por la república demo
crática americana.
Esas cosas fueron el quid de las gran
des dificultades.
La falta de tacto polítioo: la carencia
de talento para dirigir la situación, ó el
sentimiento de la tiranía en .los domina
dores, manifestado por el despotismo del
poder.
Ese eé el dilema de que arranca la de
bacle.
Si en la ocupaoión militar se sostiene
el ORGANISMO COMPLETO DE GO
BIERNQ IMPLANTADO POR UNA
DELAS GRANDES NACIONES CO
LONIZ ADORAS DEL MUNDO; aseso
rada la administración gubernativa por
hombres ilustrados y de experiencia, no
hubiésemos visto á Ilenry ni a Davis fra
casando y aayendo de lleno en los proce
dimientos de la odiosa dictadura.
Baene s vientos acompañen al general.
- Q tizá ei en la tierra de Aguinaldo
rectifica sus vicios de gobernante ó sus
egoísmos de conquistador.
Al silbido de las balas mensageras
de muerte la reacción surge, el racioci
nio se impone i los arranques quijo
tesóos se dlsipan-
En lo que hace á Puerto Rico, mny
bien dice Mr. Davis en su despedida de
puro efectismb.
Líos aptos del ejército por lo que res
pecta á laadministración de os negocio
civiles de Vi isla pertenecen ya á la historia ,
y la actual y futuras generaciones juzga
rán si cuniplió bien con el encargo confiá
dolé. gtraílbril.
íLa Iéntocraci&'
Notificarnos á nuestros amigos de San
Juan, que éste diario se vende en el esta
blecimiento mercantil que poseen en la
plaza de Alfonso XII, los señores Allem
Company.
A MUIilTA
esa
GRAN FABRICA DE CHOCOLATES FONDADA EN 180
PREMIO EN SEIS EXPOSICIONES
Establecimiento de provisiones tinas al por mayor y detall.
Surtido e-eneral en provisiones de Europa v Est
JMisí&rimi
Puro eíectismo
El perínclito se fué.
Y lanzó una despedida.
Quís sincerar la dictadura de la es
pada, tsaribió unas cuartillas.... y apa
reció el adeftsio en la Gaceta.
Tenía cale gastado epíteto: Ordenes
generala,
tadoa-Unidos.
LA INDUSTRIAL
8ñt f A
Jr. .-SE. étHh. ÍI
'ár i
CAYEY, PUEÜTO-B1GO
Los matoríaleá que esta fábrica emplea, son todos de las mejores pro
cedencias de las mis acreditadas vegas de la Plata.
La elaboración está conflada á los mis hábiles operarios do esta comar
ca tabaquera.
El envace y su contenido rivalizan con las mejores marcas de la Habana.
Kl creciente favor que el público dispensa á LA INDUSTRIAL es su me
jor recomendación.
La constante existencia de tabaco elaborado -eco que tiene siempre esta
Fábrica le permite servir con prontitud toda clas-a de pedidos.
Se sirven catálogos de sus vitolas y precios. ;
m. ziuisirrtz.
CjASV JS rT
T nQ iTOTTr A T TTIHCl eilcuentran ei1 e! aceiiede Bacalao "uru. tónico
JyUy JJM Y XLl liUUw reconstituyente de gran valor. Es uno de los
pocos remedios que ha sido usarlo por siglos y que conserva aún su buen nombro
como el mejor remedio para reconstituir organismos débiles. Pero el nausea
bundo olor y desagradable sabor del Aceite puro ó ea emulsión hacen que muchos
inválidos no puedan tomarlo. Sucede á veces que algunos pacientes que llegan á
tomar el aceite lo devuelven y queda el estómago en peor condición de la que
tenía antes.
EL VINO DE STEARNS
Contiene TODAS las propiedades medicinales y curativas del aceite puro en
forma de un vino rico de mesa, de sabor muy agracfable.
Todos los pacientes que sufren de alguna enfermedad en la que el aceite de
bacalao está indicado, deberían probar el VINO DE STEARNS, en la seguridad de
que nnnea tomarán otra dosis del aceite puré ó emulsionado que tan desagradable
es a! paladar.
TODOS LOS MEDICOS LO PRESCRIBEN
Preparado úricamente porFrederick St'arns & qo Detroy, Michigan, E, ü.
De venta en ias principales farmacias
Agente General para la isla Federido Gatel Mayaguez,
X T

xml | txt