OCR Interpretation


Boletín mercantil de Puerto Rico. (San Juan, P.R.) 18??-1918, December 10, 1873, Image 2

Image and text provided by University of Puerto Rico, Río Piedras Campus, Library System

Persistent link: https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn91099739/1873-12-10/ed-1/seq-2/

What is OCR?


Thumbnail for

toma mm i mm.
UAMTKM *l m IMCItMJUUC I>K UTt.
CO3AB DE "EL PUOGRESO ”
Hale colega, que ae rnrueot ra o
puco embarazado I no jiodrr llenar
ui columna* con polémica* con el
Bolktuí, noe dedicó el víame* ú ti
ino uo editorial para | oner le mmi
beato la* coolradiceione* en que cree
incurrí mu* eo uno de uueUo# mel
lo*, y para probar que el alaterna eoÍ*-
nial lia armiñado á Purrto-lüeu.
Etnpeoemoa por copiar cata* Uoeaa
del coirga
“Tráte*e de uo pueblo don le lo*
trabajadore* ae mueren de hambre
por no encontrar traigo, y donde la
•gricuiiara y la induaina languide
zco y ae abandonan, porque loa pro*
pialaría* y tabricaule* no imitan ira •
bajadores fiara au tallero* y *u cam-
po* ”
Pudríanme tnaoífeatar é oueatro
coutfincante que al aaonbir noeoiro*
que bey mucho# liben ** que “no co
men por no lanar qm íraAg/er” no be
moa querida decir que ae morían de
hambre por aa encontrar traba /o. El
diccionario de la Aeetomia rap*Aoie
eoerña que tonar “junta coa la paní
cula que y el infinitivo de otro verbo,
denota la mecaatdad, precuum o deter
mn umm de hacer lo que el verlo tuj
Mt/Ua*. So tmer que trabajar vale len
to como no temer ¡fama de trabajar.
Pero, deeennito batir el colega en ei
Urretio por él elegido, ndmitiiiio* (Ira
de luego le perálrees* que ha hecho
de une de nueatra* ebuauba, diodo
por acolado que di juno* ijie en Puar
lo Rico bey uiuchtotuio* uabajadurea
que carecen de lo tu** ueceaarm por
uo eucoulrar ivaoaju y mueboe pro
pietario* y tabricaule* de asurar que
uo hallan brasoa pera cu.litar eu*
tinca*. La eipuuaciou de cal* leñó
meuu ee aeocdii y eatá á la viU de
toJo el mundo. La aab.do que el asu
car cuamlo no ae VcOJe a rnaa de
cua'ro peao# uo da jara pagar a to*.
jornale*.
tJa ejemplo probará *ju- m li-)
conradiciion üo eubcao<g oe
articubala á que cuuteaUmoa. Juan,
hacendado, necea te quien le tra aj
en au hacienda: au* ae jicr.|*u
ai no üuaca bom rea que le imple**
la yerba que aboga aua caito* Pero
ai contratar ti* ajado.e* tiene q at
ediar aua cueu aa para ver al e pfr*
Cio de toa joroatca, unido a toa lema
gaatoa, uo aeré mayor jue ba uti.i u
lea que rinda la talra. Para nacer ca
te cálculo tiene lorsoea nenie quo be
mar por tipo lo* prec o que úai
mámenle ae ba vend do ei atúcai.
6ujKfigatu*ja lo que lodo* i d.aa j.a
a, que de aua aurnaa, reala* y uilliU
pticacionea, taca eo ciar* que no pue
Ue pagar arnla de cuatro reate* dr
jornal, al no ha da arruinara- Ai m
ino tiempo loa yurna*erja k deaean tra
bajar pata ganarae el *n#un*o, pero
uo quieren hacerlo á nen * de aei
rratea liarlo* Juan ie ofrece cuatro,
jiero eltoa uo aceptan. Lo* ciudadano*
A ae quedan aiu trabaj y *iu p*u y e.
propietario Juan, no 4.ler te no, como
vulgarmente ae dice, .rebajar jara el
tagiéa, echa aua reae* pa*ur en au*
cañaveraba y couviert 1 au lugento en
uo mal criadero de gaual. Eu tér
unooe aaropeoa, el espitábate cierra
la lábrice y el obrero ae leciera en
huelge.
Uaa cota pareada paea rn el *er-
Vicio lottnéauo . Ib le que todo* *O
- yunto* ba coco rae no quieren
levantarte eatea de le ocho de u me
ñaña, ni catar en ía cooma maa qar
doa hora* por b mañana y cuatro pf
b tirar, lo enlamo que I a oficinal*,
y para eato eaifen Jubir aalar j y ba
cao lea cuma éMa peor qee antea.
Le aquí roñaba qae mucha* cocine
raa quedes ain aaan y ver * lem iae
aio nada míe que ía* lóa la , > gracia*
cuando tienaa quino, pegándole, toa
vaya á bnacer b comida 7* n cate *r
ráelo lea cocinera* w* oummu jímU
miTiaa que aeaeaitaa unpberiaa o~
meo de tonda
Quvuis (ÍMHuatrado jue aun ua* ib*
f.uaolM feabto #*’••* cuido mn Up*
reo i* ecNftUudicao* da que iu* * •
El /Ynymaf, to a*ría uíagua dr* j
tro. Per* e* realidad mo tot* tal eo* •
tradiccioe. Ltoar qua hay hharum que
do comea Dor uo trabajar 4 por a Ir
mar que tndmjar, qm* *o lo o*ua>., ~v
*)gnifica to qaa ba crauto eí col-* a
Por amam ha caaaadu greca
guitota parraéto le ommtea
mela:
“¡Y wtee buida toUr brea* y
criacoeá aam barwaAadue y tacmlt**.
eiMtiru te ifasiea f|* a ta, que agua
ai raiarao Bouna, aa pidan ame qm
triara para lomar p mht. Mam ti
“i S = s i
Atribuye nuestro colega la crísia
|Kr que atravieaa el país—al fio con
fiese jue bay crisis en Puerto-Rico—
primero á la bita de dinero para las
transacciones, deapura & las sequía*,
4 la baja de precios, 4 b excesiva pro
ducción de otros pairea y sobre todo á
nuestras exageraciones pintando “cate
país cláaico de b lealtad, la ensates
y la tranquilidad cmio un pueblo tur
huUü.n, siempre conspirando y pre
parándose 4 ba mas estúpidas é iuve
rMÍiit)lea insurrecciones” Ls cuatro
cauca* primeras pueden haber influi
do algo en el tristísimo estado finan
ciero en que no* encontramos, no lo
negamos; pero en cuanto á la quinta
causa, b rechaxamu* por absurda. La
inmensa mayoría de aquello* cuyas
firma* gozan le crédito en el exterior
¿no peítenece á nuestro partido? Pues
entóuce* ¿cómo ue han le suicidar
nuestro* mi fiw de*acre<i'tando por
fine* políticos aus íirmi sy el país en
jue radican aua intereses?
Además ¿no no* dice la historia
contenípori nea que en las grandes
cru.i-, por jue ba pasado Puerto Rico,
loa hombrea pudientes de nuestro par
lulo lian aido principal mente los que
4 esta l*la ban devuelto ccn sus for
tuna* e! eré lito y la confianza que
huyera de el .? Aun no está lejos la
le ha La guerra de Santo Domingo
y el terremoto de San Narciso y la
insurrección de Ltrea, y ¡a de Vara,
y mas que tolo U abolición le ios
derecho* de importación, habían es
quilma- 'o las cajas del Tesoro de
Pumto lt'co. Loa emphndis no co
braban 111 podían pagar sus cuantas
al enmaren, y en el extranjero se
creía inminente la alteración del ór
deu púb.ico cu Iberio Rico. Pro en
tan rític i* momentos vino n gober
nar ia provine.! un so! lado probo,
activo y enérgico que supo inspirar
confianza y captarle las simpatías de
todo tonque tenim que perder, de
lo lo* lo* que tenían el porvenir de
*us 1 molía indisolublemente ligado
á c-te aue'o. A uu simple llamamiento
•leí geneial Sana loa hombrea mas rí
os del país entregaron, eo calidad de
préstamo aiu interés, parte le sus for
tunas eu las ateas de la Hacienda: las
ob'igac.oiie* del Hitado se pagaron, la
¡'unza rente ó y la crista se conju*
10 A • * ftt mb*ra que esto hicieron
no sr le pue le * ha- .tr el te*créditi
y ia c ! • ie Puu'.o-R' o *'.ll come
te Iííik gr • ifa iojU't'ci*.
i4oec iA Pro jr so* j 1 - kn*i
ro, < uoiilii -I como c.o o*.o ¡isulua
10, U uiiu.ma v*. ía, e| pueito sin tiu
pj-*, a gti:u tora agonizando, *ya
imw homo ro á tratar de engallar á
lotrj a nosotros mismos bciondo
q-te estamos en un estado de gran
pfoapei i'iad y qu*, oorno tice El Abo
lo tohtda, están seductor el resultado
del* trtoi mas jue, para introducir
t de go pe en Cuna, uo se necesitan*
liba que ver ante a Puerto Rico? Es
•unamente n *ub e que en ninguu*
le las mucha rxposiciomM relormis
tasque, iirignla at Exento. Sr. M -
t .-tro de Lttraiilar, ae hsti publica to,
• naya da b una palabra acerca de*
verlatiero estado econúm.co iel p*l.
Muy cándido, por o dcm- r .*
l.u**'r 1 ’ *i cree que hasta
qu** lo* penódico* ligan que uo
o j rtí ei li un-i j pdí-i mas llore
chote que e*te, 1 que uo hay punto
ni h.tc* lo a trsío no* judítico
que r*te, juna fu : • aumente ó
t|iau uya el eré Uto E! eré til. no ae
d t* por la* jx)!é tucas de D prensa
Po tr4 ser qu** de 'as precipita *a
r I >rno hrcUa* m r’a 1* • no pro
vena* ti L b UUia le q.e
ae siente en el p*í, pirqu-1, en elec
to, lin elatido aguosa ronrtuss*,
|(a e romo 1* sequía de los .I.atritos
; de Pooc* y (juayama y ía t.aj* ile lo*
| precio* di ssii*sf; per de todoa u>-
j d a, *1 ver que 1* producción de Puer
Ito K ro lleva a! mis.no catiiuK and de
es lencts q ie II tvú en ia* Antillas ex
tra. j*-*aa cuando *e reformaron, r.o
,r.|r un menos de ia nen'ar la ta
ta ida 1 ilei partido 1* novad r ju tie
ne la 4-gr*. ia and que ,<tecis*<nen*r
| cuando todo* a is ai nsradore apera
I t<#u ai grande im ra que la n
| quema gen* ral rohrmcta 4 Sipslat* Je
as innovaciones que |lq 4 ser *
cuerno le U aban lasos para Umiua,
ratu*m que la u*a* válkiaa áa aa- ar*.
prodscoonea, el tu ar, que devele
I **•* enb anuoeotando aa ini*rruf>-
<■*•< , ba aulrtdo una grao duro ouc.ua
*• añ oIMHM de 7¿, aa qae loa lirea
Eu s /* fi da y Marta* ia a negar un
c**n im4 riasv 4* ref armas
Para u*u * b ene
qu* ae Uavé 4 cabo la ref *rme ocal
| a MvtáMad de loa eaatviu i* 19 . 1
mu a* Mioaa, al* q*e pn ñopa.mea
to ha uuitiibiidi 4 §tatr m evadí *
y 4 bwieefar to oonftaaxa le uaaatema
i rvMaromad
Cftlt. iCt Pr gres* q*a jupa h*y 1
aura étumt * b* rrnm*a%Uay en!#* q** g* J
ton e*a.4i paaab* s.W* e**a í amé
mam puf Pee, Lea, •*** p#u *anea j
to m paaw mi yérnoaprnom , a toa te toa
méaamTJZmF** **'*** Y j
“Si desde hay siete años, en que
Cambien la* pedían los comisionado*
reformista* de Puerto Reo se hubie
sen hecho las reformas económica?,
porque aun suspiramos, ¿habría tanta
partida inútil y excesiva en nuestro
presupuesto de gastos?”
Si, habría esas y muchas mas par
tidas inútiles en el presupuesto, si
hubiesen entónces obtenido las refor
mas políticas, sociales y económicas
que pidieron aquellos informantes, al
gunos de los cuales revelaron mas tar
le en Nueva-York el objeto que al
solicitarlas se proponían. Con vuestras
tres asambleas insulares entónces pe
didas y vuestra balumba de emplea
dos, habríais triplicado el presupuesto
le gastos, como habéis triplicado el
presupuesto municipal, como vuestros*
correligionarios lo han triplicado en
todas partes. Precisamente los par
tidos populares caen siempre desa
creditados por los impuestos que les
hace imponer 1a necesidad de dar lu
crativos sueldos á todos los que les
ayudan á escalar las gradas del poder.
En 1808 Méj co, produciendo 18 mi
llones á la Hacienda, sus gastos no
llegaban A 10. En 1822, primer año
económico en que los regeneradores
administraron, ahuyentado el capital,
se redujeron los ingresos á $9.328,740
y se elevaron los gastos á513.455,377.
No hay como los regeneradores para
hacer prosperar la Hacienda: testigo
el Perú antes emporio de nuestro
antiguo imperio colonial y hoy una
pobre república que se ha declarado
en bancarrota enagenando á una casa
particular sus ricos guanos de Chin
chas para jue se cobre lo que no le
e* posible pagar de otro modo; una
república cuyo presupuesto de gastos
ascietnle hoy á 17 millones de pesos
y el de ingresos apenas . ega ¿i 8. Pero
concretémonos á Puerto-Rico.
Es evulenke jue la contribución di
recta llamada subsidio ha aumentado
desde que existe la Diputación pro
vincial y que acaba de crecer fabulo
samente con la instalación de los nue
vos ayuntamientos retormistas. Esto
lo sabe el país contribuyente y no lo
niega El Progreso Ahora bien; veá
mos ledonde proviene el aumento.
Conviene mucho fijar Lien este punto
poroue en los canija)* se hace ajiare
cera la Administración Económica,
es decir al (Jobienm, como el causante
del incremento que lia sufrido la con
tnhuciou, y n> es así. El Cooieruo no
ha aumentado <l.*sdi 1889 un centavo
le contribución 1 i recta al país. 10se
exceso que notan los contribuyentes,
no lo lia mandado cobrar el Gobierno
sino los ayuatami nt)s y la Diputa
eion provincial. Ese exceso de con ri
hucion jue jiesa >oore la ciase agrlco
la, se lia electu <io no para hacer ca
minos, ni |nirntcs, ni usilos de bene
licencia, sino jaira |>ag.r los emplea
dos iiiunicijmles le nueva creación que
se lian nomorado y los aumentados
sueldos le los autiguos. Cuando ten
gamos tiempo para e 10, haremos un
estudio coinjMrat vo entre los jresu
jiuchlo* muuicijalea le 1870 y los leí
comente año y verá el jmiís el efecto
jue causan cierta. reto mi*s cuando lle
gan al |>r**upuesto Pr le pronto he
aquí un lato jue coasigoamu* ie
memoria El presupuesto mumeijwl
de la Carolina a enlia á SBOOO en
I*7l-72 cuainio era auí alcaide i.ue
tro diguiaimo amigo el br. D Juan
Jo* 31 achicote. Hoy, si muí mtorma
du no ‘stainos, monta el |>re upues
to de ajuel pueblo á unos $ 17HH)
EjH*ranUo clam que ia irtuetti aca
be le publicar loa presupuestos muni
cipal* le tola U (ala fiara e*table er
cuinpiraciuaei entre loa |rraupueto*
! rtt/naoios y tos coion tale*. Va aiuct
remo dato jsr iolide e! p4Ú pueda
venir en conocomento de lo que a*rf*
el prraujmesto general dei cantón le
•b*ml borm|ueno en mano de quiemui
han foruua-io lo* pfcwu|Nie*to# muni
cipales E*jM*mmo* que nuestro apre
-1 dable colega ia trócela no ande tan
1 íenfo en publicar ru jirocHiaa do
' cum**ul.* jue a ley man U **car 4
j lux j*ra ¿*e iaa dtarutidvML l*fo p
•eiii.j* 4 otra cota.
¿tg é* derrabo u*n* El /'mgrva j jaira
trmar ctmtra Um h d** Sat*
tandea, contra U devrcb** ¡iKalva dv
lo* E *do* l outoa y txmir kmlamm
t itio'Xi en q*<- a* |ka uu* *
Iva *!iuußt*rae4 (|uDuai-ú j i*
ttlHMli repobla 4 IMdrl de to
Jum I** .i*n •*■ ,*•! t ar tm toro *ío
|f vttf bbfe r*ft*bl*la *? p*rt|o
toda tai to lWtu*)todl .V. |*v rtrf j
to mm uo* re asió* |oe !u rfxm L* .
nduvtt * di-v lardaa oí ?
fa*Vt.Ao vetee#*, u et t. Í4 (*>4l*:*^
4. to .p*e ea ’.g*l. 00 me á* 4 id*4o
fot <a ótale** joittrvar, afta
l*v *4 páa# ir <a*4o a toa 4** v*
uavrooMKt tmm; vfe* 4 ** jwwr-
Ib une mi pmrtnb* o4**4á 4>
ahm to to *44* ba*
K 1 do to otoal**** 4* ifetoo ton
toéuodí é
4 toa oa mam ama daauám,. (*•** (Nal é
orvtono#** Aa a*| **!*• vatoaft*
OOK | to^ if A Ai hyvw aa Asu acto
ét émmüt mm mmdUm mfa boom*
* a.. * *
dental problema que ninguña nación
,se ha atrevido á resolver de plano to
davía; pero no siendo así ¿con qué
fundamento nos echa en cara nuestro
adversario doctrinas que pueden ser lo
mismo de la escuela de su partido que
de la debnuestro? ¿Acaso el colega se
encuentra en disidencia con sns corre
ligionarios sol)re este punto importan
tísimo?
Pero lo que nos ha causado gracia
son los 30 millones le pesos que dice
el colega que Puerto-Rico ha pagado
en siete años j)or derechos de expor
tación y por la introducción forzada de
nuestros azucares en los Estados-Uni
dos. Cuando esto leimos creimos que
seria un error de los cajistas de El
Progreso , pero cuando notamos que
repite por cuatro veces lo de los 30
millones, no pudimos menos de la
mentar que de esa manera se jjretenda
descarriar al vulgo, que, al ver estam
padas estas cifras en un periódico sé
rio, creerá que el sistema colonial an
tes y nuestra actual legislación admi
nistrtiva ahora, lian quitado y están
quitando cada siete años 30 millones
á la provincia de Puerto-Rico. Desha
gamos tan craso error.
Está desmostrado en economía po
lítica que sobre el consumidor recaen
los impuestos déla importación que
pesan sobre los frutos que compra
procedentes del extranjero. Es así que
los ciudadanos de los Estados-Unidos
consumen gran fiarte de nuestros azú
cares; luego los millones que cueste su
introducción en sus puertos los j)agan
los americanos, no nosotros. Pero, se
nos dirá los Estados* Unidos nos man
dan en mercancías uu ejuiva'ente de
los frutos que nos compran y estas
incurren al introducirse, en derechos
que pagael consumidorpuerto-riqueño.
Cierto. Esta es la contribución indi
recta que satisface en justa proporción
de su fortuna, es decir, de su consu
dio. Pero ¿á cu i uto ascienden estos
derechos jue pesri sobre la introduc
ción ainericajiq y i .s>jb r . e ,lp i exportación
general? A una pequeña jrnrte del
total que recaudan las aduanas. Pe
ro á 30 millones! 30 millones no lo
recaudan en siete añbs las aduanas de
Puerto-Rico sumando todos sus ingre
sos de importación y exportación. No
tenemos á mano datos jmra hacer un
cálculo exacto. Mas concedamos que
siempre se hayan recaudado ios mi
llonea cuatroc.entos mil pesos corno
en 1871 jue fué uno de los años en
jue mas han producid > nuestras adua
ñas: á razón de esta suma anual en los
7 años jue cita El Progreso , no paga
Puerto-Rico j>or todos sus derechos le
importación y exportación mas jue
18 millones 800 mil pesos, la mitad
de lo jue supone el colega que nos ha
costado la sola introducción de núes
tros frutos en ls Estados-Unidos y
el derecho creado |H>r el general Sauz.
Concedamos, y es mucho conceder,
ju; la cuarta parte de esta suma (jue
no la han producido entera las adua
nas en 7 años) |>er teñe zea á la eijmr
¿acion y á lo jue hemos jiagado jmr
las mercar.cías <jue nos ha enviado el
Norte Améfica ,en e4e casg tendría
mos jue nos liaorta costa h> en 7 años
cuatro millones jo jue, s:gaü El Pro
gre.iOf ns ('uefct* 80. N pueden l e-
Yctrae mas allá tus error aritmético,
no pueife desacreditarse con mas tesón
uue.-lia administración nacional.
MILICIA CIUDADANA.
O n eetc tr*e el penó ii jo
relornii*U />> titeara (Jante i claro uu
articulo que no dice cual • i ob
j.'t i que e proponed loe que pido
uno y otru día el armamento del
pueblo
"K i otra ocaaiot), dice, y á propó
sito de haber iniciado eaU* aattoU
oaeatn entunado colega £i £sta*ij
FetUrai, jra dijunoe U> que pencá'ia*
moa acerca de la oeeeatdad de que
tai al pala ae creara la mthoa ciada
daña, cuerpo arena4o que, en nuc*
tro eoacapto, ate duda aiyfuoa, habría
de a( te car a. GoOtemo y i mié *o
cíe I*4, U iuaa (itme garantía de] óf*
dan f el mas coa do OOrtlpb lerda de
la* lejaa, liada* iaa alta* da’* da pe
tt oli* U y <4 V.iUi n o in'.rfc* de que
m ha la amasada la mayoría da Um {
UM'.4Qtea de eeU tierra, <t ¿cenia
menta eapafto a, pr que te
pttUrt*' pur adda m la atar
de #acoaag#aeriaa palSfka y aereai
<** |r 4a <e£#dU alee urtetot
fi iraMwH
a* caaa.M e muda* eatoec** por
< Mí • qu *■•
trun <b* í l|u leceiMSlaiw empa
**gfH %aa**a , e U alados ffNÉéamd**
qe •* a¿ **t* km Idü fuer- >eai p,
ya* a* f * tafee#*, ** tmmmw %m k
*aqa la a* •*<*#• raya, pernea j
pM #•*!** éismmm y 4—puerta
patria U*%s tb# 4 4a#Ue •
•*; < i*m, f ImmA# patara** la* i ■
pa* a* taywaew pava par fea •***> |
K< ae data# laa 4a la* a**-. í
**♦*• fartda **** *• jipi# j
■fe <•> ea |** a*** atf*lWN* |
proponen amar su gente con el ex
clusivo y confesado objeto de que
“jHinós se perturbe por nada ni por
nadie la marcha de reconstrucción
política y social ©o que ha entrado
(Puerto-Rico) en estos últimos tiem
pos.” Añádase á esto las repetidas
manifestaciones que ha hecho el par
tido reformista de alzarse en armas
contra cualquiera administración que
no sea la federal, y tendremos aquí
la clave de su deseo de tener milicia
ciudadana con que podar hacer á su
debido tiempo lo que hoy hacen sus
correligionarios de Cartagena.
Los últimos dos renglones del pár
rato copiado indican que hay quien
piense en aprovecharse de los rumo
res de guerra que estos dias han cir
culado para imponerse al Gobierno y
foripar aquí esa milicia palítíci que
tan desastrosos resultados ha dado
siempre en la madre pátria, que ia
mis na Diputación republicana de
Barcelona se ha visto en ei caso de
suprimir, que ei Sr. Saimeron ha he
cho desarmar en Sevilla, Cáiiz, Va
lencia y Málaga y que el Sr. Caute
lar (ruta ahora de reorganizar de un
moqo mas conveniente á la paz PÚ
blic* y á la autoridad *iel Gobierno
Supremo.
Ejsperatnos que el representante
que leste Gobierno tiene en Puerto
Ricd sabrá ser digno intérprete de la
poií ica salvadora del actual Gobier
no qe Madrid.
Pjt:r<> en las siguientes líneas se
muebUa lo lav.a mas significativo ei
Cania claro :
“La milicia ciudadana, ahora,
ha sido combatida entre nosotros en
nombre de los intereses exclusiva
mente ego : stas de un partido: por
nuestra p;,rte, la hemos defm iido in
vocadlo siempre ios mas rectos prin
cipios ce equidad y de jusiicia, te
niendo por norte el patriótico fin de que
en eda parte de España, ningún géne
ro de aspiraciones , de ideas y de miras
contrarias al pensamiento del gobierno
y las leyes de la República , se sobre
pongan y entorpezcan su marcha rege
ncradora.”
Ep las dos columnas que ocupa ei
artículo Milicia ciudadana, apenas
se habla da defender la integridad
nacional, sino de oponerse á todo gé
ñero de ideas y fie miras contrarias <tl
pensamiento del gobierno g las leyes le
la república, á todo lo qne entorpezca
la mucha regenera lora que hoy pe
güimos.
Ñútese bien e ! contraste que ha
bría de íorinar e¡da milicia con los
voluntarios t* vía -evadiente orga i iza
dos para deleu.'er la integridad del
territorio patrio ai lado de f> !<h K*.-
gobiernos que ía nación se dé, sin
d stilcion de si-t-onas ni de partidos
políticos. Ei ¡os ortos q tt) llevan de
organizados ios batallones de volunta
ríos do t*e tía dado ei ejemp i de que*
uno iie sus miembros nya empleado
su arma en oposición ni en defensa de
ninguna idea po.Uicx. Vinieron las re
tormfH, llegaron ai p oler en e-ta isla
los hombres que á los vo untarlo
pran ménos s-mpá i'.os, futieron le
g.*r iml d s e lecciones y, in em 1 ;r
--gt, ninguno ie olio- se opueo ú nada
de lo que lian h**ch descrito lo* hom
br s de di te rentes ideas poli Lia*
Cuán diferente es el obj :to que s*
propinen los que pr * *n*L i •*r mi
aciano* ciu la .aowr! Ni molemente á
ta f jerzi sino bn ¡'teas políticas, á
las aspiraciones d< todo género que no
sean fas cantonales, á to lo lo que en
torpeara la m*irch i regeneradora que
han nmpren ti to **• proponen co ntia
t*r. D* modo que su espaA ibsmo es
condicional y rata uni lo solamente
al paft d i te feral S¡ tifa desaparece
ie la fcena política, Como todos los
demi* partido* que puedan reempla
tarle, aon retrógrados, excepto ei de
tcu iremoa que ia preten
dida piltca ciudadana, caso que se
creare, estaría eo guerra con el go
bierne al prun-rf camoio que ocurrie
ra en Madtti.
Eli artículo del Comí* claro, asento
Lapufs que tur abu eo l*ouc el
acuerdo patriótico le la prensa, está
ra entera opo#cton a la doctrina dei
Vltola|rno que preside el df trastelar.
Late ha dicho repetida* i*íw que
aulas que rrpublican t ir lera , as es
|salV-it, que ante-a que el espíritu de
nscue e está ia conservación dei óf
4s y le a p tr a
Toom jr practica política.
Ciá is la pa-b-ca te infiltra de
•fihi* se #! 4e ana tucteMi
la nú rn¿*mm so *osedeo
lasís.l*ñ ILrs s mraL f ** n wvmm*
Wa eébflMv'a de magr** érjasd*
*U y # 4* é. c*mm m tmietal, se
tumut# aro 4s sataeta qe*
p* •pfga, o*** te
faiw* mrnímm ¡a la ms*
ewlaés | MfS m hst*
..iíAe smséi t sh
■ bB gpepp pteai^f
<t“ PPP ifcitt Si i
i*** 4* * * |ss 4 p*r |
barrera ante el abismo donde ála so
ciedad conducen aqu^as.
Ei mejor freoo es e-donces una ley
severa, el mejor dique á tirulo desbor
damiento una política práctica que,
basada en el ór.den y en la justicia,
reprima tanto mal llevando á los pue
blos por ei camino lento del progreso
yde la civilización, haciendo de cada
revolucionario un obrero yde cada
mendigante político un laborioso y
honrado ciudadano. Porque las teorías
revolucionarias alimentadas general
mente por la ignorancia y la mala fé,
socavan los cimiento.** sobre que des
cansa la firme columna, símbolo de la
grandeza de la sociedad y añaden
combustible á la inextinguible hogue
ra de las pasiones avivadas el ódio
que aquellas enjendran. Calumnia no
toria es, pues, la ciertos
hombres que se apoyan exclusivamente
en sus teorías,contra la política prácti
ca razonable que, castigando can inexo
rable mano todos los abusos, corrí'
giendo todos los desmanes y oponien
do un firme muro á las exigencias, á
las pasiones, á los ódios revoluciona
rios, mantiene incólume el baluarte
que defiende á la sociedad, ilustrán
dola y, auuque lentamente haciéndola
grande, vigorosa, potente*, mientras
que la revolución desangráadola, •la •
política teórica dividiéndola y la anar
quía aniquilándola, conel'oyeq pof ha
cerla impotente, miserable y raquitis
ca Los poderes públicos,_ centro de
las necesidades de los pueblos ,y foco
de sus virtudes ó de sus miserias, ne
cesitan para robustecer las sociedades,
una tuerza que domine las demás fuer**.
zas sociales, poderoso dique quecon—
tenga los gérmenes disolventes y no
haga estéril el sacrificio que cuesta
mares de saogre á los pueblos.
Y no es ciertamente un fenómeno
político e! que las teorías que mas en**
salzan á la humanidad y que mas li
bertad sustentau sean en los primeros
albores de la práctica un irremediable
despotismo; pues privados 109 poderes
ie ios elementos vitales que aseguran
su permanencia y acrecientan su au
toridad, y que aquellas les niegan, se
vén en la imprescindible necesidad de
destruir en la práctica lo que en teo
ría defendieron.
Por eso en la práctica es un Suiem*
ne dispárate, filosóficamente conside
rado, la soberanía sucia'; pues, siendo
la sociedad soberana, no habrá un solo
individuo que reconozca una potesta i
superior, sin que se encuentre coq una
desigualdad que la teoría rechaza. El
eminente orador de la democracia, Sr.
Oastelar, defendió con su inagotable
elocuencia en la prensa y en la tribuna
¡isteo.íis democráticas; pero luego
que fué jefe del Poder ejecutivo com
prendió que aquellas no eran sino !a
i lea que derramaba en el corazón de
la sociedad ur;a nueva creencia, la es
trella q >e resplandecía y enseñaba el
camino de una nueva vida social; pero
jue esa creencia se extinguiría, que
ealuz se disiparía si noseapoyaba pa
racoiDo idarse, para vivific rse, en ele
mentos puramente de órden y de re
gresión. Por haber padecido el error
ie las teorías democráticas tenían ea
¡a prá *tica vida propia, la liéeftaden
nuestra pátria es un cometa sangriento #
Los principios de órden, sostenidos
por au fuerza propia, fuerza que les
dán los elementos principales de la
nación, reconocen el verdaléro y le
gítimo derecho tic *oa pueblos, vigo
rizan las saludables leyes que tienden
á su bienestar, y son la genuina ga
rantía del s*sieg > público, fundamen
to primordial de las sociedades huma
nas. Por eso la misión mas sagrada de
ios gobernantes, despees dé haber in
culcado el gérmen de las nuevas ideas
en el seno de a sociedad, es saber
conservar lo que estas tengan de bue
no sin salir de! vasto círculo de la jus
ticis, del órden y de la cultor* isa*
lerna, aunque se necesite para ello
romper, tergiversar ó destruir las teo
rías, que nunca podrán ser base, tino
cúspide leí ed ficio social. Y no puede
ser de otr* manera, pues histórica
mente cousiieredo ea ¡as absirdo f
hasta la hipótesis de que pdedád cam
barse las creencia* de un pueblo y
modificar s¿ u* costumbres rapeato
nsmeute Hasta i misma nata nieta
nos o troce un magnífico ejemplo: y as
que todas las cosas qae nacen con ,
rapideg tieneu una vida efímera y e<m
U misma rapidet muelen mientras i
qiie las que son obra de años ó de si
g’oseon indestructible, casi eternas.
Las eeULUeUs y eslaiamigtss, el dia
mante, laa son oléis de rt
iieras que loa gíos lentamente han
Urmsdx preteoder hacerlas moepentá*
£ mente es un diqumls les orean •
. de una sociedad arrai*das por
el concurso de ulNes déjwij,
lee tolo es un absurdo querer disipar
las firof* ana (mdi seeeitfi de un golpe,
tino as Imposible.
Le* UMfíe* no soe m*i qae el'bai‘ ;
ota dei imsnumeele jamás *
pláa arr el elemento cocetPetito da J
■ ia saciedad*
jLqmereiC aer.
'

xml | txt