OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, April 15, 1902, Image 5

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1902-04-15/ed-1/seq-5/

What is OCR?


Thumbnail for 5

LA DEliOOilAOlA
FUITZS, LTOT & 00.
Casas en Mayagiiez y San Juan.)
Oamrf aeroauy ooialaiatilsiaa
AGENTES
di Ui aiguientes compañía da Ttporei
ilacaburg Jlmerloan Iilno
Hamburg.
LA VELGCH
Gónova.
fio 17 Korli and I?ta. Ufo S. O Co
New Yoifk.
Mantón Stoansshlp Une,
New York.
Srra Staamebip Lina
Liverpool.
Viporat carraos da aabrinoi da Karrerü
liaban.
alvcaton j IV e I lodles C?"
Galveston.
Da laa eigaientoa Compañías da Ase-
garoa contra moeucuo.
LA BALOISK,
UAMBURG BREMENSE,
AACHEN & MUNICH.
WIHl'lMI' I MUI M'lll'l'' W Wl'l liililllill Mil i i LI 1
SUOS JI3Í If Jí I :
A815GUROS MARITIMOS
Norte Germánica.
Ulopresentauics
del Board of Underwriters oí New York.
JOSE R. BECERRA
ABROADO Y NOTARIO PUBLICO
C, Martines Rivas
ESCRIBALO A 013 ITT 13 DE HEGOCIOS
niii.!iiiii--ii'J
Calla de lis bal Ho- 11, bajos
Dirección telegráfica: D. QARAlE
TtUfanoNúm. 90.
GütfiULTJLS: de 2. A 5. de la tarde.
FoHca. Pto.-Rioo.
PEDRO DE ALDREY
HU M ACAO.
Ajosto 10 de IBOi. d'
HENRY 0. MORE
noico cinujnno
coa onco años de práctica n
La Ara-trica Lat'na
juás de Gira beítbz
OALLS DE ALLUH So- 87
EN SAN JUAN PUERTO RICO
Iaitrtinxoi a continuadla, tómala da
nuestro Importante eoftga Méjieo Intelectual,
un ratonado escrito da la eefljra dofls Djtores
Correa Zapata, sobre la edacaclón da loa nlfiis
encomendados a lot maestros :
MAESTRO, QCB Hi.1 IIEOIXO DE LA TOLUN
TÁD DEL mS07
OaiDiio palpamos loi Inflallta malee pro
ploa y ágenos qne entre nosotros cansa con
bastante frecuencia ea al hombre, y con mueka
mu íreeeensla en la majer, la falta da carác
ter y daipcii obiarvamoe an loa psqut&os
raí con qnlenss tratamoi la Indolencia, I
apatía, al disimulo, hasta la hlpooreiía, el
envilecimiento y olroi mochos dafaotoa inbe
rs&taa taeablén a la taita da carácter y luego
pensemos an la grave reiponsablildan qna peí
obra todo al qaa tiene a tu cargo la diraectóa
dolan'fiaz, en ata respoBiaallldad an qaa el
maaatro no ha rtfltxlonado a&i bastante,
sentimos vivísimos daaaoa, verdaderos lo pal
ioi da haoar reaonar an la condenóla del
raasttro aita prrgiata aemejinta a la qna al
anl r dirigió el primar homicida: Maestro,
qoé ñas hecho da la voluntad del niño?
Para ana no se nos objstara ana no daba
argumentaría cobra efeotos da eauaae dndoaaa,
debléramoa acato atforsarnoe en demostrar
que la cansa existe. Pero habrá qntea tule
de naeatra dejelent volnatad, de nuestra
falta da carácter? Toloa tlevamoa en eneatra
conciencia la Intime eonyleeléa da nnettra
latellgenela nataral, paro en ella UeTamoa
también el eonoalmlento da nuestra lacaoacl-
dad de aeelon.
Et que no teneaoe todafía al hábito del
derecho, Noa falta al hibho de la aetlTllad,
la coaiumoro aa la lanicia, como Inttlato
alqolera al Ideal da la dignidad humana.
roreao hay entra nosotroe tantoa Icútllea.
tantos meadfgoa. Y por ato hay temblé a tan
ta Injuatlela an cueatro aer aoclal. La defama
del Inoeant?, de la propia dignidad quedan
coa frecuencia entre noactroa contadaa a la
suerte, al eaio, y por lo tanto perdldaa en nues
tra nulidad de carácter en naatra falta de va
lor para eoatsner la verdad y aottaner la jnatl
tía al para ello ae necesita un es faeno por
pequtfi) que sea.
1 Cuántae veees ea el miamo hermano el
o. . cana ante la calumnia fulminada contra
al Inocente I ( Cuántas veces la mltma víjtlraa
la que sa Indina asta la luíoste asntsncia dada
por el superior I
Y cuan a menudo nos apañamos de nre
señalar hechos como easoa que a grandea ras
gos vamos a narrar. Cierta persona, por todes
conceptos digna y respetable, se vio atacada
eu su buen aorabre por la Ilgereta de otro, falto
de buen juicio, r0 suponiendo que encontraría
apoo en olerto empleado en euja conciencia
estaba la filaedad del hecho atribuido a dicha
persona, lita pidió o aquél en Justicia au franca
delaraclón. Mis el empleado aonteitó con
frarqieta que terí que sansuitar con su
suoerior la forma conveniente de eu respuesta-
I Cáao al la conciencia tuviera doblo datfiol
Cómo al para decir la verdad se necesitara
burla I
Au también hemos ofio a una stfihrlta
disco parto de haber obrado de un modo incoa
eeusnte coa una antigua amiga a quien estaba
muy obligaos porque a?gái derla dleba aeflo
rita, ella había obrado atí, no por su irusto.
sino porque ctaí había sido la volnntid d la
nueva amiga. Yo no quería, dllo ella en tono
concluyante, pero al amiga quito.
Dónde queda entonces el propio juicio
que nos demuestra la vsrdad? Dónde la con
ciencia propia que nos obliga al bien? Dat-
graelada sociedad aquella en que cada Indivi
duo se erea lrreipontable de sus propios aetaal
Y al entra mayores de edad ae rerlttran
aetos samejantea, cómo hamos de extrañarlo
entre nlSht? Ai vemos como la eosa mas na
tural que un muchacho se disculpe de no ha
bar entrado á elasa porque otro tampoco entró)
de haber contestado nn dltparate porque otro
sa lo cijo ai oiao, o aa haoar copiado ol cues
tionarlo ajeno porque no pedo hacer el coyol
y atí por el estilo, mil y mil pequefieess en qie
desde luego se nota la oteases de voiantad pro
pia, el desconocimiento ae la responsabilidad
y la ignorancia del deber. Y mea tardo, pare
ea lo maa natural contar alampra con el atf uar
so agano, aoomodarnoa i ta voluntad de otro.
Tal parece que la norma da nueatra conducta,
nuestro programa de vida ea declararnos en
constante monorfa de edad. Y como exigir
una conducta dívarta da los pequeBsa que ma
flna aerán grandes, al ellos no hacen maa que
aegulr el ejemplo da tantoa hombrea qie obraa
eomo nlüj?
Aquí vemoa una profesora que desaprueba
hoy lo que aprobara ayer; aUiotraem! i sanio
que alijae une marcha antlpedazósrlea en au
claae, pero que tiene que hacerlo así, pnqia
tal es la adoptada por otra profesora. Y lue
go un profeaor.prcf saor propone para su elasa
un texto malo porque aa voto no paede ser
contrario al de sa amigo i o al de su compa
dre Z.
Ahora bien: prescindiendo de esta Influen
cia, más que suficiente por cierto del ejemplo,
el maestro pone al niño esotros mellos qua
son por sí solos decisivos para la formacláa
del carácter. Yahemoa dlehoen otra carta
qaa la depraslóa da voluntad da nuestra raza
reoonaae como causa primordial el antiguo ré
gimen de gobierno monárqaleo, despétleo,
aubstltaílo por ol colonial, más qua despótleo,
autihumanltarlo. Pues blan, hay en la actua
lidad maestros qua tienen ea eu eacue!a Im
plantada todavía, la f erina da gobierno mo
nárquiao despótleo. Et detp3t!smo de la elass,
en su estlio, en el tono de su vot, en su len
guaje y también en sua hecha, qua de daapó
tleoa rayan en antlhumanltartoa. Qia antl
hnmanltarlo es ciertamente ob'Igr a un nifli
da siete efisa, débil y enf analto,.. a - permane
cer tres horas de ro lillas. Y antlhumanltarlo,
antilógico y antlroelonal ea tambléa privar a
los ñiflas de alimento en castigo da Iígras
faltas. No obstante, este eaitigo del areno
ann permanece eomo ley vigente en al código
secreto da algunas eseualas. . Y no basta
proíuelr lesiones an las rejillas y an al eató
mtgi para causar malea de trascendencia.
En esos paqneflitos y débiles cuerpos, cuya
pequeflez parece ra o' amar nuestra protección,
y euya deblllJad no obstante, pudiera ereresa
que as la qaa provoca nuestro abuso en esos
pequffios aeres, dación, va aujuuto eomo aa
tolo ser humano el r-flíj-) clastUl el háüto
dirlno que llamamos atm i Ü a alma tob!a y
levantada en aua prlnclolos, paro qua a f asrZa
da enjutarla a la posleión obligada da una hu
millación enastante llega a doblegarse y a
deprimirse adquiriendo !s feas deformidades
del servilismo y da la degradación. m
Diagués de sno'sir eoa al n'.fij un estilo
altanero, dasprsclatlvo a veces, y un Iengeaje
irrespetuoso v dar o, también sa ajarse con é
esa especia de vigilancia maliciosa semejante
a la del policía earta, esa v'gllancla rayana
en espionaje qaa obliga al niño al disimulo y a
U íalaedad, despertando en él la desean flama.
Y lnge la dlsalpllnax'gí que el nffio soto ha
bla para dar respuestas obligadas a las pre
guntas del texto. Y ti a'galen se atreviera a
aventurar una pregunta, a lnlelcar una Idea
propia, nn pensamiento qme en a'go difiera de
la doctrina magistral, eao aería romper coa la
disciplina, sembrar el deiórden en la clase, la
anarquía an la etsuela, deelarara en abierta
rebelión eontra el maestro, contra la patria, y
quien sabe al provar conflictos con las nacio
nes extraegera, porque, eso sí, para abultar
la culpa t! ldad del alumno no tañamos recu
rrir al armada la exageraeldn, aunque para
ello nos poogamoa en rl líenlo,
Indudablemente que no vamos a tomar por
modelo la escuela descrita por ToUtoi en su fa
mosa Anapnllaoa. Paro al debiéramos re
cordar que está ya muy lejano el tiempo en
que parala conservación de la tribu bastaba
la formación di $úbd'to b'Igado a labrar las
tierras da an vff?or, del Jefa de quien recibía la
manntenelón, al salario N) ea ya la trlba
Chichi mee a la qae habita laa anchas comarcas
del Anahnaei ea un pueblo nuevo, nn pueblo li
bre, eon necesidades propias da su edad y da su
estado. Cada mexicano es miembro de nna na
ción culti, es por lo tanto nn organismo com
pleto y perfecto llamado a funcionar confor
me a sus íaoultades y a sus aptitudes, confor
ma a sa autonomía Individual.
Ampliemos los derechos para obligar a!
deber. lío olvidaras! nunca la maa aantsnclo
sa a lat mixteáis psdagSgleat: Ellaear al ni'
fi) pantando en el hombre
Dolorat Correa Zapata.
México, Julio, 101.
Para completar el título, dlreaos, aunque
no saa muy necesario, aeoraaado aéreo jaekl.
iinprejosgar lo que sea nt matarnos an al resul
taó no otrccsanardamerltano,parcee qne n
Mr. J. Frast ln Cameron, de Brcklyn, ha pe
dido al Comité da la Exposlelóa da ventas da
LonfifAM aseaeln para un crucero de defensa
Am cmtai nn nmtxrk cuarenta rail libras y es
tará conttruldo eon aluminio y tripulado por
oche hombres.
Para qui tolo saa yaakl en este Invente,
sanad ó lo que reaulta aer, su autor asegura
formalmente que la mJqutna da su Invención
as de ron liciones destructoras talas, qua ani
quila f acflmenta el ejército máa poderoso hasta
hoy eonocldr; qué distancia, dirán nuestros
lectores? A días, á ose, á ca'oree leguas?
iQila I .... ii A clan millas!!
Puerto Rico Artístico
Hemoa recibido al S? nú ñero del Puerto
JIIoq JLrlistioo que ae pub'lca en Gaayaraa.
Trae un grabado repreaantando la graa
parada verificada an la Inauguración del &9
blerno Civil) un retrato del eacrltor guayaméa
B'eutarlo Darkss; al dal aífijr don Fernando
Bilró, presidente del Casino Bsptfl l da Qua
yamaj y el de la sí ño -I ta Angélica Fernandes,
nna de las tríuefias maa bellas y angatttvaa
que hemos visto, eon unos ojaxos negros, que
solé suelen darse por Gaayama, donde la na
turalesa parece haber derramado, sobre aque
llas mujeres, todos sus doñee.
Da ella dtee el eolega: Por el óva'o co
rresto de su eara, per la regularidad de sus
líneas y laa gráellea curvas de au cuerpo airo
so y gentil Angé lea parece evo sida da un
troso de mármol penté loo por el cincel irre
prochable 4a Filias Renunciamos á daserl
birla.... Sf, renuncie, eolrgs porque noa
está nsted dando nna envll.a atros.
La política en Jamaica
l Gobierno tnrr'ós ha abandonado per
abrir, in rj'an da establecer reformas en loa
dardehoa arancelarlos é Impuestos lósales de
acuella colonia, a cauta da una temida revo
lución y con objeto de evitar una sarta crisis
en la it'a
Ri it.flnílo. también, mucha cara ette ca
ra ette paso el qua la maroría de loa contribu
yentes ce n' girón a eatisiacer loe impuostos.
Hy en pié un movimiento general para
pdlr una representación legislativa nombra
da por el voto popular y que asta sea la que
refirme laa leyes tributarlas, egón laa achua
les condiciones de! país, su rlqcoia y an futuro
desenvolvimiento.
ÚSEL PEERIA D1L OESTB
Itinerario de Trenes y Vagras qae regirá
desda el día 4 de Septlesaere de WU
Salidas de la Capital y layamóa
slmultáneamentr.
Días laborablea Días Fcslivea
La triple alianza
Han terminada las sesiones qne se cele
braban en Vaneóla para la renovación de ta
tripla allanta, el eonie ven BlrW eaeciller
dal Imperio alemán v el elgnor Prinettl, mi
nistro de Negocies Extranjeros del gabinete
Italiano.
1 raaultado de laa conferencias ha sido
acordar en absoluto la renovación de la tripla
allausa eon mas unidad qaa antas, concediendo
a Italia varias atanelones y entre ellas, esti
pular el reconocimiento de la Influencia políti
ca dal reino italiano en Trípoli.
LA IÍÍDÜ3TEXA FÜEaTORKIQÜCflA
fábrica de jabón m&fe e&oaáa atablé
elda en &ato-Bey (Eio-Fledres), de Sucesión
de Stoznán fe Ce
Pa compra saHe,
Dirljlri e ea la miima A dea Follsarpo
Cthevarría.
6.09 M.
7.15
$.30 it
11.00 tl
lí.15 Tarda
1.45 M
3.15
4.35
e.ia
6.09
7.16
8.30
9.45
11 00
M.
i
1.3
2.30
3 30
4.3$
6.33
6.15
'IV
O F I c i a A O i
Calle de Q&utier Bonitea
Rui' : " E
ÍAMFACTOIllA
Tieso las m&a grandes y las mejores
brioas del mundo para la fabrioasidn daj
Máquinas de ociar.
XJaioo depósito en San Juan da Paitv
to Kico.
O. iVIolon y C?.
San Jacto 12,
TÉS
inger laoofaotorliij
Gompany
Has the gr&teit and tlie htút iúhtia
in tno world, to toar nf sotare sswing si
ohififj íor fiznily aso,
Otúj Stock in San Juan of Pto, Bleoa
8. Melón y üp.
12 Ssn Jntt BU
scc
Ui
Lí óípílla deí pehdóÍ?
ta nna mañana óq luí ar.al in
mórll, sin una nube, sin no soplo
de aire, estaban segando los cáa
paies de Granbarg o. A lo laro de
las btlacstradasde márciol blanco,
aioraadas con vasos y evalúas, se
eacorvaban dot büeraa de cegado
reí, levantándoos de vezca casado
sin que acompasara ese trabajo
nt un cantar, n! nna palabra, ni
siquiera el metálico rechinar de
la hoz nubléraae dicho uca colo
nia penitenciaria alo el suntuoso
marco que ta rodeiba.
Da pronto resonó un gr' agu
do, desgarrador, uno de e., bra
midos huecos y sombríos cano sa
len á veces de los jardines de ma
nicomios, y ese grito corrió, vibró
de extremo á extr-nao de la inmen
sa psssión, desde loa terrados de
la orilla del río hasta la entrada
del reiy, la verja monumental en
que unos haces de 1 teto rea, dorados
y emblemáticos, recuerdan las an -t
guat t andonea de gran maestre
de la caballería Imperial. Aquel
lamento sin eaperanxa no hizo le.
Yantar ni nna eabaia. al nu&r nnr
si ;f?3d 7 dtjó A ios trabajador! j
tía tranquilos como sí hubieran
sido estatuís. II jbléraie dicho que
era uno de etos ruidos de la casa,
que los bibltantes acaban por no
oír. Sin embargo, en el pequeña
salón de cortinajes amarillos, don
de hablaban eldaqqs d9 Alcántara
y el juez Dalcrúi, cesó di pronto la
conversación cuan lo penetró el
grito pjr las e éralas persianas
entreabiertas.
Oigala usted, amigo mío le
parece horrible?.... D3sde la ma
cana en que á pesar de nuestra
resistencia hizo abrir el Fantasma;
ea que sa hijo le apareció sobre un
tablado con el rostro roído por los
gusanos, la duquesa no ha vuelto
A decir nada, y cuanto queda vivo
en ella es el grito siniestro que por
tiempos lanza. Aquí me ye nated
ahora entre eie muerto y esta lo
ca. Y me habla nsted de soltar al
amaino, de no saborear mi ven
ganza? I s ojos del paralítico, íoco de
su vida nerviosa, brillaban eon fu
ror, mientras que el juez, mu
parplejo, se explicaba con fusamen
ts. l eaSr daias no podía dadir
BÍljLÍOTECA DE cLA DEMOCRACIA
t
ia podido tener la suprema ale
aría de ter y de abrazar tina sola
ez á su hija antes de exhalar el
Postrer aliento! Su Cordella había
llegado demasiado tarde y freDte
al antepasado dormido para siem
pre, se preguntaba como pagar
tanto sacrificio y tanto amor.
-Ciérrele usted los ojos, señora;
es ccanto deseaba.
Lidia se extremeció al oir estas
palabras del sacerdote, é inclinán
dose sobre la frente del muerto,
ya frío y duro como un guijarro,
paso allí lá caricia de su boca, y
bajó los párpados inertes sobre la
vidriosa mirada, para siempre
ausente. Esto es también todo lo
que podía darle, murmuró, y di
rigiéndose al vicario: Le ruego á
usted, señor vicario, que no me
tome por la mujer orgullosa y sin
corazón que voy á parecerle al pe
dirle que reservemos por completo
lo ocurrido esta noche.
Iba á proponérselo á usted,
contestó frlamento el sacerdote.
Comprendo las consideraciones de
familia....
Pero ella le interrumpió:
Ho, usted no sabe.... nsted no
puede saber. . . . Lia consideracio
nes de que me habla no me habrían
impedido confesar mi origen y ha
cer á mi anciano abuelo funerales
dignos de su valor, yendo yo en
persona al frente del séquito. Bien
lo merecía.. . Paro terribles á im
previstas circunstancias.... Aca
ban de prender á mi marido, señor
Cerei.. .., esta misma noche, par
la muerte del principe de O mutz.
Ha habido asesinato y acusan
Blcardo. -Esto explicará la tur
bación en que estibamos toáoa ea
la quintt, y coma ha pjdlio pasar
desapercibida mi aaseacl. Oaado
natal llegó, aoab Ibamos de realbtr"
la noticia y ya paeie ustad Bgo
rarse el estupir, la desolación de
mi suegra. tS t hs jo abusado de
asesinato, nn Féaigan en la cár
sí, , . jr por mír por cania de
mujer! La infeliz no me acusa; pe.
ro adivino su pensamiento. Y vé
usted que á todos esos justos moti
vos de queja se agregue el de rht
origen, la mancha que arrojo' sobre1
el nombre de los Féoigau, parien
tes del tío Joige también por mil
Ko, no tendré el valor de decirlo
ni á ella ni á su hijo .... Aunque!
por la opinión pública el
parecer xi el juez, si se supiera
que Ricardo ha ido á buscar su mu
jer en una casucha de saltimban
qui, en una familia de vagabundos,
echadores de cartas, la fisonomía
de mi marido perdería parte de su
integridad, por una apariencia de
decadencia y degradación que po
dría comprometerle más.
El abate Ceres, cuyas mótiles jf
enérgtcas facciones hacían visibles
todos sus sentimientos, pareció al
principio estupefactos pero con
movido luego" por la confesión d
la joven, le cogió las manos. con
gestn de familiar bondad:
, Tiene usted razón mil veceá,
mi querida hija; p.ro puede estar
tranquila. Esto es como un sscreto
de confesión. Radie la ha visto
entrar aquí más que la tía Lucriot
de quien respondo; por otra parte,
sabíase que nsted era buena para
los pobres y sobre todo con éste.
Sa presencia en la cabafia donde
le daba usted albergue parecería
natural, puesto que an marido so
ha encargado de pagar el entierro.
Coma Lidia mostrara extrafi?z8t
el sacerdote te refirió au encuentro
en el camino oon Blcardo j el jaez
de instrucción.
Qjsridj Elcardo.. .. suspiró
ella, enternecida hasta verter Han
to considerando que en medio de
su propio drama, en plena lucha
por la vida habí pensado en, ei
p)bre da Lidia- Eí sacerdote afia
dió: Piensa haosr el entierro rai
fl tii a, muy digno paro maj senci
llo. L pido que. esté de inteno'óa
coa migo, lo mismo qna el domingo
próximo, ca la tal! dt 1 PcqaOíA

xml | txt