OCR Interpretation


La democracia. (Ponce, P.R.) 1890-1948, July 22, 1904, Image 4

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn90070270/1904-07-22/ed-1/seq-4/

What is OCR?


Thumbnail for 4

I
1
LA DEFilOCRACIA, 22 DE JULIO
O
i
Verdades
O
fe
LO
Lo que nos instruyo no es lo que leemos sino
lo que recordamos. Lo que nos nutre j fortalece
no es lo que comemos sino lo que digerimos.
Las enfermedades del estómago no se curan con
hambre. Las enfermedades del
lO
a
o
o
o
G
O
O
ITS S
MASCA PI I FABRICA r t t r 7 J A
hace el estomago cuando esta
sano, ifn dispéptico es un hombre con un estó
mago dóbil, cansado, exhausto. Para que el es
tómago recobre la facultad de digerir bien debo
tomarse una medicina que haga sus veces y que
se elabore precisamente para el estómago y para
nada más. Esa medicina se llama ;
fo
D)
fe
fe
fe
fe
fe
dd Dr.1"
Wk o ti íl
I Qué es lo que llamamos dispepsia I
El paciente se siente cansado, somnoliento y
con mal gusto en la boca, especialmente en la
mañana. En los dientes se acumula una especie
de baba pegajosa. Se pierde el apetito y el buen
humor. Hay como un peso ó llenura en el estó
mago y otras veces sensación de vaciedad que
no desaparece aunque se tome alimento. Los
ojos hundidos ; los pies y manos fríos.
El dispéptico está siempre cansado sin qíe
el sueñole alivie, y con el tiempo se pone ner
vioso, de mal humor, taciturno, tímido. Hay
una especie de marco y como que todo da vuel
tas, especialmente al ponerse de pie de repente.
Viene el estreñimiento ; se seca la piel y á veces
está caliente ; el blanco del ojo se pone amari
llento ; la orina es escasa y colorada, depositando
sedimento.
Hay eructos y sube el alimento á la boca ó
garganta, unas veces con un sabor agrio y otras
dulce ; palpita el corazón ; se ven manchas y
puntitos en el aire y se siente gran postración y
debilidad.
ESO SE LLAMA DISPEPSIA, y se cura
con las Pastillas del Dr. Eichards y no con
cúralo-todos.
"Las Pastillas del Dr. Richards convierten
el estómago de tirano en sirviente."
5
O
o
)
o
1
ro
o
ó)
o
fe
fb
ó)
fe
L
Ó)
r
fe
fe
Ó)
O
fe
fe
1
O
O
o
O
fe
fe
Dr. Richaiids Dybpepsia Tablet Assooiatiok, New York.
i
LO
fc. i. .M. Mfe. Bk áWtk
La cervaza LE.P do St. Louis supara en
oalidad á todas las que so fabrican en los
Estados-Unidos,
iiiiiiiiiiiitiiitiiiiiiiiiiiitiiiiiiiiiiiiiiiiiiiui iimiiiiimiiiiiiiiiiiiiniiiiiiíiiiHniiiiiinniiiiHiiiiniu
I POLVOS DE TOCADOR!
21
Alivio
L j , s.swuujcnuaao por incaicos eminentes y nodma.
f i i r - vuw wr iertu c 9 ItXZal Ftlrtcl
i GERHARD MENNEN COMPANY. Newark, N J.Te.U.A. i
?tiiiniiiniu!iiniiiii!ijnmi!i!!ii!iiii!u
3
Importantes.
lo
o
o
estómago no se curan con pur
gantes. Las enfermedades del estó
mago no se curan con tónicos
- sean estos en forma de pil
doras, polvos ó líquidos.
Cuando el estómago está
débil y enfermo debe dársele
todo el descanso posible to
mando algo que haga lo que
o
o
9
o
ó
o
o
o
o
9
o
o,
é
LO
o
o
9.
o
o
o
o
o
o
o
4
o
o.
o
o
o
o
o)
Agentes generales en Pto.-Rico.
Sucesores de L. VILLAMIL & Co.
RAM JIJAN. PUERTO RICO.
lyEFJE!EBofIlado
positivo Dará los arnnlIMni noenllarfn.
ras, Quemadas de Sol, y todas las afecciones
del calis. Hace desaparecer el olor del sudor.
Es una delicia después del Baño.
Es un lujo después de Afeitarse.
t S1, íCr? polvo ra los NIÑOS y para
el 1 UUADOR qne es inocente y sano.
Pídase el de MENNEN (el original) de precio
un poco más subido quizás que los sustitutos,
pero hay razón para ello.
3
Lista de las máquinas de ha
cer medias y calcetines
Un motor de petróleo, con un depósito
para agua, lámpara de alcohol, chi
menea y demás tuberías.
Dos máquinas automáticas de hacer
medias de señoras y calcetines, con
170 agujas cada una y dos borrique
tes para montarlas.
Una máquina con cuatro tejedoras de
hacer tejidos para medias cortadas
de niños y niñas, de 150 agujas ca
da tejedora.
Una máquina de cerrar las punteras
de las medías, de 1.000 agujas y su bu
rriquete para montarlas.
Una máquina acanilladora automática
de 100 agujas.
Una estufa con su chimenea y 8 plan
chas. 80 moldes de madera para planchar
las medias.
Un albor con eje de G varas de largo,
5 poleas de hierro con 5 correas.
Una volanta con su correa.
Dos debanadoras con sus dos mesas
y 50 vovinas.
8 mesas para coser y'sus 8 banquitos.
Quintal y medio de hilaza de algodón.
1,000 agujas para repuesto.
Produción diaria; 00 docenas, entre
medias y calcetines.
Estos objetos se venden al contado;
y si alguna persona desea establecer
una Sociedad, puede dirigirse en Ca
guas á su dueño don Jesús Forastieri.
Linea Férrea del Oeste
Itinerario de Trenes y Vapores que
regirá desde el día 20 de Noviem
bre de 1902.
Salidas de la Capital y Bayamón
simultáneamente.
Días laborables Días festivos
6.00 M. 6.00 M.
7.15 7.15 c
8.30 . 8.30
9.45 c 9.45 c
11.00 11.00
12.15 Tarde 12.15 T.
1.45 1.30
3.15 c 2.30
4.35 c 3.30
5.35 4.30
5.35
Gharddn y Yordán
Oficina de asuntos judiciales y No
tales, negocios, &., á cargo de
Luis L Yordán Dávila
ABOGADO Y NOTARIO
Y
Carlos F. Gharddn y León
NOTARIO
Oficinas, calle Cristina número 8,
Bajos. TELEFONO: número 15.
Ponce, P. Jl.
LA VICTORIANpateria
Se hace toda clase de calzado.
Materiales superiores y escogidos.
Operarios competentes. Precios
sin
competencia por lo módicos.
Parque Central.
Propietario:
ONOFRE MOGICA.
La Antilla Pequeña
DE CAliLOS 1ZQTJIEBDO
GRAN CAFE
Tetuan número 30
San-JUAN
esquina á Tanca,
Montado con todo lujo y apara-
tos modernos, servicio especial en
refrescos, licores, café, chocolate,
helados, dulces, emparedados, le
che batida, cervezas de las mejo
res marcas acreditadas. Lunch
gratis en servicio de licores.
OLIMPO
SÁNTURCE
A 15 minutos de San Juan
El mejor hotel en este clima. Es
pléndida ventilación. Parque, jardi
nes y Kiosko á la inglesa. Excelente
servicio de carruajes. Precios mode
rados. Se hacen reducciones para fa
milias. Alumbrado eléctrico moderno.
AISO AL PCBLICO
En ela antigua y acreditada
sastrería de R. Montes acábase de
instalar una sucursal dn la muy
reputada fao rica de sombreros L&
----- . .
Bella Borinquena le Sucesores de
de Juan Cabrer S. en C. de Ponce.
a dicho establecimiento ha
liará e publico, continuamente,
Yüriadosurtido de SOMBREROS de
todas clases; para caballeros, para
nines, señoritas y ninas.
De pajilla, de imitación jipija
pa y fleitro, de pelo y lana.
Se nace á la orden cualquier)
80mbrero; para precios y demás in-
íMrmes, dirijirse a r QK1 ALEZA. 28
San Juan,
HOTEL
CU
1
LA SORTIJA
Es verdad, doctor que hay hie
rro en la sangre?
Sí, señor.
Ahí Y yo que no quería creer
lo! Que complicada es la natura
leza ! K M
El anciano barón tenía los la
bios temblorosos; sus ojos carecían de
brillo, y la piel de su cuello formaba
bajo la barba una especie de corbata
de carne blanca. Al cabo de un ins
tante de meditación, dijo:
Y hay mucho hierro?
No se trata de una mina con
testó con sonrisa irónica el doctor.
Ese la sangre de un hombre no se sa
caría lo bastante para construir otra
torre Eiffel.
Ya comprendo: pero cree usted
que de mi sangre se pueda extraeruna
pequeña cantidad de hierro?
Por qué no?
El barón se sonrió y preguntó á su
interlocutor:
Y cree" usted que también hay
oro en la sangre?
Eso no. Es usted muy exigen
te, mi querido barón. No hay oro
mas que en las muelas cariadas.
Lo que soy yo no las tengo ya
dijo el anciano Pero aunque asi
fuera no se trataría do un oro fabri
cado por mi mismo como producto de
mi propio ser. Conque está usted
seguro que no hay oro en mi sangre?
Segurísimo.
Lo siento en el alma! exclamó
el barón Hubiera preferido el oro al
hierro pra la fabricación de mi sor
tija. Pero, que va usted á hacer?
Adoro á una muchacha á quien
he regalado hoteles, caballos, alhajas,
y todo cuanto puede apetecer una mu
jer aficionada al lujo y la ostentación.
Y quisiera darle mas todavía, darle
algo que ninguna mujer hubiera po
seído nunca. Quisiera darle, en una
forma material y tangible, toda la
esencia de mi ser. toda mi sangre con
tenida en un magnifico estuche. Na
da me importa la muerte! Pero ha
brá en mis venas bastante saugre pa
ra eso?
Si, señor contestó el doctor Se
hace siempre lo que se puede.
- -Ah, doctor, me siento indispues
to: no sé lo que me pasa.
Aniquilado por los esfuerzos pro
pios de aquel deseo seril, el barón se
había desmavado.
El doctor le acostó en un diván, le
hizo aspirar un frasco de sales y le
azotó el rostro con la punta de una
servilleta mojada.
El desmayo duró algunos minutos.
Después, cuando el barón hubo
recobrado el sentido, dispuso el doc
tor que lo llevaran á su domicilio,
sostenido por dos criados hasta su co
che, que le esperaba en la cálle.
El anciano murmuraba entre sus
labios que apenas podían juntarse.
Ah Niní, Niní de mi vida ! . . . .
Te daré lo que nunca ha poseído mu
jer alguna.
II
Ai día siguiente fué el barón á avis
tarse con un químico sumamente repu
tado por su saber.
. Quisiera le dijo que me extra
jera usted de las venas la suficiente
sangre para sacar de ella treinta y
cinco gramos de hierro.
Treinta y cinco gramos ! ex
clamó el químico, que no pudo conte
ner su sorpresa.
Demonios !
Es demasiado? preguntó el ba
rón con impaciencia
El caso es- que tiene usted mucho
anos, objetó el químico,
t No importa.
III
Al cabo de dos meses el químico
entregó al barón un pedacito de hie
rro.
No pesa más que treinta gramos
1 dijo. ,
yue cniquuo es . murmuro e
Duron cuya voz era ímperceptioie y
cuyo rostro estaba más blanco que un
sudario.
Ah! señor barón! el hierro es
muy pesado y poco voluminoso.
El anciano, contemplando entre
sus temblorosos dedos el trozo de me
tal exclamó:
Aquí esta condensada toda la
sustancia de mi ser! Este grano nada
tiene de hermoso, y sin embargo, hay
en el toa a ía inmensiüaa üe mi amor:
Qué orgullosa va á estar Niní de po
seer una alhaja como esta, una alhaja
producto de mi producto de mi san
gre, proauexo tie mi propia viaa: ton
que entusiasmo va u amarme ahora.
Cómo va á llorar de emoción!
M. t
El barón se durmió después y su
sueño fue muy agitado y lleno de pe
sadillas horri!U?á.
IV
A los pocos dina agonizaba el pc-
br3 anciano. Niní estaba junto á la
cibccera del lecho y contemplaba con
indiferencia cuanto la rodeaba.
En sus ojos ie leía algo que sjgni-
ficaba: Mo fatiga este maldito yiejo,
que nunca acaua de morirse. Quisle-
ra estar en cualquier oíra parte.
Escándalos en
tíe
Los maestros en el
Los que vayan á la Exposición de
San Luis tienen oportunidad de con
templar maravillas que no había pen
samiento de exponer á la curiosidad
universal, pero que no fué posible
ocultar. Nos referimos á los escánda
los municipales de aquella ciudad, en
que apareció implicada la Legislatura
de Estado de Missouri, inclusa la per
sona del teniente gobernador, que se
salvó del presidio metiéndose á testigo
de Estado. Cuatro ó cinco concejales
de St. Luis llegaron á ostentar el tra
je de presidiarios, y otros tantos están
pendientes de sentencia, siendo proba
ble que se salven por haber reconocido
su culpabalidad.
Uno de ellos, el concejal Charles
A. Gutke, hizo la siguiente confesión
voluntaria al fiscal dsl distrito, Mr.
Folk:
Con todo lo que se ha descubier
to, el pueblo da St. Luis no tiene idea
adecuada del modo persistente en que
se le ha estado saqueando por años y
años á manos de los mismos que ha
elegido para hacer las leyes que go
biernan la ciudad. Necesitaría yo lle
nar tomos para dar detalles de todos
los diversos manejos que han llegado
á mi conocimiento.
El primer acto de soborno reali
zado desde que yo entró en la camari
lla fué el proyecto para el tramo de
línea urbana Suburban Loop. Por
aprobarlo con sus votos, se agenció
la camarilla $30.000. Luego vinieron
el de la Belt Line, cuya aprobación
produjo $18.000; el de la Union Ave
nue Line, $18.000; el de la Central Trac
tion Line, $75.000; el de la Third Street
Line, $15.000; el del alumbrado $47.000.
La Suburban Line debía valemos 75
pesos, cuya cantidad está depositada
en la Lincoln Trust Company, habién
dose convenido que se nos entregaría
cuando el proyecto al efecto hubiese
sido aprobado.
Aparte de estos casos de cohecho,
que son de los mas considerables que
recuerdo, los hubo innumerables du
rante mi ejercicio de cpnsejal, ,de
$10,000 para abajo, según la importan
cia de la concesión de que se trataba.
Los miembros de la camarilla fi
jábamos los precios del soborno en
meeting. El procedimiento era que
algún miembro tomaba la palabra y
proponía exigir tal precio por tal con
cesión. Otros miembros daban sus
opiniones y se acordaba en votación
lo que se había de hacer. Luego se
escogía por escrutinio un agente, el
cual negociaba y recibía el dinero del
soborno, que después repartía entre
nosotros.
De mi conocimiento íntimo de los
manejos de la camarilla, y de infor
mación obtenida sobre lo que ha esta
do ocurriendo aquí por el último cuar
to de siglo, declaro positivamente que
apenas hay una corporoción en esta
ciudad de St. Luis, cuyo capital no
baje de $250,000, que no haya tenido
que apelar al soborno para obtener
votos ó que no haya comprado la ac
ción oficial pagando la camarilla.
Yo actuó como agente de la ca
marilla en varias de estas transaccio
nes. Cuando empezaron los procesos
nos quedamos atónitos, pero confia
De pronto se presentó ün criado
con un estuche en la mano.
Qué es eso? preguntó el barón
con voz desfallecida.
La sortija.
Al oir esto, el moribundo se sonrió
y brillaron sus ojos.
Dame, dame! Y tú Niní, oye lo
que Toy á decirte.
El anciano hizo un esfuerzo, abrió
el estuche, puso el anillo en uno délos
dedos de Niní, y exclamó con desma
yado acento:
Mira, Niní. Esto es hierro, un
hierro que representa toda mi sangre.
Me han abierto las venas para ex
traerla, y me he matado para que ten
gas una sortija como ninguna otra
mujer ha podido jamás. Estás satis
fecha de mí? Eres dichosa?
La cortesana miró la sortija con
una sorpresa matizada de desprecio,
y mirando al moribundo, exclamó:
No me parece mal!.... Pero,
francamente, hubiera preferido un re
loj de pared, que me hace falta.
Octavio MIRABEAU.
Ejemplares de "La Demo
cracia" se hallan de venta;
En los hiüskoá do la plaza do
'Baldorioly."
En el café "La Margarita. "
Y en la imprenta, calle do San
r rancisco, oj.
En estos sitios se encontrarán tam
bién números atrasados.
el Ayuntamiento
San Luis
arle del chanchullo
dos en salir triunfantes. Ed Butler
nos aseguró que no había peligro y
nos autorizó para emplear cuantos
abogados quisiéramos, diciendo que
él pagaría los gastos, como así lo hi
zo. Nos dijo que no tuviésemos cui
dado. A mí me habló muchas veces
en confianza sobre sus planes y sobre
lo que había hecho.
No revelaré aquí lo que me ha
dicho porque podría comprometer k
personas cuyos nombres me mencionó
y quizá sean víctimas inconscientes de
sus maquinaciones; pero deseo hacer
constar que Butler pretende que el ju
rado que ha de entender en el proceso
de Charles. Kratz (otro concejal cum
plicado) en Agosto, es un jurado de
toda confianza.
La camarilla conocida por el mo
te de Boodle Gang (que viene á ser
Pandilla del Soborno) en St. Luí
es más poderosa de lo que el pueblo
de la ciudad puede imaginar. Tiene
millonas de capital á la espalda, y ó
St. Louis despierta ó se alzaría nue
vamente con el dominio de la ciudad.
Estoy en posesión de los nombres, los
hechos, las cifras, así como de los de
talles de las transacciones que acabo
de referir, y los publicare á su debido
tiempo.
Esta confesión fué hecha á princi
pios de la semana pasada, bajo pro
mesa de indulgencia por parte da la
justicia. Dos ó tres días después fué
seguida por la de otro miembro de la
camarilla, el concejal Kelly, que se
había refugiado en el Canadá y regre
só bajo promesa de indulgencia. Co
rroboró lo dicho por Gutke y lo am
plió con masque él sabía, por ejemplo,
que Ed Butler le había dado $.50.000
para que se callase.
El nombra de Ed Butler corres
ponde alternativamente á dos indivi
duos, padre ó hijo, aunque el viejo es
el de prominencia. Butler es un mi
llonario, gran accionista de las prin
cipales empresas interesadas en los
sobornos. El aprontaba el dinero,
proveía los abogados, facilitaba las
evasiones, y cuando la cosa llegaba á
mayores, cuidaba de que se nombra
sen jurados de confianza. Fué pro
cesado y absuelto una vez por falta de
pruebas; pero ahora con motivo de
las confesiones de Gutke y Kelly, se le
Las prácticas de la camarilla
Boodle Gang habrían continuado
indefinidamente á caer en exceso de
confianza. Era ocurrencia diaria en
St. Louis ver individuos sin mas ren
tas conocidas que lo? modestos emo
lumentos del concejalato viviendo con
lujo y boato de portentados, y la gen
te cayó en sospechas. Sucedió que la
fiscalía del distrito cayó en manos de
Mr. Folk, político joven, inteligentísi
mo y de aspiraciones, y poco escarbar
se halló el gato encerrado.
Mr Folk agitó y trabajó hasta des
cubrir la camarilla y, si no extirpada
de raíz, al menos ponerla en imposi
bilidad de hacer daño por el presente
Actualmente aspira á ser elegido go
bernador) de Missouri, con todas las
probabilidades á su favor. Ya se han
descubierto algunos complots contra
su vida.
BUQUES EN PUERTO
TRAVESIA
Charles G. Rice, cargando.
Ponce, descargando.
Boylston, id.
Montevioeo, cargando.
Julia, pendiente.
CABOTAJE
Deseada, Ilumacao y Naguabo.
Uberita, Vieques.
San Miguel, Fajardo.
Carmelita, Yabucoa.
Esperanza, Aguadilla y Maya-
güez.
Isabela Arroyo y Ponce.
Ricardo Ruiz, pendiente.
Borlnquen, id.
Comité
Unionista
en San Lorenzo
El domingo tuvo Jugaren San Lo
renzo una reunión de! partido Unionis
ta para constituir el Cornit-Í.
Et5 quejó formado con los si
guientes elementos:
Presidente, don Luis Meadin.
Vice - Presidente, don Fernando
Apoatü Rotger.
Vocales: don Ignacio Aponte, don
Modesto Aponte, don Mauricio Martí
nez, don Manuel M. Gutiérrez, don
Juan Hernández, don Francisco Colón,
don Carlos Buitrago Rodrigue y don,
Eugenio Fagiva,

xml | txt